República de Cuba

Breve reseña histórica de la época

Cuba fue el último país latinoamericano en independizarse.   Desde 1897, Estados Unidos tenía planes para apoderarse de Cuba y estaban decididos a quitarle la colonia a España por cualquier medio, incluyendo la compra-venta o la fuerza.  Los presidentes John Quincy Adams, James Polk, James Buchanan y Ulysses Grant tuvieron la intención de comprar la isla, pero España rechazó la pretensión.   Lo que Washington no podía hacer, era anexionarla por la fuerza, pues los Estados Unidos habían pregonado insistentemente razones humanitarias para que España dejara libre a Cuba, quedando así moralmente descalificado para acometer tal acción. 

José Martí, fue desterrado a España en 1871 a causa de sus actividades políticas. Martí en un principio tiene una posición pacifista, pero poco a poco su posición se radicaliza convocando a la guerra necesaria por la independencia de Cuba.  Para ello crea el Partido Revolucionario Cubano bajo el cual se organiza la Guerra del 95.   Los guerrilleros cubanos llamados "mambises" ponen en jaque a los españoles pese a sus 200.000 tropas, que aunque derrotadas en sudamérica, eran experimentadas en combate.

Guerra Hispano-Cubana-Estadounidense

En La Habana, las protestas y enfrentamientos entre los independentistas y españolistas se suceden cotidianamente.   Pero muchos cubanos presionan a Washington para que intervenga.  El gobierno estadounidense, temiendo que las fuerzas independentista en Cuba logren derrotar finalmente a los españoles, temen perder la oportunidad de controlar la isla.   El enfrentamiento entre Washington y los españoles da paso, el 25 de abril de 1898 a la mal llamada guerra Hispano-Americana, que fue más bien la Guerra Hispano-Cubana-Estadounidense.

Al finalizar la guerra, España no sólo perdió a Cuba y Puerto Rico, sus últimos reductos en America, sino que perdió todas sus colonias, incluyendo Filipinas y Guam.

Estados Unidos ocupa Cuba

Después de la guerra, el 01 de enero de 1899, sin tener en cuenta los derechos o la voluntad de los cubanos, Estados Unidos ocupó Cuba.  El gobierno de Washington preparó la anexión, pero no prolongando la ocupación militar, sino estableciendo una república neocolonial.  Se podría suponer que todos los cubanos se opusieron a esa pretensión de Estados Unidos, pero no fue así. La incapacidad para gobernarse fue tan manifiesta, que algunos de ellos aplaudían la posibilidad de una anexión con los ocupantes.

Una Asamblea Constituyente redactó una carta magna que estableció el tipo de relaciones que Cuba tendría con Estados Unidos y para allanar el camino Washington aprueba la Enmienda Platt mediante la cual la potencia se adjudicaba el derecho de intervenir en los asuntos internos cubanos cuando lo juzgara conveniente.  Los miembros de la Asamblea Constituyente protestaron por esas pretensiones, pero ante la perspectiva de permanecer ocupados militarmente, los cubanos se vieron forzados a aceptar la condición impuesta por Washington, aceptando la Enmienda Platt el 12 de junio de 1901.  Luego, el 20 de mayo de 1902, quedó establecida la república neocolonial y un mes después, el 24 de febrero de 1902, asume la Presidencia de la República Tomás Estrada Palma, quien gozaba de prestigio entre los círculos revolucionarios cubanos.

Guantánamo

En 1903, después de comprobar la utilidad militar de Cuba durante la guerra Hispano-Americana, Estados Unidos arrendó a Cuba la zona donde construyó la Base Naval de Guantánamo y la de Bahía Honda. No se conocen bien, cuáles fueron los términos en que se firmaron los documentos entre los dos países, excepto porque se sabe que fueron dos acuerdos y un tratado y que el canon de arrendamiento anual quedó fijado en 2.000 dólares en oro.  Años después, Fidel Castro rechazó seguir cobrando esa renta anual.

Después de un período de vaivenes políticos, con más o menos estabilidad económica, en 1925 el precio del azúcar se desploma y con ello la economía cubana.  Luego de recuperarse con una producción de 5 millones de toneladas anuales, los mercados se saturaron y nuevamente la economía sufrió una baja.  La dependencia cubana de la producción de azúcar era evidente.  Ese año, fue elegido presidente Gerardo Machado que estabiliza la economía conciliando los intereses de la burguesía cubana con la estadounidense y desata un régimen marcado por la represión contra los opositores.

Gobierno de Gerardo Machado

El gobierno dictatorial de Machado logró algunos éxitos económicos pero no pudo acallar los clamores populares que sufría los efectos de la Gran Depresión mundial. Machado respondió con más medidas represivas contra la clase trabajadora y los estudiantes, poniendo al país al borde de la revolución.

En 1933 Ramón Grau San Martín participó en la insurrección contra el dictador Gerardo Machado, que el embajador de Estados Unidos, Sumner Wells, no pudo impedir y Machado fue derrocado.

Gobierno de Carlos Manuel Céspedes

Pero Sumner Wells impone como presidente a Carlos Manuel de Céspedes y Grau San Martín es encarcelado y desterrado.   Céspedes fue presidente de la República entre 1933 y 1934, año en que fue depuesto por el sargento Fulgencio Batista, que se nombra Jefe del Ejército con el grado de coronel.

Con este Golpe de Estado se forma el Gobierno de la Pentarquía que durará apenas 6 días desde el 4 hasta 10 de septiembre de 1933.  Bajo la autoridad del Directorio Estudiantil y Batista, la Pentarquía se transformó en el gobierno de los Cien Días.

Gobierno de Ramón Grau San Martín

Este gobierno de los Cien Días, encabezado por Ramón Grau San Martín como Presidente, se opone a la Enmienda Platt y toma medidas populistas como la aplicación de la jornada laboral de 8 horas, reparto de tierras a los campesinos, legalización de los sindicatos, otorgamiento de la autonomía universitaria, rebaja de la tarifa eléctrica, intervención de la compañía eléctrica estadounidense y otras medidas similares.

Sin embargo no logra el apoyo popular y quienes lo pusieron en el poder, Batista y sus seguidores, lo derrocan y ponen como presidente a Carlos Mendieta.

Gobierno de Carlos Mendieta

La oligarquía restaurada en el poder, a pesar del irrestricto apoyo estadounidense que abroga la Enmienda Platt, y las medidas de estabilización económica, mostraron una total ineptitud en el ejercicio del gobierno.  Durante el período de 1935-1936 se pone de manifiesto por el nombramiento de tres presidentes en dos años, se mantiene la política militarista y represiva de Batista como Jefe del Ejército, quien además, es el presidente de facto, ejerciendo una constante presión sobre los presidentes electos.  Se moderniza el Ejército y las técnicas represivas, con las cuales reprimen la huelga general de marzo de 1935.

Mendieta renuncia y sube al poder Miguel Mariano Gómez, que sin embargo, al querer dar la nueva Ley del Azúcar, es forzado por la oposición política a dimitir a finales del año 1936.

Gobierno de Federico Laredo Brú 1936-1940

Federico Laredo Brú

Presidente Federico Laredo Brú

Ante la renuncia de Miguel Mariano Gómez lo sucede su vicepresidente Federico Laredo Brú.   Ante la sorpresa de todos, Laredo Brú firma la ley que le costó el cargo al presidente Gómez, mediante la cual se carga un impuesto de nueve centavos sobre el saco de azúcar y fija la zafra en cerca de tres millones de toneladas al año y con un precio por encima de los 1,7 centavos la libra.

Durante su período, el Presidente Brú le negó la entrada a Cuba a los pasajeros del SS St. Louis, un buque con más de 900 refugiados judíos.   Al barco le negaron el acceso a puertos de Cuba a menos que pagaran un visado de 500 dólares por pasajero.   Sólo lograron bajar a tierra 23 personas.   Al St. Louis le negaron también la entrada a puertos de Estados Unidos y Canadá y tuvo que regresar a Europa donde mediante gestiones diplomáticas algunos pasajeros fueron aceptados en Bélgica, Gran Bretaña, Francia y los Países Bajos.

Durante el gobierno de Laredo Brú, Fulgencio Batista reprime a los comunistas y trabajadores azucareros, logrando mantener el orden, pero también logró la estabilidad política e hizo grandes cambios democráticos en el país.

Dio una amnistía general liberando a 3000 presos políticos en el año 1937, legalizó los Partidos de oposición, restableció la Autonomía Universitaria en 1939 y convocó a una Asamblea Constituyente en 1939 que aprobó y redactó la Constitución de 1940.

El 10 de octubre de 1940 entró en vigor la Constitución de 1940, redactada con la intervención de todos los sectores políticos del país.  La Convención Constituyente estuvo integrada por 76 delegados representando a 9 partidos políticos.  Durante sus primeros meses, la Constituyente tuvo a Ramón Grau San Martín del Partido Auténtico como su presidente.  Luego de que éste renunciara el cargo, Carlos Márquez Sterling del Partido Acción Republicana lo remplazó como el nuevo presidente.  Se abrió así un nuevo período de legalidad institucional, fue ésta una de las Constituciones más avanzadas de su época.

Primer Gobierno de Fulgencio Batista

Fulgencio Batista

Presidente Fulgencio Batista

Se convocan a elecciones y Fulgencio Batista se presenta como candidato de la Coalición Socialista-Democrática, y es elegido presidente asumiendo el poder el 10 de octubre de 1940.

Batista manejó el país a su antojo.  Pero, la situación económica experimento una mejoría propiciada por el estallido de la Segunda Guerra Mundial.

Apenas Japón bombardeó Pearl Harbor, Cuba declaró la guerra al Eje y autorizó bases navales aéreas y cooperó con el patrullaje naval de Estados Unidos. Cooperando con sus aliados, Estados Unidos importó azúcar cubana para reexportarla a Inglaterra y Rusia, pagándole a Cuba US$ 5.30 por kilo.

Terminado el período presidencial de Fulgencio Batista en 1944, de acuerdo con el mandato de la Constitución que prohibía las reelecciones presidenciales, Batista dejó el poder, pero su candidato Carlos Saladrigas Zayas perdió las elecciones y Batista fue a vivir a Estados Unidos hasta 1948 cuando volvió a Cuba.

Gobierno de Ramón Grau San Martín

Grau San Martín ganó las elecciones presidenciales pero en poco tiempo comenzaron los rumores sobre actos de corrupción y perdió popularidad.   A eso se sumó el hecho que Batista le dejó problemas financieros por mal manejo del erario nacional, problema acrecentado por la disminución de las exportaciones debido al término de la Segunda Guerra Mundial.


Visión de cuba por Estados Unidos y los Aliados, tal como fue publicada en la revista de propaganda 'En Guardia', Vol. 2, Núm. 1 - 1943

CUBA

PROVEEDORA DE PERTRECHOS DE GUERRA

La insular República de Cuba está aportando a la lucha mundial todos los recursos de sus fértiles tierras, sus valiosas minas y su posición estratégica que flanquea las rutas comerciales del Mar Caribe. Sus terrenos agrícolas suministran montañas de azúcar para la provisión de víveres de las Naciones Unidas. Sus minas producen manganeso para endurecer los blindajes de los tanques y acorazados de las Naciones Unidas. Sus fuerzas armadas están haciendo de la isla una ciudadela para la guerra contra los filibusteros nazistas de hoy en día, exactamente igual que los cubanos de siglos lejanos combatieron a los saqueadores que trataban de despojar al país de sus riquezas naturales. El proceder de Cuba en la cooperación interamericana ha sido claramente decidido. En julio de 1941, brindó hospitalidad a la Segunda Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores de las Repúblicas Americanas. De esa reunión surgió el edicto que lleva el nombre de la capital de Cuba, la declaración de La Habana aseverando que la agresión contra la soberanía de cualquier estado americano sería considerada como un acto de agresión contra todos. Cuando los aviones japoneses atacaron a los Estados Unidos sin previo aviso, Cuba fue uno de los primeros países en aplicar la declaración de La Habana. El 9 de diciembre, dos días después del ataque contra los Estados Unidos, Cuba declaró la guerra al Japón. El 11 de diciembre declaró la guerra igualmente a sus secuaces Alemania e Italia.

Mina de manganeso
El mineral del manganeso constituye el aporte  principal que está haciendo Cuba a la lucha mundial contra las naciones del Eje.  El año pasado exportó 245.000 toneladas de esta materia prima esencial para las industrias bélicas, procedente de minas como la que aparece en esta fotografía.

Cuba ha entrado en la guerra con la unificación y solvencia económica logradas bajo la dirección del Presidente Batista, quien en nueve años de labor ha construido centenares de escuelas para extender la enseñanza gratuita por todo el país. Ha instituido un programa de grandes aspiraciones para la rehabilitación rural. Ha organizado clínicas sanitarias y orfanatos. Sus leyes agrícolas han mejorado las condiciones de vida de los campesinos pobres, los colonos. Una aspiración de su programa de gobierno ha sido la estabilización de la economía nacional y la reducción de las diferencias entre ricos y pobres.

Caña de azúcar
Cuba, uno de los países azucareros del mundo, es por tanto una fuente de suministros de gran importancia  para las Naciones Unidas.  De la caña del azúcar se extrae el alcohol, materia prima básica para muchos explosivos.

 

Tabaco
 Los trabajadores de una fábrica de tabacos de La Habana, elaboran las hojas del suave tabaco cubano, que goza de fama mundial entre los entendidos en buenos tabacos.

La guerra ha complicado la vida de Cuba. En tiempos de paz, la cuarta parte de sus importaciones consistían en granos, carnes y verduras. La falta de espacio disponible en buques mercantes ha afectado hondamente su abastecimiento de víveres, y en las primeras semanas de la guerra se produjo una alarmante alza de precios. Pero Cuba ha progresado bien en la resolución de sus problemas de guerra. El 13 de mayo, el Presidente Batista estableció la Oficina Reguladora de Precios y Abastos, que está resolviendo gradualmente el problema de los precios. Además, el Gobierno ha ordenado a todos los agricultores que siembren ciertas proporciones de productos de consumo general, que corrientemente se importaban, para disminuir la carestía. Ahora se concede cada vez más atención al cultivo del arroz, de frutos tropicales y otros artículos alimenticios.

En la actualidad, el azúcar de Cuba es un factor esencial en apoyo del esfuerzo bélico de las Naciones Unidas. Cuba ha vendido casi toda su producción de azúcar de 1942, que asciende a 4,100.000 toneladas, a la corporación de Suministros de Defensa de los E.U.A. Este azúcar no es sólo para consumo en los E.U.A., sino igualmente para su envío a Gran Bretaña y Rusia.

Aparte de los cambios ocasionados por la guerra en la agricultura, la economía de Cuba ha derivado hacia otras exigencias de la guerra. La riqueza mineral del país se está explotando rápidamente. Las industrias de guerra de las Naciones Unidas han creado una demanda casi ilimitada de metales, y Cuba está contribuyendo a satisfacerla. La región cubana más rica en recursos minerales es la Provincia de Oriente, donde se han descubierto grandes yacimientos de hierro, cobre, manganeso, oro, mercurio, zinc, plomo, plata, antimonio y otros minerales.

El mineral de manganeso es una de las aportaciones principales de Cuba a la lucha contra el Eje. La enorme industria siderúrgica de los E.U.A. sería incapaz de laminar una tonelada de acero sin manganeso, metal reconocido por todo el mundo como "Mineral Estratégico No. 1", por ser el que produce la resistencia necesaria en los blindajes de acero de los tanques y buques.

El desarrollo de los establecimientos militares de Cuba se está acelerando para ayudar a las Naciones Unidas en la protección de las rutas marítimas interamericanas. Cuba, situada exactamente a 1,100 kilómetros del Canal de Panamá, es una piedra angular de la defensa del continente. El 18 de junio, Cuba suscribió un acuerdo militar con los E.U.A., concediendo el derecho de construir una base aérea para patrullas antisubmarinas, y un centro de instrucción para aviadores. Desde dicha base, los aeroplanos pueden explorar toda la zona del Mar Caribe y los accesos al Canal. Después de la guerra, será entregada a las fuerzas aéreas cubanas.

Cuba está tomando por sí misma medidas rápidas para defender sus costas y coadyuvar en la caza de los submarinos y buques piratas de superficie del Eje. Para proteger sus aguas jurisdiccionales, Cuba dispone de dos buques de escolta, cinco cañoneros, un buque transporte armado y una docena de buques guardacostas. En tiempos de paz, su ejército, marina y policía, alcanzaba a unos 20,000 hombres, con unos 30,000 reservistas disponibles para aumentar las fuerzas permanentes. La inscripción de varones de 18 a 25 años de edad para el servicio militar obligatorio empezó el 1 de agosto. Las demás clases hasta los 55 años, se irán inscribiendo sucesivamente.

Cuba se ha ido colocando en pie de guerra sin pérdida de tiempo: le esperan días de peligros y zozobras como a todas las 21 Repúblicas Americanas. Pero por medio de su denuedo y su sacrificio de los momentos presentes, se afana por alcanzar dignidad, honor y libertad para los siglos venideros, no sólo para ella misma sino simultánea y solidariamente para todas las Américas.

Fulgencio Batista
La República de Cuba tiene en su Presidente Fulgencio Batista uno de los mayores sostenes de su progreso.

Capitol
El Capitol es uno de los muchos edificios que han hecho de la Habana el lugar de cita de los numerosos turistas procedentes de todo el continente norteamericano.

Monumento al Maine
Muchedumbre congregada ante el Monumento del Maine, en el Día de la Independencia, para presenciar las maniobras efectuadas por el Cuerpo de Aviación de Cuba.

Gral López Migoya
Los soldados marchan bajo la espada enhiesta del General Lopez Migoya, Jefe del Estado Mayor del Ejército, durante una revista en La Habana.  El ejército cubano está creciendo , rápidamente  por medio del alistamiento obligatorio de todos los varones de 18 a 25 años de edad.

La Habana
La ciudad de La Habana vista desde La Cabaña.  La capital de Cuba , renombrada desde los tiempos de la colonia como una de las ciudades más hermosas del Nuevo Mundo, continúa siendo gran atractivo para los visitantes.


Material digitalizado de:
EN GUARDIA, revista publicada mensualmente para LA OFICINA DEL COORDINADOR DE ASUNTOS INTERAMERICANOS, Commerce Building, Washington. D. C., por la Business Publishers International Corp. Redacción, 330 West 42nd St., Nueva York, N. Y., E.U.A. Impresa en 5601 Chestnut St., Filadelfia, Pa. Registrada como artículo de segunda clase en la Oficina de Correos de Filadelfia, Pa., E.U.A., el 8 de abril de 1941, conforme a la ley del Congreso de marzo 3 de 1879, Vol. 2, Núm. 1.

Publicado: 29 julio/2004 - Actualizado: 16 junio/2013






Principal




Para tu Smartphone

Libro de Visitas

Blog de Exordio

Búsqueda sólo en el Blog



Página protegida por Copyscape en contra de copia y violación de contenido