Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Operación Wilfred (5-4-1941)

Aparte del petróleo, el punto débil de la economía de guerra alemana era el suministro de hierro que en buena cuenta provenía de las minas del norte de Suecia.   El mineral era embarcado en el puerto noruego de Narvik por el norte y una menor parte a través del Báltico.   Desde Narvik los buques mercantes transportaban la valiosa carga a los puertos en el norte de Alemania.

Minas suecas

Las minas suecas de hierro se han explotado desde la época de los vikingos y durante la guerra abastecieron a Alemania..

A los británicos en cuanto a materias primas no les iba bien tampoco y como era de suponer deseaban que ese mineral llegara a sus costas y no a las de Alemania, cosa que no podían evitar, porque tanto Suecia como Noruega eran neutrales.   No podían tampoco evitar el transporte del mineral puesto que la ruta marítima desde Narvik hasta los puertos alemanes en el Báltico se realizaba a través de aguas noruegas.

Pero, para Winston Churchill cuando se trataba de los intereses británicos no había neutralidad que valiera y decidió en setiembre de 1939 minar los fiordos noruegos para impedir el tráfico marítimo desde Narvik al Báltico.   Pese a la oposición que enfrentó por cuanto ese acto suponía la violación de la soberanía de una país amigo, en noviembre de ese año ordenó elaborar el plan de minado de las aguas noruegas, presentando al Gabinete de Guerra el proyecto en diciembre.   El plan de la operación incluía el embargo de los buques, que forzados a salir de aguas noruegas a aguas internacionales, se verían obligados a desviar sus rutas.

La oposición puso trabas pero aún así, Churchill ordenó el inicio de las operaciones en enero de 1940.   El día 6 de ese mes, Lord Halifax comunicó al embajador noruego en Londres que el sembrado de minas era inminente.   Sin embargo los gobiernos de Noruega y Suecia protestaron enérgicamente y el plan fue suspendido.   Al desatarse la Guerra de Invierno con la invasión soviética a Finlandia, tanto Gran Bretaña como Francia ofrecieron su apoyo a los fineses para combatir a la URSS entonces aliada de Alemania, esperando obtener la anuencia de Suecia y Noruega para llevar a cabo sus planes bélicos.

Esta vez Churchill decidió que además de minar las aguas noruegas invadiría el puerto de Narvik para detener los embarques de hierro a Alemania y de paso ocupar las minas suecas como medida de "protección".   El plan llamado Operación Wilfred estaba listo para entrar en acción, cuando se hizo patente que la resistencia finesa estaba colapsando y por tanto fue cancelado.   Simultáneamente la Operación Royal Marine, otra de las ideas de Churchill que consistía en el minado de las aguas del río Rhin, también fue suspendido especialmente por la oposición del gobierno francés.   Luego de intensas discusiones, la Operación Royal marine fue cancelada, pero el Gabinete de Guerra británico autorizó la puesta en marcha de la Operación Wilfred.

La operación la llevarían a efecto tres grupos navales.   La Fuerza WS compuesta por el HMS Teviot Bank y 4 destructores que minarían las aguas afuera de Stadtlandet, al norte se emplearía la Fuerza WB compuesta por dos destructores operando aguas afuera de Bud y la Fuerza WV con 4 destructores siembra minas, además del HMS Eskimo, HMS Impulsive, HMS Icarus y HMS Ivanhoe con otros 4 de escolta, el HMS Hardy, HMS Hotspur, HMS Havock y HMS Hunter, todos estos en el área de Vestfjord.   La fuerza contaba con el apoyo del crucero de batalla HMS Renown al mando del Vicealmirante William Whitworth, con la escolta de los destructores HMS Glowworm , HMS Greyhound, HMS Hyperion y HMS Hero.   El contingente de tropas fue embarcado en Rosyth y fue ordenado un Plan de Contingencia llamado Operación R4 con la puesta en alerta de un grupo de transportes de tropas en caso de que Alemania respondiera a la invasión británica.

El 5 de abril de 1941, comenzó la operación y el día 8 fueron sembradas las minas en Vestfjord.   Pero, para sorpresa del Almirantazgo británico, antes de que zarparan las tropas para invadir Narvik, los alemanes comenzaron la Operación Weserübung y la primera víctima fue el HMS Glowworm, uno de los destructores británicos encargados de la siembra de minas que fue encontrado por el acorazado alemán Hipper que lo hundió en pocos minutos el día 8 de abril.

La Operación Wilfred fue cancelada luego de un fracasado intento británico de ocupar Narvik y Noruega fue ocupada por las tropas alemanas que tomaron el control del país en pocas semanas.


Publicado: 12 enero/2002