Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Segunda Batalla de Guam (11-7-1944)

En 1941, inmediatamente después de aceptada la rendición de la isla de Guam los japoneses empezaron a construir fortificaciones defensivas y su fuerza total aumentó a más de 20.000 efectivos.  Transcurrieron así dos años y medio de ocupación de una isla que en realidad no fue nunca tan fortificada como otras islas de la Marianas.

Teniente General Takeshi Takashina

Tte. General Takeshi Takashina

General Roy Stanley Geiger

General  Roy Stanley Geiger

En 1944 la guarnición japonesa fue estimada por los estadounidenses en aproximadamente 18.000 hombres del ejército y la marina, fuerzas que estaban bajo el mando del Teniente General Takeshi Takashina, quien más tarde, el 28 de julio, resultaría muerto en combate, asumiendo el mando el Teniente General Hideyoshi Obata.

El 11 de julio de 1944 los estadounidenses comenzaron un bombardeo masivo a las instalaciones japonesas en preparación para su desembarco.  Este bombardeo continuó hasta el 21 de julio, cuando comenzó la invasión de la isla por la 3ª División de Infantería de Marina que desembarcó al norte del puerto, cerca a Agaña y por la 77ª División de Infantería de Marina que desembarcó con muchas dificultades al sur del puerto.  Las fuerzas en tierra estaban bajo el mando del General  Roy Stanley Geiger.

Al anochecer las fuerzas estadounidenses habían establecido dos cabezas de playa de 2000 metros de profundidad que fueron atacadas repetidamente por las fuerzas japonesas.  Estos contraataque siguieron durante tres días.  El 28 de julio el General TakeshiTakashina murió en combate y asumió el mando el General Hideyoshi Obata, quien no pudo resistir por mucho tiempo los ataques estadounidenses.

A comienzos de agosto las fuerzas japonesas se quedaron desabastecidas de alimentos y municiones y apenas tenían un númjero exiguo de tanques operativos.  Los abastecimientos por mar o aire eran imposibles porque las aviación estadounidense tenía el control de los cielos y por mar la isla estaba bloqueada.  Hacia el 4 de agosto la suerte estaba echada.  Obata sólo podía replegarse hacia el norte y presentar combate en emboscadas.

La resistencia organizada por los japoneses terminó el 08 de agosto de 1945 y el día 10 cesó toda resistencia al avance estadounidense.  Un poco más de un año después de que los estadounidenses desembarcaron en Guam, se estimó que las bajas japonesas sumaron 18.377 hombres de las cuales 17.127 fueron muertos y 1.250 fueron tomados prisioneros.  Después del 10 de agosto de 1945 se estimó además que otros 8.500 japoneses más habían sido muertos o capturados.  Las bajas estadounidenses fueron de 2.124 muertos y 5.250 heridos o desaparecidos.

Sin embargo, la lucha no terminó ese día 10 de agosto, pues muchos meses después de la capitulación de Japón continuaron resistiendo pequeños grupos de japoneses.  Con el paso del tiempo, la resistencia se convirtió en apenas algunos disparos ocasionales y esporádicos casos de sabotaje a las instalaciones estadounidenses.  Sin embargo, para las tropas estadounidenses no era nada recomendable caminar por Guam y menos dar paseos por la selva, a menos que se deseara recibir un disparo de fusil o una granada de mortero.

El 11 de junio de 1945, el Mayor Sato rindió las armas y se entregó junto con otros treinta y cuatro hombres.  Dos semanas más tarde el Teniente Coronel Hideyuki Takeda rindió las armas con un grupo de sesenta y siete hombres entre oficiales y soldados.  Aún pequeñas bandas continuaron combatiendo y rindiéndose durante el año siguiente hasta que finalmente fue declarado que no había más rezagados japoneses escondidos en la selva.  Sin embargo, el 22 de mayo de 1960, Ito Masashi y Bunzo Minakawa fueron capturados después de resistir dieciséis años en la selva.  El sargento Ito Masashi escribió un libro sobre sus experiencias y su repatriación a Japón. El nombre del libro es "Los últimos soldados del emperador".

La rendición de estos dos soldados japoneses terminó cualquier especulación de que hubieran otros soldados japoneses rezagados todavía escondidos en la selva de Guam.  Pero en junio de 1973, el sargento Shoichi Yokoi fue capturado después de veintiocho años de lucha.  Dijo que no sabía que la guerra había terminado, y estaba esperando que Japón retomara la isla y ser rescatado.

Después de que el sargento Yokoi volvió a Japón recibió el pago retroactivo por los veinte y ocho años de servicio en Guam.  Sin embargo, debido a la inflación, la suma total que recibió el sargento Yokoi era apenas suficiente para comprar un traje nuevo, nada más.  Durante esos años de posguerra, la inflación ciertamente había sido devastadora para el sargento Yokoi porque el gobierno japonés no pudo compensarlo adecuadamente por su lealtad incondicional a su país.

En 1961 la Marina de Estados Unidos organizó varios equipos de zapadores para limpiar la isla de las municiones japonesas y estadounidenses dejadas en la isla.  Durante un período de seis semanas, estos equipos recuperaron noventa y seis toneladas de municiones, incluyendo granadas de mano, grandes proyectiles sin explotar de los cañones navales, minas terrestres, municiones de armas personales y un avión japonés Cero encontrado en un pantano cerca de Agaña.  Este avión estaba completamente intacto, incluso con aire en los neumáticos.  También un equipo de desactivación de bombas encontró en un poblado una bomba activa de 500 kilos que era utilizada como macetero.


LIBROS

1944: Loss and Reconquest por Gordon Rottman



Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 22 enero/2014