Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Lituania

Bandera de Lituania

Bandera de Lituania 1918-1940

Bandera de Lituania 1941-1945

Bandera de Lituania 1941-1944

Himno Nacional de Lituania
Antanas Smetona

Presidente Antanas Smetona (1926-1939)

Adrian von Renteln

Adrian von Renteln
Generalkommissar del Generalbezirk Litauen (1941-1944)


muertos

780.000 muertos durante la guerra.


Breve reseña histórica de la época

Durante la Primera Guerra Mundial, el 16 de febrero de 1918, el Consejo Lituano (Lietuvos Taryba) declaró la independencia de Lituania y el reestablecimiento del Estado Lituano.  En ese momento, la política exterior de Lituania se encontraba inmersa en disputas territoriales con Polonia y Alemania que databan de épocas remotas.

Las regiones de Vilna y Vilnius, la capital histórica de Lituania, así consagrada en la Constitución, fueron ocupadas por el ejército polaco durante el motín de Zeligowski en octubre de 1920 y fueron anexadas dos años más tarde por Polonia.  Por esa razón, durante 19 años Kaunas se fue la capital temporal del país.  La ocupación polaca de Vilna causó una enorme herida en los lituanos y por ello no hubo ninguna relación diplomática entre los dos estados durante la mayor parte del período entre las dos guerras mundiales.

En enero de 1923, se produjo la rebelión de Klaipeda que tuvo lugar en la región del mismo nombre en el territorio de Memel o Memelland.  Esa región, ubicada al norte del río Niemen, fue separada de Prusia Oriental, región del Imperio alemán por mandato del Tratado de Versalles y se convirtió en un mandato de la Liga de Naciones.

La zona se colocó bajo administración francesa provisional hasta que se pudiera encontrar una solución factible que la hiciera permanente.  Lituania quería unir con esa región (parte de la Baja Lituania) debido a su gran minoría de lituanos prusianos de habla lituana y por ser Kapleida el principal puerto de Memel — a la sazón único acceso al Mar Báltico para Lituania.

Como la Conferencia de Embajadores había determinado declarar la región como una ciudad libre, similar a la ciudad libre de Danzig, los lituanos organizaron una rebelión.  Tomada como sólo una protesta de la población local, la rebelión no provocó la reacción de la policía alemana o del ejército francés.  Los rebeldes establecieron una administración pro-lituana, que exigió la anexión a Lituania, citando el derecho de autodeterminación de los pueblos.

La Liga de Naciones aceptó el hecho como consumado y la región de Klaipeda fue transferida en calidad de territorio autónomo a la República de Lituania el 17 de febrero de 1923.  Después de prolongadas negociaciones entre las partes fue firmado un acuerdo internacional formal, la Convención de Klaipeda, en mayo de 1924.

Durante todo el período de entre guerras, los asuntos internos de Lituania fueron controlados por el Presidente autoritario, Antanas Smetona y su partido, la Unión Nacionalista Lituana, que llegó al poder tras el golpe de estado de 1926.

La Convención de Embajadores de la Liga de Naciones, formalmente reconoció la soberanía de Lituania en la región y declaró la autonomía legislativa, judicial, administrativa y financiera.  La región permaneció como parte de Lituania hasta marzo de 1939, cuando un ultimátum alemán exigió su anexión a Prusia Oriental.

La Unión Soviética devolvió Vilna a Lituania después de la invasión soviética de Polonia en septiembre de 1939.  En junio de 1940, la Unión Soviética había ocupado y anexado Lituania de acuerdo a los protocolos secretos del Pacto Molotov–Ribbentrop.

Un año más tarde cuando la Unión Soviética fue invadida por Alemania, Lituania fue ocupada y permaneció bajo control alemán.

Los alemanes depusieron el gobierno lituano y al final de julio formaron una administración civil — el Reichskommissariat Ostland, que estuvo dividida en cuatro Generalbezirk.

Adrian von Renteln, procedente del Frente del Trabajo de NSDAP, fue nombrado Generalkommissar del Generalbezirk Litauen y asumió todas las funciones de gobierno.  El Gobierno Provisional renunció el 5 de agosto; algunos de sus ministros se convirtieron en Asesores Generales a cargo de la autonomía local.

Como los alemanes no tenían suficiente personal para la administración local del personal casi todas las oficinas locales estaban encabezadas por los lituanos.  Las decisiones de política eran tomadas por oficiales alemanes de alto rango y aplicadas por oficiales lituanos de menor graduación.

Muchos lituanos se presentaron voluntarios para servir en unidades SS, pero muchos también formaron guerrillas para combatir a los alemanes..

Después del retiro de las fuerzas armadas alemanas por la contraofensiva soviética, Moscú anexionó Lituania en 1944.  Bajo cambios de frontera promulgados en la Conferencia de Potsdam en 1945, el antiguo Memelland alemán, con su puerto Báltico de Memel, fue nuevamente puesto bajo jurisdicción de Lituania, o como lo fue después de 1945 la República Socialista Soviética de Lituania.

Los ciudadanos alemanes y lituanos de ascendencia alemana fueron expulsados o asesinados en los meses finales de la Segunda Guerra Mundial.

A partir de ese momento, los soviéticos realizaron deportaciones masivas de lituanos a Siberia, la nacionalización completa, colectivización y sovietización general de la vida cotidiana.  Desde 1944 a 1952, aproximadamente 100.000 partisanos lituanos lucharon una guerra de guerrillas contra el sistema soviético.  Un estimado de 30.000 partidarios y sus simpatizantes fueron asesinados y muchos más fueron detenidos y deportados a gulags siberianos.  Se estima que Lituania perdió como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial a unos 780.000 nacionales.


Publicado: 18 enero/2014