Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Etiopía

El actual Djibouti era la Somalia Francesa,
al noreste se encontraba la Somalia Británica y al sureste la Somalia Italiana

Virrey

Duque de Aosta

Duque de Aosta

Emperador

Haile Selassie (exiliado hasta 1941)

Costo de la guerra


5000 muertos


Breve historia de la época

En África, Eritrea desde 1880 y la Somalia Italiana, eran colonias de Italia.  Eritrea, al norte de Etiopía, fue cedida por el Emperador Menelik de Etiopía en 1880, para salvar la vida.  Una vez que Eritrea se convirtió en colonia, a partir de 1889, el gobierno italiano utilizó los servicios de nativos en la administración pública, incluyendo la policía.   Los servicios públicos se extendieron a la población eritrea, lo que les permitió mejorar en algo su nivel de vida.  De esa forma, Eritrea y Etiopía ingresaron al siglo XX, la primera bajo el gobierno del Reino de Italia, que le llevó prosperidad y la segunda bajo el régimen monárquico de Menelik.

Más tarde, en 1916, Haile Selassie, quien nació como el príncipe Ras Tafari Makonnen, lideró una revolución, destronó al nieto de Menelik, puso en el trono a la hija de Menelik y él mismo se convirtió en Príncipe Regente de Etiopía.

Para 1930, entre las colonias europeas, Eritrea era la más pujante e industrializada de todas, aunque a costa de la autonomía.  Sin embargo, esa pujanza y desarrollo no duraría mucho pues la guerra llegaría pronto.

El 29 de setiembre de 1934, Italia reafirmó el tratado de amistad de 1928 con Etiopía, aunque estaba claro, que Roma deseaba expandir su influencia en África a costa del Imperio de Selassie, quien fue proclamado Emperador en 1930 luego de la sospechosa muerte de la emperatriz.  Se iniciaba así el gobierno de Selassie que se caracterizó por la corrupción rampante, manejada por el círculo oligarca del monarca.

En ese tiempo, Italia utilizaba cualquier provocación para crear las condiciones necesarias para justificar una invasión armada contra algún país.  En el mes de diciembre, en Ogaden -un lugar de tránsito de los nómades somalíes que viajaban entre la Somalia británica, Etiopía y la Somalia italiana- los británicos asumieron, que la comunidad internacional les reconocía el derecho sobre la zona de Welwel, a pesar de las posiciones fortificadas que los italianos habían erigido en la zona, desde 1930.

Como los italianos habían tolerado, hasta entonces, el libre tránsito de los británicos, una comisión de Londres pretendió demarcar un corredor con hitos territoriales.  Los italianos reaccionaron y forzaron a los británicos a retirarse de la zona, pero éstos dejaron su escolta compuesta por etíopes, quienes enfrentaron a los italianos y fueron diezmados, dadas las diferencias en preparación y equipo militar.

En Agosto de 1935, una propuesta anglo-francesa exhortó a Italia que modernizara y reorganizara los asuntos internos en Eritrea, hecho que Italia protestó por considerar que se inmiscuían en los asuntos internos del Imperio y en relación con el incidente de Welwel, recién en setiembre de ese año, la Liga de Naciones exoneró a ambas partes de cualquier responsabilidad en el incidente. 

Un mes después, el 3 de octubre de 1935, Italia invadió Etiopía.  La guerra duró 7 meses; Selassie solicitó ayuda a los Aliados, pero no la obtuvo materialmente, aunque recibió apoyo moral al ser condenada la invasión.

En 1936, los etíopes contraatacaron en Manchew a los italianos, pero fueron vencidos.  Haile Selassie huyó a la Somalia francesa y de ahí a Inglaterra donde vivió en el exilio.  El 5 de mayo de 1936, las fuerzas italianas entraban en Addis Abbeba y cinco días después, anexionaban Etiopía al Reino de Italia, nombrando gobernador al Mariscal Pietro Badoglio.

En Junio de 1936, Roma promulgó una constitución común para Etiopía, Eritrea y la Somalia Italiana, dividiendo el territorio en seis provincias.   El gobernador Badoglio, quien comandó las fuerzas italianas durante la invasión, fue reemplazado por el Mariscal Rodolfo Graziani.

El 19 de febrero de 1937, hubo un intento de asesinato contra el Mariscal Badoglio, que le costó a Etiopía la ejecución sumaria de miles de personas. Tal acción no pacificó a Etiopía, por el contrario empeoraron las cosas.

Al estallar la Segunda Guerra Mundial, desde Londres, Haile Selassie se dirigió a Karthoum donde estableció una alianza con el cuartel general británico.  El Virrey de Etiopía era el Duque de Aosta, quien tuvo que asumir la defensa de la colonia.  Etiopía fue atacada desde el norte, oeste y sur, por fuerzas británicas apoyadas por los guerrilleros etíopes, mientras los italianos trataron de atacar a la Somalia Británica desde la Somalia Italiana. 

El día 3 de Marzo de 1941, cayó la Somalia Italiana en poder de los británicos.  Los combates continuaron en Etiopía hasta Marzo de 1941 cuando las fuerzas italianas fueron vencidas en la Batalla de Keren que rindió Eritrea a las fuerzas británicas.  Finalmente, el 5 de Mayo de 1941 Haile Selassie entró en Addis Abebba, pero la resistencia italiana no cedió hasta Enero de 1942, cuando las fuerzas italianas fueron cercadas en Gonder, cesando la resistencia italiana y rindiendo sus tropas a las fuerzas británicas y etíopes.  El Duque de Aosta capituló el 18 de Mayo de 1941.

Pese a la virtual ocupación británica, la administración de Etiopía permaneció en manos de Haile Selassie, pero los asuntos militares se mantuvieron bajo control británico hasta el fin de la guerra mundial.

Eritrea fue virtualmente saqueada por los británicos, quienes se llevaron todo lo que pudieron.  En vista de la situación precaria en que quedó el país, las NU decidieron que Etiopía se anexara Eritrea, acción que fue más un premio al gobierno corrupto de Selassie, que vio así recompensada su oposición al Eje durante la guerra.  Lo que siguió, fue la destrucción de Eritrea; todas las autoridades fueron reemplazadas por etíopes y su cultura minimizada, pues hasta el idioma fue abolido.   El resultado de esa situación, fue la creación de un movimiento independentista, terreno propicio, que la Guerra Fría no desaprovecharía.

Selassie recibió una Etiopía floreciente gracias a las inversiones hechas por los italianos, pero la guerra y luego el corrupto gobierno de Selassie destruyeron.  Sin embargo, hay que reconocer, que sólo Selassie tenía las posibilidades de gobernar a Etiopía después de 1945.


Publicado: 14 agosto/2001