Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Ataque a la Base Naval de Tarento (11-11-1940)

Al momento de entrar en guerra, Italia poseía una flota compuesta en mayoría por buques modernos, muy veloces, aunque deficientemente armados.  Lo que más le perjudicaba a la Regia Marina era su concepto de estrategia naval que se basaba en la idea de Mussolini de que Italia era un gran portaaviones y por tanto la flota no necesitaba una nave de ese tipo, pensando el Duce que la aviación basada en tierra podía cumplir el rol de asistir a la flota.  Por el lado británico, la flota era antigua e insuficiente para operar en todos los mares, pero contaba con varios portaaviones que le permitían dar una buena cobertura aérea a la flota.

Presencia británica

Por ello. el principal problema de Gran Bretaña al comenzar la guerra era la necesidad de poder mostrar su presencia en sus aguas territoriales coloniales, en el Pacífico, en el Índico, en el Atlántico, y en el Mediterráneo.   Sin embargo, por lo expresado, sus recursos no eran suficientes para tan enorme labor y eso lo corrobora el hecho que aceptara negociar el traspaso de 50 viejos destructores estadounidenses a cambio de bases en sus colonias.  Sin embargo, su experiencia naval de siglos, era más que suficiente para actuar de manera adecuada de acuerdo con los recursos que tenía.

Para Gran Bretaña, perder influencia en el Mediterráneo hubiera tenido resultados catastróficos, no sólo por Gibraltar, sino por Malta, Egipto y Oriente Medio.  Era necesario pues, mostrar poder y agresividad para no perder la confianza de los neutrales, que en cualquier momento podían decidirse por la causa alemana, o simplemente ser invadidos por las fuerzas del Pacto de Acero.

Ataque aéreo

Para el Almirante Cunningham el enfrentar a la flota italiana era primordial para reducir su amenaza, pero la Regia Marina se mantenía en sus puertos y por tanto, era necesario realizar un ataque directo a la principal base naval italiana: Tarento (Taranto en italiano).  En esos días el mal tiempo reinaba en la zona y el día 10 una tormenta destruye la barrera de globos de protección contra ataques aéreos de la base naval.

Swordfish

Swordfish

11 Noviembre de 1940

La noche del 11 de Noviembre de 1940, después de aplazar la operación dos veces, una escuadrilla de 21 aviones Swordfish, despegaron en dos oleadas del portaaviones HMS Illustrious, que para el efecto navegaba a 170 millas al sureste de la base italiana.  La distancia era la máxima permitida para los viejos aviones biplanos.  El ataque tomó tan de sorpresa a los italianos, que apenas pudieron derribar a dos aviones.  Cuatro bombarderos se destacaron para distraer la atención en el fondeadero interior y otros dos volaron hacia el este para lanzar bengalas, cuya luz dibujaría las siluetas de los buques fondeados en la bahía.   Eran las 10:58 pm.  Los 8 aviones de la primera oleada lanzaron sus torpedos con precisión y la segunda oleada con los 8 restantes completó el trabajo.  Las pérdidas sufridas por la Regia Marina fueron el Acorazado Conte di Cavour, que fue alcanzado por un torpedo y se hundió en aguas bajas.  Además, los acorazados Littorio y Caio Duilio fueron dañados seriamente.

No hubo defensa

Evidentemente la base no se hallaba adecuadamente defendida y el "portaaviones italiano" obviamente no funcionó por falta de coordinación y comunicaciones , pues de haber sido alertada a tiempo la aviación italiana, podría muy bien haber derribado a todos los Swordfish en una sola pasada.

Las pérdidas

El Conte di Cavour fue reflotado y remolcado a Trieste el 01 de Julio de 1941, pero quedó fuera de acción por el resto de la guerra.  Las reparaciones se detuvieron en 1943 debido al cambio político en la guerra y fue barrenado por los propios italianos.  Los alemanes lo rescataron pero finalmente fue hundido por los estadounidenses el 15 de Febrero de 1945.  De los otros dos acorazados, el Littorio recibió tres torpedos y fue embarrancado en la playa para evitar su hundimiento.  Debió permanecer en reparaciones durante varios meses, hasta Agosto de 1941.  El Caio Duilio recibió el impacto de un torpedo y estuvo también en reparaciones durante mucho tiempo.

Epílogo

La flota italiana quedó reducida a tres acorazados en condiciones operativas, Giulio Cesare, Vittorio Veneto y Doria.  Después del ataque, todos los barcos capitales zarparon rumbo a Nápoles donde estarían más seguros.  La aviación realizó reconocimientos, pero no logró detectar a la flota británica.  Adicionalmente, una fuerza ligera británica hundió un pequeño convoy de cuatro barcos italianos con rumbo a Brindisi.


LIBRO

SWORDFISH: The Story of the Taranto Raid (Cassell Military Paperbacks) por David Wragg


Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 14 mayo/2001