Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Hundimiento de los buques HMS Prince of Wales y HMS Repulse

El 2 de diciembre de 1941, llegaron a Singapur el acorazado HMS Prince of Wales, el crucero HMS Repulse y la escolta compuesta por cuatro destructores conformando la Flota del Lejano Este.  Contra la opinión de Sir Dudley Pound, Primer Lord del Mar, esa flota fue enviada por expresa orden del Primer Lord del Almirantazgo, Sir Wiston Churchill, con la intención de disuadir a los japoneses de atacar la Península de Malaca y el propio Singapur.

Pero, más que impresionar a los japoneses, la escuadra impresionó a los comerciantes británicos y europeos que tenían sentados sus reales en la ciudad de Singapur.  Esos comerciantes, inescrupulosos en su mayoría, corruptos y corrompedores, conocidos en Malasia como "tuans besar", no se habían preocupado nunca por la seguridad de la zona o sus habitantes, pero se sentían gratamente protegidos por la Corona y muy complacidos estaban ante la vista de las modernas naves acoderadas en la Base Naval del Estrecho de Johore o desplegando su imponente estampa en la Bahía de Singapur. "No se atreverán, los japoneses no se atreverán a atacarnos", decían, en medio de abundantes rondas de licor, que era lo que sí abundaba en Singapur, mucho más que el agua potable.

HMS Prince of Wales

Acorazado HMS Prince of Wales

Pero, pasada la novedad después de ver diariamente a la flota y a varios miles de nuevos tripulantes que llenaban los pubs y tabernas de Singapur, la población civil, que no tenía el menor interés en la guerra que se desarrollaba en Europa y que amenazaba en el Pacífico, continuó con su rutina diaria.  Para ellos, la guerra se reducía a una mera conversación matinal discutiendo las noticias que llegaban del frente ruso y de África.

7 de diciembre de 1941

La misma tarde del estallido de la guerra en el Pacífico, el Contralmirante Sir Tom Phillips, Comandante en Jefe de la recién formada Flota del Lejano Este resolvió que la Royal Navy jugaría un importantísimo papel en esas horas decisivas.  La mañana anterior había estado con el Teniente General MacArthur, Comandante en Jefe de las Fuerzas Estadounidenses en el Lejano Este y a cargo de la defensa de Manila y con el Almirante Hart, Comandante de la Flota Asiática de EE.UU.  Llegado a Singapur, participó en la reunión en la que los mandos británicos decidieron cancelar la Operación Matador que tenía como propósito adelantarse a los japoneses para impedirles un desembarco en Siam (hoy Tailandia).

Al día siguiente, llegaron la noticias de combates y bombardeos en el norte de Malaya y pensándolo bastante Phillips llegó a la conclusión de que su escuadra fondeada en Singapur no era suficiente argumento para detener a los japoneses y decidió salir a su encuentro para repeler la invasión en el Golfo de Siam.  Después de todo, tanto Phillips como los comandantes y oficiales de la escuadra estaban convencidos que el Prince of Wales era insumergible y el Repulse era inexpugnable.

Repulse

Crucero de Batalla HMS Repulse

Rápidamente Phillips organizó la Fuerza-Z compuesta por el HMS Prince of Wales, el HMS Repulse y los destructores HMS Electra, HMS Express, HMS Vampire y HMS Tenedos.  Antes de la apresurada partida, le solicitó al Vice Mariscal del Aire Pulford tres servicios: primero, que el día 9 le brindara reconocimiento aéreo a 100 millas aguas al norte de la Fuerza-Z; segundo, que el día 10 le hiciera un reconocimiento aéreo a 10 millas afuera de las costas de Singora y más al norte; y tercero que al amanecer del día 10 le diera protección de caza a la altura de Singora.  Pulford le comunicó que en ese momento sólo podía prometer la primera solicitud, es decir el reconocimiento aéreo del día 9, porque podría hacerse desde las pistas de Singapur, pero las pistas más al norte habían sido bombardeadas y no estaban en condiciones de ser usadas.  En cuanto a la protección de caza, los pequeños Brewster Buffalo F2A, estacionados en Singapur, no tenían suficiente radio de acción para protegerlos a tanta distancia.  De cualquier forma, se comprometió a confirmarle las posibilidades de cooperar si estaba en sus manos hacerlo.

8 de Diciembre

El día 8 de diciembre a las 17:30, la Fuerza-Z zarpó de Singapur poniendo rumbo al norte.  La salida de las naves fue observada por varios cientos de personas, dentro de las cuales no cabía duda que hubo espías japoneses que informaron el movimiento y el rumbo que siguieron.  Ese día los japoneses fotografiaron las naves británicas.  La flota estaba en alta mar cuando un comunicado de Pulford le informaba a Phillips que en esos momentos no podía darle ninguna protección aérea aguas afuera de las costas de Siam.

9 de diciembre

El día 9, el mal tiempo protegió a la Fuerza-Z, pero muy temprano un vigía del destructor Vampire informó haber divisado un avión japonés durante un minuto.  Nuevamente, a medio día un vigía puso en estado de alerta a las tripulaciones de los buques.  Resultó ser un avión Catalina de la RAF que informó que los japoneses habían desembarcado al norte de Singora.

Más tarde apareció un avión japonés Nakajima Naka 93, que se mantuvo fuera del alcance de los antiaéreos.  Sin que los británicos lo supieran, esa tarde, un submarino japonés avistó la flota británica reportando su posición en los 7º norte 105º este.  En esos momentos, el almirante Phillips debatía la posibilidad de retirar a los destructores de escolta y luego decidió mandarlos de regreso a Singapur, mientras el Prince of Wales y el Repulse se dirigían a Singora para atacar a los japoneses.  Parece ser que Phillips contaba con que los aviones japoneses no estarían equipados con torpedos o bombas adecuadas para hacerle daño a los buques pues sus blancos eran terrestres y que los únicos bombarderos que podrían atacarlos provendrían de Indochina.

Mientras eso sucedía, a las 4PM, el Capitán Kameo Sonokawa, comandante de la 22ª Flotilla Aérea del Cuerpo Aéreo Genzan, con base en Genzan, Corea, pero estacionado ya en el sur de Indochina, recibía el informe del avistamiento hecho por el submarino a las 2 de la tarde.  Como los bombarderos navales basados en tierra, Mitsubishi G4M "Betty", estaban en esos momentos cargando bombas para atacar el puerto de Singapur, Tanaka cambió las órdenes para que cargaran torpedos y bombas anti-buque.  La recarga terminó a las 6 de la tarde y se prepararon para un ataque nocturno, tipo de operación para la que el Grupo Genzan estaba perfectamente entrenado.

G4M

Mitsubishi G4M "Betty"

Simultáneamente, más aviones japoneses de exploración continuaban la vigilancia de la Fuerza-Z.  Phillips cambió de parecer y ordenó a los destructores que nuevamente dieran media vuelta y se les unieran, excepto el HMS Tenedos que estaba escaso de combustible.  La misión proseguía, cuando súbitamente Phillips ordenó olvidarse de atacar Singora y dar media vuelta para regresar a Singapur.  En esos momentos, el mal tiempo se abatió sobre el mar.

A medianoche, el Almirante Phillips recibió noticias por radio que informaban sobre el desembarco de una fuerza japonesa en Kuantan que en ese momento se encontraba a 8 horas de navegación desde donde se encontraba la Fuerza-Z.  Phillips informó a Singapur que se dirigía a Kuantan.   Un segundo submarino japonés informó del cambio de rumbo al sur efectuado por Phillips y la 22ª Flota Aérea japonesa se aprestó para el ataque.  Hacia la media noche, el mal tiempo hizo abortar el ataque japonés y los aviones regresaron a Indochina.

10 de diciembre

En la madrugada del día 10, a las 03:15 un informe de otro submarino avisa sobre el cambio de rumbo de la Fuerza-Z.  A las 06:00 Sonokawa envió 10 aviones para realizar un rastreo en el sector donde fueron avistados los buques británicos.  Una hora después, una fuerza de 88 bombarderos G4M "Betty", 27 del Grupo Genzan, 35 del Grupo Mihoro y 26 del Grupo Kanoya fueron despachados para iniciar el ataque.  Los japoneses conformaron 9 escuadrillas de ataque con los aviones del Grupo Genzan seguidos por los aviones de los grupos Mihoro y Kanoya.  Una escuadrilla de bombarderos atacó al HMS Tenedos cuando regresaba a Singapur, pero no hicieron blanco en la nave.   Mientras tanto, sonó la alarma en los buques británicos, pero los aviones japoneses desaparecieron de la vista.  Fueron catapultados los aviones exploradores de las dos naves y el destructor HMS Express fue enviado a hacer un reconocimiento.  Las fuerzas británicas en Kuantan informaron que no había ningún ataque en las playas y eso lo corroboró el destructor HMS Express.

Prince of Wales

Hundimiento del Prince of Wales

11:30

Los aviones japoneses no volvieron a encontrar la Fuerza-Z a pesar de haber explorado hasta muy cerca de Singapur y decidieron regresar, cuando un avión de exploración les informó la posición de las naves británicas.  A las 11:30 de la mañana un grupo de bombarderos efectuaron el primer ataque, que fue más bien una acción de diversión en dirección al Repulse, evadiéndolo inmediatamente para atraer el fuego antiaéreo, mientras la otra sección efectuó una pasada de bombardeo a 2500 metros de altura.  Las bombas cayeron en la popa destruyendo la catapulta y penetrando en el hangar causando un incendio.

La segunda oleada fue contra el Prince of Wales, mientras aviones torpederos volando a muy baja altura, le pusieron dos torpedos que hicieron blanco en la popa.  Las dos hélices de babor quedaron inutilizadas y el timón de dirección fuera de servicio.  El acorazado comenzó a escorar y redujo su velocidad a 15 nudos.  En poco tiempo el acorazado se encontraba inerme y a merced de los bombarderos.  La siguiente pasada sobre el Repulse no le produjo nuevos daños importantes a la nave, pero el Prince of Wales era atacado en esos mismos momentos con torpedos y bombas recibiendo tres impactos.

12:30

Un nuevo ataque contra el Repulse lo dejó sin timón de dirección y las cubiertas quedaron abiertas por sendas explosiones.  Un nuevo torpedo hizo blanco en el crucero y lentamente se comenzó a hundir.  Los destructores se aproximaron a los dos buques heridos de muerte y los aviones japoneses les hicieron saber que podían proseguir con el rescate pues habían cumplido su misión.  A las 12:30 el Repulse había desaparecido bajo las aguas del Mar de China.

Con los aviones japoneses todavía sobrevolando al moribundo Prince of Wales, unos 800 de 1300 tripulantes del acorazado fueron rescatados.  Los japoneses permitieron que el HMS Express se pusiera al lado del buque británico para rescatar a los heridos.   Poco después, a las 13:30 el Prince of Wales se hundió.  Media hora más tarde llegaban aviones Buffalo de la base de Sembawang, pero para entonces los japoneses ya se habían retirado y el último avión "Betty" dejado como observador se las arregló para escapar de los pequeños Buffalos.  Aviones Zero llegaron al lugar poco después que los Buffalos regresaron a Singapur.

Buffalo

Brewster Buffalo F2A

Saldo del combate

Según el relato del Capitán Tennant, comandante del HMS Repulse, el ataque japonés fue realizado de manera impecable con formaciones cerradas que no se desviaban del rumbo que tomaban.  Si acaso, sólo a un único avión se le vio lanzar un torpedo demasiado lejos del Repulse.  Fueron reportados 4 aviones japoneses derribados, uno del Grupo Genzan y tres del Grupo Kanoya.  Reconoció el Capitán Tennant la hidalguía de los japoneses de no atacarlos cuando realizaban el rescate de los supervivientes.  La guerra, recién comenzaba, pronto las reglas cambiarían.

En Londres Churchill recibió la noticia del hundimiento del "insumergible" Prince of Wales y del "inexpugnable" Repulse y la muerte del almirante Phillips y del Capitán Leach del Prince of Wales y del Capitán Tennant del Repulse.  Aunque el Capitán Tennat, fue dado por muerto, más tarde fue rescatado con vida.  De 2921 tripulantes, 2081 fueron salvados por los destructores.  El golpe a la moral de los Aliados fue muy duro, tan duro como lo fue para Churchill, para Gran Bretaña y para EE.UU. que comenzaban la guerra en el Pacífico sin ningún buque capital en las aguas del inmenso océano.


Bibliografía

- Documento: Interrogatorio del Capitán Kameo Sonokawa de la Marina Imperial Japonesa, asistido por el Oficial de Inteligencia, Comandante Shigemure, de la 22 Flotilla Aérea. Australian War Memorial (AWM) 423/6/30, JB/kc HISTORICAL DIVISION, GHQ, afpac. (Extract from files of G-2 W.D. Intelligence, S.C.A.P.) File No, A,131 – JAP NAVY AIR FORCE, MALAYAN CAMPAIGN. Headquarters, U.S. STRATEGIC BOMBING SURVEY (PACIFIC) c/o POSTMASTER, SAN FRANCISCO. INTERROGATION NO, (USSBS NO, 387) PLACE: Tokyo, (NAV NO 77) DATE: 14 November 1945 Time: 1330 – 1700 Division of origin: Naval Analysis Division, Subject: 22nd Air Flotilla Operations on Malaya.

LIBROS

Mitsubishi Type 1 Rikko 'Betty' Units of World War 2 (Osprey Combat Aircraft 22).

Amazon
Ver detalles en Amazon US/International

The Fall of Singapore, por Frank, Owen, Penguin 2001.

Five graves to Cairo
Ver detalles en Amazon US/International

Japan's Greatest Victory, Britain's Worst Defeat (La más grande victoria de Japón, la peor derrota de Gran Bretaña) por Masanobu Tsuji. Traducción: Margaret E. Lake.

Amazon
Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 18 agosto/2005 - Actualizado: 4 setiembre/2013

Anotaciones

comments powered by Disqus