Situación socio-política de Francia (1940-1944)

Antes de la Gran Guerra de 1914, hubo grandes dificultades económicas con el consecuente desempleo.  Luego de 1918, hubo una enorme devaluación y en 1920, fue seguida por la depresión de 1930.  A los problemas económicos se sumaron las dificultades políticas, los retos de la modernidad, los peligros de la decadencia; los políticos buscaban chivos expiatorios y los encontraron en los judíos.

La asociación de judíos con la usura y el capitalismo, caldeaban los ánimos de la izquierda y de la derecha.  Se asociaba a los judíos franceses con los judíos alemanes, tal vez porque el Yiddish suena un poco a alemán y eso enrarecía el ambiente.  A su vez, la hostilidad de los judíos franceses, provocaba la reacción de los pacifistas.  Se identificaba a los judíos con las tendencias modernas, como el cine y las artes, por ejemplo, que evocaban la corrupción de los grupos negro-judeo-sajón.  Es decir, la sociedad francesa estaba enfrentada por cuestiones de orden político, racial y religioso.

Se han escrito más de 8 mil libros y artículos sobre la vida en Francia durante el período 1940-1945.  En ellos se trata la ocupación, la colaboración, la resistencia, la liberación, la persecución y la purga de los perseguidos por haber colaborado con los alemanes desde 1940 hasta 1944.  Parece que los temas no estuvieran agotados y todavía se discuten.  Obviamente todos esos aspectos son ampliamente utilizados como argumentos en películas y series de televisión.

Después de la Primera Guerra Mundial, la política francesa se polarizó, surgieron conflictos sociales y los círculos intelectuales se tornaron virulentos.  Militarmente, los mandos estaban estancados, siguieron estudiando y usando las mismas tácticas empleadas en la Gran Guerra, confiaron en exceso en el número de efectivos y en la imbatibilidad de la Línea Maginot, que era más apropiada para una guerra de posiciones, que las modernas tácticas de movimientos rápidos.  Los generales eran todos mayores de edad, reliquias de Verdum que no tenían ya la juventud y energía necesarias para movilizarse en el frente de batalla, cosa que no hicieron nunca, pues la Gran Guerra la pelearon desde la retaguardia, cómodamente instalados, con buena comida y buena bebida.

Alemanes desfilando en los Campos Elíseos

Las tropas alemanas desfilan en los Campos Elíseos - 1940

En 1940, no cambió en nada esa situación.  En Mayo, los franceses ni siquiera se dieron cuenta cabal, de qué los había golpeado tan fuerte.   Los ocho meses de la "guerra de palabras" había hecho que los generales y la ciudadanía bajaran la guardia.  De hecho se sentían protegidos por su enorme ejército y su Línea Maginot "invencibles."   Sin embargo, en Junio, las fuerzas alemanas entraban en París y en Julio, los 569 representantes del pueblo se reunían en Vichy para votar plenos poderes para el Mariscal Henri-Phillipe Petain de 84 años y héroe de Verdum en la Gran Guerra.

Después de la votación, donde apenas 80 votaron en contra y 17 se abstuvieron, quedó constituido el gobierno de la Francia no ocupada.  Petain, que para entonces estaba parcialmente sordo, se cansaba fácilmente en la agitada vida política de la época, pero los asuntos de Estado eran manejados por su Jefe de Gobierno Pierre Laval, un ex socialista, burgomaestre y regidor de la clase trabajadora en la constituyente, quien no le veía sentido a la guerra.

Cuando Laval se encontraba al frente del gobierno en Vichy, sólo pensó en cómo hacer lo mejor posible para cumplir con los términos del armisticio que obligaban a Francia a pagar los costos de la presencia alemana en el país.  Las relaciones de Laval con Hitler fueron deterioradas por los rudos modales del ministro y su manía de fumar cigarro tras cigarro, cosas que Hitler detestaba.

En el París ocupado, grupos de tendencia fascista promovían la colaboración estrecha con los ocupantes, denunciando a un gobierno que tildaban de senil, que no cooperaba lo suficiente con los alemanes.  Con Vichy y los colaboradores en la zona ocupada tratándose de perjudicar unos a otros, Hitler tuvo que manipular los hilos como un experto jugador.  A Petain se le veía sólido en el poder y mucha gente, incluso el socialista León Blum, quien votó en contra de él, elogió su simpatía, la nobleza de su comportamiento y la "simple y honesta mirada de sus ojos azules."

Alemanes y jovenes francesas

Soldados alemanes departiendo con jóvenes francesas

Para el régimen de Vichy, Petain era comparado con Juana de Arco, el Mesías de Francia que se sacrificaba por la redención de su pueblo.   Él encabezaría la "Revolución Nacional" que purificaría las masas descarriadas, recuperaría a la Francia perdida, unificaría al país y devolvería la confianza a los franceses.  Se usó una retórica estridente que se escucha hasta hoy en día: "Francia para los franceses."

La tal Revolución Nacional Francesa, no fue ni nacional ni revolución.  Sus recetas para la resurrección nacional, tenían como premisa un canto al honor nacional, totalmente mancillado en esos momentos; un canto a la familia; a la maternidad, una buena excusa para desalentar el trabajo en las mujeres; la juventud, el folklore y "le francité" un idiotismo para denominar al franquismo fundamental.  Todo ello, causó la exclusión de los masones, los comunistas y por supuesto los judíos.  O renunciaban todos ellos a sus creencias, o perdían el trabajo.  Los judíos fueron erradicados de los puestos públicos, execrados del ejercicio de profesiones, como medicina, farmacia, derecho, periodismo, cinematografía etc.

Club nocturno en París

Oficiales alemanes saboreando la buena vida en París

El gobierno de Vichy emitió veintiséis leyes y veinticuatro decretos contra los judíos, que eran en 1939 unos 300.000, un tercio de los cuales, eran extranjeros.  Los judíos en la zona no ocupada fueron empadronados, sus papeles de identificación y tarjetas de racionamiento, selladas claramente con la palabra "JUDÍO", y fueron gradualmente erradicados de la sociedad, aún antes que comenzaran las redadas y deportaciones a mediados de 1942.  Cuando esas redadas comenzaron, tres cuartas partes de los arrestos fueron hechos por la policía francesa y luego por la milicia paramilitar.  Sin embargo, sólo fueron deportados unos 75.000, de los cuales regresarían unos 2500.

Según varios autores, la política pública de Vichy no fue impuesta por los alemanes, quienes mostraron poco interés en los asuntos internos de Francia hasta 1942, más bien fue una política autónoma con sus raíces en la propia historia.  El último jefe del Comisariato de Vichy para los Asuntos Judíos fue Charles Mercier Du Paty de Clam, descendiente de quien arrestó al capitán Dreyfus en 1894.

Pero, no sólo fue el problema judío la obsesión de Vichy.  Cuando menos hasta 1943, la policía francesa trabajó estrechamente con los alemanes en contra de "terroristas", comunistas, gaullistas y agentes extranjeros.  Los judíos eran los más desamparados de estos grupos, pero en ningún caso los únicos perseguidos.

Desde mayo de 1942 a mayo de 1943 fueron arrestados, por la policía francesa, 16 mil comunistas y gaullistas.  De muy buen grado la policía francesa transfería a los más peligrosos a los alemanes.  Trece mil de ellos, fueron encerrados en el velódromo de Vel d'Hiv, previo a la deportación de 36.802 judíos hasta finales de año.  Los alemanes no tuvieron, ni la información, ni el personal suficiente para hacer esos arrestos.

LeClerc en Paris

Tropas de LeClerc haciendo detenciones en París

Como expresan muchos autores, la tan cacareada "Resistance" no era tan grande como se pretende hacer creer.  Muchos de ellos comenzaron trabajando para Vichy y otros tantos, hasta el día de la "Liberación", compartieron prejuicios en contra de los extranjeros incluyendo a los judíos franceses y recelaban de los judíos británicos y de las influencias masónicas que rodeaban a De Gaulle en Londres.  Cuando un historiador le preguntó al Ministro del Reich Albert Speer sobre la Resistencia Francesa, Speer respondió sorprendido "¿Qué Resistencia Francesa?"  La importancia de las resistencias, se puede deducir de la cantidad de suministros lanzados por los Aliados, desde 1943, a los guerrilleros de Tito: 16.470 tn, partisanos italianos: 5.907 tn y a los franceses: 2.870 tn.

Mientras que por otro lado, 10 mil franceses fueron voluntarios de la División Carlomagno que pelearía en las estepas rusas.  La mitad de ellos, terminarían defendiendo la Cancillería de Hitler en Berlín. Joseph Darnard, Sturmbannführer de las Waffen SS, en la División Carlomagno, fue capturado y enviado a Francia donde fue juzgado y fusilado por traición a la patria en 1945.  Su cadáver fue más tarde exhumado y ahora descansa en el cementerio de París.

Unas 9000 personas, sospechosas de colaboración, o gente que simplemente fue inculpada por sus vecinos debido a alguna antipatía o rencilla de barrio, fueron asesinados antes o durante la Liberación.  Unos 1500 fueron juzgados sumariamente y ejecutados.  Más de 40.000 fueron sentenciados a prisión.  Más de 25.000 servidores públicos, incluyendo algunos policías, fueron duramente sancionados.

En agosto de 1944, la policía francesa, en París y otras ciudades, se amotinó contra los alemanes después de haber colaborado con ellos durante años.  Entre 10.000 y 20.000 mujeres (por supuesto no Coco Chanel ni Arletty) fueron acusadas de colaboracionistas y en castigo sus cabezas fueron rapadas y expuestas al escarnio público en repulsivas escenas sexistas.  Sin embargo, a mediados de 1943, unas 80.000 mujeres francesas, de la zona ocupada, habían reclamado a las autoridades alemanas, reconocimiento y beneficios de nacionalidad alemana para sus hijos.

Liberación: Desfile en los Campos Elíseos

Tropas de EEUU desfilando en Les Champs Elysees - 1944

Luego de la guerra, el anciano Henri-Philippe Petain, el Mariscal de Francia, el héroe de Verdum, era enjuiciado y condenado a muerte por traición a la patria.   En un rasgo de justicia, De Gaulle le conmutó la pena, por prisión perpetua, donde murió a la edad de 95 años.  Pierre Laval fue también enjuiciado y condenado a muerte.  Después de un intento de suicidio y luego de ser reanimado por los médicos, fue fusilado en Fresnes, el 15 de Octubre de 1945.

En el ínterin, la "Resistance", se convertía en una seria amenaza para los planes de los Aliados pues dichas fuerzas, en especial los mandos, estaban constituidas por una enorme mayoría de comunistas.  Según los Aliados existía el peligro, de que los comunistas tomaran el poder en Francia y en consecuencia, se crearon planes de emergencia para desarmarlos y neutralizarlos.  Por supuesto, que dichas operaciones también tuvieron su costo sangriento.

En 1945, después de la Liberación y cuando ya "se había hecho justicia", los mismos personajes de la política de 1939 y muchas de las personalidades del gobierno de Vichy regresaron a ocupar cargos preeminentes en el gobierno de De Gaulle, repitiéndose la historia de antes de la guerra


Bibliografía

Gran parte de está página contiene conceptos sacados del libro France - The Dark Years 1940-1944, también de Vichy France 1940-1944 y de otras fuentes.

LIBRO: France: The dark years - 1940-1944,
por Julian Jackson

Libro
Adquiéralo en Amazon

LIBRO: Vichy France, Old Guard and New Order 1940-1944, por Robert O. Paxton.

Libro
Adquiéralo en Amazon


Publicado: 17 octubre/2001






Principal




Para tu Smartphone

Libro de Visitas

Blog de Exordio

Búsqueda sólo en el Blog



Página protegida por Copyscape en contra de copia y violación de contenido