Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

NKGB y IV Oficina de la URSS

Desde el triunfo de la Revolución Bolchevique, la Unión Soviética requería de un servicio de inteligencia que debía actuar dentro y fuera del país.  Básicamente, el objetivo era descubrir y combatir a los opositores al gobierno y ello requería de un servicio policiaco muy eficaz y sobre todo capaz de actuar en todos los ámbitos de la vida civil y militar.  Ese fue el papel principal de la NKGB (Comisariato del Pueblo para la Seguridad del Estado.)

NKGB

La NKGB operaba desde sus oficinas centrales en Moscú ubicadas en la Calle Dzierjinski.  Aunque inicialmente las instalaciones eran bastante precarias, luego de que el gobierno dictatorial se afianzó, los recursos con que contaba eran cuantiosos, pero dentro de las limitaciones que la economía soviética permitían.  Para contrarrestar esas limitaciones, los métodos empleados debían ser muy eficientes y así lo fueron, como quedó demostrado cuando en el transcurso de la guerra, los informes que proporcionaban al gobierno eran de los más fidedignos.

Omnipotencia de la NKGB

La NKGB tenía poder para actuar en todos los campos de la vida nacional y también en el extranjero.  Su área de operaciones comprendía el ámbito civil y el militar.  Su estructura comprendía diversas secciones: Extranjero (INU), Política (SPU), Economía (EKU), Administración (KRU) y Contraespionaje (GUKR).

La eficiencia

Aparte de su papel en la dirección se ocupó de la seguridad del Estado.   Los experimentados jefes tuvieron la experiencia necesaria para evitar cometer errores y sobre todo para no arriesgar la seguridad en prácticas que dependían más del azar que de principios probados y comprobados.   Los elementos reclutados eran todos excelentemente entrenados y supieron evitar su captura, al contrario de lo que ocurría con los agentes aliados que constantemente veían diezmadas sus filas por detenciones, en muchos casos, masivas, por falta de discreción o por errores garrafales que los ponían al descubierto.

Simex

A partir de 1937, la NKGB instaló en Bruselas una oficina que trabajó encubierta como la sociedad Simex Importaciones-Exportaciones que se convirtió en la infraestructura de la red de espionaje que operaría en Bélgica y en Francia con la filial instalada en París.  Los agentes soviéticos actuaban en coordinación con la Organización Todt que mediante "Órdenes de Compra" de materiales de construcción que no eran otra cosa que instructivos que les proporcionaban información muy precisa.

Géo-Presse

En Suiza se constituyó la empresa Géo-Presse con sede en Ginebra que se encargaba de facilitar mapas de guerra a la prensa suiza.  Los colaboradores de Géo Presse eran funcionarios del BIT (Bureau Internationales du Travail) en especial Christian Taylor, conocido como "Taylor" y Rachel Dübendorfer, conocida como "Rachel."

A partir de 1940 la Géo Presse fue equipada con una estación de radio para ampliar y mejorar sus servicios de información con Moscú. La red de espionaje que monta la Géo-Presse sería llamada Red Dora.

Los agentes soviéticos, en especial los que actuaban en Alemania después de 1941, respondían a extensos cuestionarios que les permitía a la central en Moscú estar al corriente de todos los movimientos de las fuerzas armadas alemanas, en especial del Ejército que resulta el más vulnerable en develar sus movimientos.

Las redes de información soviéticas eran enmarañadas y muy estructuradas a pesar de contar con un número limitado de agentes.   Pero su estructura era tal que resultaba sumamente difícil encontrar nexos entre un agente y otro.

La IV Oficina

La IV Oficina del Ejército Rojo, era un organismo que se encargaba exclusivamente de asuntos militares. pero debido a que la NKGB también tenía autoridad para actuar en el campo militar, ocurrían conflictos de competencia que daban origen a una rivalidad que repercutía, en cierto modo en la eficiencia de ambos servicios.

El control de Stalin

Sin embargo, todos los análisis finales y las decisiones que de ellos se derivaban se realizaban en las oficinas del Kremlin, bajo la escrutadora mirada del propio Stalin, quien al final de cuentas es quien tomaba las decisiones sin que hibiera la posibilidad de una posterior discusión.  El Kremlin era el que impulsaba la búsqueda de informes y el Kremlin era el que hacía el análisis y la crítica final.

No obstante, debido a que la IV Oficina tenía circunscritas sus actividades al campo militar, se le hacía más fácil tener un control más efectivo dentro de su área de competencia.

Prioridad en lo militar

Con el transcurrir de los meses y con la URSS involucrada en la guerra contra Alemania, los servicios secretos se dedicaron casi exclusivamente a los asuntos de tipo militar.  En resumen, sus objetivos eran conocer de antemano los movimientos que harían los alemanes.  Los informes que obtenían los agentes soviéticos eran muy precisos y sujetos a un análisis muy objetivo, que a la larga les rendían excelentes frutos.

Coro

sin embargo, a finales del año 1941, los servicios de escucha alemanes, que estaban muy bien entrenados y mejor equipados. Sorprendieron a un agente de la Rote Kapelle, constituida por la red de espionaje de Schultze-Boysen, mediante la cual lograron localizarlo, develando el misterio de quien entonces se sabría era el misterioso Coro: Schultze-Boysen.  Coro fue detenido el 30 de Agosto de 1942.  Una operación permitió desmantelar la red conformada por los miembros de la Simex.

A partir de mediados de 1942, la Rote Kapelle, había transmitido a Moscú todos los movimientos alemanes de importancia, pero por su parte la Red dora logró comunicar a la oficina de la calle Dzierjinski, el Plan de Batalla del Grupo de Ejércitos Listz, que llevaría a cabo la Campaña del Cáucaso.  A fines de año enviaría a Moscú los planes para liberar al Ejército de Paulus embolsado en Stalingrado.  De ahí los movimientos soviéticos tan eficaces que impidieron que tal ayuda llegara a tiempo.  Claro, que a ello se subama la terquedad de Hitler que se aferraba a la idea de la ciudad fortificada.  Desde 1943, la Red Dora fue la única que operó detrás de las líneas alemanas.


Bibliografía

- The Rote Kapelle: The CIA's History of Soviet Intelligence and Espionage during WW II


Publicado: 25 marzo/2001