Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Operación Tannenbaum (31-7-1940)

El último fracaso de la Abwehr ocurrió en Suiza, al resultar incapaz de destruir la red de espías Dora.  Los miembros de Dora, después de haber transmitido a Moscú informes precisos sobre la ofensiva alemana en Ucrania en el verano de 1943, respondieron a una torpe e inoportuna solicitud de informes sobre el ejército suizo.  La policía suiza, al detectar el asunto, intervino en seguida y el 11 de octubre puso fin a las actividades de la red.

Los suizos tenían un concepto muy peculiar relacionado con su "neutralidad".   El General Henri Guisan, Comandante en Jefe del Ejército de la Confederación Suiza, estimaba que en caso de que Suiza fuera invadida por Alemania, no sería posible contener la Blitzkrieg.  Por tanto, Suiza no podría preservar su independencia y lo único que podía hacerse, para evitar el mayor daño posible, era estar informada con suficiente tiempo de las intenciones alemanas.

El General Guisan encargó a su servicio secreto que reuniera el mayor número posible de informes sobre los planes militares alemanes.  Parece ser que esa reunión fue muy provechosa y que en todos los casos en que el General Guisan creyó conveniente ayudar a los enemigos de Hitler, dejó filtrar todos o parte de los informes conseguidos hacia los servicios aliados y sus representantes en Suiza.

General Guisan

General Henri Guisan

Operación Tannenbaum

Alemania nunca tuvo intenciones de invadir a Suiza puesto que más útil era tenerla como neutral y como puente para realizar transacciones comerciales con sus aliados, además de ser una vía de paso para el tráfico comercial entre Italia y Alemania.  Sin embargo, como corresponde a cualquier ejército eficiente, la Wehrmacht trazó planes para una posible invasión de Suiza después del 24 de junio de 1940, cuando fue firmado el armisticio entre Alemania y Francia, si es que el gobierno suizo decidía cambiar su política exterior, cosa que era poco probable.

Los planes de la Operación Tannenbaum contaban con la ofensiva italiana a través de los Alpes fijándose el 31 de julio de 1940 como fecha tentativa para el inicio de las operaciones.  Dos fuerzas alemanas consistentes en unas 20 divisiones avanzarían, una desde el norte hacia el Aar y el Ródano y otra a través del Rhaetikon en la frontera con Austria.   El plan preveía la derrota rápida y total del ejército suizo ocupando Berna y Zurich.  Era igualmente importante capturar intactos la red ferrocarrilera, de túneles, puentes y carreteras para ser utilizados durante y después de la invasión.

La operación no se realizó, pues no fue necesario debido a que Suiza y Alemania se beneficiaban uno del otro de muy diversas maneras, por ejemplo mediante unas relaciones diplomáticas que favorecían una política de fronteras convenientes, facilidades para el comercio y grandes beneficios económicos derivados de las transacciones comerciales.

Pero ante el temor para los suizos de que la Operación Tannenbaum se llevara a efecto hizo que tomaran sus previsiones en especial relacionadas con las visas de ingreso y/o tránsito, que en los últimos años eran expedidas sin ninguna traba a cualquier ciudadano italiano o alemán.

También tomaron mayores precauciones en la identificación de los turistas y hombres de negocios que ingresaban a través de sus fronteras.   Pero esas previsiones no eran aplicadas a los dos países fronterizos que conformaban el Eje, pues Suiza era un santuario donde se refugiaron no menos de 200 mil personas, de ellos unos 20 mil judíos.  Debido a ello, la comunidad judía en Suiza fue afectada por impuestos adicionales para el mantenimiento de esas personas, que al igual que los de otras nacionalidades, eran retenidas en campos de internamiento.  Sin embargo, no menos de 30 mil judíos, fueron devueltos a Alemania o se les negó la entrada en 1942 por ser una carga demasiado pesada para el Estado.  Igualmente residían en Suiza miles de agentes de todas las potencias occidentales y orientales y fue refugio de centenas de pilotos aliados derribados en las cercanías de sus fronteras.


Publicado: 11 julio/2005