Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

El espionaje en Francia 1940-1944

La rendición de Francia fue un período traumático para la ciudadanía tanto en el territorio metropolitano como en las colonias.   En menos de 150 años habían ocurrido cuatro grandes guerras.  Los prusianos se aliaron con los británicos contra Napoleón, luego en la Guerra Franco-Prusiana de 1870 los franceses fueron aniquilados por los prusianos.  En el Siglo 20 dos guerras los enfrentaron nuevamente.  En la primera los alemanes sufrieron las consecuencias del Tratado de Versalles y en la segunda fueron ellos quienes copiaron casi los mismos términos para sellar la victoria contra los franceses.  Pero sabiendo que las cláusulas del Tratado de Versalles les habían permitido renacer de las cenizas, los alemanes tuvieron mucho cuidado, para que lo mismo no ocurriera con los franceses.

Una vez establecido el gobierno del "Etat Français" en Vichy, las relaciones entre las autoridades militares alemanas y el gobierno francés parecieron estabilizarse llegando a entendimientos que permitieron la colaboración entre ambos.  Las autoridades francesas prestaron ayuda para la deportación por razones étnicas de cerca de 80 mil personas, al arresto de miembros de la Resistance y en especial de los comunistas, muchos de los cuales fueron entregados a las autoridades alemanas.

Petain y Laval

El Mariscal Petain y su primer Ministro Laval.

Sin embargo la voluntad de colaborar de los franceses no fue suficiente para hacer desaparecer las viejas rencillas entre ambos países y por ello los alemanes se mantuvieron vigilantes.  Francia era vista por los alemanes como el enemigo de siempre y no estaban dispuestos a creer que el antigermanismo tradicional de los franceses iba a desaparecer de un momento a otro, menos en esas circunstancias.

Debido al enfrentamiento existente entre los servicios de seguridad del Estado (SD) y los servicios de inteligencia militar (Abwehr), además de la falta de confianza en los franceses, cada organización envió gran número de agentes con la intención de superar a la otra, en la búsqueda y obtención de informaciones.

La red alemana

Si bien antes de la guerra los alemanes habían tenido una significativa red de espionaje en Francia, después del armisticio en 1941, el número de agentes se triplicó.  Si en algo estaban de acuerdo los jefes de la Sipo-SD y la Abwehr, era que debían estar muy atentos para evitar cualquier intento de revertir la situación por parte de los franceses y eso requería de un número significativo de espías y soplones.

Los alemanes ocupaban dos tercios del territorio metropolitano, pero eso era apenas el 10% del Imperio Francés.  El gobierno de Vichy, con el Mariscal Petain a la cabeza y François Darlan como su Primer Ministro, controlaba todas las colonias.  Petain culpaba a los republicanos por la derrota y gobernó con mano férrea tratando de mantener la unidad del imperio.  Los alemanes oficialmente tenían la potestad de vigilar los territorios no ocupados mediante Comisiones de Armisticio establecidas en las principales ciudades de Francia y de las colonias, pero la información oficial era complementada con los informes clandestinos obtenidos por los servicios secretos.

Los métodos del espionaje alemán estaban dirigidos a dividir y debilitar a los grupos que pudieran formar células clandestinas neutralizando cualquier intento de coordinación.  Para ello fueron colocados agentes en todas las dependencias de las principales autoridades del gobierno francés.   Entre febrero de 1941 y abril de 1942, la hermana del inspector de la Policía asignado para proteger al Almirante Darlan fue amante de Hugo Geissler, jefe de la Gestapo en el sur de Francia.  Cuando Darlan fue sucedido por Pierre Laval, pese a sus simpatías con los alemanes, era vigilado estrechamente por la Gestapo.  La secretaria privada de Laval le entregaba copias de la correspondencia de su jefe a su amante, quien a su vez se las pasaba a los servicios secretos alemanes.

Propaganda

Propaganda para elevar la moral de los franceses

Los agentes alemanes buscaban cualquier indicio de que los acuerdos del armisticio estuvieran siendo incumplidos, en especial prestando atención a los servicios secretos franceses que intentaran reformar el significado de cualquier cláusula por medio de cualquier argucia.  La sospecha de que se ocultaran armas del ejército francés que debieron haber sido entregadas fue corroborada en octubre de 1941 por el agente alemán Albert Reymann quien informó a sus superiores que en el Distrito de Roches Noires en Casablanca, Marruecos Francés, existía un depósito clandestino de armas.

La red francesa

Aunque los servicios secretos alemanes extendieron la red de espías, los franceses no se quedaron atrás.  Al momento de la rendición, De Gaulle tuvo que formar sus propios servicios secretos porque el Deuxième Bureau (Segunda Sección) permaneció con el gobierno del Mariscal Petain en Vichy y continuó funcionando dentro del Ejército Francés permitido por los alemanes en el Armisticio.  El Cinquième Bureau (Quinta Sección) trabajó muy eficazmente y pudo capturar a más de dos mil agentes pagados por los alemanes y obteniendo información con sus propios agentes pagados para espiar al ocupante. 

El gobierno de Vichy apoyaba ese doble juego que permitía tener una visión completa de la situación del país.  Pero también colaboraba con la investigación y arresto de comunistas y de personas que por razones étnicas o religiosas no eran del completo agrado del gobierno.  Toda esa política le permitía al gobierno de Petain mantener una cierta soberanía e independencia del ocupante y preservando además la integridad del territorio no ocupado.

Espías franceses

Agentes alemanes contactaron a militares franceses para obtener información sobre movimientos de tropas, actitudes de algunos oficiales y movimiento de equipos.  Por otro lado pagaron los servicios de civiles para obtener informes sobre actividades de la Resistance, sondeo de la opinión pública y actividades de grupos étnicos y religiosos, distribución de propaganda etc.

Inflacion

Colas para adquirir alimentos

  • Guillaume Alscher, oficial francés informó sobre el movimiento de aviones y de tropas francesas en el norte de África.
  • Adrien Demoulin oficial francés suministraba información sobre las fortificaciones francesas en Dakar y las posibilidades que habían para unirse a la Legión extranjera en Marsella.
  • Paul Riff fue encargado por la Abwehr para vigilar al colaborador de la Resistance llamado Français de Chamont que introducía propaganda de los Gaullistas y a vigilar una casa donde se reunía un grupo de masones.
  • Los espías Paul Dressen, Adrien Demoulin y Josef Beitelberger brindaban informes sobre la opinión pública en los territorios ocupados.
  • Las actividades en el mercado negro eran explotadas por los agentes alemanes.   Una persona conocida como "Combatti" que solía dormir en camas para indigentes fue contratado por la inteligencia alemana en 1940 y logró amasar una fortuna de más de 3 millones de francos en menos de dos años de actividades en el espionaje y en el mercado negro.
  • Karl Oberender estaba encargado de informar a la inteligencia alemana e italiana sobre las reservas de carbón y sobre el movimiento mercante cuando fue arrestado en 1941.
  • Paul Luck fue arrestado por la policía francesa el 20 de abril de 1942 en Argelia donde recolectaba información sobre la economía en las colonias.
Fidelite

Juramento de fidelidad a Petain de los reservistas de la Legión.  Nótese el saludo con el brazo en alto.

Espionaje y traición

Todas las actividades del espionaje estaban relacionadas de una manera u otra con la traición.  Más del 80% de los agentes reclutados en Francia por los alemanes eran franceses.  La cifra contrasta con la creencia de que la gran mayoría de los franceses estaba en contra de los ocupantes y que lo contrario representaba una cantidad ínfima.  Lo que sucedió era que al momento de la rendición francesa la economía sufrió un revés que dejó a la mayoría sin trabajo.  Los alemanes pagaban muy bien los servicios de los espías, incluso los de muy bajo nivel, pues contaban con los ingresos del Estado que eran administrados por las autoridades militares alemanas en la Francia Ocupada.  Una vez que las ciudades fueron recuperando la normalidad, la falta de trabajo se hizo evidente y por ello muchas personas se dieron cuenta que podían obtener buenas remuneraciones trabajando para los alemanes, ya fuera directa o indirectamente.  Las industrias pesadas fueron puestas inmediatamente al servicio de Alemania, les gustara o no a los propietarios y fueron adaptadas a la economía de guerra.  Los fabricantes de automóviles, por ejemplo, pasaron a fabricar vehículos militares y eso representaba una actividad económica muy lucrativa.  Los clubes nocturnos adaptados a los gustos alemanes eran un gran negocio debido a que la fuerza de ocupación en más del 95% eran hombres.  Los propietarios no estaban muy dispuestos a arriesgar sus negocios permitiendo el sabotaje o promoviendo las infidencias.


Bibliografía

-REVISTA: History Today, Vol 56, Enero 2006.

Subscribirse en Amazon

- La delégation française aiprès de la commission allemande d'armistice.  1940-1942.  Paris 1947.
- Les dossiers de la Seconde Guerre Mondiale.  Editions Gerard & Co. Verviers, Bélgica.  1965.


Publicado: 04 febrero/2006