Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Espionaje en Egipto

El 01 de julio de 1942, el Afrikakorps amenazaba entrar en Egipto, todo indicaba que era sólo cuestión de días.   Los mandos británicos en El Cairo recibieron la orden de abandonar el país y en cumplimiento de esa directriz comenzaron a ser quemados todos los documentos oficiales en la Embajada Británica, edificios de gobierno y puestos militares en preparación para la evacuación.   El Cairo se llenó de humo y olor a papel quemado.

Todos los residentes británicos que contaban con un automóvil no lo pensaron dos veces y cargaron en el vehículo cuanto pudieron dirigiéndose al este.   Las estaciones de trenes estaban abarrotadas de refugiados buscando desesperadamente poder encontrar un pasaje para embarcarse y salir cuanto antes de la ciudad y del país.  Pero, en esos mismos momentos, de angustia para los británicos, grupos de egipcios tomaban las calles gritando: "Rommel, Rommel, Rommel...."

Sadat 1942

Sadat en tiempos difíciles

Los egipcios dueños de negocios adornaban sus tiendas, hoteles y restaurantes con banderas alemanas, mientras apresuradamente desaparecían las fotografías de Churchill, Jorge V, además de todo vestigio de símbolos o colores británicos.   Las fotos de Hitler y Rommel surgieron como por arte de magia, a la par que se formaba un mercado negro buscando el mejor precio por las fotografías.

Los bancos de Alejandría sufrieron una corrida preocupante ante el pánico reflejado en los rostros de los empleados que se esforzaban por entregar el dinero a su clientes que se agolpaban en las puertas exigiendo su dinero.   En previsión a lo que podía suceder, mucho antes las reservas de oro del gobierno fueron enviadas a Kartún ante el movimiento en los muelles, que hacía sospechar por los rumores e infidencias, que la flota británica escapaba dirigiéndose a Port Said, Haifa y Beirut.   En horas los muelles quedaron abandonados y hasta los empleados de aduana dejaron sus puestos.   La población estaba segura, que el Afrikakorps aparecería en cualquier momento, al menos era lo que deseaban.   Los residentes italianos formaron un comité de bienvenida, dispuestos a brindar sus mejores platos a la comitiva que no dudaban estaría encabezada por el mismo Rommel.

Hasan al-Banna

Hasan al-Banna

Los jóvenes oficiales egipcios leales a Gamal Abdel Nasser y Anwar el-Sadat, agrupados en el "Anillo de Hierro" y la "Asociación de Oficiales Libres" conspiraban para encarcelar a los viejos generales corruptos que habían ayudado a los británicos a ocupar su país.   El Ejército egipcio había sido entrenado por los británicos, pero equipándolo con material anticuado y desechado.   Sadat financió la compra de 10.000 botellas para fabricar bombas Molotov y ayudó en la preparación de un documento de acuerdo para ser firmado por Rommel.   El documento junto con fotografías de las posiciones británicas fue enviado en avión a las líneas alemanas, pero fue derribado en el camino por la artillería antiaérea británica.   En ese documento, Sadat le daba garantías a Rommel que ningún británico saldría vivo de Egipto.

La mayoría de las carreteras, puentes y comunicaciones estaban bajo la custodia de soldados egipcios, pero el grueso de las tropas se encontraban en las fronteras al sur del país.   Algunas de esas unidades se movilizaron sin autorización de los mandos superiores, esperando las órdenes de los complotadores para marchar al norte o neutralizar a los que se opusieran.

En general, los militares no estaban en buenos términos con los británicos especialmente desde el golpe de Estado planificado en Londres para derrocar al Primer Ministro Ali Mahir Pasha, quien fue sacado del cargo por soldados británicos a punta de pistola en febrero de 1942, y reemplazado por Hassan Sabry Pasha un político del partido nacionalista WAFD, pero que se dejó corromper por los británicos.   En esa oportunidad los británicos desarmaron prácticamente a las fuerzas egipcias y les quitaron todos los tanques de la única brigada de tanques existente.   En sus memorias Nasser dice no encontrar explicación al hecho de que los altos mandos militares egipcios no reaccionaran ante esa afrenta.

Anwar el Sadat

Anwar el-Sadat

Sin embargo, las unidades dispuestas a responder al llamado de Sadad y Nasser se pusieron en contacto con otros grupos de resistencia como la Al-Muslimum (Hermandad Musulmana) del Sheik Massan el-Banna, de marcada posición anti-occidental y el partido Misr al-Fatah (Egipto Joven), fundado por el abogado Ahmed Hussein en octubre de 1933, partido con el molde del Partido Nacional Socialista Alemán, con sus Camisas Verdes, saludos con el brazo en alto, himnos, símbolos y eslogans.

La Hermandad Musulmana operaba desde las mezquitas para evitar la vigilancia británica y clandestinamente estaba entrenando una fuerza paramilitar.   Todos esos grupos con Gamal Abdel Nasser y Anwar el-Sadat, ambos pertenecientes al Misr al-Fatah, estaban en comunicación con los conspiradores pro-alemanes de Rashid Ali al-Ghailani en Iraq y en contacto con agentes alemanes de la Abwehr.

La Abwehr contaba en El Cairo con tres elementos importantes para el espionaje alemán, las hermanas Endozzi eran italianas empleadas de la Embajada de Italia y obtenían informaciones vitales que transmitían a la Abwehr.   Junto con su madre, las Endozzi recababan información de la comunidad italiana y habían "catalogado" a todos los connacionales residentes en El Cairo, clasificándolos como leales o traidores.   La lista debía ser entregada a las fuerzas alemanas cuando llegaran a la capital, pero el Mayor Sansom de Inteligencia Militar de la Policía Militar Británica de El Cairo, sobornó al portero de la vivienda de las mujeres, para poder entrar y encontró la lista escondida en el baño.

Gamal Abdel Nasser

Gamal Abdel Nasser

Johan Eppler era alemán criado en Alejandría y hablaba el árabe perfectamente bien.   Fue reclutado por la Abwehr y enviado a El Cairo.   Era amigo del Rey Fuad y del Príncipe Kemal.   Fue enviado de regreso a El Cairo en 1942 y estableció su centro de operaciones en un yate.   Eppler reclutó a Hekmet Fahmy, una bailarina con quien había mantenido una relación años antes.   Hekmet obtenía informes seduciendo a oficiales británicos asiduos concurrentes al club Kit-Kat y los entregaba a Gamal Abdel Nasser y también a Eppler, quien los retransmitía a Roma y al Cuartel General de Rommel, con la ayuda del radio operador apodado Sandy.   Sansom sospechó de Eppler porque gastaba mucho dinero invitando licor a los británicos y tenía mucha relación con prostitutas de los bares de la ciudad.

En tercer lugar, los alemanes contaban con las informaciones que obtenían de los mensajes cifrados del Agregado Militar estadounidense, el Coronel Fellers.   Los códigos de Fellers habían sido descubiertos por los alemanes y podían descifrar todos sus mensajes enviados por el oficial a sus superiores, los cuales contenían toda clase de informes sobre los movimientos británicos en Egipto, además de armas y equipo.   Pero cuando se desarrollaba la Batalla de El Alamein, Fellers fue reemplazado por otro oficial, quien como medida rutinaria cambió los códigos y dejó a los alemanes sin información sobre los movimientos de tropas, órdenes de batalla y suministros británicos.

Rey Farouk

Rey Farouk

Cuando la batalla de El Alamein cambió el curso de la guerra en África, los nacionalistas egipcios se vieron envueltos en serios problemas.   En El Cairo, las fotos de Hitler, de Rommel y las banderas alemanas desaparecieron en un abrir y cerrar de ojos.   Los que antes quemaron las fotos de Churchill y del Rey Jorge V, se lamentaban haberlo hecho, mientras que los precavidos, las volvieron a sacar de oscuros sótanos junto a desteñidas banderas británicas.   Los civiles británicos comenzaron a regresar y la red de espías de la Abwehr fue desmantelada.   Las Endozzi, Eppler, Sandy y Hekmet, además de varias docenas de sospechosos fueron detenidos por los británicos y Gamal Abdel Nasser junto con Anwar el Sadat fueron interrogados y puestos a disposición de las autoridades militares egipcias.   Anwar el-Sadat fue dado de baja del ejército y con el varias docenas de oficiales nacionalistas.

La resistencia egipcia no tuvo más remedio que bajar el perfil a la espera de tiempos mejores.   La guerra no tenía visos de terminar, aunque en esos momentos Rommel estaba en franca retirada hacia el oeste y las posibilidades de una contraofensiva alemana parecían muy remotas.   Los suministros de Estados Unidos llegaban como torrentes al puerto de Alejandría y El Cairo recuperó la calma poco después.   Los bares reabrieron sus puertas, las bailarinas y prostitutas regresaron a sus trabajos habituales y no pasó mucho tiempo para que Hekmet Fahmy reanudara sus coqueteos con oficiales británicos brindándoles sus favores mientras soltaban la lengua en su yate anclado en el Nilo.   Los informes, como de costumbre, eran enviados sin demora a la resistencia egipcia y hasta el final de la guerra por milagro de no se sabe quien, Anwar el-Sadat y Gamal Abdel Nasser los recibían regularmente en la prisión.

Terminada la guerra, El Rey Farouk empeñado en fortalecer su gobierno y su ejército, contrató a alemanes ex-oficiales de alto rango como asesores.   Eso no le resultó bien al monarca, porque esos mismos asesores confabularon con los Oficiales Libres y la Hermandad Musulmana, liderados por Nasser, para derrocarlo.  El 26 de julio de 1952 Farouk fue obligado a abdicar.

Cuando en 1953 se esparció por el mundo el rumor de que Hitler estaba vivo, el periódico egipcio Al Musawwar le pidió a personalidades políticas escribirles una carta a Hitler.   La carta de Anwar el-Sadat decía: "Mi querido Hitler: Te felicito desde el fondo de mi corazón.   Aún cuando parece que has sido vencido, en realidad eres el vencedor.   Tuviste éxito en crear tensiones entre el viejo Churchill y sus aliados, Hijos de Satanás... Alemania renacerá a pesar de las potencias del Este y del Oeste.   No habrá paz en el mundo, hasta que Alemania vuelva a ser lo que fue."

  En fin toda una cadena de conspiraciones y contra-conspiraciones en las que, para muchos, estuvieron involucrados hasta a Los Illuminati.


Publicado: 18 mayo/2008