Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Mathilde Carré ["La Gata"]

Mathilde Bélard Carré nació el 19 de febrero de 1910, en Châteauroux, Departamento de Indre, Francia.   Fue hija de un ingeniero con cierto talento y su madre provenía de una respetable familia del Departamento de Jura.   Su hermano Pierre, orgullo de la familia, fue un destacado militar procedente de la prestigiosa Academia Militar de Saint Cyr y que culminó su carrera en el Ejército Francés en Indochina.

Mathilde era una mujer pequeña, con un cierto aire de distinción, vivaces ojos verdes y una abundante cabellera negra.   No parecía ser el tipo de mujer que encarnaría a una espía.   Pasó cuatro años de su juventud en un internado para señoritas, donde no destacó pues fue más bien una estudiante mediocre.

A mediados de los años 20, Mathilde estudió en la Escuela de Leyes de la Sorbonne aunque su pasión era la Literatura Francesa.   A mediados de los años 30, apareció un día en su casa acompañada por un joven maestro llamado Maurice Carré y anunció su intención de casarse.   En setiembre de 1933, pese a la oposición de su madre, la pareja contrajo matrimonio y se fueron a vivir a Argelia, donde Maurice consiguió una vacante de maestro.  Según la declaración de la propia Mathilde, al comienzo fueron felices, pero su esposo no podía tener hijos; además Maurice no ganaba mucho y eso la obligó a trabajar en maestra de escuela.   Un día, su suegra le contó que el padre de Maurice terminó su vida en un manicomio y poco después de eso Mathilde decidió que su matrimonio había terminado.   Para Mathilde, su vida familiar con Maurice había dejado de ser un verdadero matrimonio y comenzó a buscar entretenimientos dentro de la limitada sociedad europea de Orán.

Estalló la guerra y en cierto modo eso fue una liberación para Mathilde, pues Maurice fue llamado al servicio como teniente del ejército y embarcó para Siria en setiembre de 1939.   A partir de ese momento, para Mathilde su matrimonio había llegado definitivamente a su fin.   Viajó de Argelia a Marsella y luego fue a París para visitar a sus padres que vivían en la Avenue des Gobelins.   Poco después se presentó como voluntaria en la Cruz Roja y fue entrenada para desempeñarse como enfermera.   Su primera experiencia durante una operación quirúrgica casi la hizo desfallecer, pero se sobrepuso y a partir de entonces ejerció sus funciones sin manifestar ni emoción ni temor.   Se llevó muy bien con el personal del hospital y durante los intervalos coqueteaba con los médicos y los soldados pacientes.   Con cierto humor e ironía, el pabellón donde trabajaba fue llamado "Chambre d'amour de Madame Carré".

Los primeros días de mayo de 1940, cuando las divisiones alemanas comenzaron la Blitzkrieg en Bélgica y Holanda, Mathilde fue transferida a un hospital militar, ubicado detrás de la Línea Maginot.   Más tarde fue enviada a un hospital en Beauvais donde se ganó el aprecio de todos por su inagotable energía y dedicación.

Pronto la ofensiva alemana era indetenible y los Panzers se encontraron en las puertas de París.   En un día libre fue a visitar a sus padres mostrándoles la felicitación militar que había recibido por sus servicios como enfermera.   Luego fue transferida a Orleáns, donde de niña, durante la Primera Guerra Mundial, había asistido al Lycée de Jeunes Filles.   Fue cuando se encontró por pura casualidad con un viejo compañero de escuela, René Aubertin, con quien había pasado buenos momentos cuando las familias de ambos vivían en Jura.

En poco tiempo Orleáns se vio envuelta en la vorágine de la guerra y el hospital fue evacuado.   A Mathilde le ordenaron que como fuera se dirigiera a Bordeaux y después de viajar en un camión de la Fuerza Aérea llegó a Toulouse.   En esa ciudad, nuevamente se encontró con René Aubertin quien estaba siendo desmovilizado de su unidad de tanques.   Todo era un caos y no parecía que hubiera lugar hacia adonde dirigirse.   Para pasar el tiempo, Mathilde en compañía de una amiga visitaba el café La Fregate, lugar donde conoció al aviador polaco Mayor Roman Czerniawski, que había escapado de los alemanes, e instantáneamente entre ambos se encendió la chispa del amor.   Una vez que Francia firmó la Capitulación, la unidad de Czerniawski fue estacionada en Lunéville, cerca a Vosges, donde conoció a una atractiva y rubia viuda llamada Renée Borni que trabajaba en un hotel.   Al igual que con Mathilde, Czerniawski quedó enamorado de la viuda, pero decidió no decirle nada a Mathilde sobre su afair en Lunéville.

En uno de los encuentros, Czerniawski le comunicó a Mathilde su intención de crear una red de espionaje, pidiéndole su ayuda, a lo que ella aceptó.   Viajaron a París pasando primero por Marsella y Vichy donde contactaron a M. Duvernoy de la unidad de inteligencia francesa 'Deuxiéme Bureau' (Segunda oficina) y así la red, llamada Interallié, quedó adscrita a la red franco-polaca de espionaje.   Fueron el Comandante Simmoneau y el Coronel Archard de la Segunda Oficina quienes le dieron a Mathilde los conocimientos básicos del espionaje con instrucción sobre el uso de tinta invisible, códigos, nombres en clave y formaciones militares.   De noche, en sus horas libres, Mathilde la pasaba en el bar del Hotel Ambassadeurs en compañía de una gran cantidad de periodistas estadounidenses que cubrían las actividades del Gobierno de Vichy.   En ese bar surgió por primera vez el apelativo de 'La Gata' por su temperamento y apariencia casi felina con sus ojos verdes, abundante cabellera negra y sus bien formadas piernas.   Por aquellos tiempos, el Coronel Paul Archard era el jefe de la red de espionaje franco-polaca y le dio a Mathilde primero el nombre en clave "Lily" y luego "La Chatte" (La Gata).

De regreso en Toulouse se presentó nuevamente el esposo de Mathilde, Maurice Carré, haciendo una visita de franco y en busca de su esposa.   Maurice le pidió que regresaran juntos a África dado que nada se podían hacer en Francia por al caos en que se encontraba.   Ella no respondió, pero le dijo que iría primero a París para recoger algunas cosas de casa de sus padres y que mientras tanto, él viajara al campo para tomarse un descanso.   Nunca más volvieron a verse y más bien Mathilde le envió a Maurice los documentos para el divorcio, cuyo trámite había iniciado en París.   Desconsolado Maurice Carré regresó al ejército francés y moriría después en Italia en los combates ocurridos cerca a Cassino.

Mathilde llamó a su amigo Aubertin pudiéndole que se uniera a la red y aceptó.   Poco después Aubertin le presentó a Marc Marchal o el "Tío Marco" y también se unió a la red el joven aristócrata polaco Lucien de Roquigny o "Paul".

Czerniawski cometió el desatino de invitar a su otra amante Renée Borni para que se uniera a la organización alojándola en la misma casa donde era el centro de operaciones y vivía con La Gata, Mathilde Carré.   Desde que se vieron por primera vez, ambas mujeres se odiaron.   Sin embargo, Czerniawski le enseñó a a Renée Borni a codificar y descodificar los mensajes, actividad a la que se dedicó exclusivamente.

Por los problemas personales, Mathilde Carré se mudo a otra casa, pero Interallié siguió operando y recibiendo felicitaciones de Londres.   Czerniawski estaba tan emocionado que realizó una fiesta para celebrar los éxitos logrados hasta ese momento.   Pero en la fiesta continuaron las disputas entre Renée y Mathilde, pleito que afortunadamente se interrumpió con el anuncio de la BBC felicitándolos por los logros de la organización.

Pero, a mediados de octubre de 1941, por la infidencia de un estibador de Cherburgo, la Abwehr se enteró de la existencia de la red franco-polaca y le encargaron al Sargento Hugo Bleicher para que se hiciera cargo de las investigaciones.   Arrestaron al estibador y comenzó a desenredarse la madeja.   Con la ayuda del detenido identificaron al contacto de Interallié en Cherburgo y lo arrestaron, llevándolo a París para que identificara a los miembros de organización.   Poco a poco comenzaron a identificar a los miembros de la red y llegaron hasta la casa donde agentes de la Abwehr capturaron a Czerniawski y Renée Borni.   La mujer contó todo lo que sabía sobre Mathilde Carré y La Gata fue arrestada.

Al ser identificada por su enemiga Renée Borni, Mathilde Carré no opuso resistencia fue llevada a la sede de la Abwehr en París donde, interrogada por Hugo Bleicher, decidió colaborar con los alemanes.   Mediante esa colaboración uno a uno fueron cayendo todos los miembros de Interallié, incluyendo los mejores amigos de Mathilde, René Aubertin y el "Tío Marco".

El Sargento Bleicher llevó a Mathilde Carré a su casa para mantenerla vigilada y protegida de una posible venganza.   Se convirtieron en amantes, mientras La Gata le tendía trampas a todos los miembros de la Interallié.   Hugo Bleicher y su jefe el Capitán Erich Borchers decidieron utilizar a Mathilde para infiltrar el SOE, la inteligencia británica, puesto que Czerniawski había dejado documentos donde describía detalladamente todas las operaciones que realizaba Interallié.   Se mudaron a otras casa donde establecieron un centro de operaciones con Mathilde Carré como la figura principal y nada menos que con Renée Borni, pues era la experta en codificar los mensajes y había aceptado colaborar.   Por supuesto que las disputas entre las dos mujeres continuaron llegando al punto en que Bleicher le ordenó a Renée que se fuera a su habitación cuando Mathilde estuviera presente.   Sólo faltaba un operador de radio y para ello arrestaron a un polaco llamado "Marcel" que comenzó con Interallié, pero que se retiró por no estar de acuerdo con los procedimientos de Czerniawski.   Bajo arresto y una buena suma de dinero aceptó colaborar.

Con la organización lista se pusieron en contacto con Londres y La gata contó que Czerniawski y Renée Borni habían sido arrestados y que desde ese momento ella y "Marcel" estaba encargados de las comunicaciones de Interallié.   Todo marchó sobre ruedas con Londres pidiendo informes y La Gata proporcionándolos bajo las estrictas indicaciones de Bleicher.

Todo continuó de acuerdo a los planes de Bleicher hasta que un oficial francés llamado Pierre de Vomecourt con el nombre en clave "Lucas", fue lanzado en paracaídas para entrenar a miembros de la Resistance francesa.   Pero el radioperador fue arrestado y de Vomecourt se quedó incomunicado.   "Lucas" no tenía forma de encontrar los medios para comunicarse con Londres hasta que un británico llamado Cowburn con el nombre en clave "Benoit", que había vivido en Francia, fue enviado para localizar a "Lucas".   "Benoit" le contó a "Lucas" sobre la existencia de Interallié y La Gata.

"Lucas" se puso en contacto con Mathilde y ambos congeniaron inmediatamente.   Pese a las dudas y recelos de Bleicher, se citaron al día siguiente. La Gata sugirió que se mudaran a otra casa simulando ser un matrimonio con Bleicher, como el belga "Jean Castel".

Por intermedio de Mathilde, "Lucas" comenzó a transmitir y recibir mensajes hacia y desde Londres.   Todo marchaba muy bien, pero de pronto "Lucas" comenzó a sospechar de La Gata y la encaró obligándola a a contar la verdad.  Sin poder evitarlo, Mathilde le confesó que había sido arrestada y obligada a colaborar, pero que podía seguirle el juego a los alemanes trabajando para el SOE como agente doble.   "Lucas" le comunicó a su hermano, que vivía en Vichy, sobre todo lo que estaba pasando y este lo hizo llegar a Londres.

El SOE aceptó seguirle el juego a Mathilde, La Gata, invitándola a Londres con "Lucas".   Bleicher, aunque receloso, se entusiasmó con la posibilidad de infiltrar a la inteligencia británica y aprobó el viaje de Mathilde.   Después de algunas peripecias lograron viajar a Londres donde Mathilde fue recibida con grandes cortesías.   Fue alojada en una casa con todas las comodidades y aunque vigilada, tenía libertad para salir de compras y cenar en los mejores restaurantes.

El SOE utilizó a Mathilde para obtener todos los informes posible de la Abwehr y cuando ya no la necesitó más, la arrestó.   Mientras tanto "Lucas" viajó a Francia en abril de 1942 y poco después fue arrestado por Bleicher.

Mathilde Carré fue encerrada hasta el fin de la guerra, y después fue entregada a los franceses para su juzgamiento.   Fue acusada por traición a la patria, en un juicio que comenzó el 3 de enero de 1949.   Durante el período de acusaciones, el procurador leyó del diario de Mathilde: "Lo que más quería era una buena comida, un hombre, y escuchar el Réquiem de Mozart.   El Coronel Paul Archard hizo lo posible por defenderla, pero finalmente fue declarada culpable y condenada a muerte el 7 de enero de 1949.

Tres meses después, la pena de muerte fue conmutada por 20 años de cárcel, pero Mathilde Carré fue liberada en setiembre de 1954.   En 1959 escribió su biografía en el libro "On m"appelait la Chatte" (Yo era llamada La Gata), donde contó su historia rechazando muchas de las acusaciones de las que fue objeto.   Luego escribió "Ma Conversion" en el cual relataba el porqué y cuándo se convirtió a la religión católica y fue publicado después de su muerte.   Curiosamente, ambos libros fueron publicados, no con su nombre Mathilde Carré, sino con su primer nombre en código "Lily Carré".

La única entrevista que concedió Mathilde Carré después de su liberación fue al escritor Gordon Young (El libro "The Cat with two faces" de Young, se puede leer o bajar en la dirección en la Bibliografía).   Sin embargo, Mathilde Carré, no añadió nada a lo que se sabía por el expediente del juicio.   Después de eso, Mathilde se mudó de la casa de sus padres y nunca más se supo sobre el lugar donde vivió.

"La Gata", fue desapareciendo de los titulares y de los comentarios públicos y poco tiempo después pasó al olvido.  Mathilde Bélard Carré falleció en 1970.


LIBROS

The Cat with two faces por Gordon Young


Ver detalles en Amazon US/International

Daring Missions of World War II (Hardcover) por William B. Breuer


Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 09 junio/2009