Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

La Radio

El empleo de las emisiones radiales, en aquella época, constituyó el refinamiento extremo de la propaganda.  La Radiodifisión fue explotada muy sagazmente por el Ministro de Propaganda alemán, Joseph Goebbels, quien intuyendo el poder de penetración de ese, para entonces moderno medio de comunicación.

Pero Goebbels fue a la raíz del asunto dándole un tremendo impulso, por un lado a la investigación para el desarrollo de mejores y más potentes transmisores de radio, y por otro al diseño de receptores muy eficientes y de muy bajo costo, para ponerlos al alcance de toda la población, especialmente la rural y la de muy bajos recursos económicos.

Si bien es cierto, que esta técnica, que fue utilizada por el "maestro de la propaganda" desde antes de la guerra con fines netamente políticos, especialmente dirigidos hacia la población alemana primero y luego hacia los países vecinos, resultó ser un arma muy importante durante el conflicto también en manos de los Aliados quienes no dejaron de aprovechar la experiencia alemana dirigida hacia sus propios países. 

Radio receptor "Deutschen Kleinempfänger DKE ", 1939.

Goebbels diseñó todo un plan de divulgación de información en múltiples horarios y en varios idiomas dirigidos a todo el mundo.

Pero, fue a partir de 1939, que con mejor motivo, la radio fue extensamente empleada para desmoralizar a las tropas en todos los frentes, en especial en el Pacífico donde las enormes distancias podían ser fácilmente salvadas mediante la radiodifusión de ondas cortas, aunque siempre sujetas a los caprichos de la propagación ionosférica, pero que favorecía a los japoneses por la cercanía.

Ejemplos claros de ello, son las emisiones de la Rosa de Tokio, en el Pacífico; Axis Sally y Lord Chow-Chow en Europa, entre otros.