Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Dominio del Canadá

Bandera de Canadá

Bandera usada oficialmente
(1939-1945)

Bandera de Canadá

Segunda Bandera
(1939-1945)

 

Mapa de Canadá

Gobierno

Primer Ministro Mackenzie

Primer Ministro
W.L. Mackenzie King
1921-1930 y 1935-1948

Costo de la guerra:

US$4.000 millones

Efectivos de las Fuerzas Armadas
Hombres: 1,031,902
Mujeres*: 49,963
*No en funciones de combate

Pérdidas humanas:

Entre 39.000 y 45.000 muertos
Estadísticas  Ver

Breve reseña histórica de la época

Luego de la Primera Guerra Mundial, el Dominio del Canadá luchó por su independencia dentro de la Comunidad Británica de Naciones.  El Primer Ministro Borden, que fue incluido en 1917 en el Gabinete de Guerra en Londres, introdujo una resolución en la Conferencia Imperial de ese mismo año, manifestando que los dominios debían ser reconocidos como naciones autónomas de la comunidad imperial.  Para la Conferencia de Paz de 1919 y para la Liga de Naciones, Canadá envió sus propios delegados.

Durante el período de 1921 a 1930, el Primer Ministro de Canadá fue W.L. Mackenzie King.  En la Conferencia Imperial de 1926, se hizo la Declaración de Equidad mediante la cual el Imperio Británico otorgaba autonomía a las comunidades con estatus de igualdad sin que unas se subordinaran a otras.  Todas sin embargo, se mantenían unidas por la obligación de lealtad a la corona británica y la asociación libre como miembros de la Comunidad Británica de Naciones.  Estas resoluciones fueron confirmadas por las resoluciones del Parlamento Británico mediante el Estatuto de Westminster aprobado en 1931.

El estatuto de Westminster garantizaba que ninguna ley aprobada en el futuro en el Reino Unido, se podría extender a los dominios excepto por solicitud expresa de cada dominio.  En consecuencia quedaba sellada la independencia y la soberanía canadiense.  Nuevamente en 1935 fue elegido como Primer Ministro W.L. Mackenzie King, quien se mantuvo en el cargo hasta 1948.

En 1939, Canada tenía una población de 11.300.000 habitantes en un territorio prácticamente deshabitado por su extensión.  Una semana después que Gran Bretaña declaró la guerra a Alemania, el Dominio del Canadá le declaró la guerra a los germanos y tres meses después, una división de infantería de la recién creada Fuerza Canadiense en Servicio Activo, fue enviada a Inglaterra.  Mientras que en Londres fue anunciado el Plan de Entrenamiento de la Comunidad Británica al cual se adhirió Canadá.  Una vez declarada la guerra, todos los hombres mayores de 16 años fueron llamados a inscribirse para el Servicio Militar y el Servicio Militar para la Defensa Territorial.   El Primer Ministro King le aseguró a la nación que no habría servicio militar fuera de las fronteras canadienses y le daba asilo a la Reina Guillermina de Holanda.

Mediante el Plan de Entrenamiento de la Comunidad Británica, se entrenaron 131.000 tripulantes de la Comunidad Británica, de los cuales 72.800 pilotos, artilleros, navegantes y bombarderos e ingenieros de vuelo pertenecían a la Real Fuerza Aérea Canadiense RCAF.  El primer canadiense muerto en la guerra fue el Sargento Piloto Albert Stanley Prince, quien perdió la vida en el primer bombardeo británico contra la base naval de Wilhelmshaven el 4 de Setiembre de 1939, hecho que resultó desastroso para la moral de la RAF.

A medida que pasaban los meses se hizo evidente que el gobierno canadiense tenía que ser relevado de la promesa hecha por el Premier de que los canadienses no lucharían fuera de sus fronteras.  Para lograrlo, King se vio obligado a hacer un plebiscito consultando a la población.  Todas las provincias votaron a favor del servicio si fuera necesario, excepto la provincia de Quebec.

Las fuerzas canadienses estacionadas en Gran Bretaña, al mando del General A.G.L. McNaughton, pasaron muchos frustrantes meses de inactividad mientras se preparaban para el combate en espera de la posible invasión alemana.   Dos batallones canadienses, los Fusileros Reales de Canadá y los Granaderos de Winnipeg fueron enviados a Hong Kong en 1941, a pesar de que los británicos habían manifestado antes que la colonia no podría ser defendida.  Llegaron a la colonia el 14 de noviembre de 1941 y 22 días después fue invadida por las fuerzas japonesas, 1975oficiales y soldados fueron capturados, de los cuales 557 murieron en los campos de prisioneros.   En 1948 el general Charles Faulkes reconoció los errores que se cometieron al enviar a los canadienses mal armados y mal entrenados para reforzar a la colonia británica.

La Royal Canadian Navy (RCN) incrementó su flota de menos de una docena de barcos a más de 400 que sirvieron en la fuerza antisubmarina y de protección de convoyes en el Atlántico Norte, aunque algunas unidades operaron en el Mediterráneo y en el Pacífico.  Pero, en general, la marina canadiense operó en el Atlántico Norte.

La primera participación directa de fuerzas canadienses, bajo sus propios mandos, ocurrió durante la Operación Jubilee (Operación Jubileo) el desembarco en Dieppe en 1942, cuando un grupo de comandos de esa nacionalidad hizo un intento de invasión en la cosa francesa pero fueron inmediatamente rechazados por los alemanes, con un enorme costo en vidas que llegó a sumar el 67% de los efectivos canadienses.  Esta operación fue calificada de "desastre increíble."   Algunos opinan que enviar a esas fuerzas mal preparadas fue decisión de Churchill para ahorrar vidas británicas y para aflojar la presión de los alemanes contra los rusos.

Tendrían que esperar hasta 1943 cuando las fuerzas canadienses recién pudieron actuar en un ataque exitoso contra las fuerzas italianas en la invasión de Sicilia, donde actuaron junto a tropas británicas.  De ahí en adelante las fuerzas canadienses continuaron la campaña en Italia contra las fuerzas ítalo-alemanas.  Finalmente a comienzos de 1945 las fuerzas canadienses fueron retiradas del frente italiano para utilizarlas en el norte de Europa.

Durante la invasión de Europa, los canadienses de la 3 División de Infantería y de la 2ª Brigada Blindada fueron asignados al sector de la Playa Juno que se encontraba entre los sectores británicos de las playas Gold y Sword.  Durante el primer día de combates murieron 359 canadienses y 715 resultaron heridos.  Luego capturaron Caen y más tarde en Falaise.  También participaron en la batalla del Estuario de Scheldt con un número grande de bajas pero logrando los objetivos asignados y abriendo la ruta a Antwerp que ya se encontraba en manos aliadas.   Durante la batalla a lo largo del risco de Hochwald en febrero de 1945, los canadienses tuvieron enorme cantidad de bajas, pero fue el inicio de la ofensiva a través del Rin que llevó a los Aliados a la victoria final.

Según los propios canadienses, las pérdidas humanas durante la guerra, fueron compensadas por los beneficios económicos que la producción en apoyo del esfuerzo de guerra logró para superar la depresión, gracias al aumento de la fuerza laboral.  Los trabajadores canadienses produjeron materias primas, productos agropecuarios y alimentos procesados necesarios para lograr los abastecimientos militares y los niveles alcanzados tuvieron volúmenes sin precedentes.  Se mejoró la capacidad industrial y los avances tecnológicos que durante la posguerra rendirían sus frutos.


Publicado: 20 enero/2004