Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)
Portada  Turquia    URSS |  Regresar

Unión Sudafricana

Bandera de sudafrica 1928

Mapa de Sudáfrica

Primer Ministro 1939

James Hertzog

James Barry Munnik Hertzog (1924-1939)

Jan C. Smuts

Jan C. Smuts (1939-1948)

Fuerzas Armadas

Hombres en Armas (1939):
18.184

Total de hombres que sirvieron hasta 1945:
132.000


9000 muertos en combate.

Estadísticas  Ver


Breve reseña histórica de la época

El sur de África fue un territorio muy codiciado por los europeos desde el siglo XIV, especialmente por las potencias navales debido al valor estratégico del Cabo de Buena Esperanza por donde cruzaba todo el tráfico marítimo desde el Índico al Atlántico.   Primero fueron los portugueses quienes tuvieron una estadía sembrada de violencia en la zona y luego los holandeses, ingleses y franceses que se asentaron en el sur del continente para formar colonias con puertos donde pudieran recalar los barcos que comerciaban entre Asia y Europa. 

Cuando en El Cabo se establecieron hospitales, almacenes y talleres, la población blanca discriminó brutalmente a los indígenas causándoles una experiencia, traumática para sus ancestrales y primitivas costumbres.   Los Boers (hacendados de ascendencia holandesa) o Afrikaneers (Afrikanders) como ellos mismos se llamaban, eran de ascendencia mayoritariamente holandesa y francesa llegados al sur de África en 1652.

La Compañía de las Indias Orientales

Siendo el Cabo de Buena Esperanza un punto estratégico en la ruta a oriente, el mismo año de la llegada de los colonos, los holandeses establecieron una base para la naviera "Compañía de las Indias Orientales" (Verenigde Oostindische Compagnie) más conocida por sus iniciales: VOC.  La empresa holandesa suministraba alimentos, agua y hospitalización a los marineros que transitaban por la zona y ejercían su autoridad en ese territorio.  La población indígena Khoi-Khoi, nativa de la zona, sufrió los efectos de esa invasión al ser reprimidos y subyugados de manera despiadada gracias al uso de las armas de fuego.

Todos contra todos

Pronto, los Khoi-Khoi se dieron cuenta que los europeos estaban conquistando el país construyendo granjas y castillos de piedra con notorias características militares y decidieron oponerse.  Los holandeses, que eran vistos por los nativos como "nobles bárbaros", se apropiaron del ganado y tomaron a los indígenas como peones de las tierras que ancestralmente les habían pertenecido.   Pero los Khoi-Khoi no tenían una sólida estructura política como para poder resistirse exitosamente, a no ser por escaramuzas en defensa de su ganado.  La navegación a vela, la confección de mapas y el uso de la pólvora eran demasiada tecnología para sus primitivas costumbres, que no pasaban del uso de la flecha, la lanza, la canoa y la navegación por intuición sin alejarse de las costas.  Luego los holandeses enviaron a los nativos a trabajar como esclavos en otras colonias de la zona extendiendo así su influencia en todo el territorio.  Los nativos no tenían derechos legales, las esclavas negras no podían casarse, sólo vivir en concubinato con hombres blancos.   Este estado de cosas se mantuvo durante 350 años, en medio de guerras y disputas en las que el color de la piel no hacía mucha diferencia; fue un “todos contra todos.”

Inglaterra se apodera de la colonia

Durante la Revolución Francesa en 1795, los ingleses se apoderaron de las colonias fundadas por la empresa VOC.  Los holandeses las recuperaron en 1803 y la mantuvieron hasta 1806, cuando nuevamente los británicos las invadieron y se anexaron todo el territorio.   Los Boers emigraron a territorios aledaños ("el gran viaje") y crearon las Repúblicas de Natal, el Estado Libre de Orange y Transvaal.  

A partir de 1820 comenzó una nueva oleada de inmigrantes europeos, en especial ingleses, que establecieron nuevas reglas de juego.  Los negros fueron liberados en 1838 después de establecer para ellos un período de "aprendizaje" de cuatro años.   Los nativos optaron por escapar a las tierras limítrofes formando numerosos asentamientos humanos de origen Bantú y Khoi-Khoi.   Para entonces los negros estaban provistos de armas de fuego con las que defendían sus tierras y su ganado.  Para 1900, los negros tenían el control de las tierras en los límites de la colonia británica, pero las migraciones de las tribus australes causaron conflictos entre las demás poblaciones indígenas, llevando la mejor parte los que provenían de El Cabo, por tener algunos caballos y un número de armas de fuego, que eran usados contra tribus de pastores y cazadores.  Las tribus de sotos, tswanas, zulúes, khoi-khois y bantúes se enfrascaron en luchas que los mantuvieron divididos.

República Sudafricana

En 1857 los Boers crearon la República Sur Africana, nombrando presidente a Martin Pretorius, hijo del líder Boer Andries Pretorius.   Inmediatamente reclamaron soberanía sobre todo el territorio.  Entre 1860 y 70 la República se expandió territorialmente, aunque económicamente estuvo mal administrada y entró en bancarrota.   A partir de 1867 el descubrimiento de yacimientos de diamantes y oro, cambió el estatus quo y la República perdió el control.   Llegaron exploradores británicos y de otras partes del mundo que establecieron asentamientos mineros y llevaron trabajadores negros de otros lugares de África, excluyendo a los nativos que reclamaban el derecho a sus tierras.  

A ello se sumó, el reclamo de los blancos Afrikanders, que exigían sus derechos sobre las tierras que les pertenecieron desde 1652.  Los Boers o Afrikanders se rebelaron contra los ingleses y liderados por Paul Kruger se enfrentaron con Cecil Rhodes premier de El Cabo.

La Unión Sudafricana

En 1899 estalló el conflicto militar entre los Boers y las fuerzas británicas.    Londres envió fuerzas militares en 1900, anexándose el Transvaal y manteniendo el estado de guerra durante dos años, hasta que en mayo de 1902, el líder africano General Smuts aceptó los términos de paz con el Tratado de Vereeninging, por considerar que estaba en peligro la existencia de los Afrikanders y porque creía que el futuro de África estaba al lado de Gran Bretaña.    Así quedaba establecida la Unión Sudafricana.   Aunque los nativos la llamaron a la Guerra de los Boers, la "guerra de los blancos", en realidad toda la población estuvo involucrada en la lucha, negros y blancos, mujeres y niños Boers y mineros fueron confinados en campos de concentración, donde murieron por miles debido a enfermedades.   Los británicos saquearon los poblados en búsqueda de alimentos y ganado y establecieron la Ley Marcial.    Todo afrikánder capturado en uniforme era fusilado y unos 10 mil rebeldes fueron convictos por traición, muchos de los cuales fueron condenados a muerte.

El primer Apartheid

Pero, aunque los Boers perdieron la guerra, a la larga ganaron con la paz.    Los británicos pro-Boers minaron la moral de los ganadores, alegando el principio de que a los Boers se les debía dar un trato especial para garantizar la influencia británica en la colonia.  La propuesta tuvo éxito, pero ocasionó un costo muy alto para los nativos africanos, quienes quedaron excluidos del poder político, siendo forzados incluso a ceder las tierras a la minoría blanca.

Sentimiento anti-británico

Las heridas eran profundas y dejaron cicatrices que no se borraron.   El nacionalismo se incrementó entre los Afrikanders y se revivieron los sentimientos de oposición a la relación imperial con Gran Bretaña.  Esta situación hubiera empeorado con el tiempo, pero estaba ad portas un problema mayor que en algo hizo que los acontecimientos variaran:  la Gran Guerra.

Primera Guerra Mundial

Al estallar la Primera Guerra Mundial, la población afrikánder se opuso a declararle la guerra a Alemania.  Louis Botha ex líder Boer y Primer Ministro de la Unión Sudafricana y el General Jan Smuts, también ex líder Boer, hicieron caso omiso a la controversia y declararon la guerra a Alemania.   Tanto Botha como Smuts estaban convencidos que el futuro de Sudáfrica estaba al lado de Gran Bretaña y que siendo la Unión Sudafricana un dominio británico, debía entrar en la guerra.  Enviaron tropas, la mayoría compuestas por descendientes de británicos, apoyados por efectivos británicos, al Protectorado Alemán Sudoccidental de África, territorio que hoy es Namibia, que finalmente fue ocupado en 1915.   Mientras todo eso ocurría, los afrikánder volvían a crear los Comandos Boers para luchar al lado de los alemanes.

Alzamientos develados

Después de la incursión en el protectorado alemán, Botha reclutó más tropas, incluyendo voluntarios negros, para atacar a la colonia alemana de África Oriental.  Los Afrikanders se negaron nuevamente a ir a la guerra contra Alemania, país que había ayudado a los Boers durante la guerra contra Gran Bretaña.   Ocurrió un alzamiento de los Afrikanders para derrocar a Botha, pero éste logró develar el alzamiento con la ayuda británica después que uno de los principales líderes afrikánder fue muerto por la policía.   En el Estado Libre de Orange también ocurrió un alzamiento de unos 10 mil hombres, pero fue aplastado por las fuerzas gubernamentales.

Las bajas

El enfrentamiento entre los boers y los británicos causaron 15 mil bajas entre los 85 mil comandos boers, de una población de 1 millón y medio de personas.   Gran Bretaña envió 50 mil soldados y sufrió 5 mil bajas.

James Barry Munnik Hertzog

Cuando ocurre la crisis por la guerra mundial, surgió el liderazgo del General Hertzog, miembro del Gabinete de Botha, que renunció a la vista de los acontecimientos.   Hertzog reivindicó los derechos de la población blanca más pobre, que sufrió los efectos de la guerra contra los británicos y se convirtió en uno de los líderes con más credibilidad en el ámbito político sudafricano.   En 1924 Hertzog fue nombrado Primer Ministro, cargo que desempeñó durante los siguientes 15 años.  Botha murió en 1919.

Independencia de Sudáfrica

Las relaciones entre Sudáfrica y Gran Bretaña seguían siendo un problema, pero en 1926 Hertzog, logró una fórmula conciliatoria.    El acuerdo garantizaba la permanencia de Sudáfrica en la Mancomunidad Británica con derechos de igualdad legal ante la Corona.    No todos aceptaron estos términos y las relaciones con Inglaterra se mantuvieron tensas.    En 1931 el Parlamento Británico aprobó el Estatuto de Westminster que fue aceptado por la colonia en junio de 1934, logrando Sudáfrica su independencia.   La minoría blanca de los Afrikanders tomó el control absoluto del país, creando áreas designadas para albergar a la mayoría negra.

Segunda Guerra Mundial

Al estallar la Segunda Guerra Mundial, Hertzog se negó a declararle la guerra a Alemania.  El General Smuts que durante los años previos se relacionó muy bien con los británicos, con ayuda de los pro británicos se opuso en el Parlamento y Hertzog fue destituido, siendo reemplazado por el Ministro de Justicia General Smuts.  Pero como la mayoría de la población era pro alemana, llegaron a un consenso, mediante el cual, las fuerzas sudafricanas en calidad de voluntarios sólo pelearían en defensa de Sudáfrica.   Esto no se cumpliría, porque las fuerzas sudafricanas, más tarde, fueron enviadas a Kenya y luego al norte de África, Egipto y el Oriente Medio y sufrieron varias reorganizaciones debido a que muchos de los veteranos voluntarios se negaron a seguir en servicio luego de la derrota de las fuerzas ítalo-alemanas en el norte de África.    En 1944, la 6ª División Blindada formada por la 24ª Brigada de infantería, la 1ª Brigada Acorazada y la 12ª Brigada Motorizada marcharon a Italia después de aprobarse la respectiva autorización en el Parlamento.

Otras fuerzas africanas orientales y occidentales, junto a gurkas, birmanos e indios, pelearon también en Birmania al lado de los británicos.

El Apartheid

Al finalizar la guerra, la ideología del Apartheid profundizó la brecha entre la minoría blanca y la mayoría negra, que terminaría gracias a la lucha de Nelson Mandela, quien a la larga logró devolverle los derechos civiles a la población negra luego de años de prisión y lucha sin descanso contra la injusticia.


Publicado: 09 noviembre/2002


Portada  Turquia    URSS |  Regresar