Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Hekmet Fahmy

Hekmet Fahmy

La bailarina egipcia Hekmet Fahmy fue sobrina de la actriz también egipcia Aziza Amir. Desde muy corta edad, Hekmet comenzó su carrera artística con grupos de artistas que viajaban de pueblo en pueblo para montar sus espectáculos en teatros. Su fama de bailarina del vientre creció y trascendió las fronteras al viajar a Europa. Fue a Alemania, donde se sintió muy cómoda debido a su convicción nacionalista, añorando que un día su país fuera tan próspero como el Tercer Reich.

En esos tiempos, El Cairo era una ciudad donde la intriga y el espionaje se respiraban en el ambiente. El gobierno egipcio era neutral, aunque en ese país se encontraba la principal y más grande base militar británica en África. Sin embargo, en esos momentos el poder colonial británico se encontraba muy disminuido por una creciente ola de nacionalismo que provenía de Asia y el Oriente Medio, por eso, era en las noches cuando en los bares y cabarets de El Cairo se reunían tanto conspiradores egipcios, como agentes italianos y alemanes, a la vez que así lo hacían numerosos oficiales y diplomáticos británicos.

Hekmet Fahmy

Hekmet Fahmi al centro

Hekmet Fahmy fue reclutada por Johann Eppler de la oficina de la Abwehr en El Cairo, con quien había tenido un romance mientras la bailarina trabajaba en el famoso cabaret Kit-Kat de la capital egipcia. Eppler podía pasar por egipcio pues se crió en Alejandría y para ello usaba el seudónimo de Hussein Ghaffer. Además Eppler no era un desconocido en las altas esferas del Reich, pues había sido intérprete ante Hitler durante la visita del Gran Mufti Husseini a Berlín. El Kit Kat era el más lujoso cabaret de África, lugar donde trabajaba la famosa Fahmy, bailarina del vientre que vivía en un soberbio yate anclado en el Nilo el cual muy convenientemente se encontraba cerca al yate de su amante, ambas naves se encontraban acoderadas al lado del puente Zamalik. Al bote de Eppler acudía regularmente otro alemán, llamado Heinrich Sanstede o "Sandy", quien en El Cairo se hacía llamar Peter Monskater. Sandy, era el experto en codificar los mensajes, que Eppler le enviaba al Mariscal Rommel en el desierto de Libia, a Roma y Berlín.

Eppler

Johann Eppler

Como agente, aparte de lo que podía escuchar en el Kit-Kat, Hekmet Fahmy utilizó su arte y sus encantos para obtener información de inteligencia de los altos oficiales y diplomáticos británicos que eran asiduos concurrentes a su espectáculo de danzas del vientre.   Toda la información que obtenía la bailarina, la pasaba a los nacionalistas egipcios, liderados por el que años después fue presidente de Egipto, Anwar El-Sadat y a su amante el alemán Eppler, quien transmitía los despachos a Berlín y a la inteligencia del Afrikakorps en el Cuartel General de Rommel en el desierto.

Para realizar sus actividades de espionaje, Johann Eppler contaba con suficiente dinero proporcionado en grandes cantidades por la Abwehr y usaba uniformes de oficial británico, atuendo con el que paseaba ostentosamente por El Cairo.  Además, Eppler hablaba perfecto árabe e inglés lo que le permitía alternar con altos oficiales y diplomáticos británicos a quienes muy generosamente les invitaba todo el whisky que fuera necesario para aflojarles la lengua.  Eppler pagaba las cuentas en el cabaret Kit-Kat con el dinero suministrado por la Abwehr, que a la sazón eran falsificados.

Kit-Kat

En un episodio narrado por Leonard Mosley en su libro "The Cat and the Mice", cuenta que Hekmet Fahmy invitó a su yate a un Mayor de la inteligencia británica quien llegó con un maletín.   Entre trago y trago, Fahmy sedujo fácilmente al oficial, mientras Eppler revisaba el contenido del portafolios.   Lo que descubrió era de vital importancia para el Afrikakorps, así que Eppler se dirigió apresuradamente a su yate, para que Sandy codificara el mensaje con textos de la novela Rebecca.   Pero, transmitido el mensaje, el receptor de radio permaneció mudo.  No recibieron respuesta, ni de Roma, ni del Afrikakorps.   Intentaron varias veces con el mismo resultado.  Eppler pensó que el transmisor se encontraba dañado y sólo le quedaba pedirle ayuda a Hekmet Fahmy para que solicitara un experto a los nacionalistas egipcios para reparara la avería.

Lo que no supieron, ni Eppler, ni Monskater, en ese momento, fue que el transmisor no se encontraba averiado sino que las condiciones atmosféricas habían impedido la comunicación, sin embargo, el repetido mensaje fue interceptado por la inteligencia británica.   Cuando los soldados de Su Graciosa Majestad intervinieron el yate, en la nave se encontraban Eppler, Monskater y nada menos que Anwar el-Sadat quien se encontraba a bordo para tratar de reparar el transmisor que Eppler suponía dañado.   Sin armas para defenderse, Eppler tomó dos medias y las enrolló lanzándolas a los soldados como si fuera una granada de mano.   Por supuesto que el ardid no dio resultado, pues pasado el susto, los soldados reaccionaron y sólo Sadat impidió que se desatara una balacera a costa de identificarse como oficial egipcio.   Inmediatamente, los alemanes fueron detenidos y Anwar el-Sadat fue entregado al ejército egipcio con instrucciones de ser dado de baja por realizar actividades ilícitas.

Rebecca

En el yate de Eppler, los soldados encontraron algo del dinero, el libro Rebecca de Daphne du Maurier, empleado por Sandy para crear los códigos y el radio que usaban para comunicarse con la inteligencia del Afrikakorps y con Roma.   Pronto los británicos descubrieron que el dinero con el que Eppler pagaba las generosas cuentas en el Kit-Kat era falsificado, por tanto la Abwehr dio por terminadas las operaciones de los espías alemanes en El Cairo.   Sin embargo, Hekmet Fahmy continuó sus actividades de espionaje en favor de sus compatriotas nacionalistas porque no fue involucrada en el incidente, al menos en ese momento.

Poco después, los británicos descifraron los códigos.   Para entonces, Churchill había reemplazado al General Alexander por su incapacidad para detener al Afrikakorps y puso en su lugar el General Montgomery quien con los mensajes que Rommel enviaba al General Kesselring en Roma, convenientemente descifrados, y los nuevos tanques Sherman que Estados Unidos le proporcionó a Gran Bretaña, pudo montar la contraofensiva que finalmente alejó la amenaza que se cernía sobre los británicos en El Cairo.Si embargo, el nuevo giro que tomó la guerra en África, no detuvo las actividades de Hekmet Fahmy que continuó seduciendo a los oficiales británicos, quienes más tranquilos, con la seguridad de que la red alemana estaba desmantelada, se rendían a los encantos de la bailarina, suministrando informes que iba directamente a manos de los nacionalistas egipcios.

Hekmet Fahmy

La suerte no acompañó a Hekmet Fahmy por mucho tiempo pues los británicos descubrieron sus conexiones con los nacionalistas egipcios y fue arrestada en 1942 por sospechas de espionaje y fue encarcelada por dos años, sin embargo para los egipcios la bailarina era toda una heroína y era admirada por la población.

Terminada la guerra, en 1946, Johann Eppler fue a Europa y se convirtió en un próspero hombre de negocios dejando atrás sus antecedentes de espía.  La bailarina Hekmet Fahmy filmó la película "Almotasharidah" y se convirtió en una celebridad en su país.

Las décadas pasaron y en 1994, fue filmada en Egipto la película "al-gasusah Hekmet Fahmy" (Hekmet Fahmy, la espía) interpretada por la actriz Nadia al-Guindi, quien revivió aquellas épocas en que los nacionalistas egipcios trataban de librarse del yugo británico, ayudando de paso a los alemanes.


LIBROS

Espionage: The Greatest Spy Operations of the Twentieth Century por Ernest Volkman.


Ver detalles en Amazon US/International

One Palestine, Complete: Jews and Arabs Under the British Mandate por Tpm Segev.


Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 14 abril/2008