Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Fuerza Gideon

La Fuerza Gideon fue un grupo de regulares africanos comandados por oficiales británicos para combatir como cuerpo de élite junto con los irregulares etíopes que resistían a las fuerzas italianas desde la ocupación de Etiopía en 1936 y después durante la campaña en África Oriental en plena guerra mundial.   La fuerza estaba comandada por el Mayor Orde Wingate.

Orde Wingate

Mayor Orde Wingate

A raíz de la declaración de guerra de Mussolini contra Francia y Gran Bretaña en junio de 1940, las fuerzas italianas representaban una potencial amenaza para las rutas de suministro en el Mar Rojo y el Canal de Suez.   Las fuerzas italianas eran superiores a las británicas en África Oriental y por tanto no pudieron impedir el avance italiano en Kenya y Sudan, durante los meses de junio y julio, antes de la invasión de la Somalia Británica en agosto.

Como era norma para las fuerzas coloniales británicas, el General Wavell debía reclutar una fuerza colonial entre los nativos y por ello el gobierno británico le solicitó al Emperador Haile Selassie de Etiopía, que para entonces se encontraba exiliado en Londres, que le pidiera a los guerrilleros que se autodenominaban "Arbegnoch Ginbar" (algo así como Luchadores por la Libertad) que aceptaran el comando británico.   Los guerrilleros no eran disciplinados y no aceptaban recibir órdenes de oficiales extranjeros y menos británicos.   Ante esta circunstancia, el General Wavell invitó a Haile Selassie a viajar a Sudán para convencer a los guerrilleros a aceptar los mandos británicos recibiendo en cambio el reconocimiento oficial de Gran Bretaña al Emperador Selassie y para los guerrilleros, entrenamiento y armas, que eran insuficientes y obsoletas.   Para darle elementos de seguridad a Selassie, los británicos reclutaron y entrenaron un cuerpo de guardia entre los guerrilleros refugiados en Khartoun.

En agosto de 1940 los mandos británicos le dieron luz verde a la Misión 101 al mando del Coronel Daniel Sandford, amigo de Selassie.   Las ordenes de Sandford eran convencer a los líderes de los Arbegnoch a combatir a los italianos, ofreciéndoles dinero si fuera necesario.   Una vez reunidos un número de nativos dispuestos a combatir a los italianos, oficiales y suboficiales británicos formaron Centros de Operaciones para entrenar a los guerrilleros suministrándoles además armas y pertrechos.   Las intenciones del General Wavell eran distraer el mayor número de fuerzas italianas a pesar que el Teniente General William Platt, al mando de las fuerzas británicas en Sudan estaba convencido que la mayoría de los etíopes no apoyaban a Selassie.   De hecho los italianos habían llevado el progreso a Etiopía, creando fuentes de trabajo y prosperidad para la población.

A finales de octubre de 1940 debido a la consolidación de la dominación italiana en África y la amenaza que representaba para el Oriente Medio, Anthony Eden propuso una conferencia en Khartoun.   Fue invitado el Emperador Selassie, el General Smuts de Sudáfrica, quien fue nombrado asesor para la región por Winston Churchill, el General Wavell como Comandante en Jefe de las fuerzas británicas en Oriente Medio y los altos oficiales el Teniente General Platt y el Teniente General Cunningham.   El resultado de la conferencia fue un plan general de ataque que incluía el empleo de las fuerzas irregulares etíopes y un aumento del apoyo material para los Arbegnoch.   Como parte de ese apoyo, en noviembre por orden de Wavell, fue designado el Mayor Orde Wingate como oficial de Estado Mayor y enlace entre el General Platt y el Emperador Selassie. Wingate partió de Palestina rumbo a África y llegó a Khartoum el 6 de noviembre de 1940.

Italianos en Etiopia

Fuerzas italianas en Etiopía.  Obsérvese la gran foto de Mussolini al fondo.

En El Cairo, a comienzos de diciembre de 1940, Wingate presentó su plan de acción que incluía la formación de una fuerza regular para operar como avanzada para las operaciones en Gojjam, asegurándole al General Wavell que una pequeña fuerza de 1000 efectivos bien entrenados, sería capaz de mantener en jaque a una fuerza regular de 10.000 hombres.   El plan fue aprobado por Wavell a pesar de las dudas del General Platt.

Para formar su unidad, Wingate recibió un batallón de las fuerzas de Defensa de Sudán con mandos británicos y un batallón formado por elementos del 2º Batallón Etíope.   Las fuerzas sumaban 2.000 hombres y 18.000 camellos para transporte.   Los camellos estaban bajo el mando de Laurens van der Post, ciudadano británico de Sudáfrica que se presentó como voluntario en el Ejército Británico y más tarde fue un reconocido autor (El Mundo Perdido de Calahari, entre otros libros). Wingate bautizó a la unidad con el nombre de Fuerza Gideon.

Luego del entrenamiento, en diciembre de 1940, Wingate dispuso el inicio de las operaciones, enviando pequeñas columnas hacia los Montes Belaya en Gojjam.   A mediados de enero de 1941, los británicos reforzaron las tropas en Sudan con dos divisiones al mando del General Platt.   En Kenya desplegaron tres divisiones bajo el mando del Teniente General Alan Cunningham.  Con todo así dispuesto, el ataque contra las fuerzas italianas comenzó el 18 de enero de 1941.   Las fuerzas de Cunningham atacaron desde Kenya a las fuerzas italianas en Somalia y el sur de Etiopía y por el norte, desde Sudán, las fuerzas de Platt atacaron Eritrea.

La falta de convicción de Platt, junto con la desconfianza que le tenía a Selassie y la forma de ser de Wingate, transformaron la campaña en un batalla privada de unos contra otros.   Desde la llegada de Wingate a Belaya las relaciones entre Sandford y el recién llegado fueron tensas, en especial por la poca claridad existente en la cadena de mando.   Sandford se sentía que era al oficial al mando mientras que Wingate siempre hacía las cosas a su manera.   Para resolver el asunto, Platt convocó a los dos en Khartoum el 12 de febrero y le dio el mando absoluto a Wingate de la Fuerza Gideon, con el rango de Coronel.   Sandford quedó muy disgustado por la medida y fue convocado a El Cairo donde fue ascendido a Brigadier y felicitado por su desempeño, pero quedando el asunto de fondo sin resolver.

El 18 de febrero la Fuerza Gideon y los guerrilleros Arbegoch cruzaron hacia el este de Gojjam para atacar los fuertes italianos, esto ocurrió simultáneamente con el ataque de las fuerzas de Cunningham en Somalia y como resultado las fuerzas italianas tuvieron que replegarse hacia el este.   El 24 de febrero la Fuerza Gideon atacó el fuerte italiano en Bure.   Para dar la sensación de ser un número mayor, Wingate desplegó en grupos a sus fuerzas a lo largo de un amplio sector, emboscando a las fuerzas italianas cada vez que se acercaban al perímetro.

Aprovechando el repliegue italiano, Sellasie fue llevado al área, aprovechando que los líderes locales que eran neutrales o apoyaban a los italianos comenzaron a dar muestras de descontento por la retirada y empezaron a dar muestras de adhesión al emperador.   De igual forma las fuerzas nativas adscritas al Ejército Italiano comenzaron a desertar.

En Khartoun los británicos lograron romper los códigos italianos y por los mensajes interceptados descubrieron sus movimientos de repliegue hacia el sureste. Informado Wingate de este suceso, ordenó a la Fuerza Gideon a bloquear la retirada y emboscar a los italianos, pero fracasó por falta de decisión del comandante de la unidad.   Disgustado, Wingate ordenó perseguir a los italianos y logró ocupar Dembecha el 8 de marzo.

Debre Marqos era el siguiente objetivo británico.   Los italianos contraatacaron haciendo retroceder a la Fuerza Gideon, pero al replegarse fueron atacados por los Arbegnoch sufriendo grandes pérdidas.   El 6 de abril, Selassie entró en Debre Marqos protegido por la Fuerza Gideon, mientras fuerzas regulares británicas al mando de Cunningham entraban en Addis Abbeba.   El 5 de mayo, Sellasie hizo su entrada triunfal a la capital etíope, mientras los restos de las fuerzas italianas eran perseguidas por la Misión 101 hasta Debre Sina.

Cunningham le ordenó a Wingate detener la persecución y asistir a las fuerzas británicas en otros puntos, pero Wingate fingió no poder descifrar el mensaje y continuó la persecución de las fuerzas italianas ordenándole a parte de la Fuerza Gideon, al mando del explorador Wilfred Thesiger, bloquear la retirada italiana por el norte.   El día 18 de mayo, los italianos se encontraron cercados por una fuerza inferior, pero hábilmente desplegada por Wingate para parecer más numerosa.   Sin medios para seguir combatiendo y ante la imposibilidad de una retirada ordenada, el día 24 de mayo, el comandante italiano depuso las armas.

Derrotadas parcialmente las fuerzas italianas en África Oriental, el día 01 de junio la Fuerza Gideon fue disuelta.   Wingate regresó a Egipto y le presentó un informe detallado de la misión al General Wavell.   Pero, Wingate contrajo malaria y fue enviado a Inglaterra en un buque hospital.   Su rango provisional de Coronel le fue retirado y regresó a Londres como Mayor.   Lo cierto es que los mandos británicos temían que Wingate asumiera posiciones políticas en Etiopía y su enfermedad era una buena excusa para enviarlo de regreso.   Mientras tanto, las demandas de Wingate, para que condecoraran y les pagaran a sus hombres los salarios vencidos, no fueron escuchadas.

El informe de Wingate llegó a manos del Ministro de Estado para India y recomendó que fuera enviado a la India, cosa que ocurrió en febrero de 1942 con la recomendación de Churchill.   La nueva misión de Wingate con aprobación de Wavell era la formación de los Chindits para luchar en Birmania.

Sin embargo, la lucha en África no cesó.   Desde noviembre de 1941 hasta la firma del armisticio en Italia en setiembre de 1943, entre 7.000 y 8.000 regulares italianos continuaron la lucha en África, a pesar de no recibir ningún tipo de apoyo logístico  de Italia y sólo a la espera de una victoria de Rommel.   Tanto en Eritrea como en Etiopía y Somalia, grupos de italianos apoyados por civiles nativos continuaron la lucha en forma de guerra de guerrillas contra los británicos.   Las fuerzas italianas estuvieron comandadas por el Capitán Francesco De Martini en Eritrea, el Coronel Calderani en Etiopía y Somalia, el Coronel Di Narco en la Somalia Británica, el "Centurión Camisa Negra" De Varda en Somalia y Eritrea y el Mayor Luchetti en Etiopía. Muchos de los soldados italianos continuaron la lucha en África hasta octubre de 1943, pues aislados de su país no estaban enterados de la firma del armisticio en Italia.


Publicado: 24 abril/2008