Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Virginia Hall

Virginia Hall

Virginia Hall, nació en Baltimore el 6 de Abril de 1906, hija menor de Edwin Lee Hall.  A la edad de 9 años viajó con su padre en uno de sus barcos clipper, viaje que le impresionó mucho.  Probablemente eso la hizo desarrollar un espíritu aventurero que la acompañó el resto de su vida.   Su padre fue un hombre de negocios exitoso y de buena posición social y en ese ambiente es que Virginia creció.  Entre los años 1924 y 1926, asistió a los colegios Radcliffe y más tarde al Bernard.   Aprendió varios idiomas entre ellos alemán y francés.

Pronto la joven decidió que era tiempo de dejar la cómoda vida de Baltimore y en 1931 decidió incursionar en la vida diplomática.   Fue a Varsovia como Secretaria en la Embajada de Estados Unidos en esa ciudad y de ahí fue transferida a varios lugares, como Tallinn, en Estonia; Viena en Austria e Izmir en Turquía.

En Izmir tuvo un accidente desafortunado que marcó su vida para siempre.   En una cacería su escopeta se le resbaló y cuando la recogió se disparó, con la mala fortuna que los perdigones le acertaron en un pie.  Las heridas no eran de extremada gravedad, pero cuando recién pudo recibir la atención de un médico, ya era demasiado tarde, se le había desarrollado un gangrena y para salvar su vida hubo que amputarle la pierna.  Por el resto de su vida tuvo que usar una pierna ortopédica.

El accidente, frustró la carrera diplomática de Virginia con el Departamento de Estado.  Aparte que en esa época, los jefes no estaban muy de acuerdo con una mujer haciendo carrera en el Departamento de Estado, existía además una disposición que prohibía "el empleo de personas con amputaciones en los miembros."  Por esa razón tenía que dejar el servicio y desalentada renunció en 1939.

Viajó a Europa y se unió al servicio Francés de Ambulancias.   La Caída de Francia en Junio de 1940 hizo que volara a Londres y logró trabajar decodificando mensajes para el agregado militar de la Embajada de Estados Unidos.  Fue entonces que fue reclutada por los servicios especiales británicos SOE, para trabajar como agente con la Resistencia Francesa.  Fue entrenada en armamento y tácticas militares y eventualmente enviada a Vichy encubierta como "periodista."  Sus actividades de espionaje fueron tan exitosas que los alemanes iniciaron una cacería para terminar con sus actividades.

Pasaporte de Virginia Hall

Pasaporte de Virginia.
Documento de la CIA

A mediados de 1941 estuvo a punto de ser arrestada, pero logró escapar a pié hacia España a través de los montes Pirineos.  Esta odisea no fue nada fácil para Virginia, considerando su condición física, pero con la ayuda de un capitán belga, dos franceses y un guía español, lograron llegar a San Juan de las Abadesas, donde estuvo brevemente detenida por las autoridades españolas, siendo finalmente liberada por gestiones de su embajada en Madrid.

Al no desear pasar al retiro, fue entrenada como operadora de radio y luego transferida a la OSS en Estados Unidos.  En Noviembre de 1943, bajo la apariencia de una nodriza mayor de edad, regresó a Francia para reanudar sus actividades en el espionaje con el nombre de Diane.  Según sus propias declaraciones, en sus diversas misiones fue llamada "Marie Monin", "Germaine", "Diane", "Camille" y hasta "Nicolas".

La Gestapo emitió una circular de búsqueda, donde se advertía que "la mujer coja es una de las más valiosas agentes aliadas en Francia y debe ser localizada y eliminada."  Sin embargo su falsa identidad fue tan bien llevada, que engañó totalmente a la Gestapo, pues incluso, se las arregló para caminar sin cojear, a pesar de los fuertes dolores que ello le causaba en la cadera.  Mientras tanto, recolectó y envió informes de inteligencia de incalculable valor y coordinó los saltos en paracaídas efectuados por agentes tras las líneas alemanas durante el Día-D.

Virginia Hall condecorada

Virginia Hall condecorada. Foto de la CIA

Como no podía actuar en misiones de guerrilla, debido a su condición física, entrenó y dirigió a grupos de resistencia Maquís, en actos de sabotaje y de ataque guerrillero contra objetivos militares.  Sus cualidades como líder fueron reconocidas, pues su grupo resultó ser muy eficiente durante la Operación Anvil, cuando fueron lanzados en paracaídas en las ciudades de Marsella, Saint Tropez y San Rafael.

Después de la guerra, Virginia Hall recibió la Cruz de Servicios Distinguidos, siendo ella la única mujer en recibir tal condecoración.   También tuvo el honor de ser galardonada con la distinción de Miembro del Imperio Británico.

Pero el fin de la guerra mundial, no terminó con la carrera de Virginia Hall, continuó trabajando en la OSS y posteriormente, en 1955, fue contratada como analista de inteligencia en la CIA, puesto que ocupó hasta su retiro en 1966, a la edad de 60 años.  Una vez en el retiro, se dedicó a la jardinería y a la crianza de perros de raza Poodle.

Virginia Hall, murió en 1982, a la edad de 98 años, en el Hospital Adventista de Rockville, Maryland, Estados Unidos.


Publicado: 21 julio/2004 - Actualizado: 30 junio/2012