Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Reino de Italia

Bandera del Reino de Italia

Bandera Nacional del Reino de Italia

Bandera de la Regia Marina Italiana

Bandera de la Regia Marina Italiana

Mapa de Italia

Monarca:

Vittorio Emmanuel III

Vittorio Emmanuel III

Jefe de Gobierno:

Benito Mussolini

Estructura Jerárquica del gobierno   Ver

400.000 muertos.

Estadísticas  Ver


Breve reseña de la época

Si retrocedemos en el tiempo, podemos encontrar un hito en la historia italiana: la encíclica Rerum Novarum de 1891, que motivó a los católicos italianos a sentir simpatía por las agrupaciones sindicales.  Dada la innegable tendencia católica de los italianos, la consecuencia fue que el sindicalismo tuvo un auge enorme en el país mediterráneo.

Al estallar la Primera Guerra Mundial, la situación política del Italia hizo que se mantuviera neutral.  Sin embargo, las presiones de sectores nacionalistas y de izquierda, fueron causa de que el gobierno se viera forzado a declarar la guerra. 

Con su unión a la Triple Entente en 1915 y la derrota de los austriacos, fue mediante la Conferencia de Versalles que consigue recuperar el Trentino, el Alto Adigio, Trieste, Istria y Zara, no obstante, se le negó Fiume y Dalmacia.  Como reacción a ello, Gabriele D'Annunzio y sus legionarios invadieron Fiume entre 1919 y 1920.  En esos años de posguerra fue que se formó Yugoslavia, por mandato de la Liga de Naciones, cuando fue dividido el Imperio Austro-Húngaro por presión de las potencias vencedoras.  Mediante el Tratado de Rapallo en 1920, Dalmacia pasó a manos de Yugoslavia, con excepción de Zadar.  Fiume fue declarado territorio libre, pero fue anexado a Italia tres años después.

Terminada la Gran Guerra, Benito Mussolini, que había sido expulsado del PSI (Partido Socialista Italiano), por haber apoyado el ingreso de Italia a la guerra, volcó todo su esfuerzo, pleno de resentimiento, impulsado por los pobres resultados de la contienda: Italia estaba económicamente desbastada.  Mussolini con la verborrea que le caracterizaba irradió una mezcla de nacionalismo con pragmatismo, exhortando al movimiento sindical a la colaboración entre los capitalistas y trabajadores, todo ello en aras de "los grandes intereses de la nación".   En Enero de 1921, Benito Mussolini fundó su Partido Fascista, que ya había tenido su gesta embrionaria durante el mitin del 23 de marzo de 1919, celebrado en la plaza del Santo Sepolcro de Milán.

En 1921 también, el PSI sufrió un colapso debido a la renuncia de Amadeo Bordiga y Antonio Gramsci, que arrastró gran cantidad de partidarios para formar el Partido Comunista (PCI), dejando al PSI huérfano de su sector más radical.

Luego de incontables crisis de gobierno y después de una multitudinaria marcha sobre Roma, Víctor Manuel III se vio forzado a entregarle el gobierno a Mussolini.  Más tarde, una reforma electoral le otorgó mayoría al Partido Fascista, maniobra que denunció el dirigente socialista Giácomo Matteotti, quien fuera asesinado en 1924 por adictos al Duce Mussolini. 

La nueva Constitución implantó la censura de prensa y en 1929 se firmó el Pacto de Letrán con el Vaticano, mediante el cual se restablecía el poder temporal del Papa.  Mediante este pacto, que resolvió definitivamente el problema del Vaticano, el gobierno de Mussolini se ganó el apoyo de los católicos.

La política internacional de Mussolini se dirigió casi exclusivamente a enfervorizar al pueblo mediante la conquista de colonias.  En 1936 Italia invadió Etiopía y un año después se constituía el Imperio Italiano de África Oriental.  Para entonces en España se desarrollaba la Guerra Civil y Mussolini estrechando lazos con Alemania conformaron el Eje Roma-Berlín.  Comprometido Mussolini en su lucha contra el comunismo, envió aviones a defender la causa de Francisco Franco.  En abril de 1939 las tropas italianas ocuparon Albania.

Durante la Segunda Guerra Mundial Italia declaró la guerra a Gran Bretaña y a Francia.  En 1943, los Aliados invadieron el sur de Italia, el Rey mandó detener a Mussolini y traspasó el poder a su hijo Humberto II, poniendo al Mariscal Badoglio como Jefe de Gobierno.  Simultáneamente ordenaba a las tropas italianas a combatir a los alemanes, sin embargo, tras la derrota del Eje, Italia perdíó sus colonias.


Publicado: 02 julio/2002 - Actualizado 07 junio/2013