Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

División Brandenburg (2)

Frente del Este

Los Brandenburgers operaron en todo el Frente del Este.  Su principal táctica fue utilizar vehículos rusos y pegarse a las fuerzas rusas en retirada.   Entre las operaciones más destacadas, se recuerdan, cuando una unidad capturó el puente sobre el Dvina en Dunaburg (Latvia) facilitando el avance del Grupo de Ejércitos Norte sobre Leningrado.  La unidad "Kuestenjaegerabteilung" (batallón de asalto costero) operó a lo largo de la costa del Mar Negro y del Mar de Azov.  En Ucrania operó el "Ukrainian Gruppe Nachtigall" con destacadas acciones que permitieron el rápido avance del Grupo de Ejércitos Centro.

El Batallón «Nachtigall», fue la primera unidad legionaria de la Wehrmacht.   Estaba formado por ucranianos occidentales liberados de las prisiones polacas a los que se sumaron otros ucranianos anticomunistas, que odiaban a los soviéticos.   El jefe político de la unidad, una especie de "comisario", fue el Capitán Profesor Oberlánder, que más tarde seria Ministro de Refugiados en la República Federal de Alemania.

Herzner

Tte de Reserva Dr. Hans-Albrecht Herzner

Al mando del Batallón «Nachtigall» estaba el Teniente Herzner, el mismo que cinco días antes de que comenzara la guerra había mandado la operación Jablunka en Polonia.  Cuando el 30 de julio de 1941 los ucranianos le presionaron para que atacara Lemberg (Lwow), Herzner se zafó del asunto aduciendo que tal operación no podía llevarse a cabo sin el consentimiento de Oberlánder.  Los ucranianos querían entrar al pueblo para vengarse de los rusos por las ejecuciones masivas de anticomunistas y ucranianos, ocurrido en las cárceles de la NKWD en Lemberg, al enterarse que los alemanes estaban cerca.

Rusia

Brandenburgers en Rusia

Herzner temía que sus soldados ucranianos atacaran sin obedecerle y pidió instrucciones al mando que lo autorizó a proceder con tal de que mantuviera alejado al personal alemán de su unidad.  Una hora después los primeros atacantes saltaban sobre las trincheras rusas con bayoneta calada.  No hubo prisioneros.  Los soldados del Ejército Rojo huyeron con sus comisarios.   Inmediatamente después, los ucranianos asaltaron las prisiones de la NKWD y, en los patios, como les habían dicho, se encontraron con cientos de cadáveres.  Los ucranianos recorrieron las instalaciones de la cárcel, las calles inmediatas y al fin toda la ciudad, disparando y matando a todos los soldados soviéticos que encontraron a su paso.  Ninguno quedó vivo.

Un regimiento de la Brandenburger que hasta entonces había permanecido a la expectativa fue ocupando los puntos clave de Lwow: oficinas de correos, estación de ferrocarril, fábricas, puentes.  No tardó en aparecer el líder nacionalista ucraniano Stepan Bandera, que convocó en el Ayuntamiento a todos los jefes de las organizaciones anticomunistas, entre los que se encontraban algunos oficiales del Batallón «Nachtigall».  Poco después se leyó por Radio Ucrania una proclama en la que se decía que había llegado el momento de crear el Estado Libre de Ucrania.  Todavía hoy los expertos en temas del Este coinciden en afirmar que uno de los grandes errores-cometidos por Hitler durante la guerra fue precisamente no permitir la fundación de ese Estado que habría sido un valioso aliado del Eje.

Rusia

Con uniformes rusos tras la líneas enemigas

Oriente Medio

En Oriente Medio, la Abwehr previó la utilización de fuerzas indias para una eventual campaña que partiendo del Cáucaso avanzara en dirección a Asia a través de Irán y planificó que podrían lanzarse en paracaídas efectivos indios que prepararan el terreno para la invasión.  Algunos efectivos fueron reclutados para formar parte del 800.Bau Lehrdivision zur besonderen Verwendung Brandenburg, una fuerza especial de la División Brandenburgo.  En enero de 1942, se realizó la Operación Bajadere con el lanzamiento en paracaídas de 100 efectivos indios sobre Persia para infiltrarse a India a través de Beluchistán y realizar sabotajes en preparación de la revuelta popular.  El Oberleutnant Witzel reportó en la sede de la Abwehr en Kabul, Afganistán, que las operaciones habían sido exitosas.

Formación de la División Brandenburgo

A finales de 1942 en el Frente del Este, las compañías del Regimiento Brandenburgo fueron utilizados como fuerzas móviles de infantería para sofocar emergencias en el frente en retirada.  A comienzos de 1943, todos los comandos fueron retirados del frente para ser reorganizados como la División Brandenburgo, al mando del Alexander von Pfulstin, conformada por cuatro regimientos.   Un regimiento regresó al Frente del Este, y los otros tres, excepto un batallón que operó en África, fueron enviados a los Balcanes.  La misión en los Balcanes fue principalmente para operaciones anti-guerrilleras contra los partisanos.  Cuando Italia capituló y se pasó a los Aliados, numerosas unidades de Comandos Brandenburgo, en especial la de los Tiroleses del Sur, que contaban con numerosos efectivos que hablaban italiano fueron usados para desarmar a las unidades italianas en Grecia, los Balcanes e Italia.

Africa

Tomando un descanso

África

En África, la Abwehr utilizó a los Brandenburgers luego de fracasar en varias operaciones encubiertas con su personal regular de espías.   En particular destacan la Operación Salam y la Operación Cóndor que pretendió sembrar una red de espionaje y comunicaciones en El Cairo, pero que no cumplieron su cometido por los acontecimientos que llevaron a la derrota del Afrikakorps.  Otras operaciones que resultaron exitosas en África, fueron las realizadas tras las líneas británicas y francesas con objetivos entre Oran y Argel y en la zona de Tebessa, Gafsa y Tozeur, por ellas el Capitán Fritz von Koenen fue condecorado con la Cruz de Caballero.

El Dodecaneso

A mediados de 1943, cuando el Rey de Italia destituyó a Mussolini y cambió de bando, los soldados italianos que ocupaban las islas Dodecaneso estaban cansados de la guerra y no ofrecieron gran resistencia a los ingleses.  Después que las fuerzas británicas tomaron varias islas de la cadena del Dodecaneso fuera de las costas de Turquía entre agosto y setiembre de 1943, cayó también la isla de Cos.  Esta acción disgustó a los alemanes, porque ahí se encontraba un campo de aviación muy bien montado.   Por tanto, Cos debía ser recuperado.

Una fuerza de Infantería regular, Luftwaffe Fallschirmjaegers y Brandenburgers incluyendo al Batallón de Asalto Costero y la Fallschirm-Kompanie (paracaidistas) fueron enviados a recapturar las islas mediante golpes de mano.  Tuvieron éxito impidiendo que los británicos ocuparan las islas griegas, incluyendo Creta y Rodas.

En Cos, un comando «Brandenburg» al mando del Teniente Langbein desembarcó al sudoeste de la isla.  Dominaron los primeros bunkers de la playa, mientras la guarnición emprendía la huida.  Se trataba de soldados italianos de Badoglio que se habían unido a las tropas inglesas para librarse de los campos de concentración, pero que no tenían la menor intención de dárselas de héroes.  Por la tarde los Brandenburgers ocuparon un pueblo y descubrieron en las cercanías unas cuevas.  Los comandos entraron para investigar buscando ingleses e italianos hasta que se percataron de lo que se trataba: una bodega de vino.  No podían dejar pasar la oportunidad y comenzaron a beber.

Entretanto, ingleses e italianos habían conseguido reponerse y se preparaban para atacar a los alemanes que ocupaban el pueblo.  Langbein, se dio cuenta al instante del peligro que corría el comando.  Le ordenó al médico del pueblo que inyectara Pervitin a sus embriagados soldados.  Y cuando se terminaron las dosis inyectables tomó las pastillas que había, las molió y se los dio a los restantes mezclado con el vino.

La reacción no se hizo esperar.  El alcohol y el Pervitin son una mezcla poco recomendable porque no sólo despiertan a cualquiera, sino que enfurecen al que la toma.  Según testigos de la escena, los soldados se quitaron las guerreras, se arremangaron las camisas y se lanzaron como locos al asalto de las posiciones inglesas.  Aseguran los testigos que los británicos se olvidaron del Rey y del Primer Ministro y echaron a correr, siendo alcanzados por los Brandenburger que les ocasionaron numerosas bajas.  Por la noche, tras la llegada de los paracaidistas alemanes que ocuparon inmediatamente el aeródromo, fueron hechos prisioneros todos los ingleses e italianos.  La isla de Cos volvió a manos alemanas.

Por la acción del alcohol y del Pervitin, la piel de los Brandenburgers tomo una coloración verdosa, de ahí surgió el apodo de "diablos verdes".  Al comienzo el alto mando pensó en tomar medidas disciplinarias drásticas, pero finalmente el asunto fue olvidado, no así el sobrenombre.

Mayor General Alexander von Pfuhlstein,último Comandante de la División Brandenburg

Disolución de la División Brandenburgo

Cuando el Almirante Canaris, hacia 1943, comenzó a tener problemas con Himmler y en especial las SD de Walter Schellenberg, la estrella de la Abwehr declinó y con ella la de los Brandenburgers.  Después del atentado contra Hitler, el 20 de julio, fueron transferidos a servir bajos las órdenes de las SD.  Pero en setiembre de 1944, en el OKW decidieron que las unidades de operaciones especiales ya no se necesitaban más, de hecho las fuerzas alemanas estaban en plena retirada en todos los frentes, excepto los bolsones de resistencia que luchaban en muchas partes de Europa y Asia.  La División Brandenburg fue convertida en una división de infantería motorizada, excepto por 1800 Brandenburgers, incluyendo el propio Barón Adrián von Fölkersam, que pidieron su traslado a las fuerzas SS del Coronel Skorzeny.   Si bien el espíritu de cuerpo fue desapareciendo al igual que sucedió con los paracaidistas de la Luftwaffe, que terminaron también como fuerzas defensivas de infantería, los Brandenburgers siguieron sintiéndose tales, hasta finalizada la guerra, como lo demuestra la cantidad de testimonios que existen.  Entre los más conservadores altos oficiales alemanes, los métodos de los Brandenburger fue el aspecto ético negativo para su aceptación entre la vieja escuela de los oficiales de las Wehrmacht, que resentían las operaciones no convencionales.

En 1944, la División Brandenburgo fue convertida en División Panzergrenadier y asignada al Cuerpo Grossdeutschland.  La división finalizó la guerra combatiendo en retirada a los rusos y siendo capturados en abril de 1945.

Destino final

Los Brandenburger eran ante todo combatientes.  Cuando el Afrikakorps tuvo que rendirse ante la superioridad británica y estadounidense, los hombres de la Brandenburg no se resignaron a ser recluidos en campos de prisioneros.   Valiéndose de cuanta embarcación pesquera encontraron y de botes neumáticos, consiguieron cruzar el Mediterráneo y desembarcar en Sicilia.  Querían seguir luchando y lo hicieron incluso hasta más allá del final de la guerra.  Para comandos especiales como ellos no había ya oportunidad ni había misión que encomendarles.  La mayor parte de los Brandenburger hicieron lo único razonable en aquellas circunstancias, y para lo cual poseían entrenamiento y experiencia suficiente: desaparecieron sin dejar huella.

Otros que no podían abandonar tan fácilmente su vida de aventura fueron a servir a otros países.  Los servicios de información de las potencias vencedoras estaban dispuestos a emplear a los Brandenburger que estuvieran dispuestos a adoctrinarse.  Estadounidenses y rusos emplearon sin duda a algunos de ellos.  Los nuevos Estados africanos se sirvieron para los sucesivos golpes de Estado de muchos profesionales de la División Brandenburgo.   El jefe de los servicios de seguridad del presidente de Indonesia, Sukarno, era un Brandenburger.  Mao Tse-tung y el separatista congoleño Tshombé fueron asesorados por Brandenburgers y muchos otros terminaron en Egipto luchando contra los judíos.

Condecoraciones

Dieciocho Brandenburgers recibieron la Cruz de Caballero.  Tres fueron condecorados con las Hojas de Roble.  Entre los condecorados estuvieron el barón Adrián von Foelkersam, el Capitán Siegfried Grabert (Cruz de caballero por capturar el puente de Vardar en 1941 y Hojas de Roble por la captura de seis puentes sobre el río Don cerca a Bataisk en 25 de julio de 1942); el Capitán Fritz von Koenen (cuya unidad aterrizó en planeadores y destruyó el puente ferroviario cerca al Wadi el-Kbir in África en diciembre de 1942); y el Primer Teniente Hans-Wolfram Knaak, muerto en las operaciones en Dunaburg en 1941.

Durante toda su existencia como unidades independientes, el Comando estuvo en Berlín, bajo la jurisdicción de la Abwehr y el Cuartel General Generalfeldzeugmeister-Kaserne, estuvo en Brandenburg/Havel.  Más tarde hubo cuarteles en toda Alemania y Austria, incluyendo Rathenow/Havel (aerotransportado), Admont/Steiermark en Austria (grupo de montaña) y en Swinemünde en el Mar Báltico (asalto costero), posteriormente en Langenargen (Lago Constance).  Varias subunidades fueron acuarteladas repetidamente en Baden-Unterwaltersdorf (cerca a Viena), Freiburg im Breisgau (Selva Negra), Allenstein (Prusia Oriental), Ploesti (Rumania) y Gatron (Libia)

Varias historias de los Brandenburgers fueron publicadas en Alemania después de la guerra, como "Getarnt, getauescht und doch getreü die geheimnisvollen Brandenburger" por Herbert Kriegsheim (un oficial Kuestenjaeger), y "Die Brandenburger" por Helmuth Spaeter (que fue condecorado con la Cruz de Caballero cuando ya formaba parte de la División Grossdeutschland.   Este veterano también escribió "Geschichte des Grossdeutschland Panzerkorps" y Panzerkorps Grossdeutschland".


Publicado: 22 febrero/2005

Comentarios

comments powered by Disqus