Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Anthony F. Blunt

Anthony F. Blunt

Anthony F. Blunt nació el 26 de setiembre de 1907 en Bournemouth, Dorset, Inglaterra. Fue el tercero y último hijo del vicario Reverendo (Arthur) Stanley Vaughan Romo y su esposa, Hilda Violeta quien fue hija del maestro Henry del servicio civil de Madras. Anthony fue hermano del escritor Wilfrid Jasper Walter Blunt y del numismático Christopher Evelyn y sobrino nieto del poeta Wilfrid Scawen Blunt.

Además, fue primo tercero de Elizabeth Bowes-Lyon, la difunta Reina madre, de quien su madre fue prima segunda del padre de Elizabeth Claude Bowes-Lyon, el XIV Conde de Strathmore y Bentinck. Era pues innegable su ascendencia aristocrática.

El padre de Blunt fue asignado a la capilla de la embajada británica en París y por eso se trasladó con su familia a la capital francesa donde vivieron varios años durante la infancia de Blunt. El joven Anthony aprendió el francés y vivió intensamente la cultura artística francesa, lo que estimuló un interés por las artes que duró toda su vida y formó la base para su posterior carrera.

De regreso a Londres, educado en el Marlborough College. Luego obtuvo una beca en matemáticas en el Trinity College de Cambridge. En aquel tiempo, a los becados en la Universidad de Cambridge le permitían saltar el primer grado de Bachiller y completar el segundo grado en dos años. Sin embargo, no podían obtener un título en menos de tres años, por lo tanto, Blunt pasó cuatro años en el Trinity College y luego estudió Lenguas Modernas en Cambridge, graduándose finalmente con honores en 1930.

Fue profesor de francés en Cambridge y se convirtió en miembro del Trinity College en 1932. Su tesis fue sobre historia del arte francés y viajó con frecuencia a Europa continental en relación con sus estudios.

Blunt era conocido por ser homosexual, lo que en Gran Bretaña era una actividad criminal en aquellos tiempos. Fue miembro de los Apóstoles de Cambridge, un grupo de discusión clandestino de 12 estudiantes de Cambridge, sobre todo de los colegios Trinity y Del Rey, considerados los centros adonde concurrían las mentes más brillantes de la Universidad. Muchos eran homosexuales y marxistas en aquel momento. Blunt fue también curador de arte.

Existen numerosas versiones de cómo Blunt fue reclutado a la NKVD. Como tutor en Cambridge, Blunt visitó la Unión Soviética en 1933 y posiblemente fue reclutado en 1934. Blunt dijo en una conferencia de prensa, que Guy Burgess lo reclutó como espía.

Muchas fuentes sugieren que Blunt permaneció en Cambridge y sirvió como descubridor de talentos. Él puede haber identificado a Burgess, Donald Maclean, Kim Philby, Michael Straight y John Cairncross —todos estudiantes del Trinity College unos años menores que él— como potenciales espías para los soviéticos.

Blunt dijo en una confesión pública que fue Burgess quien lo convirtió a la causa soviética, después de que ambos habían dejado Cambridge, cuando ambos eran miembros de Los Apóstoles de Cambridge, y Burgess podría haber reclutado a Blunt o viceversa, ya sea en la Universidad de Cambridge o posteriormente cuando ambos trabajaban para la inteligencia británica. Hay mucha confusión en este asunto por las diferentes y encontradas afirmaciones de cada uno de los cinco del Círculo de Cambridge.

Cuando en 1939 Alemania invadió Polonia y luego la URSS hizo lo propio, Blunt ingresó al ejército británico

Durante los primeros meses de la guerra sirvió en Francia en el servicio de inteligencia y cuando la Wehrmacht encerró a las fuerzas británicas en Dunkerque en mayo de 1940, fue evacuado en un buque de la Royal Navy. Ese mismo año fue reclutado por el MI5.

Antes de la guerra el MI5 empleaba a en su mayoría a ex policías indios, porque fue en la India que el imperio británico tenía las mayores amenazas a su seguridad.

Pero luego de muchas investigaciones, parece que el MI5 pudo haber sabido por un oficial que más tarde afirmó que supo que Blunt había tenido relaciones con el Partido Comunista de Gran Bretaña cuando hubo protestas por los pagos de pensiones a sus infiltrados jubilados.

Blunt filtró la información de inteligencia sobre las intercepciones Ultra de las máquinas codificadoras Enigma de la Wehrmacht que pasaban el tráfico de radio codificado del frente ruso. También admitió a pasar información de los círculos de espías de Alemania, que operaban en la Unión Soviética. Ultra estaba trabajando principalmente en los códigos navales de la Kriegsmarine, lo que eventualmente ayudó a ganar la Batalla del Atlántico. Receptores sensibles podrían recoger las transmisiones, relativos a los planes de guerra de Alemania, procedentes de Berlín. Había gran riesgo de que, si los alemanes descubrieran que habían sido comprometidos sus códigos, cambiarían la configuración de las ruedas de Enigma, lo que volvería "ciegos" a los descodificadores en Gran Bretaña.

Todos los detalles de la operación Ultra eran conocidos por sólo cuatro personas, uno de los cuales trabajó rutinariamente en Bletchley Park. La difusión de información Ultra no siguió el protocolo habitual de inteligencia sino que mantuvo sus propios canales de comunicación. Los oficiales de inteligencia militar dieron las intercepciones Ultra a enlaces, quienes a su vez reenviaban los mensajes interceptados a Bletchley Park.

La información de mensajes descodificados recién pasaba entonces a los líderes militares a través de los mismos canales. Por lo tanto, cada eslabón de la cadena de comunicaciones conocía solamente un asunto en particular y no los detalles en general del Ultra. Nadie fuera de Bletchley Park sabía la fuente de la información.

John Cairncross, otro de los cinco de Cambridge, fue puesto por el MI6 en Bletchley Park. Blunt admitió haber reclutado Cairncross y bien puede haber sido el enlace entre Cairncross y los controladores soviéticos. Porque aunque la Unión Soviética era en ese momento una aliada, desconfiaban los unos de los otros.

Alguna información transmitida se refirió a los preparativos y planes alemanes detallados para la batalla de Kursk. Malcolm Muggeridge, también agente británico durante la guerra, recuerda una reunión de Kim Philby y Victor Rothschild, un amigo de Blunt del Trinity College de Cambridge. Denunció en la reunión de París en 1955 Rothschild argumentó que debió entregársele mucho más material de Ultra a Stalin y por primera vez Philby dejó de lado la reserva que mantuvo por años y también lo admitió.

Durante la guerra, Blunt alcanzó el rango de mayor. En los días finales de la Segunda Guerra Mundial en Europa, Blunt hizo un exitoso viaje secreto a Schloss Friedrichshof en Alemania para recuperar cartas sensibles cursadas entre el duque de Windsor y Adolf Hitler y otros líderes alemanes. El Rey Jorge VI le pidió a Blunt, que trabajara a tiempo parcial en la biblioteca real, para conducir al bibliotecario real, Owen Morshead, a Friedrichshof en marzo de 1945 para liberar las cartas de la Emperatriz Victoria, una hija de la reina Victoria y madre del Kaiser Wilhelm. Los documentos rescatados por Morshead y fueron depositados en los archivos reales.

Para muchos en el ambiente cortesano, Blunt era conocido como espía y estuvo a punto de ser descubierto por el MI5, por eso fue ayudado a escapar a Rusia junto con Maclean.

En Rusia nunca pudo acostumbrarse a la vida local, ni siquiera quiso aprender el ruso. Regresó a Gran Bretaña y a cambio de una completa confesión y se le garantizó mantener su secreta vida de espía por un lapso de 15 años además de garantizarle inmunidad de por vida. Mucho tuvo que ver su alcurnia y las buenas relaciones con la monarquía.

Blunt murió de un ataque al corazón en Londres cuando tenía 75 años de edad.


Publicado: 4 noviembre/2001 - Actualizado: 31 octubre/2013