República de Bolivia

Breve reseña histórica de la época

Terminada la guerra con Chile, Bolivia enfrenta una crítica situación económica y política que perduró hasta entrados los años 30, cuando una nueva guerra lo enfrenta con un vecino, en esa oportunidad por problemas limítrofes en la región del Chaco, con Paraguay.

Gobierno de Daniel Salamanca (1931-1934)

A fines de junio de 1930 en Bolivia ocurrió una revolución cívica, encabezada por estudiantes universitarios que entregaron el gobierno a una Junta Militar comandada por el general Carlos Blanco Galindo.   Su gobierno estuvo caracterizado por el desenlace de un conflicto generado por la empresa petrolera "Standard Oil".  Pero, Galindo no tenía intenciones de perpetuarse en el poder y convocó a elecciones, con un control efectivo para que fueran limpias y salió elegido el abogado Daniel Salamanca Urey.

Guerra del Chaco

La economía de Bolivia se encontraba en estado crítico debido a malos manejos, desde gobiernos anteriores, y luego de un año del gobierno de Salamanca la situación económica era más que preocupante.  A eso se sumaban los problemas sociales que eran sumamente graves y las relaciones diplomáticas con Paraguay que estaban llegando a un punto crítico por los reclamos territoriales que sobre el Chaco hacían ambos países.

Las disputas en el Chaco eran netamente limítrofes, porque nunca se habían hecho las delimitaciones correspondientes.  Pero, el descubrimiento de petróleo por la Standard Oil en Bolivia y la Dutch Shell en Paraguay, incluyeron un nuevo ingrediente que hasta ese momento no existió: los intereses energéticos de las transnacionales.  Hay que recordar además que a fines del siglo XIX, Bolivia había perdido su mar territorial en la guerra con Chile causada por la riqueza salitrera de la hasta entonces costa boliviana, con la ingerencia de intereses británicos.

Los militares, presionaron al presidente Salamanca para que declarara la guerra a Paraguay hasta que, después de muchas escaramuzas, el 15 de junio de 1932, el ejército boliviano tomó el Fortín López.   El 18 de julio de 1932, comienza oficialmente la guerra.  Los combates por otros fortines se suceden, unos tras otros, hasta el 31 de julio, cuando en la batalla por el Fortín Boquerón se comienza a inclinar la balanza a favor de los paraguayos.

Pese a los recursos económicos puestos a disposición de la defensa y el asesoramiento militar alemán, la realidad de la grave crisis económica y política era irrebatible.   A eso se sumó, el reclutamiento forzado de indígenas, que fue contraproducente, porque ya existía la experiencia de la guerra de 1879 con Chile, cuando tanto en Bolivia, como en el Perú, la población indígena no demostró ningún interés por el conflicto, en este caso con mayor razón, porque los indígenas bolivianos fueron llevados desde las frías altiplanicies andinas a las tórridas tierras bajas del Chaco.

Gobierno de José Luis Tejada Sorzano (1934-1936)

La guerra aumentó la inflación de manera alarmante, se devaluó la moneda y poco después en la Liga de Naciones empezaron a considerar a Bolivia como el país agresor.  Se cometieron otros graves errores estratégicos, las líneas de abastecimientos eran muy largas, la inteligencia no funcionó y la moral de las tropas estaba por los suelos.  En medio de este panorama desolador, las tropas bolivianas retroceden 482 kilómetros detrás de las líneas desde donde comenzaron la campaña.  En diciembre de 1934, Salamanca decide ir al frente a dirigir personalmente la guerra, pero es detenido por el alto mando y obligado a renunciar.  

En el mes de enero de 1935 el vicepresidente José Luis Tejeda Sorzano asume la presidencia.  Con cambios en la oficialidad, las fuerzas bolivianas logran contener a los paraguayos.  En esos momentos, las líneas de abastecimientos están más cercanas al frente y la moral está más fortalecida.  El frente se estabiliza y una comisión internacional compuesta por representantes de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Perú y Estados Unidos, intermedia en el conflicto.

En medio de la delicada situación internacional, el gobierno de Tejada enjuició a la Standard Oil Co. por vender clandestinamente petróleo a Paraguay y Argentina.  Las presiones internacionales fueron muy fuertes contra el gobierno boliviano y eso repercutía en la estabilidad política de la nación gravemente golpeada por la guerra.

Bolivia aceptó firmar el alto al fuego para negociar un Tratado de Paz.  El costo en vidas fue muy alto para ambos países, se estima que en Bolivia murieron 65 mil personas y 35 mil fueron heridos o capturados de una población de 3 millones de habitantes.  Moralmente, la Guerra del Chaco tuvo efectos muy negativos en la población.  La clase media cuestionó el liderazgo tradicional y se conformó un grupo conocido como la Generación del Chaco, que se esforzó por encontrar soluciones a los problemas nacionales.  La oligarquía quedó totalmente desacreditada siendo acusada de ineptitud en el manejo de la guerra.

Gobierno de David Toro Ruilova (1936-1937)

Terminados los combates en el Chaco, el presidente Tejada incorporó a miembros de las fuerzas armadas en su gobierno, pero el 17 de mayo de 1936 Tejeda fue derrocado, por un alzamiento liderado por el Coronel David Toro, quien asumió la Presidencia de la República.  Los militares apoyaron el golpe porque no querían que civiles investigaran el comportamiento de los militares durante la Guerra del Chaco.

David Toro sirvió en la Guerra del Chaco y también fue Ministro de Fomento y Comunicaciones del Presidente Siles Reyes.  Comenzó el mandato, con el apoyo de militares jóvenes que abogaban por cambios en el país.  Con ese respaldo, Toro promovió reformas sociales e impulsó la redacción de una nueva constitución.  Toro creó los Ministerios de Trabajo y el de Previsión Social.  Declaró obligatorio el trabajo y la sindicalización estableciendo además la jornada de trabajo de ocho horas.  Creó el Ministerio de Minas y Petróleo y nacionalizó el petróleo formando la empresa estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos.  También creó el Banco Minero e impulsó una campaña diplomática para mejorar la imagen de Bolivia en el exterior.

Gobierno de Germán Busch Becerra (1937-1939)

El programa de Toro de un "militarismo social" que planeaba implantar una política corporativa para reemplazar el sistema democrático, no tuvo respaldo popular.  Pese a la nacionalización de la Standard Oil & Co., el gobierno de Toro no duró mucho y fue derrocado por el Coronel Germán Busch Becerra, quien se erigió en Presidente de la República.  Busch firmó el Tratado de Paz con Paraguay el 21 de julio de 1938, mediante el cual Bolivia perdió el Chaco, pero logró retener los campos petrolíferos.  Creó el Seguro Social y dictó otras medidas de tipo social.  Poco después, el gobierno de Busch tomó la vía dictatorial y creó una nueva Constitución de tipo netamente socialista. 

Gobierno de Carlos Quintanilla Quiroga (1939-1940)

Carlos Quintanilla Quiroga

Presidente Carlos Quintanilla Quiroga

Las medidas políticas y económicas del presidente Busch causaron muchos malestares en la población y finalmente murió de manera trágica, aparentemente fue un suicidio y así se declaró oficialmente, pero nunca fue totalmente esclarecido por las investigaciones y por tanto hubo muchos rumores de que fue asesinado.

En medio de esa complicada situación política, asumió la presidencia el General Carlos Quintanilla, cuya única medida relevante fue eliminar la obligatoriedad de los comerciantes y empresarios a depositar sus divisas en el Banco Central, medida que en realidad había sido dictada antes por el presidente Busch con el objeto de incrementar las reservas internacionales. 

Cumpliendo la promesa hecha al asumir el cargo, a los pocos meses, Quintanilla tenía que convocar a elecciones.  Los partidos tradicionales decidieron formar una alianza y eligieron como su candidato al general Enrique Peñaranda quien se hizo conocido por su actuación en la guerra del Chaco.

Para asegurar la victoria de Peñaranda, el gobierno de Quintanilla mandó al exilió a varios líderes de la oposición, pero pese a todo, Peñaranda ganó las elecciones.  En 1940 Quintanilla dejó la presidencia y se traslado a Roma, en donde sirvió como embajador de Bolivia en el Vaticano.

Gobierno de Enrique Peñaranda Castillo (1940-1943)

Enrique Peñaranda Castillo

Presidente Enrique Peñaranda Castillo

Peñaranda asumió la presidencia el 15 de abril de 1940.  La tendencia reformista no podía ser detenida y comenzaron a formarse grupos políticos o revitalizarse los existentes: el Partido Obrero Revolucionario de tendencia Trotskista, formado en 1934; la Falange Socialista Boliviana fundada en 1937 al estilo Franquista; y el Partido de Izquierda Revolucionaria fundado en 1940, abrieron el camino en 1941 al Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), que fue el primer partido político boliviano que tuvo amplia aceptación en todos los estratos sociales

El MNR fue fundado por intelectuales disidentes de las clases media y alta y albergó a políticos de varias tendencias, descontentos por la forma como se había desarrollado la política boliviana.   Entre sus miembros se encontraban personalidades reconocidas como Hernán Silez Suazo hijo del presidente Silez Reyes y Víctor Paz Estenssoro.  El partido fue acusado de tener antisemitas que causaron el encarcelamiento de varios militantes y después arremetió Estados Unidos que insistió que el MNR tenía influencias del Partido Nacionalsocialista alemán.

En el Congreso, el MNR denunció la cooperación de Peñaranda con Estados Unidos y se opuso a la compensación a la Standard Oil & Co.por su nacionalización.  El MNR denunció también la represión policial de los mineros de las minas de Patiño en Catavi en 1942.  Los militares simpatizantes con el MNR, revitalizaron la logia Razón de Patria (Radepa), formada en 1934 por prisioneros de guerra en Paraguay en 1934.  El MNR y Radepa tuvieron mucho apoyo popular, en especial por la defensa de los recursos naturales, para impedir que cayeran bajo el control extranjero.

A fines del año 41 con el ataque a Pearl Harbor, Estados Unidos obligó a Bolivia a tomar partido del lado de los Aliados.  En 1942 Peñaranda rompió relaciones con Alemania y Japón.  En compensación, Estados Unidos le otorgó una serie de concesiones económicas y Peñaranda creó el la Corporación Boliviana de Fomento.   Sin embargo la situación económica del país estaba lejos de resolverse, pues los mineros ejercían fuertes presiones debido a que durante los gobiernos anteriores habían sido obligados a tributar al Estado las ganancias de los excedentes de sus exportaciones, situación que causó una serie de revueltas.  El MNR y Radepa al lado de los mineros, comenzaron a confabular para derrocar a Peñaranda.

Gobierno de Gualberto Villarroel López (1943-1946)

Gualberto Villarroel López

Presidente Gualberto Villarroel López

En 1943, se produjo un nuevo golpe de Estado liderado por militares nacionalistas que molestos por la declaración de guerra al Eje y por la represión a los mineros, depusieron al presidente.  Asumió la primera magistratura el Mayor Gualberto Villarroel, quien fue ayudado por el gobierno argentino del General Pedro Pablo Ramírez, quien también tenía una orientación política claramente nacionalsocialista.

La toma de la presidencia de Bolivia, por un hombre claramente opuesto a la política estadounidense, disgustó mucho a Washington, pues ponía en riesgo la hegemonía estadounidense en Sudamérica.  Estados Unidos se negó a reconocer al gobierno de Villarroel, repitiendo las acusaciones de nexos entre el MNR y el Nacionalsocialismo alemán.  Los ministros renunciaron pero regresaron a sus cargos cuando después que fue formulada una nueva Constitución y nuevas elecciones legalizaron el gobierno de Villarroel el 5 de abril de 1944.

En 1945, la guerra en Europa llegaba a su fin y la popularidad del MNR también.   Para mejorar la situación de los campesinos, Villarroel convocó, por primera vez en la historia de Bolivia, un "Congreso Indígena" decisión que catapultó su popularidad.  Sin embargo, debido a muchos conflictos políticos y la incapacidad del gobierno para reformar las obligaciones laborales de los campesinos para con los dueños de las tierras, su popularidad nuevamente cayó bruscamente.  En 1946, una turba de estudiantes, profesores y trabajadores robaron armas y asaltaron el Palacio de Gobierno. Villarroel fue asesinado y su cuerpo colgado de un poste de alumbrado público.


Visión de Bolivia por Estados Unidos y los Aliados, tal como fue publicada en la revista de propaganda 'En Guardia', Vol. 2, Núm. 8 - 1943

BOLIVIA

Visita Presidencial

El Presidente de Bolivia señor Enrique Peñaranda del Cantillo, alistó formalmente a su patria como una de las Naciones Unidas, durante su visita a los Estados Unidos en el mes de mayo. Durante su permanencia en este país, el Presidente Peñaranda conferenció con funcionarios de los Estados Unidos y visitó varios centros de producción, en donde vio la gran cantidad de material de guerra que sale de las líneas de montaje.

Foto de Somoza
El Presidente Peñaranda subscribe la declaración de las Naciones Unidas, en presencia del Presidente Roosevelt, durante una comida oficial en la Casa Blanca.

A su llegada a Washington, el 5 de mayo, fue recibido por el Presidente Roosevelt como huésped ilustre de la Casa Blanca. Al dirigir la palabra al Congreso de los Estados Unidos, el Presidente Peñaranda hizo las siguientes declaraciones relacionadas con la guerra:

Caucho
El jefe boliviano y su Ilustrísima, Monseñor John O'hara salen de la Catedral de San Patricio después de oir misa.

"Nuestros más caros ideales se hallan amenazados, y sombríos temores entenebrecen la perspectiva del porvenir de la humanidad... Luchamos por defender estos ideales. Vuestros soldados los han adoptado como grito de combate, y están luchando valientemente hasta conseguir el triunfo o morir. Más aún, quizás, que la pujanza material es su convicción de la justicia de su causa, lo que los mantiene avanzando."

El Presidente Peñaranda fue acompañado de varios funcionarios del Gobierno boliviano. Desde Washington se dirigió a la ciudad de Detroit, donde presenció la construcción de tanques, camiones cañones y aeroplanos. Después se marchó a Búfalo para visitar otras fábricas de material de guerra. Después de un breve viaje a Ottawa, a fin de conferenciar con funcionarios canadienses, regresó a los Estados Unidos. En Nueva York, la Universidad de Columbia le confirió el grado de Doctor en Derecho.

Antes de salir de los Estados Unidos en dirección a México, el Presidente Peñaranda llevaba el propósito de visitar las inmensas fundiciones de Texas, que elaboran todas las importaciones del estaño boliviano en los Estados Unidos de América.

 

Palacio Nacional

El Presidente de Bolivia pronuncia un discurso ante la Cámara de Representantes.  A su izquierda está el Presidente de la Cámara, Samuel Rayburn.

Rancho

El Presidente Peñaranda, acompañado del General de División F. B. Wilby, Superintendente de la Academia Militar de los Estados Unidos, revista a los cadetes haciendo instrucción de tanques.

Madre con su hijo

Enrique Peñaranda, Presidente de Bolivia, inspecciona un gigantesco avión de bombardeo, de cuatro motores en la enorme fábrica de Willow Run, en las afueras de Detroit.  Lo acompaña el Director de la fábrica.

Caña de azúcar

El Presidente de Bolivia maneja los mandos de un avión de caza Airacobra, en la fábrica Bell, cerca de Búfalo.


Material digitalizado de:
EN GUARDIA, revista publicada mensualmente para LA OFICINA DEL COORDINADOR DE ASUNTOS INTERAMERICANOS, Commerce Building, Washington. D. C., por la Business Publishers International Corp. Redacción, 330 West 42nd St., Nueva York, N. Y., E.U.A. Impresa en 5601 Chestnut St., Filadelfia, Pa. Registrada como artículo de segunda clase en la Oficina de Correos de Filadelfia, Pa., E.U.A., el 8 de abril de 1941, conforme a la ley del Congreso de marzo 3 de 1879, Vol. 2, Núm. 8

Publicado: 23 julio/2004 - Actualizado: 12 junio/2013






Principal




Para tu Smartphone

Libro de Visitas

Blog de Exordio

Búsqueda sólo en el Blog



Página protegida por Copyscape en contra de copia y violación de contenido