Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Latinoamérica proveedora de minerales

Para cualquiera de los países beligerantes, uno de los principales pilares de la producción de armamento era el suministro de minerales.  Quien tuviera a su disposición una provisión continua y segura de materia prima minera, tenía asegurada su industria bélica.  Antes de la guerra, Alemania tomó las previciones para almacenar una reserva importante de minerales estratégicos y luego se aseguró el suministro de hierro de Noruega, invadiéndola antes que lo hicieran los ingleses y de Suecia que se mantuvo neutral, pero era un seguro proveedor de minerales para Alemania.  Otros proveedores importantes fueron los neutrales Portugal y España.   Alemania no pudo contar con la minería latinoamericana por no tener una flota mercante significativa, pero sobre todo por no contar con una flota de guerra suficientemente grande para protegerla.  Ni siquiera la flota prevista en el Plan-Z hubiera sido suficiente para tal fin.

Al comenzar la guerra, Inglaterra se encontraba en desventaja ante el bloqueo submarino alemán, en Asia Japón tomó la iniciativa asegurándose mediante invasiones las minas asiaticas a partir de 1941.   Estados Unidos  e Inglaterra tenían como única alternativa el suministro de minerales de los países latinoamericanos.   El asunto era, convencer "por la buenas" a los gobiernos de la región que debían ser "buenos vecinos", proveyendo todo lo que la industria bélica estadounidense necesitaba para satisfacer las demandas de armamentos de Rusia, Inglaterra y el propio Estados Unidos.   Por supuesto que los precios y los volúmenes los fijaba Washington y los gobiernos latinoamericanos, en su mayoría débiles y corruptos, obedecían sin objetar los mandatos de Washington, que iban apareados con muy buenos beneficios personales.


La transcripción que aparece a continuación de la revista de propaganda "En Guardia", Vol 2, No. 1, pag. 17, da una idea de la magnitud e importancia, para EEUU, de los suministros mineros latinoamericanos durante todo el conflicto, suministros baratos que le permitieron a los Aliados ganar la guerra, pero que olvidaron después que los latinoamericanos se portaron como "buenos vecinos."    No fue pura casualidad que la frasesita de "buenos vecinos" repetida hasta la saciedad desde 1941 hasta 1945, fue eliminada del discurso del gobierno de Estados Unidos, a partir de la firma de la rendición de Japón.


Inexploradas Regiones Mineras del Mundo


Grandes Yacimientos Minerales en las Américas

En el subsuelo del Hemisferio Occidental yacen riquezas minerales incalculables, montañas macizas de hierro, yacimientos de cobre demasiado extensos para mensurarlos y grandes filones de estaño. En la actualidad se están explotando esas riquezas como nunca antes lo fueran, para alimentar las forjas de la victoria. El día de mañana, constituirán la sólida base de la prosperidad de las Américas y del mundo entero.

Gran parte de esa riqueza está intacta, porque Las Américas son extensas regiones mineras sin explorar. Pero en todo el hemisferio, la producción de minerales de importancia militar aumenta. También aumenta la producción chilena de cobre. Las minas de estaño de Bolivia apresuran su ampliación bajo el incentivo de las exigencias de la guerra. Nuevas fábricas en los Estados Unidos convierten en aluminio cantidades sin precedente de bauxita. El platino de Colombia, el manganeso y el cromo del Brasil y de Cuba, el vanadio del Perú, el plomo, zinc, antimonio y mercurio de México, la mica del Brasil, Argentina, Guatemala y Bolivia, el tungsteno de Argentina, Chile, Cuba, México, Bolivia y el Perú, están llegando en gran abundancia a los molinos y hornos de fusión de las Naciones Unidas. Las demandas de maquinaria y materiales para la guerra han reducido la producción del material necesario para las ampliaciones mineras, pero el que hay disponible se distribuye en forma equitativa por todo el hemisferio. A través de la Sección de Minería del Consejo para la Producción de Materiales de Guerra de los Estados Unidos, las compañías mineras de América del Sur, América Central y las Antillas tienen la misma categoría de prelación para material de minas que los explotadores norteamericanos, sin más limitación que la disponibilidad de medios de transporte.

Barrenero trabajando en una mina de oro de Santo Domingo con el material perforador rápido que ha revolucionado el arte de la minería en las Américas.

Las necesidades primordiales de los mineros, son: explosivos, caucho, productos químicos, camiones, palas mecánicas, dragas, turbinas para la producción de energía hidroeléctrica, motores Diesel, motores eléctricos, material para la construcción de carreteras, cables metálicos, trituradoras, perforadoras y bombas y otros accesorios. En muchos países se están efectuando perforaciones, y se han descubierto numerosos yacimientos de mineral. Algunos de ellos sólo esperan la llegada del material para su explotación. Otros no serán aprovechables hasta que se mejoren los medios de transporte. En algunos casos, se han proyectado las carreteras o ferrocarriles que conducirán a las zonas mineras. El desarrollo del transporte aéreo espera que hará accesibles nuevas localidades.

Los aeroplanos han realizado ya tareas de importancia. La mina Parcoy del Perú empleó casi exclusivamente aviones para transportar su gran instalación de cianurización. La mina de Cotabambas, en el Perú, recibió su maquinaria pesada por medio de aviones de carga.

He aquí la situación actual y la perspectiva del porvenir del hemisferio, respecto a los metales vitalmente necesarios ahora para la guerra y en el futuro para la gran tarea de reconstrucción del mundo:

Hierro - Los Estados Unidos son los grandes productores de hierro en la actualidad, pero ningún otro país posee tan grandes yacimientos de mineral de superior calidad como el Brasil. En el distrito de Itabira, en la cuenca del río Doce, en el Este Central del Brasil, hay una gran montaña de hierro; millones de toneladas de mineral de calidad tan superior como los mejores yacimientos de Suecia. Las dificultades de transporte y la falta de carbón impidieron en el pasado la explotación de esos yacimientos. Sin embargo, ahora se han encontrado maneras de utilizar el carbón brasileño, y hay en perspectiva una gran industria siderúrgica.
Chile posee grandes yacimientos de hierro, todos a menos de 35 kilómetros de la costa. Los grandes yacimientos de la zona de Marcona en el Perú, pueden constituir la base de una industria siderúrgica en aquel país. En El Pao, Venezuela, una explotación minera, a base de un yacimiento de unos 60 millones de toneladas de mineral, se está enlazando por carretera al puerto de Palua en el río Orinoco. El mineral se enviará al extranjero para su tratamiento final. Colombia y México producen también hierro.

Cobre - El mayor yacimiento de cobre que se conoce, tan extenso que los geólogos lo han llamado "la cosa más próxima a lo infinito", está en Chuquicamata, en los Andes chilenos, y su volumen es tan grande que todavía no se ha podido determinar ni su fondo ni sus límites horizontales. Se calcula que contiene más de mil millones de toneladas de mineral. La compañía del cobre chileno está extrayendo diariamente miles de toneladas de mineral de la enorme mina de Chuquicamata que se explota en tajo al descubierto. Esta mina, las explotaciones de Potrerillos y El Teniente, y otras minas más pequeñas de cobre, hacen que Chile ocupe el segundo lugar entre los países productores de cobre del mundo.

Los Estados Unidos producen normalmente el 37 por ciento de la producción mundial. El Perú está suministrando toneladas de cobre a las industrias de guerra, gran parte de él extraído de las minas de Cerro de Pasco que contienen aproximadamente 1.000.000 de toneladas de mineral, Argentina, México, Ecuador y Bolivia producen también mena de cobre.

Manganeso - Nada puede sustituir al manganeso. Es esencial para eliminar el oxígeno y el azufre en la fabricación del acero ordinario y para obtener aceros especiales de aleación. Cuba y el Brasil suministran gran parte del manganeso que se extrae de las minas del hemisferio. Para el porvenir, el Brasil posee lo que se cree ser el mayor yacimiento de manganeso del mundo, en Corumba cerca de la frontera con Bolivia. Ese yacimiento se está explotando en la actualidad a pesar de las dificultades de transporte. Se han enviado muchos cargamentos de mineral por el río Paraguay aguas abajo hasta Rosario, Argentina.

Tungsteno - Las minas del hemisferio están empezando a compensar la pérdida del mercado Chino, el principal productor antes de la guerra de este duro metal de color gris claro, indispensablemente necesario para producir acero de herramientas. Antes de la guerra, los Estados Unidos producían aproximadamente la mitad de las 5,000 toneladas de tungsteno que consumían anualmente. Un convenio anunciado en Mayo de 1941, entre los gobiernos de Bolivia y los Estados Unidos, estipula la adquisición por los Estados Unidos de la producción total de tungsteno de Bolivia durante un período de tres años. Se han ultimado otros convenios con Argentina, Chile, México y el Perú, relativos a envíos de tungsteno para los Estados Unidos.

Vanadio - La zona de Minas Ragra del Perú está produciendo ahora una tercera parte de la producción mundial de vanadio, utilizado en la fabricación de cañones, planchas de blindaje, y herramientas de gran velocidad de corte. Los Estados Unidos y México producen también vanadio.

Cromo - Cuba es el país productor de cromo más importante del hemisferio, ocupando el Brasil el segundo lugar y los Estados Unidos el tercero. El Brasil posee una mina en Bahía con unas 150.000 toneladas de mineral, y Guatemala es también país productor. El resto del cromo empleado por las industrias de guerra de las Naciones Unidas se obtiene de África. Nueva Caledonia. India y Asia Menor.

Estaño - Bolivia posee el mayor yacimiento de filones de estaño que se conoce en el mundo, en la mina Llallagua, y ha llegado a ser la fuente principal de suministro para las fábricas de las Naciones Unidas, que necesitan el estaño para toda clase de material, desde espoletas de bombas hasta contadores de revoluciones. La producción de Bolivia y la provisión acumulada por las Naciones Unidas, antes de que los japoneses invadieran los Estados de Malaca y las Indias Orientales Holandesas, se espera que satisfagan las necesidades urgentes de la guerra. Según un contrato suscrito el 7 de Noviembre de 1940, todo el estaño boliviano, excepto el producido por la compañía Patiño, la cual tiene un contrato con Inglaterra, es para los Estados Unidos.


Material digitalizado de:
EN GUARDIA, revista publicada mensualmente para LA OFICINA DEL COORDINADOR DE ASUNTOS INTERAMERICANOS, Commerce Building, Washington. D. C., por la Business Publishers International Corp. Redacción, 330 West 42nd St., Nueva York, N. Y., E.U.A. Impresa en 5601 Chestnut St., Filadelfia, Pa. Registrada como artículo de segunda clase en la Oficina de Correos de Filadelfia, Pa., E.U.A., el 8 de abril de 1941, conforme a la ley del Congreso de marzo 3 de 1879, Vol. 2, Núm. 1.

Publicado: 25 diciembre/2004