Economía en Gran Bretaña

A mediados de la década de los 30, como consecuencia de la recesión mundial, Gran Bretaña sufre los efectos de una inflación, moderada pero continua, que eleva los precios anualmente.

Durante el período de guerra, entre 1935 y 1940, las políticas Keynesianas ponen a prueba la capacidad del gobierno que se ve obligado a obtener préstamos de grandes sumas de dinero a bajos intereses, como no lo había hecho durante la Primera Guerra Mundial.  Gran Bretaña, pasó, de ser un país acreedor de países pobres, a ser un gran país deudor. 

La economía de guerra obligó a los británicos a "ajustarse el cinturón" con un racionamiento que si bien no restringía los productos básicos como el pan, cereales y papas y la leche líquida estaba a disposición sin restricciones.  Todos los demás productos alimenticios estaban racionados así como la ropa y demás bienes de consumo. 

En líneas generales la población británica vivió los años de guerra con mayores penurias que la población alemana, excepto en los últimos meses de la guerra.

Tasa de cambio de
libras esterlinas x US$1.00
1930 0,21
1931 0.22
1932 0,29
1933 0,24
1934 0,20
1935 0,20
1936 0,20
1937 0,20
1938 0,20
1939 0,23
1940 0,26
1941 0,25
1942 0,25
1943 0,25
1944 0,25
1945 0,25
1946 0,25

Costo de la guerra

La guerra le costó a Gran Bretaña 28 mil millones de dólares


Publicado: 20 octubre/2002






Principal




Para tu Smartphone

Libro de Visitas

Blog de Exordio

Búsqueda sólo en el Blog



Página protegida por Copyscape en contra de copia y violación de contenido