Alemania

Bandera de Alemania

Bandera Nacional

Bandera del Estado Alemán

Bandera del Estado

Bandera de la Marina de Guerra Alemana

Bandera de la Kriegsmarine

(Click en los mapas para ampliarlos. 
En los mapas ampliados pase el mouse
por las zonas para ver explicaciones)
Alemania 1871-1918.

Límites de Alemania.  1ra Guerra Mundial 1918

Alemania en 1937.

Límites de Alemania.  Tratado de Versalles de 1919

Alemania 1945

Zonas de Ocupación Aliadas 1946

Alemania actual.

Alemania después de la Unificación 1990


Jefe de Gobierno 1934-1945

Adolfo Hitler

Adolf Hitler

Foto con autorización de:
Deutsches Historisches Museum, Berlin

Fuerzas Armadas

Hombres en Armas (1939):
900.000

Costo de la guerra:

$68.000 millones

muertos

4.200.000 muertos durante la guerra. Ver Estadísticas Ver

3.000.000 - Civiles y militares alemanes
sin armas (no prisioneros de guerra)
muertos por persecusión y venganza
en países del este entre 1945 y 1947.

Ver Estadísticas Ver


Breve reseña histórica de la época

La Primera Guerra Mundial

El asesinato del heredero al trono de Austria, Archiduque Franz Ferdinand en Sarajevo, el 28 de Junio de 1914, fue el detonante que hizo estallar la Primera Guerra Mundial.   Todavía se discute a quién o quiénes fueron los culpables de esa guerra.  No fueron Austria y Alemania por un lado ni Francia, Inglaterra y Rusia por el otro, quienes buscaron ese conflicto, pero todos ellos sí estaban preparados a arriesgarlo todo en cualquier momento.

La Guerra de Trincheras

Al estallar la guerra, Alemania cometió el error de no vencer rápidamente a Francia, habiéndolo podido hacer.  Como consecuencia, después de la derrota en la Batalla del Marne, los alemanes y los franceses se enfrascaron en una guerra de trincheras con grandes pérdidas de vidas humanas y material, por ambos lados.

El poder militar

Con el inicio de las hostilidades, el Kaiser pasó a un segundo plano.  Los Cancilleres del Reich, cada vez más debilitados, cedían el protagonismo a los mandos militares, de los cuales era Comandante Supremo el Mariscal de Campo Paul von Hindenburg, pero cuyo verdadero líder era el General Ludendorff.

El armisticio

Al entrar en guerra los EEUU, en 1917, Ludendorff mantenía su tesis de "la paz con la victoria" a pesar de que el desangramiento de Alemania era evidente y la Revolución Bolchevique retiraba a Rusia del conflicto, pero en poco afectaba la situación general.  Así continuaron las cosas, hasta Setiembre de 1918, cuando de manera sorpresiva Ludendorff pidió un armisticio.   El Armisticio exigió el desarme de Alemania y Ludendorff aceptó confiando en que se cumpliría el acuerdo de un desarme general.  Sin embargo el tal Armisticio se convirtió en Rendición cuando Alemania quedó desarmada a merced de los Aliados.

El colapso político

El fracaso militar significaba el evidente colapso político.  El Kaiser y los príncipes cedieron el trono en noviembre de 1918.  No se alzó ni una sola mano para defender a la monarquía, que había perdido toda la credibilidad y la confianza del pueblo.  Alemania se convirtió en una República y su primer presidente elegido fue Friedrich Ebert.

República de Weimar

El poder pasó a manos de los Social Demócratas que en su mayoría habían abandonado los métodos revolucionarios y que esperaban poder garantizar una pacífica transición de la monarquía a la nueva forma de gobierno.  La agricultura y la industria permanecieron en las manos de sus legítimos dueños.  Los sirvientes antirrepublicanos, incluyendo jueces, fueron destituidos.  Los mandos imperiales mantuvieron la jefatura de las fuerzas armadas.  Los intentos de los radicales izquierdistas de llevar a la revolución en la dirección socialista-comunista, fueron impedidos por los militares.

Se debilita la República

En la Asamblea Nacional, elegida en 1919, donde había tres partidos mayoritarios, el Partido Social Demócrata, el Partido Democrático Alemán y el Partido Católico de Centro, se plegaron a los principios establecidos en Weimar, donde se dictó una nueva Constitución del Reich.   Pero en los años 20, los partidos parlamentarios y las fuerzas populares, que en cierto grado eran hostiles a los partidos democráticos, fueron adquiriendo fuerza.  Peligraba la República de Weimar.

El derrumbe de la democracia

La República de Weimar, era una república sin republicanos, combatida por sus cada vez más numerosos oponentes y defendida con poca decisión.  En especial hacían un peso notable la pobreza crítica de la población y los opresivos términos de la Paz de Versalles, que Alemania estuvo obligada a firmar en 1919.  La situación económica fue tan terrible que la población perdió completamente la credibilidad en la democracia dando como resultado una inestabilidad interna creciente.

El clímax

en 1923 se alcanzó el clímax en la inestabilidad política.  Francia ocupó el Ruhr, la inflación alcanzó limites inimaginables, Hitler dio un golpe de Estado y los comunistas intentaron tomar el poder por la fuerza.  Siguió un lapso de calma por una cierta recuperación económica.  Las artes y la ciencia lograron una notable recuperación en una época que fue llamada los "Dorados 20."

Hindenburg nuevo presidente

A la muerte del presidente Ebert, el Mariscal de Campo Paul von Hindenburg, para entonces retirado, fue elegido Jefe de Estado en 1925, como candidato de derecha.  Aunque avalado por la Constitución, nunca desarrolló una verdadera vocación republicana.  El verdadero colapso de la República de Weimar sobrevino con el colapso económico mundial de 1929.  Los radicalismos de extrema derecha e izquierda explotaron el desempleo, la miseria y la recesión generalizada.

Se fortalece el Nacionalsocialismo

En el Reichtag no existía una mayoría capaz de gobernar.  A partir de 1930, el que en un momento era un insignificante partido llamado movimiento Nacional Socialista liderado por Adolfo Hitler, comenzó a aglutinar fuerzas entre los partidarios de derecha y extrema derecha, llegando a ser, en 1932, el partido político más grande de Alemania.

Hitler: Canciller de Alemania

El 30 de Enero de 1930, Adolfo Hitler fue elegido Canciller de Alemania.  Su partido y los partidos que le apoyaron le dieron un poder casi ilimitado que lo llevó a controlar todos los estamentos del Estado, eliminando a los que se le oponían.   En una época de violencia política, el Partido Nacionalsocialista empleó todo el poder del Estado para eliminar a la oposición, en especial a los extremistas de izquierda y a los comunistas.  Eliminó a los judíos que ocupaban posiciones claves en el Estado, la industria y el comercio.  La instituciones tradicionales fueron abolidas o minimizadas y reemplazadas por nuevos organismos partidistas.  Toda Alemania comenzó a regirse por los principios planteados por el Fuehrer (Líder) que se hacían presentes en toda la vida nacional.

Muerte de Hindenburg

Hindenburg muere en 1934 y Hitler asume los roles de Presidente y Canciller de Alemania.   La desesperanza del pueblo alemán por la democracia y la inoperancia de la República de Weimar dieron paso a una época de florecimiento económico y de recuperación del orden nacional.  Hitler redujo las tasas de desempleo, en especial con el desarrollo de obras públicas de gran envergadura que demandaban gran cantidad de mano de obra.  La industria de armamentos ocupó a muchos miles de desempleados revigorizando la economía.

Nueva política

La actuación de Hitler se vio fortalecida por algunos éxitos diplomáticos.   En 1935, la región del Sarre, administrada por la Liga de Naciones, regresó a Alemania y ese mismo año, el país recuperó su soberanía en la defensa.  En 1936, tropas alemanas ocuparon la zona desmilitarizada del Rin y las potencias occidentales avalaron la recuperación alemana de los Sudetes.  Simultáneamente, el Estado emprende una persecución de los judíos que son proscritos de toda actividad civil.  En esos años se produjo una emigración forzada o voluntaria de miles de alemanes, en especial los de ascendencia judía.

"El Reich de los mil años"

Con el país en una efervescencia política, que convirtió a la mayoría de los alemanes en fanáticos por el Nacionalsocialismo, Alemania se convirtió en la primera potencia europea y en el primer poder militar del mundo.  Hitler utilizó ese poder para recuperar, los territorios perdidos por el Tratado de Versalles, convertir a Alemania en la más poderosa fuerza militar del mundo y pretender construir la Gran Alemania —el Reich de los mil años— recuperando el gran imperio que fue en el siglo XIX.  Todo ello, llevó a Hitler a hacer los planes ambiciosos de adquirir por la fuerza, lo que llamó "Lebensraum" (espacio vital) y que lo llevaría a eliminar a Polonia y luego querer conquistar Rusia.  Así llegó el año 1939.


Publicado: 19 mayo/2001 - Actualizado: 02 junio/2013

Adolf Hitler, Canciller del Reich
Adolf Hitler





Principal




Para tu Smartphone

Libro de Visitas

Blog de Exordio

Búsqueda sólo en el Blog



Página protegida por Copyscape en contra de copia y violación de contenido