Imperio del Japón

Bandera de Japón

Bandera Imperial

Bandera de la Armada Japonesa

Bandera de la Marina Imperial

 

Himno Nacional, historia, letra y música

 

Mapa de japón


Emperador:

Hiroito Showa

Primeros Ministros 1939-1946

Konoye

Príncipe Fuminaro Konoye
2-06-1937 al 4-01-1939.

Hiranuma

Barón Kiichiro Hiranuma
4-01-1939 al 29-08-1939.

Abe

Nobuyuki Abe
29-08-1939 al 15-01-1940.

Yonai

Mitsumasa Yonai
15-01-1940 al 21-07-1940.

Konoye

Príncipe Fumimaro Konoye
21-07-1940 al 18-10-1941.

Tojo

General Hideki Tojo
18-10-1941 al 22-07-1944

Koiso

Kuniaki Koiso
22-07-1944 al 7-04-1945.

Suzuki

Barón Kantaro Suzuki
7-04-1945 al 16-08-1945

Higashikuni

Príncipe Naruhiko Higashikuni
16-08-1945 al 8-10-1945.

Shidehara

Barón Kijuro Shidehara
8-10-1945 al 20-05-1946.

Fuerzas Armadas

Hombres en Armas:
9.700.000

Costo de la guerra:
$14.000 millones


1.600.000 muertos en combate
140.000 heridos en combate
Hiroshima - muertos: 130.000, heridos: 80.000
Nagasaki - muertos : 60.000, heridos:50.000

Estadísticas Ver


Breve reseña de la época

Desde la Restauración Meiji de 1868 hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial, el nombre oficial del país fue Dai Nippon Teikoku (大日本帝國), que significa "Imperio del Gran Japón". Con la proclamación del Imperio de Japón el Emperador se erigió en el símbolo de la nación. 

Al finalizar el siglo XIX y a comienzos del siglo XX, las victorias en la Primera Guerra Chino-Japonesa, la Guerra Ruso-Japonesa y la Primera Guerra Mundial le ayudaron a Japón a expandirse en un período inminentemente militarista. 

Durante la era del emperador Taisho entre los años 1912 y 1926, el poder político japonés cambió de rumbo, de la tendencia oligarca a la de partidos con Parlamento democrático.

Durante la Primera Guerra Mundial, Japón se unió a las potencias Aliadas, pero sólo jugó un papel poco importante en su lucha contra las fuerzas coloniales alemanas en el este Asiático. En la Conferencia de Paz de París en 1919, Japón propuso enmendar la "cláusula de igualdad racial" al contrato de la Liga de Naciones, pero la ponencia fue rechazada por EEUU, Gran Bretaña y Australia. La arrogancia racista y la discriminación hacia los japoneses existieron siempre y fueron algunos de los factores en el deterioro de las relaciones entre Japón y Occidente. En 1924, por ejemplo, el Congreso de EEUU, aprobó el Acta de Exclusión que prohibía más inmigraciones de nacionales japoneses.

En el campo económico, la situación de Japón después de la Primera Guerra Mundial, se puso peor. A eso se sumó el gran terremoto de 1923 y la depresión mundial de 1929, que completó el lamentable estado de la economía japonesa.

Durante los años 30, en Japón los militares establecieron un control completo sobre el gobierno. Incluso muchos enemigos políticos fueron asesinados y los comunistas perseguidos. Se establecieron programas de adoctrinamiento y censura en los medios y en la educación. Los más importantes cargos públicos fueron ocupados por oficiales de la marina y el ejército y eso incluyó el cargo de Primer Ministro.

Japón adoptó los ejemplos de las naciones occidentales forzando a China a firmar tratados que beneficiaban la economía japonesa en detrimento de China; lo mismo fue hecho en el lado político de las relaciones entre ambos países. Simultáneamente, la influencia japonesa en Manchuria que comenzó al finalizar la guerra ruso-japonesa entre 1904 a 1905, se fue incrementando de manera acelerada. Sin embargo de manera progresiva, los Nacionalistas Chinos fueron amenazando la posición de Japón en Manchuria en 1931 y eso obligó al Ejército Kwantung a ocupar totalmente a Manchuria. El siguiente año, Manchukuo fue declarado Estado independiente controlado por el Ejército Kwantung mediante un gobierno títere. Ese mismo año, la Fuerza Aérea Japonesa bombardeó Changai, para proteger a los residentes japoneses de los movimientos anti-japoneses de los nacionalistas chinos, quienes los amenazaban y en muchos casos agredían.

Debido a las acciones japonesas en China, las críticas en la Liga de Naciones adquirió tales niveles que obligaron a Japón a retirar su representación.

En 1933, estalló la segunda guerra chino-japonesa a raíz de un pequeño incidente. El Ejército Kwantung actuaba de manera muy independiente del gobierno japonés que trataba de ser más bien moderado en sus relaciones con China. Las fuerzas japonesas ocuparon toda la costa china y cometieron atrocidades con la población, en especial durante la caída de Nanking, sin embargo, el gobierno chino no se rindió y la guerra continuó en menor escala a lo largo de la Segunda Guerra Mundial.

A fines de los años 30, Japón comenzó a expandir hacia el sur con el establecimiento de la Gran Esfera de Co-Prosperidad Asiática, que incluía la liberación del Sureste Asiático de las potencias coloniales occidentales.

El día 5 de enero de 1939, la prensa internacional difundió la noticia del nombramiento el día anterior del nuevo Primer Ministro Kiichiro Hirahuma que constituyó su Gabinete así:

Primer Ministro, Kiichiro Hirahuma; Ministro de Asuntos Exteriores, Arita; Ministro de Hacienda, Totaro Ishiwatari; Ministro de Agricultura y Bosques, Sokurausbi; Ministro de Ferrocarriles, Yonezo Meda; MInistro de Guerra, Seishiro Itagaki; Ministro de Marina, almirante Yonai; MInistr del Interior, Koishi Kido; Ministro de Bienestar Público, Hirose; Ministro de Educación, Cadao Araki; MInistro de Justicia y Comunicaciones, Suehiko Shino; Ministro de Comercio. Hatta; Ministro de las Colonias, Yoshiaki; Ministro sin Cartera, Príncipe Konoye.

La prensa creyó muy probable que el príncipe Konoye aceptaría además del puesto de ministro sin cartera, el cargo de Presidente del Consejo Privado del Imperio.

No pudieron tampoco en esos momentos fijar el color político exacto del Gabinete que acaba de constituirse. Pero el deseo de la nación fue -según expresión oficial "proceder a una obra de reconstrucción", es decir, solucionar prácticamente la cuestión de China. Por lo que se refiere a esa cuestión, el señor Hirahuma se hallaba en una posición considerablemente más favorable que el príncipe Konoye.

En 1940, Japón ocupó la Indochina Francesa y se unió con Alemania e Italia para formar el Pacto de Acero. Esta alianza exasperó a británicos y estadounidenses que respondieron con un boicot petrolero. La escasez de combustibles forzó al Japón a capturar las zonas petrolíferas de las Indias Orientales Holandesas arriesgando una confrontación bélica con EEUU y Gran Bretaña.

En diciembre de 1941, Japón atacó a las potencias occidentales en Pearl Harbor y varios otros puntos en el Pacífico. Rápidamente tomo el control de una extensa área que se expandió hasta las fronteras de la India en el oeste y Nueva Guinea en el sur en sólo seis meses. En todos los frentes el ejército japonés se mostraba imbatible.

La guerra tuvo su punto de quiebre en la Batalla de Midway en junio de 1942 y a partir de ese momento las fuerzas Aliadas recuperaron poco a poco los territorios ocupados. En 1944 comenzaron bombardeos intensivos sobre las ciudades japonesas.

El 27 de julio de 1945, por acuerdo tomado en la Conferencia de Postdam, las fuerzas Aliadas le exigieron a Japón la rendición incondicional o sufrir las consecuencias y ser destruido. Los días 6 y 9 de agosto de 1945, aviones estadounidenses lanzaron bombas atómicas en las ciudades de Hiroshima y Nagasaki y para intentar participar en la ocupación de Japón, la URSS declaró la guerra el día 8.

El 14 de agosto, el Emperador Hiroito decidió rendirse incondicionalmente.


Publicado: 26 octubre/2001 - Actualizado: 20 mayo/2014

Anotaciones

1 Comentario

Pág. 1 de 1 1

#1 Juan Luis Monsalve escribió el 10-03-2008 11:03 responder a este comentario

26 feb 2005 19:28

Durante la Primera Guerra Mundial Japón luchó al lado de los Aliados y fue muy poco afectado por el conflicto. Más bien, su industria y comercio se expandió durante la guerra como no ocurrió antes, porque tenía que llenar el vacío dejado por la desvastada industria europea. Pero, la mayoría de las materias primas que necesitaba Japón eran importadas pues su territorio no tiene importantes recursos naturales.

Ese era un problema que se acrecentaba a medida que crecía su población. Entre 1918 y 1930, la población japonesa creció enormemente y excedió la capacidad de la nación para suministrar los recursos necesarios para mantenerla. En especial era perentorio importar grandes cantidades de alimentos esenciales, pero las tarifas impuestas en los países importadores a los productos procedentes de Japón, limitaban su capacidad competitiva en mercados mucho más grandes y con alto poder adquisitivo y por tanto reducía también la capacidad japonesas para importar las materias primas que requería incluyendo alimentos.

Japón trató de remediar la situación de superpoblación estimuló la emigración a países como Estados Unidos y los países de Latinoamérica. Pero en Estados Unidos la gente tuvo el temor de que los puestos de trabajo para mano de obra no calificada fuera a manos de inmigrantes que aceptaban trabajar por salarios bajos, desplazando a los propios estadounidenses. A eso se añadió la gran barrera del racismo existente en ese país en ese período.

Ref: Japan's Quest for Autonomy: National Security and Foreign Policy, 1930-1938,

by James B. Crowley.

Escribir un comentario


Imagen CAPTCHA para prevenir el uso abusivo Si no puede leer toda las letras, haga clic aquí.


Hideki Tojo, Primer Ministro
Hideki Tojo





Principal




Para tu Smartphone

Libro de Visitas

Blog de Exordio

Búsqueda sólo en el Blog



Página protegida por Copyscape en contra de copia y violación de contenido