Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Operación Ostfront (25-12-1942)

Después de que en febrero de 1942, la flota alemana zarpó de Brest para dirigirse a Noruega en las propias narices de los británicos, el Almirantazgo trató de lavar la afrenta con la Operación Chariot que no le causó mayor daño a la Kriegsmarine.

Estando el Tirpitz en reparaciones, por los daños causados por la acción de submarinos británicos en setiembre, el Scharnhorst, al mando del Capitán Fritz Hintze, era el único buque capital disponible para atacar el tráfico marítimo en el Ártico que se había reanudado a principios de noviembre.  El 19 de diciembre el Almirante Doenitz ordenó al Contralmirante Erich Bey iniciar la Operación Ostfront, enviando al Scharnhorst al norte escoltado por la 4ª Flotilla de destructores, cada uno de ellos separado 5 millas entre sí, para intercetar y atacar al convoy JW55B que zarpó de Inglaterra el 20 de diciembre y al convoy RA55A que regresaba de Rusia.

Scharnhorst

Scharnhorst

Pero, al levar anclas el Scharnhorst fue visto por un agente noruego que informó a Londres la partida del buque.  El Almirantazgo Británico alertó a la Flota Metropolitana y a la escolta del convoy comandada por el vicealmirante Robert Burnett, reforzando la escolta del convoy desviando además su ruta más al Norte.  La flota británica de escolta Nº 1 estaba compuesta por el acorazado HMS Duke of York, el crucero ligero HMS Jamaica y 4 destructores, el buque noruego KNM (Kongelige Norske Marinen) Stord, el HMS Scorpion, el HMS Saumarez y el HMS Savage.  Por su parte, el convoy RA55A estaba escoltado por la Fuerza 2 compuesta por el crucero pesado HMS Norfolk, el crucero ligero HMS Belfast y el HMS Sheffield, además de varios destructores.  El día de navidad, el submarino alemán U-601 y un avión Dornier Do18 descubrieron el convoy.

En la mañana del 25 de diciembre de 1942, el Scharnhorst y los destructores de su escolta perdieron contacto por radio en momentos en que el acorazado alemán se puso en el rumbo de un crucero de exploración de la flota metropolitana británica.  Se trataba del HMS Belfast que hizo contacto de radar con el barco alemán y abrió fuego, ayudado por el HMS Sheffield y el HMS Norfolk, pero el mal tiempo redujo la velocidad de los cruceros británicos de tal forma que éstos pronto perdieron contacto.

HMS Belfast

Foto actual del Belfast en el Támesis al lado del Tower Bridge de Londres

Error de Bey

Un poco después del mediodía el Scharnhost fue nuevamente descubierto por el radar.  El vicealmirante Robert Burnett, presumiendo que el buque alemán trataría de alcanzar al convoy, procedió a interceptarlo enviando a los destructores a toda velocidad.  Los destructores enviados para hacer el ataque con torpedos tuvieron dificultades por la mar gruesa que impedía la operación de ataque.  Mientras eso ocurría, en el Scharnhorst el Contralmirante Bey ordenó a los destructores alemanes dirigirse a su base en el fiordo Altafjord, ordenando súbitamente el cambio del rumbo del Scharnhorst que se dirigió de regreso a Noruega.  Ese fue un grave error de Bey que debió enfrentar a los buques británicos con menor alcance de fuego y menos calibre.

La maniobra del acorazado alemán favoreció a los británicos puesto que la ruta que seguiría en su retirada podía ser interceptada por el acorazado HMS Duke of York y el crucero HMS Jamaica, al mando del almirante Sir Bruce Fraser, quien había relevado a Sir John Tovey como comandante en jefe de la Flota Metropolitana Británica.

HMS Duke of York

HMS Duke of York

Batalla de Cabo Norte

El HMS Belfast, el HMS Sheffield y el HMS Norfolk no trataron de volver a trabar combate debido al enorme poder de fuego y alcance del buque alemán por lo que se limitaron a mantener la vigilancia sin perderlo de vista.  Al atardecer, las dos fuerzas británicas se encontraban en la zona donde esperaban entrar en contacto con el enemigo.  Debido a que en esa época del año en esas latitudes la luz solar desaparece muy temprano, Burnett ordenó lanzar cohetes de iluminación, mientras que el Duke of York y el Jamaica lograban entrar en contacto con el buque alemán e inmediatamente iniciaron el ataque a una distancia de 12,000 yardas.  Al virar el buque alemán con rumbo al Este, fue perseguido por los buques de Burnett, hasta que las granadas de los cañones de 14 pulgadas de los barcos británicos comenzaron a hacer su efecto y el Scharnhorst perdió velocidad y recibió un impacto en la torre A.  A las 17:08 horas una nueva andanada del Duke of York destruyó la Torre C del Scharnhorst.   Los destructores británicos lo hicieron aminorar más la marcha con ataques de torpedos; mientras que el Belfast y el Jamaica atacaron simultáneamente con los destructores frente al Cabo Norte.

Fin del Scharnhorst

A las 19:45 una enorme explosión hizo que el Scharnhorst escorara a estribor, probablemente fue partido en dos por la explosión del compartimiento de municiones de proa, hundiéndose rápidamente en sólo tres minutos.  Varios cientos de supervivientes fueron dejados en el mar, oficialmente debido al riesgo de los submarinos.  Sólo fueron rescatados 36 supervivientes de 1968 tripulantes del Scharnhorst.  Un alto e irreparable costo por los desaciertos del Contralmirante Bey, que no sólo incumplió las órdenes de atacar el convoy, sino que cometió un grave error al hacer que su escolta rompiera el contacto, mientras se dirigía a la costa noruega.


Publicado: 28 julio/2005