Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

República de Estonia

Bandera de Estonia
Estonia
Pats

Presidente Konstantin Päts (1938-1940)

Uluots

Primer Ministro Jüri Uluots (1939-1940)
Presidente Encargado (1940-1945)


Breve reseña histórica

Durante la Primera Guerra Mundial, colapsó el Imperio Ruso ante el levantamiento bolchevique que tomó el poder y fundó la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.   Aprovechando el estado de total caos que siguió a la revolución, el 24 de febrero de 1918, Estonia declaró su independencia, fue nombrado Jefe de Estado, Konstantin Päts, quien era Presidente del Consejo de Ministros

Pero al terminar la Gran Guerra en noviembre de ese mismo año, un vacío político se formó en Europa del Este y los bolcheviques decidieron recuperar el control de los antiguos territorios de la Rusia Zarista, incluyendo a Estonia, Letonia y Lituania.

1920

Estonia se defendió de las pretensiones soviéticas y después de duras batallas, los bolcheviques decidieron abandonar el acoso.   El 2 de febrero de 1920, ambos estados firmaron el Tratado de Paz en Tartu, mediante el cual la URSS renunciaba a perpetuidad a todas sus pretensiones y reclamos contra Estonia y reconocía la soberanía del país báltico sin ninguna reserva.

1939

Pasaron casi 20 años, el connotado ex militar y político Konstantin Päts fue reelegido varias veces en períodos alternados y en 1938 resultó electo nuevamente como Presidente de la República.   Pero el 24 de noviembre de 1939, la tragedia de Estonia comenzó nuevamente cuando Alemania invade Polonia y la URSS hace lo mismo.   Polonia era un importante aliado estratégico de Estonia, que mantenía en su lugar las pretensiones soviéticas de adueñarse del país báltico.    Después que desapareció Polonia como Estado, ese día de noviembre, mientras la marina soviética entraba en los puertos estonianos, Moscú le envió al gobierno de Konstantin Päts, un ultimátum exigiéndole la entrega de las bases militares estonianas al Ejército Rojo.

Estonia no tenía cómo defenderse de la agresión de su vecino.   Estaba aislada y a merced de los soviéticos y como resultado de ese estado de indefensión, 25.000 soldados del Ejército Rojo cruzaron las fronteras el 18 de octubre de 1939 sin ninguna oposición.   En abril de 1940 otros 30.000 soldados soviéticos, más 10.000 obreros de un batallón de trabajo, se sumaron a las fuerzas ocupantes.

1940

El 14 de junio de 1940, el día en que la atención mundial estaba centrada en la caída de la ciudad de París, el avión "Kaleva" que hacía su vuelo regular entre Tallinn y Helsinki despegó del aeropuerto de Ülemiste en la capital de Estonia y minutos después a las 14:05 estalló en el aire.   Fue atacado por aviones rusos.   Entre los pasajeros se encontraba el diplomático estadounidense Henry W. Antheil, Jr. que llevaba varias valijas diplomáticas de las embajadas en Tallinn y Riga el mismo día que se inició el bloqueo soviético a Estonia.

El 16 de junio de 1940, dos días después de la ocupación de París por los alemanes, Moscú acusó a los países bálticos de estar conspirando contra la URSS y le exigió a Estonia la formación de un nuevo gobierno y la aceptación de la ocupación de todo su territorio por las fuerzas soviéticas.

El Presidente Konstantin Päts fue arrestado por los soviéticos y deportado a Rusia.   Según la Constitución asumía el cargo de Presidente Encargado, el Primer Ministro Jüri Uluots, quien pasó a la clandestinidad y después salió del país para formar un gobierno en el exilio reconociendo siempre a Päts como el verdadero Presidente de Estonia.   Al día siguiente, un nuevo gobierno provisional estoniano aceptó el cambio político y mediante una elección parlamentaria en la que todos los candidatos no comunistas fueron declarados ilegales, se nombraron las nuevas autoridades civiles.  Los soviéticos forzaron la elección de Johannes Vares, quien formó un gobierno títere de Moscú.  

Jüri Uluots solicitó la asistencia de los gobiernos occidentales, pero no parecían estar en condiciones de ayudar a resolver el problema con una salida diplomática, debido a que de hecho se encontraban en estado de guerra con la URSS en cumplimiento del Tratado de Ayuda Mutua firmado entre Polonia, Francia y Gran Bretaña.   Lo que  no podían ocultar, era la imposibilidad de las potencias occidentales a intervenir militarmente, cuando incluso no pudieron hacerlo para defender a su aliada Polonia.

El 21 de junio, el nuevo gobierno le "solicitó" oficialmente a la URSS que Estonia fuera aceptada en la URSS, en consecuencia, la República de Estonia dejó de existir.   Inmediatamente alrededor de 100.000 soldados soviéticos apoyados por 600 tanques, 1150 aviones y la flota soviética del Báltico, ocuparon Estonia bloqueando sus costas; eso ocurrió simultáneamente con la ocupación de Letonia y Lituania que corrieron la misma suerte.  

Estonia se convirtió de la noche a la mañana en una nueva República Socialista Soviética.  En los días que siguieron, 58.000 soldados estonianos marcharon al cautiverio escoltados por la KGB a la vez que 130.000 especialistas de ese cuerpo de seguridad se encargaban de instalar la nueva administración soviética de Estonia.   El 6 de agosto en Moscú, Estonia "fue aceptada" en la Unión Soviética con el nombre de República Socialista Soviética de Estonia y Johannes Vares firmó en Moscú el 28 de setiembre el nuevo estatus de Estonia..

Al comenzar la Guerra de Invierno, entre la URSS y Finlandia, desde Estonia despegaban los bombarderos soviéticos para atacar las ciudades finesas, pero por otro lado, de manera secreta, estonianos viajaban a Finlandia para unirse a la lucha contra el Ejército Rojo.   Sólo en la brigada de los famosos Sisu se encontraron entre los extranjeros a 58 soldados que eran estonianos.

El 10 de diciembre de 1939 la marina soviética hundió el vapor estoniano Kassari cerca a Hiiumaa.   Pero no fue el único, pues hasta el mes de julio de 1940, 18 barcos mercantes con bandera estoniana fueron hundidos en el Báltico, en el Mar del Norte, en el Mar de Noruega y en el Atlántico.   Trece barcos caleteros cada uno con más de 1000 toneladas de registro bruto fueron expropiados.   Los Aliados hicieron lo suyo también, Gran Bretaña se apropió de 42 vapores estonianos que se encontraban en diferentes puertos alrededor del mundo, incorporándolos a su flota mercante con tripulaciones y todo.

Cuando Estonia fue ocupada, los soviéticos deportaron a Alemania a 12.000 civiles alemanes de origen báltico, antes de la entrada de las fuerzas alemanas en 1941 habían deportado a 8000 personas más y otras 10.000 el 14 de junio de 1941, además de arrestar a unos 8000 civiles.   Aproximadamente 2200 ciudadanos estonianos fueron ejecutados tras juicios sumarios.  Pero una vez que estalló la guerra con Alemania, los soviéticos deportaron a Rusia a 33.000 personas.    De los hombres movilizados, 10.000 murieron de hambre o por fatiga y desnutrición en los batallones de trabajo y 8000 murieron en combate.   De los 27.000 hombres del 18 Cuerpo de Fusileros de Estonia, sólo en Velikije Luki sufrieron 13.000 bajas.

Terminada la Guerra de Invierno, el Báltico se sumió en una tensa calma que duró hasta el 22 de junio de 1941 cuando Alemania invadió la URSS.   Cuatro días después Finlandia se sumó al ataque reanudando la guerra con los soviéticos.   El 2 de julio, las fuerzas alemanas entraron en Riga, capital de Letonia y los soviéticos escaparon de Estonia.   Al día siguiente Stalin proclamó la política de "tierra quemada" en todas las zonas que tuvieran que abandonar durante su retirada hacia el este.

Después de la ocupación alemana de Estonia durante la guerra, Jüri Uluots siguió en la clandestinidad y el 19 de setiembre de 1944 designó a Otto Tief y escapó a Suecia con su familia donde permaneció asilado hasta el día de su fallecimiento el 9 de enero de 1945.

El gobierno de Tief se mantuvo hasta la retirada alemana, pues al acercarse las fuerzas soviéticas, el Presidente y sus ministros hicieron una última reunión de Gabinete en Põgari el 22 de setiembre de 1944.   Antes de escapar, el bote que debía llevarlos a Suecia sufrió una avería y no pudo llegar a tiempo a la cita.   Las avanzadas del Ejército Rojo llegaron primero y encontraron juntos a todos los integrantes del gobierno estoniano.   Todos ellos fueron capturados, encarcelados, y deportados o fusilados.   Tief logró sobrevivir 10 años de cautiverio en Siberia y murió al regresar a Estonia en 1976.   Sólo el Ministro de Agricultura, Kaarel Liidak, murió en el lugar donde pudo esconderse el 16 de enero de 1945.

Hace unos días, el 13 de mayo del 2008, los restos de Jüri Uluots fueron regresados a Estonia, siendo recibidos a las 10 de la mañana con honores de Jefe de Estado.  Junto con los restos del ex-Presidente de la República llegaron también los restos de su esposa Anette, fallecida en 1995 y de su hijo Erik, fallecido en el 2006.   En la ceremonia, se recordó que en 1990 fueron regresados a Estonia los restos del Presidente Konstantin Päts, quien falleció en el Hospital Psiquiátrico de Kalinin (actualmente Tver) en 1956.


Publicado: 22 mayo/2008