Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Crucero Auxiliar HSK Atlantis (31-3-1941)

HSK Atlantis (HSK 2, Schiff 16)

El buque corsario HSK Atlantis, originalmente HSK Goldenfels de 7.862 toneladas de registro bruto y 146,4 metros de eslora, nave hermana del HSK Pinguin, fue lanzado al agua en diciembre de 1937, en los astilleros de la Bremer Vulkan, Bremen-Vegesack.  La empresa propietaria era la Naviera Hansa hasta que fue transferido a la Kriegsmarine el 19 de diciembre de 1939.

HKS Atlantis

HSK Atlantis

Fue llevado a dique seco para ser convertido en nave corsaria por la empresa Deschimag.  Para el efecto fue equipado con 6 cañones de 15,5cm, un cañón de 75mm en la proa, 2 cañones gemelos de 37mm y 4 antiaéreos de 20mm.  También le instalaron 4 tubos lanza torpedos y fue provisto de una catapulta con 2 aviones Heinkel He 114B.  La nave estaba equipada con dos motores diesel de 6 cilindros y una potencia de de 7.600 HP que le permitían navegar 60 mil millas, a 17,5 nudos.  La tripulación luego de la remodelación fue de 347 hombres entre oficiales y marineros.  Al finalizar los trabajos de remodelación, fue rebautizado Atlantis, Hilfskreuzer 2 ó Schiff 16.  Al mando de la nave fue puesto el Kapitän sur Zea Bernhard Rogge y como primer oficial el teniente Ulrich Möhr.

Berhnard Rogge

Kapitän sur Zea Bernhard Rogge

La primera salida del Atlantis fue retrasada varias veces debido a mal tiempo en el Mar del Norte y formaciones de hielo en los alrededores de Kiel.  Disfrazado de mercante noruego finalmente zarpó el 31 de marzo de 1941 y en alta mar cambió su disfraz por el de un crucero auxiliar ruso de nombre Kim, enarbolando la bandera de la hoz y el martillo.

1. MV Scientist

A fines de abril de 1940, cambió su pintura y asumió la identidad de un mercante japonés, el Kasii Maru.  Una vez en el Atlántico, el 2 de mayo se encontró con el buque de línea SS City of Exeter, pero lo dejó pasar sin hacerle ningún daño.  El 3 de mayo se tropezó con su primera víctima, el vapor británico MV Scientist de 6.199 toneladas, que hundió rápidamente aunque el mercante logró transmitir la señal de alarma QQQ antes de arder en llamas por los disparos del Atlantis.  Una semana después, el 10 de mayo, sembró las 92 minas que llevaba, a 26 millas de Cabo Agulhas en la costa sudafricana, al este de Ciudad del Cabo, que era la ruta obligada del tráfico marítimo.

2. MV Tirrana

MV Tirrana

El 10 de junio de 1940 el Atlantis interceptó al MV Tirrana, motonave noruega de 7.230 tn. que viajaba de Melbourne a Suez.  La carga del Tirrana comprendía minerales, vehículos militares y harina mas un grupo de pasajeros.  La nave no fue hundida, sino que fue capturada.  Fueron embarcados algunos prisioneros y enviada a Burdeos con una tripulación reducida y en la misma nave continuaron viaje los pasajeros civiles.  Sin embargo cuando el mercante capturado ya se encontraba frente al estuario de Gironde fue hundido por el HMS Tuna un submarino británico de la Clase T.  Murieron 60 prisioneros, más los pasajeros hombres, mujeres y niños.

3. SS Ciudad de Bagdad

Mientras tanto, el Atlantis puso rumbo al Océano Índico.  El día 11 de julio se cruzó con el vapor SS Ciudad de Bagdad de 7.506 tn.  Esta captura fue muy productiva porque la partida de abordaje encontró una copia del British Allied Merchant Shipping (BAMS), código de las comunicaciones radiales del tráfico marítimo británico y un juego de instrucciones de navegación del Almirantazgo Británico para la marina mercante aliada con todos los indicativos de las naves.  El operador de radio del Atlantis, teniente Adolf Wenzel y su ayudante Heinrich Wasemann, este último con experiencia en el manejo de códigos militares, comenzaron a descifrar el código BAMS.

En esa época la marina de guerra y la marina mercante británicas utilizaban los métodos empleados en la Primera Guerra Mundial, esto es libros con tablas impresas con todos los códigos.  Para entonces, la Royal Navy no tenía máquinas de enciframiento.  En consecuencia, el capitán Rogge podía descifrar los mensajes de la marina mercante británica, identificar las naves por los indicativos y así preparar sus movimientos con anticipación.  Con gran satisfacción, Rogge les comunicaba a sus prisioneros el nombre del barco que interceptaría al día siguiente.

4. SS Kemmendine

Así fueron hundidos el vapor británico Kemmendine de 7.770 tn (13-07-1940), barco de carga y pasajeros que fue detenido a cañonazos por intentar escapar e inmediatamente se incendió debido a la carga de miles de litros de whiskey que llevaba en sus bodegas.  La partida de abordaje no encontró nada valioso en el buque y más bien, aparte del licor, dos animales disecados y Rogge ordenó hundirlo con un torpedo.  Los pasajeros fueron subidos a bordo del Atlantis.

5. MV Talleyrand

Al interceptar al SS Talleyrand, una motonave noruega de 6.730 tn, gemela del Tirrana, el 02-08-1940, Rogge lo utilizó para hacer prácticas con el avión de reconocimiento.  Luego fue hundido con cargas explosivas.

6. MV King City

El MV King City, mercante británico de 4.745 tn, fue hundido con fuego de cañón el 24-08-1940.  El comportamiento de esta nave era extraño pues cambiaba continuamente de velocidad mientras navegaba a la altura de Madagascar.   Rogge pensó que podía tratarse de una trampa siendo en realidad un barco Q británico (corsario contra submarinos), así que decidió torpedearlo sin hacer ninguna advertencia.  El torpedo erró el blanco y Rogge ordenó dispararle con los cañones que impactaron la nave haciendo estallar un incendio.  Cinco tripulantes murieron y el resto fueron rescatados de las aguas.  La nave fue rematada y desapareció bajo el mar.  Finalmente Rogge se enteró que el comportamiento extraño de la nave se debía a una avería.

7. MV Athelking

MV Althenking

El MV Athelking, un buque cisterna británico de 9.555 tn, fue avistado el 09-09-1940 pero no atendió el llamado a detenerse que le envió el Atlantis.  El capitán Rogge ordenó disparar hasta que se detuvo.  El puente del mercante británico quedó destrozado muriendo el capitán y dos tripulantes.  El casco también estaba muy dañado y se estaba hundiendo, por lo que los alemanes no pudieron subir a inspeccionar la carga.

En la sala de radio del Atlantis detectaron señales de radio que inicialmente pensaron que procedían del Athelking, y en consecuencia el capitán Rogge ordenó reanudar el fuego para hundirlo.  Las emisiones de radio continuaban mientras se hundía la nave y fue recién entonces que se se dieron cuenta que se trataba de otro buque que emitía las señales radiales.

8. MV Benarty

MV Benarty

El capitán Rogge obtuvo la dirección de donde procedían las señales de auxilio mediante el Radiogoniómetro y salió a la caza de la nave británica.  Al día siguiente fue detenido el buque del cual procedían las señales del día anterior.  Se trataba del vapor Benarty, un mercante británico de 5.800 tn de registro bruto, el cual fue detenido y nuevamente el capitán Rogge obtuvo tablas actualizadas con los códigos de radio de los mercantes.

A esas alturas de la misión, mientras efectuaban las intercepciones, Wenzel usaba los códigos británicos para cancelar las llamadas de auxilio de los buques, mientras estaban hundiéndose, informando que se trataba de una falsa alarma.  Esa táctica hizo que el rastreo del Atlantis fuera difícil para los británicos, porque no lograban predecir la ruta que seguía la nave corsaria.

9. SS Commissaire Ramel

Mientras tanto, Rogge había navegado 23.000 millas y tenía 327 prisioneros, que le causaba muchos problemas, porque además de la alimentación de los prisioneros, surgían problemas de salubridad que comenzaban a perjudicar la eficiencia de la nave.  El 20 de setiembre hundió al SS Commissaire Ramel, barco francés de pasajeros que desplazaba 10.060 tn y que transportaba madera procedente de Fremantle, un puerto en la costa oeste de Australia.  Al ser detenido el buque francés intentó enviar señales de auxilio por radio y el capitán Rogge ordenó abrir fuego y después abordarlo.  Durante el ataque murieron tres tripulantes y el buque fue barrenado y hundido.

10. Vapor Durmitor

El 22 de octubre la situación de hacinamiento ya era un problema grave, por eso, la próxima nave debía ser capturada para enviar a los prisioneros a Japón.  Interceptó al vapor Durmitor un carguero yugoslavo, de 5.620 tn., pero su capitán antes de detenerse usó la radio, admitiendo que pidió instrucciones a un puerto enemigo.  Pese a ser un barco de un país neutral, Rogge estimó que se trataba de una captura legal en vista del comportamiento del capitán de la nave.  El barco estaba intacto y fue capturado sin pérdida de vidas, aunque se encontraba en muy mal estado de habitabilidad.  Embarcaron los 312 prisioneros en la nave yugoslava y fue enviada a Mogadiscio en la Somalia italiana.

11. SS Teddy

El día 8 de noviembre el Atlantis capturó un buque cisterna noruego, el SS Teddy de 6.738 tn, cargado con 10.000 tn de combustible diesel.  La nave se dirigía a Singapur y fue detenida en la Bahía de Bengala.  El Atlantis estaba camuflado como el mercante armado británico Antenor y al momento de abordarlo para inspeccionarlo, recién la tripulación se dio cuenta que se trataba de marinos alemanes.  Rogge ordenó trasvasar todo el combustible que fuera posible a su nave y con una tripulación reducida el Teddy fue enviado al sur, a la espera de nuevas órdenes.

12. SS Ole Jacob

El SS Ole Jacob, buque cisterna noruego cargado con 10.000 toneladas de gasolina de aviación, fue capturado de la misma manera que el Teddy, aunque resultó un poco más difícil.  Al ordenarle detenerse, el buque noruego hizo caso omiso a la advertencia e incluso conminó al buque alemán a terminar la persecución.  Como la carga era necesaria para hacer un trueque con los japoneses por combustible para su nave y de paso deshacerse de los prisioneros, tuvo que tomar la nave al abordaje.  Con gran pericia la nave noruega fue capturada intacta.

13. SS Automedon

Automedon

Rogge había cambiado la identidad del Atlantis que simulaba entonces ser un barco holandés.  Wenzel interceptó el informe del rumbo de otro buque que se dirigía a Singapur y rápidamente la nave puso rumbo a las islas Nicobar, donde lo esperó hasta el 11 de noviembre de 1940.  A las 7 de la mañana de ese día, avistó al SS Automedon, su presa número 13, un número que para muchos es de mala suerte.

Rogge ordenó que unos tripulantes vestidos de mujeres simularan tender ropa en la cubierta.   Sin despertar sospechas acercó la nave al Automedon.  A las 08:20 ambos buques navegaban cursos paralelos a 350 yardas de separación uno del otro.   De pronto el Atlantis aumentó la velocidad se identificó y disparó un cañonazo ante la proa del Automedon y le ordenó detenerse.  El buque comenzó a radiar una señal RRRR (señal de corsarios) y mediante banderines Rogge le ordenó que cesara de transmitir.  Sin embargo, antes de darles tiempo a decodificar las banderas, Rogge ordenó abrir fuego contra el puente del barco.  Pero, el cuarto de radio se encontraba detrás del puente, hacia popa, y seguía transmitiendo.  El Atlantis disparó hasta 18 rondas con sus cañones de 15 cm, hasta que por fin fue silenciado.

Debido al ataque, en el puente del Automedon murieron el capitán McEwen, dos oficiales y un camarero.  A bordo del carguero también se encontraba el capitán M. F. L. Evans de la marina mercante que en ese viaje actuaba como correo especial del Almirantazgo Británico a cargo de una correspondencia secreta.  Evans tenía estrictas órdenes de lanzar al mar algunas piezas del correo, que iban en bolsas de lona gruesa.  Pero, al primer disparo del Atlantis, Evans quedó inconsciente y al momento en que la partida de abordaje al mando del teniente Möhr capturaba la nave y tenía bajo su control todos los compartimentos del buque, incluso el de seguridad donde se encontraba el correo, recién recuperaba el conocimiento.  Ya era demasiado tarde, las bolsas de lona con los importantísimos documentos estaban en manos alemanas.

Möhr no se había equivocado al juzgar lo que tenía entre manos.  Una vez en el Atlantis revisaron el contenido minuciosamente y quedaron sorprendidos con lo estaban viendo.

En vista de la importancia de todo lo encontrado, Rogge decidió suspender sus operaciones y poner proa a Japón a máxima velocidad.  Hundió al Automedon y transfirió a los prisioneros al Ole Jacob que se dirigió a Kobe adonde llegó el 4 de diciembre.  Los prisioneros fueron bajados a tierra en la noche, para evitar se vistos por los agentes del MI6 que mantenían estrecha vigilancia sobre todos los barcos alemanes y japoneses.  Los prisioneros fueron transferidos al trasatlántico alemán Scharnhorst y posteriormente al buque Storstad en el cual fueron trasladados a Burdeos.

Después del episodio del Automedon el Atlantis se reunió con el Pinguin y luego se dirigió a las islas Kerguelen para un descanso de dos semanas y para pasar la Navidad.  Aprovecharon para hacer reparaciones y cuando estaban pintando la chimenea un marinero cayo sobre cubierta muriendo en el acto.   El infortunado fue enterrado en Bassin de la Gazelle, Kerguelen.

14. SS Mandasor

Mandasor

En enero de 1941, el Atlantis estaba nuevamente en alta mar escuchando cuidadosamente las comunicaciones británicas, y el día 24, el capitán Rogge se interpuso en el camino del SS Mandasor, un carguero británico de 5.145 tn que viajaba de Calcuta a Gran Bretaña llevando 2 mil tn de hierro y 1.800 tn de té.   El avión de exploración lo atacó con bombas y disparos de ametralladora.  El carguero respondió al ataque con fuego de ametralladoras antiaéreas y siguió lanzando llamadas por radio.  El Atlantis llegó al lugar y disparó haciendo blanco en 8 oportunidades, matando a 7 tripulantes y quedando en llamas fue abandonado por la tripulación que abordó los botes.

  El piloto del avión Arado no tuvo mucha suerte pues al amerizar para ser izado a bordo, dañó uno de los flotadores y se volcó hundiéndose.  Finalmente la partida de abordaje revisó el barco y lo hundió con cargas explosivas.

15. MV Speybank

Speybank

El siguiente buque que encontró el Atlantis fue el MV Speybank, también británico de 5.150 tn.  El 31 de enero de 1941, el barco británico se dirigía a Nueva York con una carga de minerales, alfombras, té y caucho.  Fue capturado de noche sin que pudiera lanzar una llamada de auxilio.   Rogge ordenó una partida de abordaje y luego despachó el buque a Burdeos al mando del oficial Schneidewind.  La travesía fue hecha sin novedad pues Schneidewind conocía muy bien las rutas de Asia.

En Burdeos el Speybank fue convertido en crucero auxiliar para el sembrado de minas con el nombre de Doggerbank (Schiff 53) que podía llevar 288 minas.   El Doggerbanlk al mando de Schneidewind zarpó para cumplir la Operación Kopenhagen llegando sin novedad a las aguas del Atlántico Sur y proceder a sembrar las minas cerca a Ciudad del Cabo.  Lamentablemente el barco fue hundido por error por el U-43, con la pérdida de todos los tripulantes, excepto uno.

16. Ketty Brövig

Continuando su travesía el Atlantis encontró al cisterna noruego Ketty Brövig el 2 de febrero de 1941.  La nave transportaba 10 mil tn de petróleo diesel de Baharain a Lourenço Marques.  Este barco andaba desarmado y el capitán Rogge decidió atacarlo de noche.  La tripulación china entró en pánico y se lanzaron al agua.  Capturado el buque fue tripulado por alemanes para operar como buque de abastecimientos para la Kriegsmarine.

17. Zam Zam

El 17 de abril de 1941, el Atlantis encontró al barco de pasajeros egipcio Zam Zam, recién adquirido a los británicos y que se encontraba en ruta de Nueva York a Ciudad del Cabo.  Estaba tripulado por toda una serie de nacionales de diversos países y 202 pasajeros no menos variopintos, en resumen una "Torre de Babel" donde no faltaban incluso religiosos de las más diversas órdenes que uno se pueda imaginar.  Llevaba también 76 mujeres de varias nacionalidades de las cuales media docena estaban embarazadas.   Entre los pasajeros se encontraban también 76 enfermeras griegas, 35 niños, el editor en jefe de la revista Fortune, un fotógrafo de la revista Life, más una carga también de lo más curiosa por lo variada, que incluía aceite lubricante, latón, ambulancias, camiones, material de construcción, planchas y barras de acero, radios, máquinas de escribir, baterías, cosméticos, ropa interior de damas, adornos, bisutería, Coca Cola y muchos otros productos más.  Rogge confundió el barco con el porta tropas Bibby y lo atacó destruyendo el puente y la estación de radio.

Hundfimiento del Zam Zam

Una de las fotos tomadas por David E. Scherman el día de la captura del Za Zam y que fue publicada en la revista Life el 23-6-1941..

La tripulación entró en pánico y saltó a los botes dejando a los pasajeros a su suerte.  Los pasajeros fueron rescatados por el Atlantis mientras una partida de abordaje registraba el barco que comenzaba a hundirse muy lentamente.  Todas las personas que viajaban en el Zam Zam, incluyendo las pertenencias de los pasajeros fueron embarcados en el Atlantis.  Dos días después la nave corsaria entró en contacto con el buque de suministros Dresden, transfiriendo a todos los pasajeros, pero pese a la solicitud de Rogge para que todos fueran llevados a un puerto neutral, finalmente las órdenes fueron que los desembarcaran en Francia.  El fotógrafo de Life fue David E. Scherman que tomo algunas fotografías que luego fueron decomisadas por los alemanes.  Scherman logró esconder algunos rollos y cuando le permitieron regresar a Nueva York publicó un extenso artículo con las fotografías en la revista Life del 23 de junio de 1941.

18. SS Rabaul

Siguiendo con su patrulla, días después, Rogge concertó una cita con el HSK Kormoran, el buque de suministros Alsterufer y el buque cisterna Nordmark.  Recibió un nuevo avión Arado AR 196 y hubo intercambio de películas, frutas en conserva, carne enlatada y carne seca, muy bien cambiadas por botellas del licor y cigarrillos capturados en el buque egipcio.   El 14 de mayo de 1941, el Atlantis se cruzó en el camino del SS Rabaul un mercante británico de 6.810 tn que se dirigía a Ciudad del Cabo.   Le ordenaron detenerse pero desobedeciendo las señales siguió su camino siendo torpedeado y hundido.  Se salvaron 51 tripulantes, pero al menos media docena de hombres perdieron la vida.

19. SS Trafalgar

El 24 de mayo de 1941, el Atlantis navegaba por aguas tranquilas y fue enviado el avión Arado para investigar lo que parecía un nuevo mercante.   Efectivamente, se trataba del SS Trafalgar de 4.530 tn de registro bruto que transportaba cerca de 5000 tn de carbón y dos aviones.  La persecución duró casi todo el día hasta que se encontró a tiro de cañón.   Una serie de disparos con la batería de proa de 15cm detuvo al mercante que comenzó a incendiarse por fuego iniciado en los aviones que eran transportados en la cubierta.  El puente estaba destrozado y al llegar a su lado la carga de carbón comenzó a incendiarse.  Los tripulantes se encontraban en el agua y al menos 7 de ellos perdieron la vida en el destrozado puente.  No era posible entrar a la sala de máquinas para detener la nave, que con el timón trabado comenzaba a navegar en círculos.  Rogge ordenó disparar un torpedo para terminar con la nave, que seguía navegando sin control.  De pronto el torpedo comenzó a girar fuera de control y regresó con rumbo al Atlantis.  En un par de minutos el torpedo se dirigió al propio Atlantis cuya proa estuvo a punto de ser el blanco.  Un segundo torpedo también perdió el rumbo hasta que finalmente el tercero le pegó en el medio al incendiado mercante.  Ya en plena noche el rescate de los supervivientes permitió recuperar a 33 tripulantes.

20. SS Tottenham

El 17 de junio de 1941, el mercante británico Tottenham navegaba rumbo a Alejandría procedente de Gran Bretaña por la ruta de Ciudad de El Cabo.  El carguero transportaba aviones, partes de aviación, municiones, tractores, vehículos de transporte de personal etc.  Pese a las órdenes de detenerse el capitán británico trató de escapar mientras hacía llamados de auxilio por radio.  Durante todo el día el Atlantis se mantuvo pegado a la popa del buque británico acortando la distancia.   Una vez que estuvo a tiro de cañón, Rogge ordenó dispararle delante de la proa.  Las señales de radio continuaban siendo recibidas por el teniente Wenzel mientras el mercante contestaba el fuego con su batería de 10cm. que no llegó a tocar a la nave alemana.  Rogge ordenó disparar todos los cañones haciendo dos blancos.  El capitán británico ordenó abandonar el barco sin detener la marcha y como consecuencia dos botes salvavidas quedaron destrozados.  Rogge ordenó disparar dos torpedos, pero una vez más erraron el rumbo y el tercero no le hizo mucho daño, al menos como para hundirlo.  Abriendo fuego con los cañones de 15cm, el buque comenzó a incendiarse y luego hubo una explosión, pero no se hundió.

Rogge ordenó rescatar a los supervivientes, salvando a 29 hombres incluyendo el capitán de la nave, pero dejando a otros 17 en el bote salvavidas.   Sabiendo que en esos momentos los británicos habían logrado obtener la posición de su nave, Rogge ordenó salir de la zona cuanto antes.   El Tottenham quedó a la deriva y embarrancó dos semanas después cerca a Rió de Janeiro.  El segundo oficial y  16 tripulantes deliberadamente evadieron el rescate y encontraron otros 5 hombres en balsas quedando a la deriva por 11 días más.  El 18 de junio de 1941 fueron salvados por el SS Moronda.

21. MV Balzac

El 22 de junio de 1941, el Atlantis intercepto al MV Balzac.  Se trataba de un carguero británico de 5.372 tn con destino a Liverpool llevando una carga de 4.200 tn de arroz y otras mercancías diversas.  El Atlantis abrió fuego y la nave británica trató de escapar mientras radiaba señales SOS.  Luego de muchos disparos que no lograron detener la nave pese a obtener algunos blancos, los cañones de babor del Atlantis dejaron de funcionar por recalentamiento.  Rogge maniobró la nave para usar las baterías de babor cuando el Balzac se detuvo y comenzó a bajar los botes.  Fueron rescatados los supervivientes excepto 4 que perdieron la vida.

22. MV Silvaplana

El 01 de julio de 1941, el Atlantis hizo un rendezvous con el HSK Orión en el Atlántico Sur.  Navegó alrededor del Cabo de Buena Esperanza y puso rumbo a las aguas del Pacífico al sur de Australia y al este de Nueva Zelanda.  Un mes estuvo navegando por esas aguas cuando encontró al MV Silvasplana una motonave noruega de 4.790 tn cargada de valiosas mercancías incluyendo minerales, madera, caucho café y especias.  Lanzaron una señal por radio y finalmente fue capturado.  El buque era nuevo y estaba en muy buenas condiciones por lo que fue enviado a Burdeos con una tripulación reducida de 14 hombres.  La nave llegó el 17 de noviembre al puerto francés.

HMS Devonshire

Devonshire

El 22 de noviembre de 1941 se encontraba el Atlantis a medio camino entre Freetown y Ciudad del cabo, suministrando combustible al submarino U-126.  Los oficiales se encontraban tomando una ducha caliente.  Comieron y bebieron vino y café.   Mientras en la sala de máquinas del Atlantis era cambiado un pistón del motor de babor.  El avión Arado había sufrido un accidente el día anterior y por tanto la nave se encontraba desprotegida.  De pronto los vigías dieron la voz de alarma, habían avistado un buque de tres chimeneas de la Clase London.  Se trataba del crucero pesado HMS Devonshire al mando del capitán R. D. Oliver.

Trataron de retirar las mangueras de combustible y Rogge viró la nave para presentar la popa al buque enemigo.  Un hidroavión había sido lanzado del crucero y se acercaba a la nave corsaria.  Rogge movía el barco tratando de ocultar el submarino a la vista del avión.  El avión logró ver al submarino en el momento que se sumergía dejando una estela de petróleo dejada por las mangueras dañadas por la maniobra inesperada.  A bordo del Atlantis todavía se encontraban oficiales del submarino, que fueron sorprendidos mientras tomaban una ducha.

Rogge era un comandante experimentado, sabía que nada podía hacer con 14 nudos menos de velocidad y el alcance de los cañones de 8 pulgadas del crucero británico.  Su única oportunidad era acercársele a toda la velocidad que le permitía su único motor, mientras hacia esfuerzos por mantener el rumbo de la nave que intentaba derivar a estribor.

El crucero lanzó dos proyectiles, uno a babor y otro a estribor.  El Atlantis lanzó la señal RRR identificándose como el mercante holandés Polyphemus.  Pero, en el momento, de emitir la señal, el teniente Wenzel cometió el error de enviar tres R en vez de cuatro, que era la nueva norma establecida.   El comandante del crucero sospechó y actuó con cautela.  Manteniéndose a distancia prudencial radió un mensaje al comando del Atlántico Sur para asegurarse que fuera el Polyphemus.

Sin variar posiciones, ambas naves esperaron durante una hora.  Rogge esperaba que el submarino pudiera ponerse en posición para intentar un ataque.   Mientras tanto el crucero navegaba sin acercarse más de 17.000 yardas, bien al alcance de sus cañones.

Una hora después el buque británico recibió la respuesta que le despejó toda duda respecto a la identidad del Buque C.  Mientras tanto, el primer teniente del U-126 equivocadamente pensó que el Devonshire se acercaría al buque alemán y por tanto si se quedaba cerca tendría oportunidad de dispararle un par de torpedos.

El Devonshire se acerco a toda máquina disparando tres andanadas, dos de ellas que impactaron en el barco alemán.  Después de hacerle 30 disparos acertó seis de ellos que detuvieron al Atlantis.  Siete hombres murieron.  La nave comenzó a incendiarse en el momento en que Rogge ordenó abandonar el barco.  El propio comandante y el teniente Fehler bajaron al depósito de municiones y activaron una carga de explosivos abandonando el barco inmediatamente.   A las 09:58 una enorme explosión terminó con el buque que en menos de dos minutos desapareció de la superficie.

El comandante Oliver sospechando que el submarino estaba en los alrededores no rescató a ninguno de los supervivientes alejándose rápidamente del lugar a máxima velocidad.

Poco después emergió el U-126 para rescatar a los náufragos. de todos los rescatados, 55 hombres fueron puestos bajo cubierta y 52 quedaron sobre cubierta.  Otros 201 tripulantes del Atlantis fueron remolcados en cuatro botes salvavidas.  Poco después entraron en contacto con el buque de suministros Python que se dirigía a reabastecer al U-68 y al UA.

Python

El 30 de noviembre de 1941 a las 15:30 el buque de abastecimientos Python estaba reabasteciendo al UA después de haber hecho lo propio con el U-68.  Mientras transferían suministros a los submarinos, de pronto apareció el crucero HMS Dorsetshire, gemelo del Devonshire, aproximándose rápidamente.   El UA se sumergió inmediatamente, cosa que no pudo hacer el U-68 pues estaban en esos momentos cargando torpedos y tenía las escotillas abiertas.   El buque británico abrió fuego y el Python estalló en llamas al recibir varios impactos.  El U-68 le disparó cinco torpedos al crucero pero maniobrando a velocidad ninguno hizo blanco.

Una vez que el crucero desapareció de la escena en 11 botes y siete balsas salvavidas 414 hombres estaban a la espera de que emergieran los submarinos.   Cerca de cien fueron llevados a bordo de los submarinos mientras el resto eran remolcados en una lancha a motor.  Poco después, los días 3 y 5 de diciembre, llegaron al lugar el U-129 y el U-124.  En las siguientes dos semanas los submarinos italianos Luigi Torelli, Enrico Tazzoli, Giuseppe Finzi y Pietro Calvi se sumaron al rescate.  Todos llegaron a salvo a Saint-Nazaire entre los días 23 y 29 de diciembre de 1941.

Después de la caída de Singapur, en 1942, el Emperador Hiroito le entregó al capitán de fragata Bernhard Rogge una Espada Samurai Katana en reconocimiento por el logro al capturar al Automedon.  Sólo otros dos oficiales alemanes recibieron ese honor: Hermann Göring y Erwin Rommel.   Rogge fue condecorado también con la Cruz de Caballero con Hojas de Roble.

En 1960 se filmó la película "Under Ten Flags" (Bajo diez banderas) producida por Dino di Laurentis, con Van Heflin en el papel del comandante Rogge y Charles Laughton como el almirante británico que dirige la cacería del Atlantis en base a una suposición que es totalmente absurda y un invento al mejor estilo hollywoodense.   La película en cierto modo es un reconocimiento al comandante Bernhard Rogge y al enorme éxito que tuvo el Atlantis en el cumplimiento de su misión, como lo demuestra el hecho de que el argumento está basado en los documentos personales del propio Bernhard Rogge.


Adquiérela en Amazon US


Bibliografía

LIBRO:  —James Rusbridger y Eric Nave, Betrayal at Pearl Harbor, Cómo Churchill engaño a Roosevelt para llevarlo a la guerra, Michael O'Mara Books Ltd., 1992.
Tración en Pearl Harbor.  Cómo Churchill llevó a Roosevelt a la Segunda Guerra Mundial
Ver detalles y adquirirlo en Amazon


Publicado: 22 setiembre/2005 - Actualizado: 13 octubre/2013