Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Plan Klein- Mühlenbruch (16-7-1941)

Plan aéreo

Para el comandante Ritter y el capitán Almásy, el desenlace de la Operación Pascha supuso por el momento la pérdida de contacto con los agentes egipcios.   El Abwehr alemán tuvo que valerse de las informaciones que le pasaban los colegas italianos que tenían montada una excelente red de información en Egipto conocida como "Roberto", al mando de un oficial llamado Nani.  Debido a eso Canaris decidió en junio de 1941 enviar agentes secretos alemanes al corazón de Egipto.  Esos agentes debían instalar más emisoras de radio y tomar contacto con posibles agentes egipcios y con los grupos de conspiradores nacionalistas.  Para esta misión se prepararon dos hombres que habían vivido largo tiempo en los países árabes y que hablaban perfectamente la lengua egipcia, uno de rasgos judíos llamado Klein y el otro atlético llamado Mühlenbruch.  Saliendo de Derna, Klein debía llegar a Alejandría, y Mühlenbruch a Haifa.

Klein y Mühlenbrurch

Klein y Mühlenbrurch

Se descartó la utilización, tanto de un submarino y de vehículos terrestres, por la peligrosidad que representaba acercarse al Nilo o desembarcar en la costa africana, lugares que eran patrullados celosamente por los británicos.  El capitán Almásy que conocía muy bien el desierto, diseñó un plan que requería el transporte de los agentes por vía aérea hasta el oasis de Farafrah y de ahí tomar un camino que lleva a las caravanas a Dairut, en las cercanías del Nilo.  En las proximidades de ese camino existía una colina fácilmente identificable, con una franja de terreno firme, hacia el sur de la elevación, capaz de permitir a un piloto experimentado aterrizar y despegar un avión.  A partir de ese punto, había que cubrir los 100 Km. existentes entre Dairut y El Cairo y para ello se podía utilizar una motocicleta, puesto que podía ser transportada fácilmente en un avión.

Click en el mapa para ampliar
Click para ampliar

16 de julio de 1941

Cuando el 16 de julio de 1941 se dieron por terminados los preparativos, se inicia la operación en Derna, usando dos bombarderos medianos Heinkel He 111.  En un aparato vuelan los dos agentes, el otro serviría de escolta, pero antes de despegar, los mecánicos detectaron un desperfecto en el tren de aterrizaje de uno de los aviones y deciden que los agentes cambien de avión.  Este cambio obliga a que los pilotos intercambien las misiones que tenían asignadas.  Tras cerca de cinco horas de vuelo y cuando comenzaba a caer el sol, el piloto del transporte, más bisoño que el originalmente asignado, comienza el descenso hasta alcanzar unos 200 metros.  Pero en vez de aterrizar lo más pronto posible pierde preciosos minutos en un reconocimiento del terreno, y luego observa que se acerca una columna blindada británica.   Cuando el sol comienza a ocultarse en el horizonte hace un segundo intento de aterrizar, y desiste aduciendo que el terreno es muy accidentado para el tren de aterrizaje del He 111.  El comandante Ritter le ordena que aterrice, pero la luz ha comenzado a desaparecer y la franja de terreno se pierde en la oscuridad de la noche.  El aterrizaje es abortado y con ello la operación.

Final trágico

Heinkel 111

Heinkel He 111

De regreso, intentan la comunicación con Derna a la hora fijada y desde tierra advierten no aterrizar por encontrarse el campo aéreo bajo fuego enemigo.  La alternativa es aterrizar en Bengasi que se encuentra a 350 Km. de distancia, pero un motor comienza a fallar, obligando al piloto a volver a Derna.  En minutos, el fuego antiaéreo británico hace blanco en el Heinkel que sufre desperfectos en los planos de dirección y en la radio.  Apenas hay combustible para 20 minutos de vuelo.  El piloto enrumba la nave hacia el mar y ameriza apenas a tiempo, pero el avión sufre las consecuencias del impacto en el agua.

Mühlenbruch queda muy mal herido, atrapado entre los restos del avión y se ahoga.  De los seis hombres restantes, cuatro con diversas fracturas y contusiones suben a un bote neumático y dos quedan en el agua sosteniéndose precariamente del pequeño bote salvavidas.  Durante toda la noche y la mañana siguiente hacen esfuerzos para acercarse a la costa.  Desfalleciendo logran tomar tierra cerca a un poblado árabe donde los recoge un avión Storch de la Unidad de Rescate del Desierto.  Se enteran que el otro He 111 ha conseguido llegar salvo a Bengasi, con la última gota de combustible en el depósito.

Rommel le reclama a la Abwehr por el fracaso de la operación y Canaris se compromete a hacer todo lo posible para subsanar las fallas.


Bibliografía

  • Diary of "Operation Salaam" por László Almásy, Imperial War Museum, London
  • "Operation Condor" de John Eppler, McDonald & Jane's, London 1977

LIBRO

Paul Carell, Die Wüsten Füchse (Zorros del Desierto), Nannen Verlag GMBH
(Este libro, en castellano está agotado).  Fue publicado por Librería Editorial Argos S.A., Barcelona - 1961.

Amazon

Foxes of the Desert por Paul Carell


Ver detalles en Amazon US/International

With Rommel's Army in Libya por Laszlo Almasy y Janos Kubassek

Amazon
Ver detalles en Amazon US/International

Secret Life of Laszlo Almasy por John Bierman

Amazon
Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 28 agosto/2007