República del Perú

Breve reseña histórica de la época

Al igual que sucede con México, hablar de la historia del Perú es imposible a menos que se empleen miles de páginas tratando todo lo ocurrido desde épocas precolombinas hasta nuestros días.  Por eso, en esta página hablaremos sólo del aspecto político de lo ocurrido desde mediados de los años 20 hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial.

Alianza Popular Revolucionaria Americana

Durante los años veinte, en el Perú surgieron dos partidos políticos que jugarían un papel preponderante durante la década de los treinta: el APRA y el PCP.  El 7 de mayo de 1924, Víctor Raúl Haya de la Torre, desterrado a México por el gobierno de Leguía, fundó la Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA) inspirada en la revolución mexicana y el marxismo, orientada a impulsar una acción contra el imperialismo estadounidense en todo el continente americano.

Haya de la Torre

Haya viajó a Rusia donde asistió como espectador en el 5º Congreso Mundial del Partido Comunista y del Congreso Mundial de la Juventud Comunista.   Luego, en 1926, visitó Suiza, Italia y Londres.  Allí escribió un artículo en la revista "The Labour Monthly", titulado "¿Qué es el APRA?" donde describió el por qué del programa aprista, en estos términos: 1) por acción contra el imperialismo yanqui, 2) por la unidad política y económica de América Latina, 3) por la internacionalización del Canal de Panamá, 4) por la nacionalización de  las tierras e industrias y 5) por la solidaridad con todos los pueblos y las clases oprimidas del mundo.

Haya fue luego a París, donde estableció la primera célula aprísta.  En 1927, en el Congreso Antiimperialista Mundial de Bruselas, propuso una solución comunista al problema del imperialismo y la Emancipación de América Latina.  Luego de un recorrido por México y Centroamérica, Haya fue capturado por la policía en el Canal de Panamá y deportado a Alemania, donde permaneció hasta 1931.  Allí seguiría cursos en la Universidad Libre de Berlín.  Pero Haya ya había sembrado la semilla de su doctrina en América Latina y muchos partidos inspirados en ella se crearon en varios países americanos, como Costa Rica, Venezuela, Chile, Cuba y República Dominicana. Haya de la Torre murió en 1979.

Partido Comunista Peruano

El otro partido de masas fundado en la década de los años veinte, por José Carlos Mariátegui, fue el Partido Comunista del Perú (PCP).  Mariátegui fue un intelectual que a pesar de no haber terminado sus estudios escolares se formó en el periodismo y llegó a ser uno de los pensadores marxistas más importantes de América Latina.

José Carlos Mariátegui

José Carlos Mariátegui nació en la ciudad sureña de Moquegua, el 16 de julio de 1894.  A partir de 1914 trabajó como redactor en el periódico La Prensa y colaboró en otros diarios.  En 1918, fundó la revista socialista "Nuestra Época".  Cultivó varios géneros literarios y en 1919 creó el diario La Razón desde donde apoyó la Reforma Universitaria y las luchas obreras.

Viajó a Italia donde se formó en el marxismo y se vinculó con el Partido Socialista Italiano, asistiendo al congreso del partido en 1921.  Al año siguiente fundó la primera célula comunista peruana y recorrió varios países de Europa.  De regreso al Perú, en 1923, Mariátegui conoció a Haya de la Torre, antes de ser desterrado, e inició un ciclo de conferencias en la Universidad Popular. Colaboró en diversos diarios y ejerció como profesor en la Universidad Popular González Prada.  En 1924, debido a una antigua lesión, le fue amputada una pierna.

Fundó la revista Amauta en 1926 y sufrió cárceles y prisión domiciliaria en 1927 durante el proceso contra los comunistas.  En 1928 publicó sus Siete Ensayos de interpretación de la realidad peruana.  Un año más tarde, fundó la Confederación de Trabajadores de Perú.  En setiembre de 1926, fundó la revista Amauta, pero al año siguiente, Leguía la clausuró denunciando un complot comunista y Mariátegui fue recluido en el hospital San Bartolomé.   Hacia 1928, Mariátegui rompió sus relaciones con Haya, tomó contacto con la III Internacional Socialista y fundó el Partido Socialista.   Al año siguiente formó el Comité Organizador Pro Central General de Trabajadores del Perú (CGTP) y fue nombrado miembro del Consejo General de la Liga Antiimperialista, órgano impulsado por la III Internacional Socialista.  Mariátegui murió el 16 de abril de 1930, a los 36 años de edad.

Década de los treinta

A partir de 1930, en el Perú había dos corrientes políticas dominantes, los militares aliados con la oligarquía y el partido de izquierda Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA), fundado por Víctor Raúl Haya de la Torre y que fue semilla de partidos políticos en otros países latinoamericanos.  Completando un triángulo con el APRA y los militares se encontraba el Partido Comunista Peruano (PCP).   Como norma, los militares y la oligarquía cerraban filas para contener a las masas de los dos partidos izquierdistas.  Primero el teniente Coronel Sánchez Cerro y luego el General Oscar R. Benavides se encargaron de continuar con dos nuevos períodos de mandato militar, que se sumaron a la larga lista de gobiernos militaristas y de facto.

Gobierno de Sánchez Cerro, 1931

En las elecciones presidenciales de 1931 Sánchez Cerro, quien había depuesto al dictador Augusto B. Leguía un año antes, logró derrotar a Haya de la Torre, por un margen muy estrecho de votos.  Los apristas denunciaron que se había hecho fraude en las elecciones, iniciándose un nuevo período de inquietud política.  Hubo un atentado contra la vida del presidente en una iglesia de Miraflores y una rebelión de marineros en los buques de la armada en el Callao, ambos hechos orquestados por el APRA.

Partido fascista, Unión Revolucionaria

Durante el gobierno de Sánchez Cerro, ejerció el cargo de Ministro de Gobierno Luis A. Flores quien aplicó la Ley de Emergencia y de Orden Público, medidas de represión contra comunistas e izquierdistas. Flores se erigió en el líder indiscutible del partido fascista de gran arraigo popular, Unión Revolucionaria, fundado para darle apoyo a Sánchez Cerro.  Al igual que los fascistas de todo el mundo, Luis A. Flores y sus partidarios vestían al estilo de los "camisas negras" de Mussolini y utilizaban todos los métodos y formas de los partidos Nacionalsocialistas de Europa.

En esa época, entre 1920 y 1940, no causaba extrañeza, que grupos de simpatizantes fascistas hicieran reuniones para expresar su adhesión a los partidos Nacionalsocialista alemán y Fascista italiano, con sus uniformes negros y banderas con esvásticas.  Ese partido Unión Revolucionaria, liderada por Flores, aunque de poca significación nacional, formaba parte de la estructura del gobierno de Sánchez Cerro.  Los fascistas peruanos. apoyados por el jefe del Fascio Italiano en el Perú, Totó Giuratto, realizaban reuniones en el Estadio Nacional de Lima y otros lugares para practicar deportes.  El colegio católico italiano de clase media y alta, Antonio Raimondi, y el Santa Margarita de El Callao, eran centros fascistas donde el alumnado realizaba ceremonias con los símbolos fascistas, el brazo en alto, las marchas, los uniformes negros y las banderas.

Masacre de militares en Trujillo

En julio de 1932, el APRA lideró una sangrienta rebelión popular en la ciudad de Trujillo, al norte del país, lugar de nacimiento de Haya de la Torre y donde el APRA contaba con el apoyo de una amplia mayoría.   Durante el alzamiento, fueron salvajemente asesinados unos 60 oficiales del ejército, hecho brutal que causó la reacción de la fuerza armada, que reprimió a los alzados causando la muerte de un millar de miembros del Partido Aprista, parte de ellos por un bombardeo hecho por la aviación.

Estos hechos causaron el surgimiento de una vendetta y posiciones irreconciliables que duraron más de una generación y que siempre fue causa de oposición, para que el APRA tuviera alguna posibilidad de ganar unas elecciones en el Perú.  Hubo deportaciones, juicios sumarios por cortes militares de justicia y clausura de la Universidad de San Marcos.  La clase media y alta seguía apoyando a los militares y a Sánchez Cerro.

Gobierno de Oscar R. Benavides

Al alzamiento aprista siguió una crisis internacional, cuando una fuerza de irregulares descontentos por el Tratado Salomón-Lozano firmado por Leguía, que cedía el trapecio de Leticia para darle acceso a Colombia al Amazonas, ocupó Leticia y expulsó a las autoridades colombianas.  Esto provocó la reacción colombiana,. Sánchez Cerro se negó a presentar excusas y hubo un conato de guerra.  Al frente de la defensa nacional fue puesto el General Oscar R. Benavides, quien había ocupado la presidencia en 1914/1915.  Pero, poco antes que el Presidente Sánchez Cerro pudiera resolver la crisis internacional, el militante aprista Alejandro Mendoza leyva, lo asesinó.  El Congreso eligió al ex presidente Benavides, esta vez para completar el período de cinco años del asesinado Sánchez Cerro.  Mediante la intervención de la Liga de Naciones, en el Perú se dio por terminado el asunto de Leticia y fue firmado un Tratado de Paz y Amistad con Colombia en 1934.

Benavides hizo un gobierno personalista apoyado por el ejército.  Al poco tiempo de iniciado su período dio una ley de Amnistía General.  Regresaron los deportados, salieron los presos de las cárceles, volvieron a funcionar los locales de los partidos políticos y se restableció la libertad de prensa.  Pero al poco tiempo se volvió a la lucha política y nuevamente el APRA pasó a la oposición en la clandestinidad.

Elecciones de 1936

El gobierno de Benavides debía concluir el 8 de diciembre de 1936 y llamó a elecciones a las que se presentaron como candidatos Jorge Prado, Luis Antonio Eguiguren y Luis A. Flores el líder de los fascistas peruanos y Manuel Vicente Villarán.  Realizadas las elecciones el 11 de octubre de 1936, asomó como virtual ganador Luis Eguiguren, pero el Jurado Nacional de Elecciones objetó su candidatura porque había sido apoyada por los partidarios del APRA, votos que según la Constitución del Estado eran nulos por ser de un partido político con organización internacional y por tanto la candidatura de Eguiguren fue anulada.  Al momento de suspenderse el escrutinio, Luis Antonio Eguiguren, tenía 74185 votos; Jorge Prado Ugarteche, 50162; Luis A. Flores, 46803; Manuel Vicente Villarán, 29166.

Prórroga del gobierno de Benavides

Ante esta situación, el Congreso Constituyente apresuradamente acordó por ley del 13 de noviembre de 1936, prorrogar por tres años, hasta el 8 de diciembre de 1939, el mandato presidencial de Benavides otorgándole facultades legislativas.  Durante ese nuevo período, fue desapareciendo la crisis anterior y el país volvió a entrar lentamente en un período de prosperidad.  Se terminaron obras portuarias y marítimas de gran importancia, como la construcción del Puerto de Matarani.  Se hicieron obras de agua y desagüe en varios lugares del país.  Se terminaron obras de irrigación iniciadas en el gobierno de Leguía.  Se construyó el Palacio de Gobierno en el antiguo Palacio de Pizarro y se terminó el Palacio de Justicia.  Se implantó el Seguro Social Obligatorio para obreros, construcción de barrios obreros y restaurantes populares.   También se construyó el tramo peruano de la Carretera Panamericana y otros caminos, como los de penetración a la selva.  Se efectuó el primer Censo General de la República.  Se reabrió la Universidad de San Marcos y se promulgó el nuevo Código Civil de 1936.

La Gran Depresión

Durante los años de la década de los 30, la economía peruana sufrió los efectos de la Gran Depresión, pero no en la misma medida que en los demás países latinoamericanos, debido a la diversidad de sus exportaciones.  El algodón, zinc y plomo eran los baluartes de la economía conjuntamente con muchos otros productos que mantuvieron a las exportaciones peruanas en constante crecimiento.

Durante el período de Benavides, la gran mayoría de la clase media, y la clase alta al lado de los militares se mantuvo firme contra el APRA, que acusó los efectos de la represión al lado de los otros partidos de izquierda.  Oficialmente la oposición al APRA partía de su "internacionalización" y porque mantenía una alianza con los partidos similares de otros países que realizaban una política "antiimperialista yanqui" sugiriendo que era una posición subversiva y anti peruana.  El Partido Aprista no logró permeabilizar totalmente los estratos medios y altos de la sociedad que siempre le reprochó los asesinatos de los militares de Trujillo y de civiles como el caso de Antonio Miró Quesada director del diario El Comercio y su esposa María Laos, asesinados por el militante aprista Carlos Steer Lafont.  Existía en la sociedad peruana una aprehensión contra el APRA por su retórica, sus métodos represivos con los matones organizados, llamados "búfalos" y la antipatía que causaba la figura de Haya de la Torre a quien se ridiculizaba en la prensa con el apelativo de "papaya", por vivir mantenido en el exilio por sus partidarios y lo partidos políticos nacidos del APRA en otros países de la región.  Una vez terminado el período presidencial, Benavides convocó a elecciones.  Los candidatos fueron el Manuel Prado Ugarteche y José Quesada. El APRA no presentó candidato.

Gobierno de Manuel Prado, 1939

Manuel Prado Ugarteche

Presidente Manuel Prado Ugarteche

En 1939 gana las elecciones Manuel Prado Ugarteche, un banquero de reconocida familia de la sociedad limeña, hijo del ex presidente Mariano Prado, quien durante la guerra con Chile de 1879, se fue a Europa con los dineros del Estado bajo el pretexto de comprar armamento, pero que nunca llegaron al Perú.  Pronto tuvo que confrontar un conflicto limítrofe con Ecuador por las aspiraciones territoriales ecuatorianas de tener un acceso al Amazonas. 

El breve conflicto armado terminó con una guerra relámpago llevada a cabo por las fuerzas peruanas que repelió a las fuerzas invasoras ecuatorianas y traspasó la frontera ocupando 15 ciudades y poblados ecuatorianos.  La operación incluyó el bombardeo de las ciudades ecuatorianas Santa Rosa, Machala y Pasajo seguida por la cuarta operación paracaidista hecha en el mundo, durante el asalto de Puerto Bolívar.  Las anteriores fueron en Narvik en 1940, Creta en 1941 por los alemanes y Cefalonia en 1941 por los italianos. 

Después del alto al fuego, las negociaciones de paz entre Perú y Ecuador culminaron con la firma del Protocolo de Río de Janeiro de 1942, que ratificó las fronteras, previas al conflicto.

El APRA cambia de rumbo

El presidente Manuel Prado, trató de suavizar la situación del APRA puesto que Haya de la Torre modificó su programa político para adecuarlo a la nueva situación mundial causada por los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial.  Haya de la Torre planteó no proponer la redistribución de los ingresos públicos, sino más bien modificar las políticas sociales y reemplazó su estridente "antiimperialismo yanqui" con llamados moderados a la democratización del sistema.  También abogó por la inversión extranjera y la armonía hemisférica, un remedo de la política del "Buen Vecino" de Roosevelt.  Como consecuencia de esa nueva postura, Prado legalizó al Partido Aprista que resucitó después de 30 años de clandestinidad.

Alineación con EEUU

El gobierno de Prado aceptó sin vacilaciones las políticas que se dictaban desde Washington y se planificaban desde la oficina de Nelson Rockefeller.  Como proveedor de materias primas, el Perú era un buen socio para los Aliados y así los ingresos obtenidos por las exportaciones permitieron mantener la estabilidad económica.

Informes del Embajador peruano sobre Pearl Harbor.

Al comenzar su gobierno, el Presidente Prado nombró a Ricardo Rivera Schreiber, diplomático de amplia carrera, como embajador y Ministro Plenipotenciario en Japón.  En enero de 1941, Rivera Schreiber recibió reportes de inteligencia con indicios claros de que los japoneses estaban planeando un ataque sorpresivo y masivo contra la flota estadounidense, "con el uso de todas las facilidades militares de Japón".  Rivera Schreiber comunicó, formalmente, esta información fidedigna a su colega Joseph Grew, representante de los Estados Unidos en Tokio, pero el gobierno de Estados Unidos no hizo nada al respecto.  El 7 de diciembre de ese año, se llevó a cabo el ataque japonés a Pearl Harbor.

Deportación de ciudadanos niseis

Durante esos años, el gobierno de Prado inició la represión contra los ciudadanos japoneses y niseis peruanos.  Siguiendo las órdenes de Roosevelt, el gobierno de Prado detuvo y deportó a los súbditos japoneses residentes en el Perú y sus hijos peruanos, los cuales fueron transportados en las bodegas de barcos mercantes a Campos de Concentración en Estados Unidos, donde hicieron compañía a los residentes japoneses y miles de ciudadanos de ascendencia japonesa de ese país.   Los bienes de las prósperas familias japonesas peruanas deportadas fueron incautados por el gobierno de Prado.  En el Perú, fueron detenidas 25 mil personas que junto a un enorme grupo de más de 100 mil personas, esperaba el gobierno de EEUU poder canjear por prisioneros de guerra estadounidenses, aunque la razón oficial esgrimida por Washington era "la seguridad del Canal de Panamá".  El 14 de abril de 1942, fueron detenidos y deportados a EEUU, los diplomáticos japoneses acreditados en la Embajada de Japón en Lima.  En 1943 un segundo grupo de 800 japoneses fue metido en las bodegas de un barco mercante y enviado a los Campos de Concentración en Estados Unidos.

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, el gobierno de Prado no aceptó el regreso de los japoneses deportados y muchos fueron enviados a Japón, junto a otras decenas de miles de japoneses procedentes de los campos de concentración de EEUU.  La mayoría de los niseis peruanos que permanecían en EEUU, se encontraban en un callejón sin salida pues, en el Perú, su país de nacimiento, no los recibían, y EEUU no les otorgaba residencia.  Muchos peruanos y de otras nacionalidades, aceptaron ser enviados a Japón, sin conocer la tierra de sus antepasados y sin hablar japonés.   Años después, algunos relataron que padecieron pobreza y hambre en el país devastado por la guerra.

Pero 365 peruanos de origen japonés combatieron la deportación con ayuda de un abogado que abrazó su causa, relata "Years of Infamy: The Untold Story of America's Concentration Camps" (Años de Infamia: La Historia desconocida de los Campos de Concentración en EEUU), de Michi Nishiura Weglyn.  Sin embargo, hasta 1947, dos años después de la rendición japonesa, todavía existían los Campos de Concentración en Estados Unidos.

Gobierno de Luis Bustamante y Rivero, 1945

La victoria de los Aliados y el término de la Segunda Guerra Mundial, reforzaron la relativa tendencia democrática del Perú y en las elecciones de 1945 fue elegido, por mayoría abrumadora, Luis Bustamante y Rivero, un liberal y jurista internacional que se alió con el Partido Aprista.  Era la primera vez, que el APRA formaba parte del gobierno con un ministro de economía aprista y un Congreso dominado por el APRA.  El débil gobierno de Bustamante tuvo muchos aciertos relacionados con el desarrollo del país, pero fue políticamente débil.   En poco tiempo la economía se fue abajo y los enfrentamientos políticos resurgieron.  Las colas por los productos de primera necesidad se hicieron frecuentes, la inflación adquirió niveles nunca antes vistos y los conflictos laborales desestabilizaron el gobierno.  Ante la debacle económica creada por el APRA, sumado al asesinato de Francisco Graña, director del diario La Prensa, por militantes apristas como Héctor Pretell y otros, el 7 de enero de 1947, y el alzamiento armado aprista en El Callao, el 3 de octubre de 1948, se comenzó a gestar un nuevo golpe militar con apoyo de la clase media y alta.


Visión del Perú por Estados Unidos y los Aliados, tal como fue publicada en la revista de propaganda 'En Guardia', Vol. 2, Núm. 5- 1943

PERÚ

ABASTECEDOR DE LAS NACIONES UNIDAS

La República del Perú está acelerando la producción de sus minas, fincas agrícolas y bosques, para satisfacer los pedidos de carácter bélico. En las fragosas alturas de los Andes, a 4,900 metros sobre el nivel del mar, se están extrayendo muchas toneladas de cobre para los arsenales de guerra de las Naciones Unidas. En los valles de regadío que se extienden por toda la costa del Pacificó, los agricultores están trabajando horas extraordinarias a fin de aumentar los cultivos de trigo, maíz y papas, con objeto de suplir los abastecimientos que ya no llegan del extranjero. Gracias a uno de los milagros de la ingeniería, los peruanos están haciendo accesibles las riquezas tropicales de la región donde nace el Amazonas, por medio de una carretera que escala los picos andinos.

Caña de azúcar
El cobre es el recurso mineral más importante del Perú, después del petróleo.  Durante mucho tiempo se dio preferencia al  oro y la plata, pero ahora, el cobre del Perú es de considerable utilidad militar para las Naciones Unidas.

Las minas y las fincas agrícolas del oeste proporcionan al Perú en la actualidad una sólida base económica. Para el porvenir, el país cifra sus esperanzas en la nueva carretera que dará acceso al petróleo, al caucho, a los aceites vegetales y a los productos de la relativamente inexplorada región de la vertiente oriental de la cordillera. Los materiales que provienen ahora de esa zona para engrosar las existencias de las Naciones Unidas, son cosa insignificante si se comparan con el aluvión que los peruanos esperan obtener en los años venideros.

Caña de azúcar
Millares de pájaros que adoptan por albergue las islas del litoral, proporcionan el valiosísimo guano fertilizante.

Mucho antes de que la guerra se extendiera al Pacífico, el Perú comenzó la laboriosa tarea de abrir, por medio de voladuras en las escarpadas vertientes de los Andes, la carretera que proporcionaría al país, por vez primera, un rápido medio de transporte entre la poblada pero árida región del Pacífico y la selva del interior junto a la frontera con el Brasil. La guerra aceleró los trabajos. Actualmente, la carretera está casi terminada. Trepa hasta alturas de 5,000 metros sobre el nivel del mar y corta a través de la enmarañada selva. Una cadena de hoteles construidos por el gobierno, hace posible el viajar cómodamente al interior.

La Corporación del Amazonas Peruano, presidida por el exministro de Hacienda y Comercio David Tasso, tiene a su cargo el desarrollo y la explotación de la cuenca superior del Amazonas. Allí se están cultivando plantaciones experimentales de caucho; y ya se ha extraído algún caucho del interior del Perú. Todavía no se produce en grandes cantidades, pero las posibilidades son tan prometedoras, que está en vía de construcción en Lima la primera fábrica de neumáticos de la nación.

En Tingo María, al lado de la nueva carretera, hay un importante y moderno centro agrícola experimental para el cultivo de productos originarios de la zona tropical, bien regada por las lluvias. Dicho centro está experimentando, en parcelas recién aradas, el cultivo del té, de la pimienta, de vegetales oleaginosos y fibrosos, y de verduras comestibles. Está enseñando a los agricultores el modo de despejar los terrenos y cultivar dichos productos de manera lucrativa, y está echando los cimientos de un sistema de granjas pequeñas que será de gran utilidad para la economía interior y el comercio de exportación de la República del Perú.

Uno de los proyectos principales es encontrar nuevas fuentes de abastecimiento de un producto que los ejércitos de las Naciones Unidas necesitan en grandes cantidades. En tiempos remotos, los indios de las cuencas remotas del Amazonas descubrieron que se podía curar el paludismo bebiendo un brebaje hecho con la corteza del quino o cinchona. Lo que descubrieron fue la quinina, droga necesaria en todos los países tropicales y en las selvas del mundo donde haya combatientes. El Perú está explorando actualmente sus bosques del Amazonas en busca de árboles que den mejor rendimiento de quinina, y se están cultivando simientes de las mejores variedades. La tendencia económica del Perú en tiempo de guerra presenta un aspecto industrial además del agrícola, España explotó inicialmente el oro y la plata del país, en tiempos recientes, el cobre ha llegado a ser producto mineral más importante. Además, los peruanos saben desde hace tiempo que existen grandes yacimientos de carbón a unos 300 kilómetros al norte de Lima, y considerables yacimientos de buen mineral hierro en un extenso desierto situado a unos 350 kilómetros al sur de la capital y, en ciertos lugares, a kilómetros del Pacífico.

El viejo pueblo de Chimbote, situado en la más septentrional de dos bahías resguardadas por unas islas del Pacífico, que tienen ambas suficiente profundidad para recibir buques de gran calado y de las cuales una puede abrigar toda una flota, parece estar destinado a convertirse en el centro de una industria siderúrgica peruana, en proyecto. Hay proyectos de ensanche y urbanización del pueblo, dotándole de un abastecimiento de agua dulce y de un pequeño hotel moderno. Chimbote quedará enlazado con los yacimientos carboníferos por medio de un ferrocarril de 100 kilómetros. Se piensa construir un nuevo muelle, capaz de descargar carbón a razón de 400 toneladas por hora.

El desarrollo económico interno del Perú ha coincidido con su adopción de una actitud inequívoca al lado de las Naciones Unidas en la guerra. Su democrático Presidente, Manuel Prado, fue el primer jefe ejecutivo sudamericano que declarara su solidaridad con la política internacional del Presidente Roosevelt. Además, se apresuró a respaldar enérgicamente los principios de la Carta del Atlántico. Las fuerzas armadas del Perú mantienen una vigilancia incesante ante la posibilidad de un ataque por el mar.

Como el Perú posee sus propios campos petrolíferos, aventajados en Sudamérica sólo por Venezuela y Colombia, presenta menos signos exteriores de los efectos de la guerra en la vida nacional que los que se observan en algunas de las demás repúblicas. Por las calles de Lima aún circulan automóviles a pesar del problema de transportar la gasolina desde el norte del Perú hasta la capital; las luces resplandecen toda la noche; los teatros se ven muy concurridos y las tiendas ostentan artículos procedentes de las florecientes industrias de la localidad.

Lima, con sus flores de rico colorido, su extensa red de avenidas y su cordón de suburbios modernos y bellos, se ha convertido en una ciudad completamente moderna conservando no obstante su encanto de los antiguos tiempos coloniales. Su catedral se está restaurando totalmente. Nuevas y bien dotadas escuelas continúan la tradición cultural iniciada en la antigua Lima por los fundadores de la venerable Universidad de San Marcos. En Callao, que es el puerto de Lima, atracan ahora con menos frecuencia los modernos transatlánticos, pero el tráfico aéreo es más intenso. Lima espera llegar a ser un centro aéreo internacional, desde el cual salgan en todas direcciones los aeroplanos que surquen el espacio hacia la cuenca del Amazonas, Bolivia. Paraguay, Argentina y Chile. La línea aérea de transporte de mercancías, que enlaza desde hace cuatro meses a la capital con Balboa, se considera sólo como precursora de un servicio regular de cargamentos aéreos ejecutado por flotas de aviones más numerosas de lo que se pueda imaginar.

El Perú mira confiadamente al futuro, en espera de un resurgimiento sin precedente que alcanzará su apogeo en cuanto se restablezca la paz en el mundo.

Palacio Nacional
El Presidente Manuel Prado del Perú acoge cordialmente en el Palacio a unos visitantes de Lima.

Rancho
La residencia del Presidente del Perú es el Palacio de Gobierno, situado en la Plaza de Armas, la cual trazó Francisco Pizarro en 1535 y a cuyo alrededor se edificó la ciudad de Lima.  El Palacio contiene muchos tesoros históricos.

Madre con su hijo
El Perú moderno es una mezcla agradable de gloriosos recuerdos coloniales, que hicieron de Lima la Ciudad de los Reyes, con su hermoso altar en la Iglesia de San Pedro

Caña de azúcar
Uno de los "Restaurantes Populares" del Perú, donde se sirven alimentos gratuitamente, a las madres, y a los demás ciudadanos a precio de costo.

Caña de azúcar
Químicos industriales del mañana, deseosos de ayudar al desarrollo nacional, asisten a clase en la Universidad de San Marcos.

Caña de azúcar
En el moderno Hospital de Obreros, inaugurado en 1940, el Perú proporciona hospitalización gratuita para los obreros de la zona de Lima

Caña de azúcar
Niños jugando alegremente en el campo de recreo, contiguo a las nuevas viviendas para obreros; éstos adquieren el derecho de propiedad de su casa a los 20 años de pagar renta.

Caña de azúcar
El Perú goza de rico patrimonio de glorias pasadas.  Los actuales habitantes de Cuzco viven y laboran junto a la antigua fortaleza de Colcampata-Sacsahuaman.


Material digitalizado de:
EN GUARDIA, revista publicada mensualmente para LA OFICINA DEL COORDINADOR DE ASUNTOS INTERAMERICANOS, Commerce Building, Washington. D. C., por la Business Publishers International Corp. Redacción, 330 West 42nd St., Nueva York, N. Y., E.U.A. Impresa en 5601 Chestnut St., Filadelfia, Pa. Registrada como artículo de segunda clase en la Oficina de Correos de Filadelfia, Pa., E.U.A., el 8 de abril de 1941, conforme a la ley del Congreso de marzo 3 de 1879, Vol. 2, Núm. 5.

Publicado: 23 julio/2004

Ver también:





Principal




Para tu Smartphone

Libro de Visitas

Blog de Exordio

Búsqueda sólo en el Blog



Página protegida por Copyscape en contra de copia y violación de contenido