República de Honduras

Breve reseña histórica de la época

Gobierno de Miguel Bonilla Chirinos 1903

Al comenzar el siglo XX, Honduras era un país agrario con medio millón de habitantes.  El 01 de febrero de 1903, tras una guerra civil, asumía la presidencia con respaldo popular el General Manuel Bonilla, nacido el 7 de junio de 1849 en Juticalpa, pero por otro lado, el 18 de febrero, el vicepresidente Sierra imponía como Presidente de la República a Juan Ángel Arias.  Bonilla se rebeló y obtuvo el respaldo del pueblo asumiendo la presidencia de facto el 12 de febrero y por ello Arias terminó su efímero mandato el 13 de abril.  El 01 de marzo de 1906, Bonilla juramentaba como Presidente Constitucional de la República. A continuación, con el mejor estilo autoritario, Bonilla derogó, por séptima vez en la historia del país, la Constitución del Estado.  Con el concurso de los mejores juristas que pudo reunir, estudiaron las cartas magnas de otros países y redactaron, además de la Constitución, todo un paquete de leyes que fueron aprobadas en 1906 y de paso disolvió el Congreso y apresó a sus opositores liberales. 

Ese año, las relaciones con Guatemala se enrarecen y desembocan en una guerra que termina con le Pacto Barblhead, pero seguidamente el Rey de España dictó el laudo de límites con Nicaragua que llevó a la revisión de las tres líneas fronterizas.  A causa del laudo, en 1907 estalla la guerra con Nicaragua que provoca la caída de Bonilla quien es derrocado por los liberales con el respaldo del presidente de Nicaragua José Santos Zelaya.  El 25 de marzo asume el control el Consejo de Ministros con Miguel Oqueli Bustillo, Máximo B. Morales y J. Ignacio Castro.

Gobierno de Miguel R. Dávila 1907

El 18 de abril de 1907, asume la presidencia con carácter provisional, quien fue vicepresidente en el régimen anterior, General Miguel R. Dávila.  El primer acto del nuevo mandatario fue restituir la Constitución de 1894.  Manuel Bonilla marchó al exilio y se dedicó a conspirar, propiciando la entrada de revolucionarios hondureños procedentes de El Salvador, pero el intento fue sofocado.  El 01 de marzo de 1908 Dávila jura el cargo de presidente.

A lo largo de esos años, los compradores estadounidenses de bananas pasaron a ser cultivadores, mediante concesiones del gobierno, lo que les permitió hacer inversiones en la agricultura y convertirse en propietarios de la tierra.   Normalmente los agricultores llevaban la fruta a las playas donde eran cargadas en lanchones y de ahí a los barcos estadounidenses que los transportaban a los puertos de EEUU.  Los primeros concesionarios fueron W. Streich, quien vendió su concesión a Samuel Zemurray, y la Vaccaro Brothers, una empresa familiar también estadounidense.

Samuel Zemurray fundó la "Cuyamel Fruit Company" y los hermanos Vaccaro asociados con los Dantoni fundaron la "Vaccaro Brothers", que luego sería la "Standard Fruit Company".  En el año 1911 el proyecto del ferrocarril financiado por los ingleses, era un fracaso que arrastraba una deuda impaga que sólo acumulaba intereses.  De aprobarse el Tratado Paredes-Knox la deuda pasaba a manos de los banqueros de la J. P. Morgan quien impulsaría la terminación del ferrocarril que pasaría en concesión a la Rosario Mining y el gobierno de Honduras garantizaba el pago de la deuda, con los ingresos aduaneros.  Estados Unidos se convertía en fiscalizador, vigilando el cumplimiento de los acuerdos, en especial por parte de Honduras.

A los concesionarios estadounidenses, esta fiscalización les molestaba porque dependían del ferrocarril manejado por la compañía minera, el paso por las aduanas controladas por la J. P. Morgan que debía pagar la deuda a los ingleses mediante los ingresos que obtenía por el tráfico marítimo, y todo vigilado por el Departamento de Estado.   Samuel Zemurray vio como alternativa, financiar la revuelta de Manuel Bonilla para luego pasarle la factura al gobierno beneficiando al millonario negocio bananero.

Gobierno de Francisco Bertrand Baraona 1911

El Tratado Paredes-Knox hacía peligrar la soberanía de Honduras si EEUU ponía como excusa la inseguridad reinante en el país y el pretexto de proteger las inversiones estadounidenses.  Dicho sea de paso, las inversiones estadounidenses no eran ya sólo de las empresas bananeras sino de bancos, entidades financieras y proveedores de bienes y servicios.   Bonilla encuentra su oportunidad protestando por el Tratado Paredes-Knox y derroca al gobierno de Dávila.  Estados Unidos tuvo que reconocer que Manuel Bonilla y Zemurray habían ganado la partida, que la clase política hondureña no veía con buena cara el tratado y que los empresarios bananeros en Honduras eran parte de la diplomacia del dólar.  Bonilla es llevado en el USS Tacoma a Honduras y Miguel Dávila es derrocado, asumiendo la presidencia, Francisco Bertrand Baraona.

A todo eso, la Minera Rosario se quedó con sólo su concesión, pero se benefició más tarde con la exportación de minerales a Estados Unidos durante las dos guerras mundiales, un negocio que en los momentos de tensión bélica era tan productivo como el de la fruta en tiempos de paz.  Por su parte, con el propósito de fortalecer el negocio de la fruta, Zemurray abogó por una nueva concesión bananera a favor de la "United Fruit Company".  Zemurray comenzó comprando la fruta en mal estado que la United rechazaba en el puerto de Nueva Orleáns, convirtiéndose así en una especie de competidor y socio a la vez.  La "United Fruit Company" ya tenía concesiones en Costa Rica, Guatemala, Colombia, Panamá y República Dominicana y era mucho más poderosa que Zemurray, pero la producción bananera de Honduras superaba la suma de la producción de los demás países centroamericanos.  Las transnacionales estadounidenses se repartieron las fértiles tierras de la costa y se formó un latifundio bananero que subyugó la soberanía hondureña.  Con su enorme poder económico, la United Fruit constituyó en Honduras un enorme emporio bananero cuya capital fue el valle del Sula desde La Lima a Tela, y al oriente, en el área de Puerto Castilla y Trujillo.  Al occidente del Valle de Sula y en dirección a Guatemala, se encontraba la posesión de la Cuyamel.  La Ceiba y sus alrededores era propiedad de la Standard cuyo principal accionista era la Vaccaro Brothers.

Las bananeras controlaban toda la vida nacional, desde el ejecutivo hasta la prensa, pasando por el Congreso y las Fuerzas Armadas.  Las dos más poderosas, la Cuyamel con Zemurray estaba aliada a los liberales, mientras que la United Fruit simpatizaba y estrechó lazos con el Partido Nacional.  Obviamente la internacional United era mucho más poderosa que la Cuyamel que después de todo sólo operaba en Honduras, aunque obviamente ambas eran capitales estadounidenses bien protegidos por el Departamento de Estado.

Adicionalmente a las concesiones se añadieron los "comisariatos", que gozaron de exenciones legales para importar todo el equipo necesario para las explotaciones agrícolas, pero que fueron ampliadas para importar implementos domésticos, ropa, comida, bebidas, artículos deportivos.  Todos esos productos se vendían, sin pagar impuestos al Estado en los comisariatos de las compañías bananeras.  Por si fuera poco, aunque existía una moneda nacional, en la costa circulaba el dólar, no sólo en billetes sino en monedas, formando una banca paralela a la del Estado.

Gobierno de Manuel Bonilla Chirinos 1912

El 01 de febrero de 1912, Manuel Bonilla recuperó la presidencia, pero no duró mucho en el cargo, porque murió en 1913; pero quien sí gozó de los beneficios que le daba Bonilla fue Samuel Zemurray que prosperó y ganó influencias en la esfera del gobierno.

Gobierno de Francisco Bertrand Baraona 1913

Luego de la muerte de Bonilla, el Congreso nombra nuevamente Presidente Encargado a Francisco Bertrand.  Al año siguiente, en 1914, en la Mina San Jacinto ocurrió la primera huelga minera.  Ese mismo año, el Tratado Bryan-Chamorro referente a la construcción de un canal interoceánico en Nicaragua y que le otorga a Estados Unidos una base en la Bahía de Fonseca, es motivo de la protesta del gobierno de Bertrand, pero no interviene en la demanda presentada ante la Corte de Justicia Centroamericana.  El conflicto en Europa y el alza en los precios benefician a la Minera Rosario que incrementa sus exportaciones de mineral a Estados Unidos.

Gobierno de Francisco Bertrand Baraona 1916

Bertrand asume nuevamente la presidencia el 01 de febrero de 1916.  En dos años la situación no sufre mayores cambios, hasta que en 1918 empeora el conflicto fronterizo con Nicaragua.  Por mediación del Departamento de Estado de Estados Unidos, los dos países aceptan detener el conflicto aceptando el status quo.  Bertrand que pretende perpetuarse en el poder, con la presión de Estados Unidos es derrocado en setiembre de 1919 y es reemplazado por el Consejo de Ministros compuesto por Salvador Aguirre, Santiago Meza Calix, Leopoldo Cardona, Jesús Bendana, Héctor Valenzuela y Federico Smith.

Gobierno de Rafael López Gutiérrez 1920

El 01 de febrero de 1920 asume el cargo de Presidente Constitucional de la República el General Rafael López Gutiérrez.  En 1921 un pacto restablece la unión centroamericana, constituyéndose un Consejo Federal y una Asamblea Centroamericana.  Pero sólo se adhieren Honduras, El Salvador y Guatemala.  En 1923 López Gutiérrez proclama la Ley Marcial. López se mantiene en el poder y es reelegido el 01 de febrero de 1924.  En 1924 López Gutiérrez se declara dictador, pero un golpe de Estado del General Vicente Tosta desemboca en una guerra civil.   El presidente López fallece el 10 de marzo.

Gobierno de Vicente Tosta Carrasco 1924

Asume el poder el Consejo de Ministros y la sangrienta guerra civil termina con la firma de un pacto de paz en el barco de guerra estadounidense USS Denver.   El Consejo de Ministros presidido por Roque J. López y Francisco Bueso que asumió la dirección del Estado y designa a Vicente Tosta Carrasco como Presidente Provisional quien juramenta el 30 de abril de 1924.

Tosta convocó a una Constituyente para dictar una nueva Carta Magna.  Luego convocó a elecciones de diputados, pero el 6 de Agosto de 1924, el General Gregorio Ferrera, Ministro de Guerra, se alzó en armas.  La Asamblea delegó el Poder Ejecutivo en el General Tosta, quien declaró el Estado de Sitio y sancionó la Nueva Constitución.  El General Ferrera se atrincheró en Lepaterique y tomó luego Lamani, La Esperanza, Gracias, Santa Rosa de Copan y otros lugares donde tenía partidarios.   El General Tosta dejó el poder para combatir personalmente al General Ferrera y lo derrotó en uno de los combates más sangrientos de la historia de Honduras, en Ajuterique, La Paz.  El General Ferrera buscó refugio en Guatemala.

Gobierno de Miguel Paz Barahona 1925

La Asamblea Constituyente convocó a elecciones resultando elegido como Presidente Constitucional de la República, Miguel Paz Barahona y desembarcan en Honduras tropas estadounidenses.  Durante su gobierno no se realizaron importantes obras materiales, pero se produjo un lapso de relativa tranquilidad social.   Garantizó el regreso de los asilados políticos y se llegó a un arreglo para cancelar la deuda con Inglaterra celebrando el Contrato Alcerro-King y recobrando su crédito en el extranjero.  Persiguió a periodistas y opositores a su política incondicional con los intereses de Estados Unidos.

Gobierno de Vicente Mejía Colindres 1929

El 01 de febrero de 1929 asume el poder el doctor Vicente Mejía Colindres, candidato liberal, que sufre un atentado durante la toma de posesión.   En los inicios de su gobierno hubo relativa tranquilidad y un intento de recuperación económica; pero la depresión económica mundial afectó la economía nacional y la guerra civil se reanudó.

Gobierno de Tiburcio Carías Andino 1933

Tiburcio Carías Andino

Presidente Tiburcio Carías Andino

01 de febrero de 1933, tras un período de agitación asume el poder el General Tiburcio Carías, un corpulento hombre de 2 metros de estatura y más de 100 kgs de peso, fundador del Partido Nacional.  Carías era un positivista y laico que mantuvo a la Iglesia Católica separada del gobierno con el simple expediente de no aprobar a ningún candidato al arzobispado.  Durante su mandato confiaba más en su fuerza paramilitar que en el ejército regular debido a su desconfianza en los militares de carrera.  Sus relaciones con Washington eran muy estrechas y seguía al pie de la letra los dictámenes que recibía, en especial si se trataba de expropiar las propiedades de los alemanes.  Por supuesto que los bienes expropiados iban a parar a manos de sus partidarios y los privilegiados por el régimen.  Los favorecidos mantenían una incondicional fidelidad al régimen alimentado por el paternalismo y el clientelismo político.  Su política de represión en contra de los opositores al régimen fue sangrienta e implacable.

En 1935 decreta la Ley de Colonización Agrícola, pero en 1936 por medio de reformas constitucionales es reelegido por la Asamblea Constituyente en una sesión de Congreso Ordinario.  Aprobada la nueva Constitución queda fijado el término presidencial en seis años con reelección.   Cuando las empresas bananeras cerraron operaciones en Trujillo, levantaron sus vías férreas, impidiéndose cumplir el sueño de la vía interoceánica, la cual ni siquiera llegó a Juticalpa.  Hasta entonces, las vías férreas comunicaban las fincas y los muelles, que eran también propiedad de las bananeras y embarcaban el producto en sus propios barcos.  En 1938, la deuda del empréstito ferroviario se rebaja de 30 millones a un millón 200 mil libras pagaderas en treinta años.

En 1940 Honduras cuenta con una población de un millón de habitantes. En marzo de 1940, en Tegucigalpa fue inaugurado el "Chico Club, lugar de reunión de lo más graneado de la sociedad capitalina y de los más connotados políticos del régimen que participaron en una cena amenizada por la Orquesta Tropical de Antonio Medina.  En ese club la vajilla era importada de Alemania, cosa que no podía ser del completo agrado de los magnates bananeros.  Al estallar la guerra, pronto los submarinos alemanes amenazan a los mercantes que transportan materias primas desde centro y Sudamérica, por lo que las exportaciones bananeras sufren una merma que se deja sentir en la economía hondureña.  Luego, en 1941, por la presión de Estados Unidos Honduras rompe relaciones con Alemania poco después del ataque japonés a Pearl Harbor.

Carías fue aliado de los dictadores Ubico, de Guatemala, Somoza de Nicaragua y Hernández Martínez de El Salvador.  Pero, en 1944 fueron derrocados Ubico en Guatemala y Martínez en El Salvador.  Antes de finalizar la Segunda Guerra Mundial, el gobierno frustra una invasión de grupos revolucionarios procedentes de Guatemala, Nicaragua y El Salvador.  A estos intentos se sumaron posteriores manifestaciones de oposición en Tegucigalpa y en San Pedro Sula.  Tiburcio Carías gobernó 16 años, los primeros cuatro elegidos por el pueblo y los posteriores sin consultarle a nadie.

Cuando finalizó la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos dejó de prestarle el apoyo irrestricto, aumentando la oposición interna y en 1948 ya no pudo postular para una nueva reelección.


Visión de Honduras por Estados Unidos y los Aliados, según fue publicada en la revista de propaganda 'En Guardia', Vol. 3, Núm. 3, durante la guerra.

HONDURAS

Al anochecer del día 10 de noviembre de 1942. el barco Contessa, navegaba por el río Sebu procedente de Puerto Lyautey, en el Marruecos Francés. Bajo su cubierta llevaba municiones y gasolina destinadas a una fuerza mecanizada de los Estados Unidos, detenida en su avance, a trece kilómetros en el interior, por el fuego de los combatientes del gobierno de Vichy. El Contessa, bajo recio bombardeo, llegó hasta donde se encontraban las tropas y descargó sus abastecimientos. Cuando terminó la acción, con la ocupación de un fuerte que estaba muy bien defendido y artillado, el comandante de las fuerzas estadounidenses pidió la bandera del Contessa para izarla en aquella plaza. Era la bandera blanca y azul de Honduras, y uno de los primeros emblemas aliados izados en el Norte de África. El personal que navegaba en el Contessa por el río Sebu, y que descargó el buque bajo el fuego enemigo, era una tripulación hondureña.

Mina de cobre
La Fuerza Aérea Hondureña, ha mantenido patrullas aéreas contra los submarinos enemigos desde el comienzo de la guerra.  Pilotos antes de emprender el vuelo.

Hoy, la bandera que fue izada en el Norte de África como símbolo de la parte de Honduras en el esfuerzo de guerra, está otra vez en Tegucigalpa. Pero, otras banderas hondureñas siguen cruzando las rutas del Atlántico en los barcos de este país que llevan abastecimientos para los frentes de guerra. Hay como mil marinos hondureños que tripulan estos barcos. Ciento cincuenta de ellos han perecido en el mar, en los hundimientos del Comayagua, el Tela, el Castilla, el Baja California y el San Blas. Los aviones de este país han contribuido a patrullar las aguas del Caribe en busca de submarinos enemigos.

Mina de cobre
Se han planrado ciento de hectáreas de hierba limón, para satisfacer, durante la guerra, la gran demanda de aceite de hierba limón, para fabricar jabones medicinales.

El Gobierno del Presidente Tiburcio Carías Andino declaró la guerra al Japón el 8 de diciembre de 1941, y a Alemania e Italia cuatro días después. Los extranjeros enemigos fueron detenidos inmediatamente en todo el territorio nacional. El Gobierno ha cooperado en la conservación de la gasolina y en la construcción de la Carretera Interamericana. Los trabajadores hondureños están recogiendo el caucho silvestre para aliviar la escasez de este producto; y en el centro experimental de Lancetilla se llevan a cabo trabajos para facilitar el desarrollo de la producción de caucho. En la construcción de barcos "mosquitos", se usa la caoba de los bosques hondureños.

Mina de cobre
Ruinas de un templo Maya en Copán, cerca de la frontera occidental de Honduras.  Estas ruinas son del año 500 A.C., mil años antes de la era de Cristobal Colón (SIC).

La guerra ha tenido una gran repercusión, particularmente en lo que se refiere al transporte, en la vida económica de Honduras. Cuando todos los barcos de carga disponibles fueron requisados para el tráfico de guerra quedó poco espacio para atender las necesidades del transporte, al mercado exterior, del principal producto del país: el plátano. Como resultado de esto se produjo una seria situación de cesantía, y para solucionar en parte el problema, fue cultivado el abacá en una comarca de la parte baja del país.

Un segundo proyecto que ha venido a aliviar, en parte, el problema de la cesantía es la construcción de un nuevo empalme de la carretera entre Tegucigalpa y Potrerillos, donde termina el ferrocarril que va a la costa norte.

Otra gran obra, acelerada por la situación económica, es el proyecto que está llevando a cabo el Gobierno de Honduras en el Valle de Comayagua, para irrigar y convertir a esa región en pequeñas granjas agrícolas.

Honduras, país montañoso y rico en maderas, es primordialmente un país agrícola y ganadero. Grandes plantaciones de plátanos cubren las llanuras de la tierra baja de la parte oeste, en la costa del Atlántico. Desde la costa, la tierra se levanta en suaves colinas y se extiende hasta las cumbres del interior, envueltas en nubes. En la parte del centro, entre las colinas y montañas, y en los valles, hay mesetas fértiles, cubiertas de pinos.

El lugar donde Colón puso pie por vez primera en tierra continental americana, es tierra hondureña. Durante su primer viaje, el descubridor bajó a la playa en un lugar que el mismo denominó Punta de Caxinas.

En los días de la Colonia, la atracción principal del país eran sus minerales. En una montaña situada a 30 kilómetros de la capital hay hoy una gran mina de plata en plena producción. Según la leyenda, existía en esta tierra tanto oro que en siglos pasados herreros hacían herraduras de oro para los caballos de los mineros. El mismo nombre de Tegucigalpa, fue tomado de las palabras indias que significan "Cerros de Oro".

Entre los pedruzcos de muchos de los arroyos hondureños trilla el oro; pero, el producto principal de exportación del país, en tiempos de paz. es el plátano, el oro verde de las tierras bajas.

 

Ganado Colombiao
"Tiburcio Carías Andino, de Honduras:  El gobierno y pueblo de Honduras aprueban cordialmente  la acción de las fuerzas de los Estados Unidos en África, que será una notable contribución a la victoria final."

Santiago
El presidente Tiburcio Carías Andino y su nieto en el jardín de Villa Elena.

Latorre
La Catedral de Comayagua, una de las más bellas iglesias de la América Central.  La ciudad de Comayagua, situada en el río Humya, era antes la capital de Honduras

Aconcagua
Plantación de Hevea Brasiliense, árbol del caucho, en la estación de Lancetilla.

Vinos
En La Lima, región que produce gran cantidad de bananas, las plantas se riegan desde arriba, por medio de tubos, independientemente de la estación de lluvias.

Ovejas
La parte de Amapala, en el Pacífico, vista desde la rada; al fondo el Monte Tigre.  Honduras fue uno de los primeros países de América en entrar a la presente guerra.

Mina de cobre
Sala de espera del aeródromo de Tegucigalpa.  La capital de Honduras, fundada en el Siglo XVI, está situada al pie del Monte Picacho.

Ovejas
En la escuela de Bellas Artes de Honduras, los jóvenes aprenden dibujo, pintura, escultura, cerámica y tallado en madera.  Abajo: La Plaza Morazán en Tegucigalpa, con el monumento a Agusto Morazán.

Ovejas


Material digitalizado de:
EN GUARDIA, revista publicada mensualmente para LA OFICINA DEL COORDINADOR DE ASUNTOS INTERAMERICANOS, Commerce Building, Washington. D. C., por la Business Publishers International Corp. Redacción, 330 West 42nd St., Nueva York, N. Y., E.U.A. Impresa en 5601 Chestnut St., Filadelfia, Pa. Registrada como artículo de segunda clase en la Oficina de Correos de Filadelfia, Pa., E.U.A., el 8 de abril de 1941, conforme a la ley del Congreso de marzo 3 de 1879, Vol. 3, Núm. 3.

Colaboración de: Martín Ospitaletche


Publicado: 09 marzo/2005






Principal




Para tu Smartphone

Libro de Visitas

Blog de Exordio

Búsqueda sólo en el Blog



Página protegida por Copyscape en contra de copia y violación de contenido