Invasión de Polonia (1-9-1939)

El Plan alemán para invadir Polonia era simple.  El grupo de Ejércitos Sur, compuesto de los ejércitos 8º, 10º y 14º atacarían a los ejércitos polacos, Cracovia en el Vístula, Lodz ubicado entre esa localidad y la frontera alemana y el Ejército Poznam.  Por su parte el 4º Ejército atacaría al Ejército de Pomerania en los alrededores de la ciudad de Bromberg al sur de Danzig.  El 3º Ejército atacaría desde la Prusia Oriental a los ejércitos de Pomerania y al de Modlin.   La operación era un movimiento de doble tenaza que se cerraría alrededor de Varsovia y fue llamada Operación Weiss.

Mapa de la Operación Weiss

Mapa de la Operación Weiss

Los Ejércitos Sur, al mando del General von Rundstedt, contaban con 886.000 hombres.  El 14º Ejército habría de ocupar las posiciones polacas en la frontera de la Alta Silesia y penetrar hasta las orillas del río San.   El 10º Ejército Panzer, con 300.000 hombres al mando del General von Reichenau tenía órdenes de llegar al Vístula.   El 8º Ejército iniciaría su ataque desde Silesia.

Al norte, el general von Bock comandaba el Grupo de Ejércitos que contaba con 630.000 hombres, compuesto por el 4º Ejército que debería establecer un corredor entre Alemania y la Prusia Oriental, y hacer contacto con el 3º Ejército.

Fuerzas polacas

Los polacos contaban con 38 Divisiones de infantería a pie, 11 Brigadas de Caballería, dos Brigadas Motorizadas y el cuerpo de fronteras.  En total sólo tenían 600 carros acorazados.  Estas fuerzas debían enfrentarse a 3200 carros de combate alemanes.  La fuerza aérea polaca contaba con 842 aviones anticuados y debían oponerse a 3234 de la moderna Luftwaffe.

Blitzkrieg

Los ejércitos alemanes no tenían experiencia en combate, pero en ese momento sí era el ejército mejor entrenado del mundo y sus tácticas militares, que eran un secreto celosamente guardado, estaban por ponerse en práctica contra el ejército polaco, que no pasaba de ser una fuerza medieval, pues su columna vertebral era la caballería armada básicamente con armas blancas y fusiles.  Guderian tendría oportunidad de demostrar, que el ataque coordinado por radio de las fuerzas acorazadas, apoyadas por la aviación y los paracaidistas, sería imparable.

Pese al mal tiempo...

Las divisiones Panzer alemanas iniciaron la ofensiva a lo largo de toda la frontera polaca.   En Danzig, el crucero Schleswig-Holstein comenzó el bombardeó y bloqueó del puerto militar Gdynia. Sin embargo no todo salió bien al comenzar la operación.  El mal tiempo, jugó su papel impidiendo el ataque aéreo a las bases de la aviación polaca y la red de comunicaciones.  Aparte de ello, afortunadamente para los alemanes, el ataque se llevó a cabo con normalidad y prosiguió según los planes.

Guderian pudo perder la vida

En el norte, Guderian al mando de XIX Panzerkorps avanzaba al frente de sus fuerzas en su carro de mando, un blindado a oruga con modernos equipos de comunicaciones. Pero, una granada de artillería polaca lo sacó del camino, mientras se dirigía la 3ª Brigada Panzer, con el resultado que el vehículo sufrió daños en el tren delantero.  Al llegar el vehículo de reemplazo nuevamente Guderian se dirigió al frente.  Sólo se trató de un pequeño inconveniente.

Ataque de caballería a los Panzers

El 2 de Setiembre, la brigada de caballería Pomorska, atacó a los blindados alemanes a punta de lanzas y como era de esperarse, fueron aniquilados.  El 3º Ejército alemán lograba cerrar, en movimiento envolvente, a las fuerzas polacas al sur de Danzig.  Para la Luftwaffe ese día fue más afortunado, pues el buen tiempo permitió la operación normal de todas sus unidades y daba cuenta de la aviación polaca.

Crucero Schleswig-Holstein

El Crucero Schleswig-Holstein bombardeó y bloqueó el puerto militar Gdynia

Declaración de guerra aliada

El día 3, Francia e Inglaterra declaran la guerra a Alemania y se espera que ataquen en el Oeste, pero nada ocurre.  No existe oposición polaca organizada, excepto actos de heroísmo sin sentido.  Danzig quedó ocupado.   El Crucero Schleswig-Holstein bombardea desde el inicio de las operaciones a las fuerzas polacas en el puerto de Gdynia y en el sur Cracovia fue conquistada, mientras el 10º Ejército avanzaba por el Vístula al sur de Varsovia.

Varsovia cercada

El 8 de setiembre arribaron a los suburbios de la capital polaca las primeras unidades acorazadas de la 4ª División Panzer.  El gobierno polaco y el Alto Mando Militar, dejan la capital, ante la inminente entrada de las fuerzas alemanas y se dirigen a la ciudad de Dublín donde instalan la sede del gobierno.

El comienzo del fin

El día 9 de Setiembre son embolsadas las fuerzas polacas en Radom, siete divisiones polacas son destruidas y se capturan 60.000 prisioneros más cerca de 150 cañones polacos.  El Alto Mando Alemán se trasladan a suelo polaco estableciendo su Cuartel General en Lublinitz.

Caballería p;olaca

Caballería polaca apoyando a la infantería.

Termina la resistencia

Ocho días después los restos del ejército polaco se hallaban rodeados.   Son nueve divisiones polacas y los restos de otras 10, más tres brigadas de caballería.  El cerco estaba cerrado y el ejército polaco se encontraba prácticamente sin dirección pues Edward Rydzz-Smigly, Mariscal de Polonia, escapaba hacia Rumania.

El turno de la URSS

La Unión Soviética tenía pactos de amistad con Alemania y Polonia, pero ni los Alemanes ni los polacos confiaban en ellos.  Polonia se encontraba virtualmente rodeada de enemigos, con Alemania por el oeste, Eslovaquia por el sur y los soviéticos por el este.  Las fuerzas armadas alemanas esperaba alguna reacción por parte de los rusos, pero no estaban seguros si esa reacción sería en apoyo de Polonia.  El día 17 de Setiembre de 1939, el agregado militar alemán en Moscú toma el teléfono y se comunica con el jefe de Ejércitos Este a quien le comunica que los rusos se están movilizando.  Los militares no estaban enterados de las cláusulas secretas que Hitler y Stalin habían firmado el 23 de Agosto pasado.

SdKfz-251

Infantería mecanizada alemana

Comienza la repartición

A las 4 de la mañana, se confirma el ataque ruso.  Stalin anuncia que el estado polaco ha dejado de existir y por tanto no se siente obligado por el pacto de no agresión firmado con Polonia.  Por otra parte, sentía la obligación de brindar protección a los rusos blancos y ukranianos que vivían en el territorio polaco.  Las fuerzas polacas en el este, eran simples fuerzas de control fronterizo y nada podían hacer ante el ataque del Ejército Rojo.  Ese mismo día el gobierno polaco huía a Rumania.  Al día siguiente, 170.000 soldados polacos marchaban al cautiverio.

Comunicación d el acuerdo secreto

En el tren del Fuehrer, estacionado en Gogolin, Hitler le pide al Ministro de Asuntos Exteriores von Ribbentrop que le comunique al Ejército, cuáles son los acuerdos firmados con los rusos, para que se retiren a la línea demarcada como límite en el reparto de Polonia, que corría a lo largo de Picsa en el norte, atravesaba el Narew, tocaba el Vístula y terminaba en el San.  Se ordenaba tomar Drohobycz zona petrolera importante para las reservas de combustible alemanas.  Stalin sintió los mismos recelos que los alemanes sentían por él.  De acuerdo a Stalin los alemanes habían ocupado Brest y Lwow contra lo convenido.   Las reuniones entre los militares soviéticos y alemanes se realizaban en medio de una fría cordialidad, pero con una enorme desconfianza mutua.

Cae Varsovia

El último escollo para Alemania era la captura de Varsovia, defendida por un cinturón de fortificaciones.  Los polacos no aceptaban ninguna posibilidad de capitulación.  Los 120.000 hombres que defendían la capital, estaban decididos a morir por ella.  Sólo se permitió abandonar la ciudad a extranjeros y diplomáticos.   Las fuerzas alemanas debían actuar rápido, para que a más tardar el 30 de Setiembre la ciudad estuviera en manos alemanas.

Bandera blanca

Para el día 24 se habían capturado varias fortificaciones, mientras se bombardeaba la ciudad.  Para el 28, las fuerzas polacas llegaban a su límite y se empezaron a ver banderas blancas.   Ese día se firmó el acta de capitulación.  Los oficiales polacos podían conservar sus sables en reconocimiento a su valor y los soldados polacos quedarían en libertad una vez estabilizado el país.  Los bolsones en el norte, rendían su fuerza de 90.000 hombres.  Había terminado la guerra.

Las bajas

Alemania sufrió 10.572 bajas, 30.222 heridos y 3.304 desaparecidos en acción.   Fue imposible cuantificar el número de muertos polacos.


Bibliografía

-LIBRO: Poland 1939: The Birth Of Blitzkrieg (Campaign) por Steven Zaloga
Amazon
Ve detalles en Amazon


Publicado: 3 enero/2001






Principal




Para tu Smartphone

Libro de Visitas

Blog de Exordio

Búsqueda sólo en el Blog



Página protegida por Copyscape en contra de copia y violación de contenido