Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Fuerzas MIlitares del Vaticano

El Estado Ciudad del Vaticano contaba con una fuerza militar, la misma que desde el siglo XVI fue conformada por voluntarios y mercenarios.  

Desde el siglo XV al siglo XIX, los mejores soldados de Europa fueron siempre los helvéticos. Debido a la pobreza en los cantones suizos, los hombres jóvenes suizos no tenían otra opción que ingresar en el ejército para poder sostener a sus familias.  Después de recibir la instrucción militar eran prestados como mercenarios a cualquier país o gobierno dispuesto a pagar por ellos.   Luego del servicio, regresaban con el dinero de la paga y el botín de guerra que podían acumular durante las campañas. Estaban muy bien entrenados y eran capaces de resistir el asedio de tropas aún si eran superados en número en proporciones de hasta 10 a 1. Por esa razón, los gobernantes, reyes, príncipes y poderosos de todo el mundo, pagaban para tener bajo sus órdenes a los mejores soldados de Europa siempre dispuestos a vender sus servicios en cualquier lugar y bajo cualquier circunstancia.

Guardia Suiza

Los Estados Pontificios fueron adquiriendo territorios conquistados por las armas o recibidos como contribución de los nobles italianos o pagados si fuera necesario.   Así crearon un reinado que ocupaba todo el centro de Italia, de costa a costa, incluyendo la ciudad de Roma. Por tanto, los papas tenían que defender sus fronteras y no dudaban en empuñar la espada para dirigir personalmente sus batallas, en el nombre de Dios, de la Fe y de intereses políticos.  Normalmente contaban con un ejército compuesto por voluntarios y mercenarios, los cuales recibían buena paga por luchar por ellos. También los gobiernos amigos, como Francia y Austria, le prestaban ayuda militar con batallones o hasta regimientos de soldados.

En la última batalla librada por el Papa Pío IX contra las fuerzas del Rey Vittorio Emmanuel II, su ejército contaba con 8.000 hombres, entre voluntarios, mercenarios y regulares prestados por soberanos amigos y otros Estados cuando Francia le quitó la protección.

La Guardia Nobile

La Guardia Nobile fue formada por el Papa Pío VII en 1801.  Era un regimiento de caballería pesada al mando de un Capitán, rango equivalente a General en el ejército italiano.  Los miembros de la Guardia no recibían pago por sus servicios, más bien debían pagar por su equipo.  Su misión era escoltar al Papa y a los Príncipes de la Iglesia en sus viajes dentro de los Estados Pontificios o fuera de la península.  Cuando Italia fue unificada y el Rey Víttorio Emmanuel II dictó la Ley de Cuarentena de la Santa Sede, la Guardia Nobile se convirtió en un regimiento de soldados de a pie.  Desde entonces, siguió prestando servicio  a la Santa Sede hasta 1970 cuando desapareció con la reforma de la Iglesia hecha por el Papa Paulo VI.

La Guardia Palatina d'Onore

Esta era una unidad militar de infantería formada por Pío IX en 1850.  Su misión era de vigilancia e incluso participó en la defensa de Roma contra las fuerzas del Piedemonte.  Cuando Italia se unificó la unidad quedó confinada en Roma en defensa de la Santa Sede.  No recibían paga por sus servicios excepto por la ayuda pecuniaria para el mantenimiento de sus uniformes.  Al igual que con la Guardia Nobile, la Guardia Palatina d'Onore fue abolida en 1970 por el Papa Paulo VI.

La Guardia Suiza

La principal fuerza con que contaban los papas era la Guardia Suiza (Schweizergarde), soldados mercenarios que constituían el cuerpo de guardia personal del Papa.  Desde 1505, por decisión del Papa Julius II, los papas utilizaron a los mercenarios suizos para defender los intereses de la Iglesia Católica.   En 1506, conformaron por primera vez la llamada "Guardia Suiza Papal", nombre que los mercenarios no utilizaban en otros países, salvo algunas cortes europeas por breves períodos.  Los primeros 150 mercenarios al mando de Kaspar von Silenen entraron en Roma el 22 de enero de 1506, fecha que corresponde a la fundación de la Guardia Suiza.

El primer enfrentamiento sangriento de la Guardia Suiza, conformada por 189 hombres, fue contra las fuerzas de Carlos V durante el saqueo de Roma.   Murieron 147 mercenarios, pero permitiendo que el Papa Clemente VII escapara.   En la actualidad el cuerpo está conformado por 100 soldados de los cuales 4 son oficiales, 23 suboficiales, 70 alabarderos, dos tamborileros y un capellán.  Aparte de recibir entrenamiento en armas modernas, también son entrenados en el uso de la espada y la alabarda.

Todos son varones de nacionalidad suiza, con entrenamiento básico en el ejército suizo.  Al momento del reclutamiento deben tener entre 19 y 30 años y mínimo 1,74 m de estatura.  El servicio dura entre 2 y 25 años.  Después del intento de asesinar del Papa Juan pablo II, los roles de la Guardia Suiza hacen más énfasis en la custodia del Papa, que en las funciones ceremoniales como fue hasta hace unos años.  El armamento personal son las pistolas SIG P75 y subametralladoras alemanas Heckler & Koch.


LIBRO

The Pope's Army : 500 Years of the Papal Swiss Guard


Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 4 mayo/2006