Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Malaria

La malaria es una enfermedad seria, muchas veces fatal causada por un parásito.   Hay cuatro clases de malaria que pueden infectar a los humanos Plasmodium Falciparun, P. Vivax, P. ovale y P. malarie.

Mosquito

Esta enfermedad se encontraba presente en la mayoría de los frentes, en especial en Rusia, África y en el Pacífico.

La enfermedad se contrae por la picadura del zancudo o mosquito que previamente picó a una persona enferma.  Al hacerlo el zancudo ingiere la sangre contaminada y el parásito crece dentro de él durante una semana o más.   Si después de una semana el zancudo pica a otra persona los parásitos pasan de la boca del zancudo a la sangre de la persona picada.  El parásito se aloja en el hígado y crece.  En esos momentos, cuando el parásito se encuentra en el hígado, la persona no se siente enferma.  Después de 8 días o puede ser hasta un año, el parásito abandona el hígado y entra en los glóbulos rojos donde se multiplica.   Los glóbulos rojos explotan liberando a los parásitos que inmediatamente entran en otros glóbulos rojos, repitiendo el ciclo.  Los parásitos liberan toxinas que hacen que las personas se sientan enfermas.

Los síntomas son similares al resfrío con fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, dolores musculares, cansancio, náuseas y vómitos.   También puede ocurrir diarrea.  La malaria puede causar anemia e ictericia.

La Malaria causada por el P. falciparum si no es tratada a tiempo puede ocasionar ataques, confusión mental, coma y muerte.  Las infecciones causadas por los parásitos P. vivax y P. ovale pueden manifestarse hasta 4 años después del contagio.  Por esa razón muchos ex combatientes sufrieron la enfermedad años después de regresar del frente.

El tratamiento común de la malaria durante la guerra consistía en dosis de clorhidrato de quinina.


Publicado: 11 octubre/2001