Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Los V-Discs

Los V-Disc se utilizaron para mantener alta la moral de las tropas estadounidenses en los diferentes frentes.  Lo novedoso de este disco de 12 pulgadas de diámetro y 78 r.p.m. era que estaba fabricado de vinyl y por tanto era flexible e irrompible.

v-disc

El nacimiento del V-Disc tuvo su origen en el mes de Julio de 1943 cuando, en Estados Unidos, la Federación Estadounidense de Músicos entró en huelga para exigir que las empresas grabadoras les pagaran derechos para de esa forma compensar a los músicos que perdieron oportunidades de trabajo debido a la competencia de la música grabada.

La huelga duró más de un año reduciéndose substancialmente la producción de grabaciones y causó que disminuyera el suministro de discos a las tropas en Europa y Asia.  Robert Vincent, un ingeniero de sonido que para entonces era teniente asignado a la sección de radio de la División de Servicios Especiales del Ejército, solicitó al Departamento de Guerra autorización para grabar música especialmente para las tropas.  En Julio de 1943, recibió la aprobación de Washington y fue transferido a la sección de música de los Servicios Especiales del Ejército, donde desarrolló el V-Disc.

Robert Vincent

Robert Vincent

Teniente Robert Vincent

Durante la Segunda Guerra Mundial Vincent prestó servicios en el Ejército de Estados Unidos ayudando en la creación de la estación de radiodifusión "Armed Forces Radio".  Durante la huelga de músicos que afectó la fabricación de discos durante un año, a Vincent se le ocurrió la idea de que se podría intentar obtener autorización de los músicos para llevar discos a las tropas que prestaban servicio en el frente.  Los músicos no obtendrían mucho beneficio de ello, pero sería una forma para que contribuyeran con el esfuerzo de guerra. 

Vincent discutió el proyecto con su superior el Mayor Bronson quien le manifestó que no tenía presupuesto para un proyecto como ese.  Se dirigió al oficial Fiscal del Ejército el Mayor Howard Haycraft quien le asignó un millón de dólares con la autorización de la Secretaría de Guerra para el proyecto de fabricación de discos de 78 rpm, flexibles irrompibles. 

Uno de los problemas de los discos de 78 rpm de la época era el material utilizado, llamado Shellac que era sumamente quebradizo y por tanto, 8 de cada 10 discos enviados a Europa o Asia llegaban partidos en mil pedazos. 

Por otro lado, cuando Japón invadió la Indochina Francesa, Estados Unidos perdió a uno de sus principales proveedores de Shellac.  El Shellac puede ser reciclado así que mucha gente donaba sus discos viejos para fabricar nuevos discos para los soldados, pero eso no resolvía el problema, pues además el ruido inherente del disco con material reciclado era mayor que con material nuevo.  Así nació el V-Disc, nombre acuñado por la secretaria de Vincent, que se enviaba por correo a los soldados en el frente como si fuera una carta.  El logotipo lo encargó a un artista de la revista Yank que cobró 5 dólares por el arte final en rojo, azul y blanco. 

Se establecen las reglas

Vincent estableció un taller en Nueva York y obtuvo la autorización de las empresas grabadoras y sindicatos, incluyendo la Federación de Músicos, en el entendido que las grabaciones no serían puestas a la venta al público sino que servirían únicamente para uso de las Fuerzas Armadas.  Los sindicatos exigieron además que posteriormente las grabaciones no fueran declaradas excedentes de guerra —como se hacía con los equipos militares que eran dados de baja y rematados públicamente— sino que serían destruidas cuando ya no fueran de utilidad para las Fuerzas Armadas.

Nació el V-Disc

Así nació el V-Disc, cuya primera emisión de 1780 cajas con 30 discos cada una, fue despachada el 01 de Octubre de 1943, desde la planta de la RCA Victor en Candem, New Jersey, hacia el frente de guerra.   Adicionalmente, las tropas estadounidenses que eran embarcadas con destino a los teatros de guerra europeo y asiático recibían un equipo que consistía en fonógrafos, discos comerciales de 10 pulgadas, 78 rpm y V-Discs.  Se utilizaron las fuentes más diversas para hacer los V-Discs incluyendo grabaciones no comercializadas, soundtracks de películas, emisiones radiales del Servicio de Radio de las Fuerzas Armadas, etc.

6 minutos de música por lado

Los V-Discs, fabricados de material flexible, tenían 12 pulgadas de diámetro contra 10 pulgadas de los discos comerciales de 78 r.p.m, pero a diferencia de estos últimos eran irrompibles.  Generalmente se grababan con 136 surcos por pulgada para poder incluir más de 6 minutos de grabación por lado a 78rpm.  Luego salieron los V-Disc de 45 rpm que tenían mejor calidad de sonido y más tiempo de grabación.

Muchos artistas se ofrecían a grabar para el V-Disc y así mantenerse vigentes con una audiencia garantizada de soldados y marinos en todo el mundo.  Inicialmente se usaban las grabaciones existentes, pero posteriormente se unió al proyecto el sargento Tony Janack, ingeniero de sonido de Columbia Records, que se encargó de los 200 kgs en equipos para la grabación de sonido en exteriores, grabando las presentaciones de artistas en vivo.

Cada mes salían de la planta de RCA en Candem, cargamentos de V-Discs con 30 nuevas grabaciones los cuales se enviaban a Europa y Asia incluyendo miles de cajas de agujas de acero (en ese tiempo no existían las agujas de zafiro o diamante) para los fonógrafos, hojas impresas con las canciones y un cuestionario para que los soldados rellenaran con respuestas sobre lo que les gustaba y disgustaba del servicio y qué les gustaría escuchar en las próximas entregas.

En 1945 se habían enviado a ultramar 4 millones de V-Discs, 125.000 fonógrafos a cuerda y miles de millones de agujas de acero.  Los V-Discs se usaron en las emisiones oficiales de las estaciones de radio que emitían propaganda estadounidense a Latinoamérica y Europa.

Terminó la guerra y terminó el V-Disc

Al finalizar la guerra, Vincent recomendó la eliminación del programa de fabricación, sin embargo continuó hasta 1949, habida cuenta que las fuerzas armadas se mantuvieron desplegadas en varias partes del mundo hasta entrados los años 50.  El último embarque contenía diez discos de Sarah Vaughan, Tex Ritter, Buddy Rich, Duke Ellington, Frank Sinatra y Leopold Stokowski.  Al finalizar la producción, se habían fabricado más de 8 millones de discos, la mitad de ellos en poco más de un año, los que fueron distribuidos en todo el mundo donde hubiera tropas de Estados Unidos en servicio.

Haciendo honor al compromiso, los originales, y los equipos de grabación, más los de fabricación, fueron destruidos, tanto en las fábricas, como los que quedaban en almacenes de las Fuerzas Armadas en todo el mundo.  En muchos casos, el FBI y las autoridades de aduana confiscaban los discos que los soldados regresaban a casa.  Hubo algún empleado de empresas de grabación a quien le encontraron 2500 V-Discs en su casa y pagó pena de cárcel por ello.

V-Disc en CD

En la actualidad, existen colecciones de V-Discs y de sus matrices, después que a fines de los 90 los sindicatos y empresas de grabación acordaron levantar el veto y autorizaron su comercialización de los V-Discs que se salvaron de la destrucción.  Las empresas disqueras han hecho reproducciones en Discos Compactos digitalizando la música de los V-Disc, por ejemplo, hay 70 grabaciones de Bing Crosby que se encuentran reeditadas en CD

CD

Frank Sinatra en V-Disc.  CD reeditado.

Frank Sinatra
Ver detalles en Amazon US/International

Complete Deccas, Victors, & V Discs Alternate Takes (1945-1946)

Bunk Johnson
Ver detalles en Amazon US/International

Rare V-Discs series, Vol. 3: The Girls

The Girls
Ver detalles en Amazon US/International


LIBRO

Sears, Richard S. V-Discs: A History and Discography, Greenwood Press, 1980. - V-Discs : First Supplement (Discographies).


V-Discs

Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 14 enero/2001 - Actualizado 24 junio/2013