Hundimiento del USS Indianapolis (30-07-1945)

El USS Indianapolis (CA-35) fue un crucero pesado, el segundo de la Clase Portland, construido por la New York Shipbuilding Co. en Candem, New Jersey. La quilla fue puesta el 31 de marzo de 1930 y la nave fue lanzada al agua el 7 de noviembre de 1931, siendo comisionada un año después cuando hizo su primera travesía a Maine. Para entonces nadie podía predecir que un día realizaría una muy particular misión, antes de sucumbir.

USS Indianapolis

La nave tenía 194,90 metros de eslora, 27,58 metros de manga y 9,30 metros de calado. Desplazaba 33.410 toneladas, impulsada por 8 calderas White-Foster con 4 juegos de turbinas Parsons y 4 hélices que le permitían navegar con una velocidad de 32,7 nudos. Como armamento principal contaba con 9 cañones de 8" en tres torretas, dos adelante y una atrás, como armas complementarias tenía 8 cañones de 5" y artillería antiaérea. Estaba equipado además con 2 aviones de exploración Vought, OS2U Kingfisher.

Durante los años previos a la guerra, para mantener la influencia de EE.UU en los países latinoamericanos, el USS Indianapolis, llamado afectuosamente y muy curiosamente "Indy Maru" por los tripulantes (Maru: sufijo empleado en los mercantes japoneses), hizo cruceros llevando al Presidente Franklin D. Roosevelt y a miembros de su Gabinete por diversos países de Sudamérica. A su regreso el barco fue transferido al Pacífico y el 01 de noviembre de 1933 se convirtió en el buque insignia de la Fuerza de Exploración de EE.UU., manteniéndose como tal hasta el ataque a Pearl Harbor, el 7 de diciembre de 1941.

Ese día, el USS Indianapolis se encontraba haciendo prácticas de tiro en la Isla Johnston. Inmediatamente canceló los ejercicios y de dirigió a Pearl Harbor para unirse a la Fuerza de Tarea 11, llegando el 13 de diciembre de 1941. A su arribo recibió órdenes de unirse, junto al portaaviones USS Lexington, a la búsqueda de los portaaviones japoneses que supuestamente se debían encontrar todavía en el área. Luego realizó ataques a las bases japonesas en Nueva Guinea y también participó en las batallas de Rabaul y luego en la Lae y Salamaua en Nueva Guinea.

Para hacer reparaciones menores fue al astillero de Mare Island y luego escoltó un convoy a Australia.

El 7 de agosto de 1942, participó en el bombardeo contra las islas Kiska y sirvió de transporte de tropas para el desembarco en la isla Attu, ambas islas en las Aleutianas por lo que restó del año.

El 19 de febrero de 1943, el Indianapolis hundió al carguero japonés Akagane Maru cuya carga de municiones explotó. En mayo participó en las operaciones de recaptura de la Isla Attu y en agosto en la Isla Kiska. Regresó nuevamente a Mare Island, San Francisco, para mantenimiento y luego se dirigió a Pearl Harbor donde fue designado buque insignia de la 5ª Flota al mando del Vicealmirante Raymond Spruance. En noviembre de 1943, formó parte de la fuerza de asalto de la Operación Galvanic en las islas Gilbert (Tarawa) y después, en enero de 1944, en las Islas Marshall. Participó también en las acciones realizadas en Makin y el Atolón de Kwajalein.

En junio de 1944 formó parte de la fuerza de asalto a las islas Marianas, el ataque a Saipan y la Batalla del Mar de Filipinas, así como en las islas Iwo Jima y Chichi Jima.

Después de efectuar trabajos de reparaciones en Mare Island, el 14 de febrero de 1945, se unió a la Fuerza de Tarea del Vicealmirante Marc A. Mitscher. Ayudó en el desembarco en Iwo Jima mientras continuaba con ataques a las islas metropolitanas japonesas. El 4 de marzo de 1945, comenzó el bombardeo de pre-invasión de Okinawa y participó en esa operación. 

El 31 de marzo, un día antes de la invasión real de Okinawa, los vigías avistaron un avión japonés monomotor que se precipitaba verticalmente sobre puente del buque. Los antiaéreos del barco comenzaron a disparar, pero menos de 15 segundos después de que fuera visto por primera vez, el avión ya estaba sobre el barco. A pesar de que el avión fue alcanzado por proyectiles trazadores provocando su desvío, el piloto fue capaz de liberar su carga a sólo 25 metros por encima de la nave.

Mientras el avión se estrellaba sobre la cubierta delantera en el lado de babor, la bomba atravesó el blindaje de la cubierta y continuó a través del comedor de la tripulación, el compartimiento de atraque, los tanques de combustible y el fondo de la nave. Por último, explotó en el agua debajo de la nave y la explosión le abrió dos agujeros en el casco, mató a nueve miembros de la tripulación e inundó los compartimientos estancos.

Asentado ligeramente en la popa y escorando a babor, el crucero fue capaz de navegar por sus propios medios hacia un buque de rescate para iniciar las reparaciones de emergencia. Durante los trabajos, se descubrió que sus hélices resultaron dañadas, los tanques de combustible perforados y su equipo de destilación de agua totalmente destruido. Sorprendentemente, pese a los daños, el buque pudo completar el largo viaje por sus propios medios a través del Pacífico hasta Mare Island para hacer las reparaciones.

Una vez terminados los trabajos en dique seco, se selló el destino del Indianapolis y su tripulación. La nave recibió la orden de suspender las reparaciones posteriores a las pruebas de navegación y proceder a la máxima velocidad a San Francisco para recoger carga y entregarla en Tinian.

El Capitán Lewis L. Haynes, quien fue el oficial médico jefe a bordo del Indianapolis escribió más tarde cómo llegaron a un atracadero casi desierto de la Marina, adonde poco después, arribaron dos grandes camiones que se colocaron junto al barco. En uno de los camiones había una enorme caja que fue inmediatamente puesta en el hangar de babor y en el otro camión había un grupo de hombres, así como dos oficiales del Ejército, el capitán James Nolan y el Mayor Robert Furman. Estos dos oficiales llevaban un contenedor metálico de un metro por un metro veinte de altura, lo transportaron directamente a la cabina del Almirante Spruance y lo soldaron al piso.

Los dos oficiales le comunicaron al Capitán Charles McVay que se trataba de una misión especial. Admitieron que no podían darles detalles porque ellos mismos ignoraban de qué se trataba, pero que tenían órdenes de que si era necesario abandonar el buque, la caja dentro del contenedor debía ser puesta en el primer bote salvavidas, antes que cualquier miembro de la tripulación.

El USS Indianapolis zarpó con rumbo a Hawaii donde fue reabastecido de combustible con las mismas medidas de seguridad y luego, el 16 de julio, continuó su travesía hacia Tinian sin escolta y a máxima velocidad, llegando el 26 de julio, en el tiempo récord de 10 días.

Una vez en Tinian, la carga especial fue desembarcada y el buque continuó su viaje hacia Guam para desembarcar a varios tripulantes que serían reemplazados por cumplimiento del tiempo de servicio y recibió la orden de reportarse al Vicealmirante Jesse Oldendorf para realizar operaciones en las inmediaciones de Okinawa. El Capitán McVay solicitó destructores de escolta pero se los negaron, "porque la ruta era segura", sin embargo más tarde se enterarían que la Inteligencia Naval sabía de la presencia de submarinos japoneses en el área.

Dos días después de zarpar de Guam, a las 12:15 am del 30 de julio de 1945, con mar moderada y una buena visibilidad, dos de seis torpedos del submarino japonés I-58 al mando del comandante Machitsura Hashimoto, acertaron en el USS Indianapolis. El impacto fue contra la banda de estribor y la poderosa embarcación zozobró. Se hundió en sólo 15 minutos y envió 1.199 miembros de la tripulación al fondo del mar. Su ubicación está aproximadamente a 12º 02'N, 134º 48'E. El Capitán McVay fue más tarde acusado por negligencia en el cumplimiento del deber y una variedad de otros cargos más, pero la verdad es que fue una negligencia por parte de la Marina.

El Indianapolis debió llegar a Leyte el 31 de julio de 1945, pero nunca se hizo ningún informe por no llegar a tiempo a su destino. 

Fue sólo a las 10:25 horas del 2 de agosto que los sobrevivientes fueron avistados por el piloto teniente Wilber (Chuck) Gwinn y el copiloto teniente Warren Colwell que hacían un vuelo de patrullaje de rutina. Los supervivientes se encontraban a flote por sus chalecos salvavidas aunque habían algunas balsas salvavidas que se encontraban flotando. Gwinn de inmediato lanzó una balsa salvavidas y un transmisor de radio. Todas las unidades aéreas y de superficie capaz de las operaciones de rescate fueron enviados al lugar del siniestro.

Un hidroavión PBY Catalina, al mando del Teniente Adrian R. Marks fue enviado a prestar asistencia e informar sobre la situación. En el camino a la escena, Marks sobrevoló al destructor de escolta USS Cecil J. Doyle y alertó a su capitán, el futuro Secretario de Marina, W. Graham Claytor, Jr., sobre la emergencia. Claytor decidió desviarse de su ruta para ir al rescate de los supervivientes.

Al llegar el Catalina horas antes que el Doyle lanzó balsas y alimentos. Mientras lanzaban los suministros vieron cómo los tiburones atacaban a los náufragos. Haciendo caso omiso a las órdenes de no amerizar, lo hicieron para rescatar a los que estaban más expuestos al ataque de los tiburones. Cuando se enteraron que se trataba de los tripulantes del USS Indianapolis, transmitieron por radio la noticia, solicitando ayuda inmediata. El USS Cecil Doyle respondió que estaba en camino. Cuando no cabía un hombre más en el avión, ataron a otros con cuerdas de paracaídas en las alas lo que dañó flaps y alerones permanentemente. Esta avería junto a daños ocasionados por el amerizaje causaron que el avión no pudiera volver a despegar. Marks y su tripulación con 56 marinos a bordo, esperaron la llegada de los barcos de rescate.

El USS Cecil Doyle fue el primer buque que en plena oscuridad llegó a la escena. Recaló junto al Catalina subiendo a bordo a los rescatados por Mark. No pudo continuar la búsqueda por temor a herir a los hombres que flotaban en el agua y quedó a la espera apuntando los reflectores al cielo para guiar a los demás rescatistas hacia el lugar.

La marina ordenó a los buques USS Helm, USS Madison y USS Ralph Talbot, unirse al rescate zarpando del Ulithi, junto con el USS Dufilho, USS Bassett y USS Ringness que se encontraban en las cercanías de Filipinas y posteriormente se sumó a la búsqueda el USS Register. Hicieron un rastreo exhaustivo de supervivientes hasta el 8 de agosto. Después de casi cinco días de constantes ataques de tiburones, el hambre, la sed terrible, el sufrimiento por la exposición a los elementos y las heridas, los hombres supervivientes del Indianapolis fueron finalmente rescatados del mar. El Madison no encontró a ninguno, el Dufilho a uno, el Register 12, el Talbot 24, el Ringness 39, el Doyle 93 y el Bassett 152. Al amanecer el Doyle disparó contra el averiado Catalina y lo hundió.

Aunque el Indianapolis envió llamadas de auxilio antes de hundirse, durante mucho tiempo la Marina afirmó que nunca se recibieron, porque según la Marina, el buque estaba operando bajo la política de silencio de radio. Sin embargo, documentos desclasificados muestran que tres mensajes de SOS fueron recibidos por separado, pero que nunca fueron tomados en cuenta debido a que un comandante estaba borracho, otro había ordenado a sus hombres que no le molesten y un tercero creía que era una falsa llamada hecha por los japoneses.

El Capitán Hayes no informó sobre algún ataque de tiburones en su grupo, pero los informes de otros grupos contaron historias horribles de esos ataques.

El consiguiente retraso de la misión de rescate causó la pérdida de cientos de marineros. Alrededor de 300 de los 1.196 hombres a bordo murieron en el ataque. El resto de la tripulación, 880 hombres, quedaron flotando en el agua sin salvavidas hasta que el rescate terminó cuatro días después. Muchos no tenían chalecos salvavidas. Sólo 321 tripulantes fueron rescatados del agua, de los cuales sólo sobrevivieron 316. Todos sufrieron por la falta de alimentos y de agua, la exposición a los elementos les ocasionó descamación severa en la piel y sufrieron ataques de tiburones, tal vez el ataque masivo más serio contra seres humanos de la historia.

Entre los días 4 y 9 de agosto los destructores USS Helm y USS Aylwin, junto con los destructores de escolta USS French y USS Alvin C. Cockrell, en una búsqueda que abarcó cientos de millas rescataron los cuerpos de 91 marineros muertos en la tragedia. La identificación de la mayoría de ellos fue imposible por el estado de descomposición, la falta de huellas dactilares, la mayoría sin ropa o con apenas una camisa y casi todos con grandes mordidas de tiburones que en algunos casos dejaron sólo esqueletos. Los cuerpos fueron sepultados en el mar con 3 proyectiles de cañón de 5" como contrapeso.

El Capitán Charles McVay se reivindicó de cualquier culpa por la pérdida del Indianapolis, pero su hundimiento lo persiguió el resto de su carrera hasta que se suicidó años más tarde. Uno de los principales testigos en su juicio fue el Comandante Machitsura Hashimoto, quien dijo a la Junta que no vio maniobras de evasión hechas por el Capitán McVay, pero que la navegación en zig-zag no habría cambiado el resultado del ataque submarino. El personal que no presentó el informe de la no llegada a tiempo del buque a Leyte, también fue exonerado. El USS Indianapolis, que sirvió tradicionalmente como el buque insignia de la 5ta Flota de EEUU, durante sus 14 años de servicio fue honrado con 10 estrellas de batalla por sus acciones durante la Segunda Guerra Mundial.

La carga secreta y los pasajeros que el USS Indianapolis llevó a Tinian eran partes de la bomba atómica Little Boy y personal del Grupo Mixto 509, el grupo aéreo que tendría a su cargo las operaciones de bombardeo atómico en Hiroshima.

Bibliografía

- LIBRO: The Sinking of the Uss Indianapolis (We the People) (Library Binding) por Marc Tyler Nobleman
Amazon

Ver detalles en Amazon

- LIBRO: Out of the Depths (Paperback) por David Harrell
Amazon

Ver detalles en Amazon


Publicado: 17 setiembre/2009 - Actualizado: 2 setiembre/2013






Principal




Para tu Smartphone

Libro de Visitas

Blog de Exordio

Búsqueda sólo en el Blog



Página protegida por Copyscape en contra de copia y violación de contenido