Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Elizabeth Bentley

Elizabeth Bentley

Elizabeth Bentley, nació en Connecticut, EEUU, el 01 de enero de 1908, hija única de Charles Prentiss Bentley, comerciante y May Charlotte Turrill, maestra de escuela.  Ambos padres de Elizabeth eran muy estrictos en asuntos de moral y buenas costumbres.  Charles, trabajó en pro de muchas causas nobles, tales como la lucha antialcohólica, pero emprendió muchos negocios que no fueron muy productivos.  Cuando Elizabeth contaba con 7 años de edad, su padre mudó a la familia de estado en estado buscando una manera de establecerse, hasta que en 1924, obtuvo un trabajo administrando una tienda en Rochester, Nueva York y su esposa a su vez trabajó en la misma ciudad como maestra.  Pronto May fue conocida como una persona muy caritativa que solía darle de comer, a cualquiera que tocara a su puerta.

Elizabeth fue matriculada en el East High School.  En sus memorias dijo, que en su tiempo libre tomó clases de piano, asistía a la Iglesia Presbiteriana, cumplía actividades como Niña Exploradora, jugaba basketball y se sentía "feliz y llena de vida".  Sin embargo, exalumnos de la escuela dijeron que no era muy popular y más bien opaca, solitaria y todo lo opuesto a lo que dijo de sí misma.  Dijo también, que su madre nunca le permitió que se juntara con niñas que bebieran alcohol, que fumaran, o que frecuentaran clubes nocturnos.

En 1926, Elizabeth contaba con 18 años de edad y ganó una beca para estudiar en el afamado y exclusivo colegio de mujeres Vassar College, de Nueva York.  En el colegio, Elizabeth conoció a jóvenes emancipadas y muy liberales que hacían todo lo que su madre aborrecía.  Mucha de las compañeras de Elizabeth se maquillaban, usaban faldas muy cortas, bebían alcohol, fumaban y solían lucirse acariciándose con sus novios y amigos.

Elizabeth era una chica alta de 1.75m de estatura, fuerte, cuello largo y tímida sonrisa.  Se estaba desarrollando como una mujer que destacaba por su físico aunque no era atractiva.  Además, en Vassar, Elizabeth Bentley se sentía incómoda con sus adineradas y prestigiosas compañeras, quienes pensaban que era desaliñada, insulsa, con aires de profesora y hasta patética.  No tenía amigos, era solitaria y académicamente no se distinguió, pues sus notas promediaron la calificación C.

Vassar tenía en los años 20 una reputación de centro educativo liberal, con una directora, Hallie Flanagan, que fue reconocida como una izquierdista muy influyente.  Flanagan logró la ayuda económica estatal para crear un Proyecto de Teatro Experimental, caso único en la historia de Estados Unidos.  La fama de Flanagan llegó hasta Moscú y pronto logró un intercambio estudiantil, llevando a Leningrado a algunas estudiantes, incluyendo a Elizabeth, quien quedó maravillada con la forma de vida de la Unión Soviética.

Un año antes de graduarse, murió su madre y quedó emocionalmente a la deriva.  Gastó la pequeña herencia que recibió en tres viajes a Europa que realizó en los siguientes 4 años.  Se graduó en Vassar College en 1930 y seguidamente emprendió su primer viaje.  Más tarde les dijo a los soviéticos que cuando realizó ese viaje, "era tímida y virgen", pero en la travesía Elizabeth conoció a un ingeniero británico y tuvo su primer romance.

Al regresar, sus conocimientos de inglés, francés e italiano le ayudaron a obtener un trabajo como profesora en la exclusiva Preparatoria de Foxcroft y finalizar su pregrado en Middleburg en Virginia.  Durante los dos años siguientes, alternó su trabajo con los estudios y luego pasó un verano estudiando en la Universidad de Perugia en Italia.  En 1932 dejó el trabajo para dedicarse a obtener su doctorado, una meta no usual entre las mujeres en los años 30. 

Al madurar, tuvo más confianza en su relación con los hombres y en Perugia tuvo un romance con un oficial húngaro.   Luego en Columbia conoció a un estudiante árabe y vivieron juntos, incluso se comprometieron para casarse, pero en 1933 ella rompió el compromiso al ganar una beca en la Universidad de Florencia.  Antes de viajar a Italia, su padre de 63 años, enfermó y murió de arteriosclerosis.   Elizabeth Bentley, huérfana a los 25 años e hija única, se dedicó de lleno al trabajo para mitigar su pena.

En Florencia, se despojó de los conceptos inculcados por sus padres durante su niñez y adolescencia.  Cambió de amantes cada semana.   Durmió con hombres más jóvenes y más viejos que ella, solteros, casados, soldados, profesores universitarios, italianos y extranjeros.   Vivía una vida que obviamente no podía costear con su pensión y pedía préstamos que no siempre pagaba.  Quebrando la última de las reglas familiares se dedicó a la bebida y se convirtió en alcohólica por el resto de su vida, afición que mostraba públicamente.

En una fiesta en la casa de Joseph Lombardo, un estudiante de intercambio, retó a las demás mujeres a quitarse la ropa y hacer el amor con sus parejas, ahí mismo, en el piso.  Las personas que la conocieron en esa época la tildaban de chupasangre, vagabunda, borracha y mujerzuela.   Considerando su entusiasmo por el sexo, hubo muchos rumores de que se había practicado varios abortos.

Pero en Florencia, Bentley desarrolló un gusto especial por los regímenes fascistas.  Estaba impresionada por Mussolini y en 1934 se unió al Gruppo Universitatea Fascisti, abandonando prácticamente sus estudios al sumergirse en la política italiana.  Pero un año después, en 1935, regresó a EEUU y se unió a la Liga en Contra de la Guerra y se afilió al Partido Comunista Estadounidense.

En 1938, obtuvo un empleo en la Biblioteca de Información Italiana de Nueva York.  Durante el desempeño de su trabajo, logró descubrir que la biblioteca era una oficina encubierta de la inteligencia italiana y pudo obtener gran cantidad de información relacionada con las actividades fascistas, que luego las pasó al Partido Comunista Italiano.  Sin embargo sus relaciones con italianos comunistas fueron descubiertas y fue despedida del trabajo.

Por intermedio de sus contactos con el Partido Comunista Italiano conoció a Jacob Raisin.  Este hombre de 40 años, era llamado "Timmy" por Elizabeth, pero es mejor conocido por su alias Jacob Golos, un veterano de la izquierda radical, nacido en 1890 en Ukrania.  Fue miembro del Partido Comunista y Jefe del espionaje soviético en Estados Unidos bajo las órdenes de la IV Oficina.  Golos puso en marcha una operación encubierta llamada "World Tourists, Inc." que promovía visitas de extranjeros a la Unión Soviética.  La estrecha relación de amistad y trabajo llevó a Elizabeth y Golos a convertirse en amantes.  Por medio de Golos, Bentley conoció a otros agentes de la IV Oficina y fue introducida al círculo de espías que operaban en Estados Unidos, entre los que se encontraban conocidos agentes como Klaus Fuchs, Harry Gold, Whittaker Chambers y David Greenglass.

Cuando Bentley conoció a Golos, ella ya estaba asociada a temibles stalinistas como un tal "F. Brown", conocido más como "Alpi" un comunista italiano ampliamente referido como terrorista capaz de ordenar y cometer asesinatos.  La propia Bentley estuvo involucrada en una posición subordinada en la conspiración para asesinar a León Trotsky que fue en cierta medida manejada desde Estados Unidos y ejecutada el 20 de agosto de 1940 en la ciudad de México, por un esbirro de Stalin.

Elizabeth Bentley, fue amante de todos los representantes de la IV Oficina del Ejército Rojo que operaron en los Estados Unidos en ese tiempo.  Los espías soviéticos establecieron una enorme red que infiltró los más altos estamentos de la vida política de Estados Unidos y Elizabeth formaba parte de la red, trabajando para los rusos por convicción ideológica.  En los mensajes Venona, operación de la inteligencia británica y estadounidense para descodificar los cables que se intercambiaban entre Moscú y la red de Golos, Bentley era llamada "Umnitsa" (buena chica), pero cuando Golos murió de un ataque cardíaco en 1943, su importancia y reputación ante la IV Oficina y la NKGB en Moscú, comenzó a desmoronarse.

En 1941, Golos había montado una empresa llamada "U.S. Service and Shipping Corporation" donde Bentley aparecía como empleada.  Cuando Golos desapareció de la escena, Moscú puso a Bentley bajo las órdenes de otros agentes, exigiéndoles mayor supervisión y vigilancia sobre ella.  La política stalinista demandaba que los agentes de la IV Oficina y la NKGB en EE.UU. fueran soviéticos, sin personajes como Bentley de por medio.  La época de Golos, y su directo control de las operaciones, había pasado.  También, las relaciones entre EEUU y la URSS se estaban enrareciendo, por tanto Moscú no estaba dispuesto a permitir que dentro de la red de espionaje hubieran personajes clave que no fueran rusos.

Sin embargo, por intermedio de Bentley, se transmitieron las consignas de Moscú para influenciar a algunos altos funcionarios estadounidenses como Alger Hiss, consejero de Stettinius en la Conferencia de Yalta y después secretario General en la conferencia de San Francisco para la Organización de las Naciones Unidas, o Dexter White, consejero del secretario Morgenthau.  Elizabeth Bentley llegó incluso a transmitir a Moscú, de parte de Dexter White, muestras y hasta planchas para la impresión del papel moneda de los futuros marcos de ocupación que circularían en Alemania.  Se puede creer que Dexter White inspiró el plan Morgenthau, que preconizaba la fragmentación y desmantelamiento total de Alemania, al mejor de los gustos de Stalin, sin embargo, el proceso incoado contra Hiss en 1948 no permitió deducir tales conclusiones.  En cuanto a White, que llegó a ser director del Fondo Monetario Internacional, falleció repentinamente antes de ser inculpado.

Pero la decisión de Moscú fue acertada, pues la red soviética había crecido tanto, que muchos agentes conocían las actividades de la mayoría de sus compañeros, ocasionando un grave riesgo de seguridad.  Cuando la NKGB intentó reducir la red a pequeñas celdas entre 1943 y 1944, muchos agentes rusos y estadounidenses se opusieron.  La NKGB actuó con firmeza y muchos fueron transferidos o desaparecieron de escena.   Bentley no era una excepción, después de estar en un puesto privilegiado al lado de su amante Golos, de la noche a la mañana, fue despojada de sus privilegios.  Con gran malestar, Bentley se distanció y perdió contactos con sus amigos, lo cuales fueron eliminados del escenario, y ella misma empezó a ser acosada por sus jefes.  Los sentimientos de Bentley pasaron de rabia contra sus jefes, a sentirse herida, luego desilusionada por el estalinismo y finalmente asustada por el curso que estaban tomando los acontecimientos.   Ella llegó a estar convencida que sería asesinada.

Los nuevos agentes que la controlaban, la denunciaron ante los jefes en Moscú, describiéndola como hostil, voluble y poco confiable.  En Moscú discutieron sobre la necesidad de llevarla a la URSS o eliminarla para terminar con el problema.  Pero, Elizabeth Bentley, todavía era útil, pues por su estrecha relación con Golos tenía información que los demás agentes desconocían.  Mientras tanto, varias redes menores habían sido descubiertas y desmanteladas, e incluso, la empresa "U.S. Service and Shipping Corporation" estaba bajó la vigilancia del FBI.

Súbitamente, en 1944 Bentley dejó el Partido Comunista, y pidió protección al FBI.  Bentley pasó meses en interrogatorios y al año siguiente el FBI la aceptó como colaboradora dándole el nombre de "Gregory", quedando bajo la protección del Estado.  Bentley puso al descubierto la enorme red de espionaje que operó en las más altas esferas de los Estados Unidos, infiltradas en el gobierno, la industria y las fuerzas armadas, desde antes, hasta después de la Segunda Guerra Mundial.

El 8 de noviembre de 1945, J, Edgar Hoover le envió al presidente Truman un informe en el que le relataba las actividades de un círculo de espías comunistas que estaban operando dentro del gobierno de Estados Unidos.  Los informes que entregó Bentley incluyeron los nombres de 80 supuestos espías, pero no aportó suficientes pruebas que fueran evidencia suficiente para poderlos arrestar.  Elizabeth Bentley denunció a altos oficiales del gobierno como Harry Dexter White, subsecretario del Tesoro y Nathan Gregory Silvermaster, un economista nacido en Rusia, conocido por hacer trabajos sucios en favor de sus jefes en Moscú y que había escalado posiciones en el Departamento del Tesoro y el Departamento de Comercio.  Otros implicados iban desde Duncan C. Lee, alto jefe de la OSS (Oficina de Servicios Estratégicos, luego CIA) hasta William Remington alto empleado del Directorio de Producción de Guerra.  También declaró Bentley que ella formó parte del grupo de agentes que incluyó al espía atómico Julius Rosenberg.  Según algunos autores, la defección de Elizabeth Bentley fue conocida por Moscú gracias al informe enviado por el agente Kim Philby, del "Circulo de Cambridge", en Londres.

El senador Joseph McArthy, usó su posición como Presidente del Comité sobre Operaciones Gubernamentales y del Subcomité de Investigaciones Permanentes para lanzar investigaciones para documentar cargos contra supuestos comunistas en el gobierno y en la vida nacional de EE.UU.  Por la desatada doctrina McArthy, todo el mundo era sospechoso de ser comunista hasta que no probara lo contrario.   Una ola de duda, temor y desconfianza cubrió a los Estados Unidos.

En julio de 1948, en pleno "macartismo", Bentley se presentó ante la comisión McArthy, pero sus testimonios fuero perdiendo credibilidad cuando se supo que ella había vendido la información al periódico "New York - World Telegram".  Sin embargo las infidencias suministradas por Bentley más tarde ante el Gran Jurado, fueron usadas para arrestar y posteriormente condenar por espionaje a Harry Gold, David Greenglass, Ethel Rosenberg y Julius Rosenberg.  Desde 1947, la prensa le dio muchos apelativos como "La reina del espionaje rojo" y "Reina rubia de los espías" aunque no era rubia y la describían como voluptuosa o glamorosa, cuando no lo era en realidad.

La notoriedad causó en Bentley un enorme cambio en su vida, pero no en sus hábitos.  Buscando testimonios para corroborar las denuncias de Bentley, fue citado Whittaker Chambers quien a si vez implicó a Alger Hiss.  Al igual que Chambers, Bentley también fue demandada por calumnia por uno de los hombres denunciados por actividades comunistas.  Su defensa le tomó años y le costó mucho dinero.

Elizabeth Bentley escribió su autobiografía "Out of Bondage" (Inside the Russian Spy Organization) que fue publicada en 1952, pero no tuvo mucho éxito en el mercadeo, pues además de que mucho de lo que escribió de ella misma, era fácilmente refutable, como cuando dijo ser pariente de George Sherman, quien aparece en la firma de la Constitución de EEUU, cosa que no era cierta.  También se describió a sí misma, diciendo que en su juventud fue brillante, vivaz, con muchas amigas, excelente estudiante, cualidades que jamás tuvo realidad, todo ello tratando de adornar su vida y su imagen de espía, obviamente tratando de venderse como una nueva Mata Hari.  Para entonces, Elizabeth Bentley despertaba elogios y rechazos en los medios políticos.  Sus críticos la llamaban neurótica, mentirosa y cosas peores, mientras que sus defensores cuestionaban el patriotismo de sus detractores.

Elizabeth Bentley terminó sus días en oscuras circunstancias, bajo protección del FBI, viviendo en un cuarto alquilado en Connecticut, con un trabajo como maestra en un reformatorio de mujeres y enfermando de cáncer al estomago, posiblemente por su adicción al alcohol.  Murió a los 54 años de edad, en 1963, atendida por unos agentes del FBI y unos pocos familiares.


MEDIA

Red Spy Queen: A Biography of Elizabeth Bentley por Kathryn S. Olmsted


Ver detalles en Amazon US/International

Clever Girl: Elizabeth Bentley, the Spy Who Ushered in the McCarthy Era por Lauren Kessler


Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 22 enero/2005