Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Cine como arma psicológica

Quienes mejor desarrollaron el cine como herramienta psicológica, desde antes de la guerra, fueron los alemanes.   El Ministerio de Propaganda, dirigido habilmente por Goebbels, invirtió grandes cantidades de dinero en la producción de películas cuyos argumentos y diálogos eran cuidadosamente escudriñados para lograr los efectos deseados en la población. 

Los británicos hicieron un par de intentos al final de la guerra, que merecen ser mencionados pese a que fueron un total fracaso.  Incluso cuesta creer que escogieran unos argumentos tan absurdos para hacer películas tales como "Aventura Malgache" y "Bon Voyage" que tenían como intención "elevar" la moral de la Resistance francesa. 

Es posible que el director de las películas, el ya para entonces conocido Alfred Hitchcock, no se diera cuenta de lo absurdo del tema, debido a su falta de experiencia política y al desconocimiento de la situación real, tras las bambalinas, entre Francia y los Aliados, o tal vez fue una premeditación malévola o hasta totalmente incomprensible de Winston Churchill.  Sea como haya sido, cosa que no se sabrá nunca, ahí están las evidencias de un intento que en vez de elevar la moral lo que hizo fue empeorar las relaciones entre británicos y franceses.

En Estados Unidos, el cine fue una efectiva herramienta para mantener en alto la moral de la población.  En especial hay que mencionar las películas de Walt Disney y Charles Chaplin, más docenas de otros films, más o menos interesantes y más o menos aceptables desde el punto de vista artístico.

Algunos ejemplos:

Alemania

Teatro en el Frente (Fronthearter)


Estados Unidos

Cinco tumbas al Cairo (Five Graves to Cairo)

Corresponsal Extranjero

El Gran Dictador


Gran Bretaña

Aventura Malgache y Bon Voyage


Publicado: 26 mayo/2006 - Actualizado 24 junio/2013