Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Operación Bagratión (22-6-1944) [2]

El comienzo de la operación estuvo programado para el 14 de junio de 1944, pero se retrasó por la congestión de los ferrocarriles soviéticos hasta el 22 de junio, justamente tres años después del comienzo de la invasión alemana al territorio soviético. La ofensiva comenzó a las 05:00 con un bombardeo masivo de la artillería. A cada uno de los miles de cañones a lo largo de la línea le suministraron aproximadamente 6 toneladas de municiones para el bombardeo de dos horas. Las baterías de cohetes Katyusha con cohetes de 82 y 132mm barrían los emplazamientos de las baterías alemanas.

Batalla de Berlín
Click en el mapa para ampliar

El trabajo preliminar en varios frentes comenzó el mismo día con reconocimientos a nivel de compañía y brigada para recabar información de inteligencia y cercar a las tropas alemanas en su lugar para que más tarde pudieran ser destruidas. Varias divisiones también lanzaron ataques contra el Ejército Panzer de Busch para perforar las líneas mientras que los flancos de cuatro divisiones alemanas fueron atacadas en Vitebsk para crear puntos de partida para cercar la ciudad. Esa noche, bombarderos medianos soviéticos volaron 1.000 incursiones para ablandar las líneas alemanas.

Al día siguiente, 23 de junio, el grueso del asalto se movió en tofo el frente. Abandonando sus costosas técnicas de oleadas humanas de 1941, los soldados del Ejército Rojo concentraron su fuego sobre los puntos tácticamente valiosos, los tomaban y luego llegaban los tanques para iniciar un nuevo avance. Por la tarde del segundo día, la línea del Tercer Ejército Panzer fue perforada y Vitebsk estaba en peligro de ser cercada por dos ejércitos soviéticos.

Cuando el 43º Ejército soviético encerró a Vitebsk desde el norte y el 39º Ejército atacó desde el sur, preocupado Busch solicitó permiso al OKH para retirarse a una línea secundaria de defensa, llamada la "Línea Tigre", pero Hitler, esperando que la ofensiva principal ocurriera en otro lugar, ordenó que Vitebsk se convirtiera en "fortaleza", lo que significaba defenderla hasta el último hombre. Al anochecer, dos divisiones alemanas fueron cercadas y otras dos estaban luchando por salvar sus vidas.

Los ataques subsecuentes del 39º Ejército soviético machacó al LIII Cuerpo de Busch y en tres días, cinco divisiones alemanas — unos 28.000 hombres — fueron eliminados. El continuo avance hacia el Oeste destrozó al IX Cuerpo del Tercer Ejército Panzer hacia final del mes, destruyendo efectivamente al Tercer Ejército Panzer.

Ochenta kilómetros al sur de Vitebsk, el Cuarto Ejército de Busch, con 12 divisiones, luchaba por mantener la línea alrededor del río Dniepr y Orsha, un punto crítico a lo largo de la carretera Moscú – Minsk. Las fuerzas de avanzada del 11º Ejército de la Guardia se precipitaron contra la 78ª División Sturm, que fue mantenida con todo su poder y bien apoyada por la artillería para sostener la crucial carretera.

Anticipando que las defensas estarían bien preparadas, cada una de las divisiones de fusileros estuvo precedida por una compañía de tanques T-34 equipados con rodillos anti minas, Detrás de ellos una oleada de compañías del tanques lanzallamas y regimientos de artillería ligera se encargaría de liquidar los focos de resistencia.

Esta enorme ofensiva quedó empantanada en un grupo trampas antitanque, minas y posiciones de infantería alemana equipadas con Panzerfaust. Pero en poco tiempo el General Chernyakhovsky logró mover sus tanques al norte de Orsha y suministró una fuerza mixta de tanques a través del bosque para abrir una brecha. Al final del día, el camino a Minsk estaba al alcance del Tercer Frente Bielorruso.

artilleria sovietica

La artillería soviética arrasaba las líneas alemanas antes del ataque.

Para el 25 de junio, Chernyakhovsky había metido el 2º Ejercito de Tanques de la Guardia a través de la brecha, eliminando a uno de los dos cuerpos del Cuarto Ejército alemán. A pesar de la firme negativa de Hitler de permitir una retirada de Orsha — y el apoyo de Busch a esta política descabellada — el comandante del Cuarto Ejército ignoró la orden y replegó sus unidades hacia líneas más defendibles. La noche siguiente cuando Orsha cayó ante el Ejército Rojo y el camino a Minsk quedó abierto.

Más al sur, 13 divisiones del Noveno Ejército de Busch noveno resistieron con éxito los ataques iniciales del Primer Frente Bielorruso de Rokossovski (compuesto por el 3º, el 48º y 65º ejércitos), que tuvo que lidiar con el mal tiempo mientras se abría camino alrededor del borde norte de los Pantanos Pripet. Durante la mañana del 24 de junio, el primer día del asalto principal en este sector, el 3º ejército soviético — equipado con 500 tanques, cañones de asalto y 200 cañones anti-tanque — fue repelido, pero con altos costos para los alemanes.

Cuando el tiempo comenzó a mejorar, el 3º Ejército atacó a dos divisiones de infantería y comenzaron a irrumpir a través de las líneas alemanas, metiendo una cuña entre el Noveno y Cuarto ejércitos de Busch. El comandante del Noveno Ejército del General Hans Jordan, adelantó su reserva, la disminuida 20ª División Panzer. Pero como Rokossovski había comprometido en la batalla a su 65º Ejército y el 1º Cuerpo de Tanques de la Guardia, la 20ª Panzer comenzó a soportar las pérdidas sin afectar el avance. Jordan, por tanto, ordenó a la división dirigirse hacia Bobruisk. Al finalizar el día 24 de junio, los tanques soviéticos estaban 10 kilómetros detrás de las líneas del Noveno Ejército, la vanguardia de una punta de lanza de 5 kilómetros de ancho en su punta y 29 kilómetros de ancho en su base.

No fue sino hasta el 26 de junio, tres días después de que comenzara el asalto principal, que el primer refuerzo alemán, la 5ª División Panzer, llegó desde Ucrania para tapar la brecha entre el Tercer Ejército Panzer y el Cuarto Ejército. Con 70 Panthers y 29 Tigers, la 5ª Panzer fue enviada para sostener el flanco oriental de la línea del río Berezina hasta que el repliegue del Cuarto Ejército de Busch pudiera establecer una línea defensiva adecuada. Poco después, el Cuarto Ejército sufrió una situación que recuerda la campaña de Napoleón de 1812: un enorme contingente de tropas en retirada desde el este abandonó sus equipos pesados en la ribera este del Berezina y huían hacia el oeste en desorden, cruzando pequeños puentes de campaña instalados bajo fuego.

Las tropas de Rokossovski avanzaban hacia el oeste en dirección a Bobruisk, un cruce crítico sobre el Berezina, amenazando con cortar a las unidades alemanas que luchaban en el lado este del río. A medida que el 3º Ejército de Rokossovski se dirigía hacia Bobruisk, Busch acatando la orden de Hitler de "no retroceder", se negó a permitir que su infantería cruzara el río. Cuando el 9º Cuerpo de Tanques soviético y el Cuerpo de Tanques de la Guardia capturó Bobruisk y los cruces principales sobre el Berezina, varias divisiones de infantería alemanas se encontraban atrapados en el banco oriental. Rokossovski explotó el derrumbamiento de la resistencia alemana en ese sector con un Cuerpo de Caballería y un Cuerpo mecanizado, matando o capturando a miles de soldados alemanes.

A medida que los soviéticos irrumpían en la frontera bielorrusa, Hitler y el OKH no comprendieron el peligro que enfrentaba el Grupo de Ejércitos Centro. El 26 de junio, Busch y el General Jordan del Noveno Ejército volaron al Cuartel General del Fuehrer para convencerlo a derogar la orden de no retroceder porque tal orden estaba destruyendo, división tras división, a todos los ejércitos. Furioso por el casi colapso del Noveno Ejército, Hitler relevó del mando a Jordan y Busch, reemplazando a este último con el Mariscal de Campo Walther Model, comandante del Grupo de Ejércitos Norte en Ucrania quien hasta el momento era el mejor "apagafuegos" del Führer.

Ilyushin Il-2

Miles de Ilyuchin Il-2 se apoderaron de los cielos.

A finales de junio, Model llegó a Minsk para enfrentar al Ejército Rojo a través del Berezina, a sólo 13 kilómetros de su nuevo Cuartel General, ordenó al Grupo de Ejércitos Centro atacar sin reservas las cabezas de puente soviéticas. La ciudad de Borisov, cruce de las carreteras Moscú – Minsk, cayeron el día siguiente después de la llegada de Model, y unos 40.000 alemanes quedaron atrapados al este de Bobruisk. La artillería soviética y la Fuerza Aérea Roja convirtieron el bolsón alemán a 24 kilómetros al este del Berezina en un matadero donde murieron unos 10.000 soldados y otros 6.000 fueron capturados. Muchos de los que escaparon de la masacre al este del río quedaron atrapados por segunda vez en Bobruisk cuando dos Cuerpos de Tanques cercaron la ciudad y la capturaron el 29 de junio, destruyendo al Noveno Ejército. En una semana de combates, las fuerzas de Rokossovski habían matado a unos 50.000 soldados alemanes, capturado a 20.000 (incluyendo 3.600 prisioneros heridos en Bobruisk que habrían sido asesinados por sus captores soviéticos) y destruyeron unas 3.000 piezas de artillería y vehículos blindados.

Capturada la Línea del Berezina, Rokossovski continuó su avance hacia el noroeste en dirección a Minsk, con la esperanza de atrapar al Cuarto Ejército de Model en retirada junto con los remanentes del Noveno Ejército que escaparon de Bobruisk. Mientras tanto, más al norte, la Quinta División Panzer de Model en la carretera a Moscú, se preparó para el ataque de dos frentes bielorrusos convergentes, el 1º de Rokossovski y el 3º de Chernyakhovsky. Porque Hitler se negó a permitir una retirada ordenada, los refuerzos disponibles en Minsk eran sólo los rezagados que se habían filtrado desde el frente, y estaban en su mayor parte desarmados, desorganizados y desmoralizados.

El 1 y 2 de julio, la 5ª División Panzer luchó una serie de intensas batallas contra el 5V Ejército de Tanques de la Guardia al noroeste de Minsk, ganando tiempo para evacuar heridos y personal administrativo hacia el oeste a lo largo de las líneas ferroviarias. Al final de una semana combates, el Quinto Panzer y un batallón de Tigres destruyeron 295 vehículos blindados soviéticos. Sin embargo, para el 8 de julio, todos los Tigres se perdieron y la división se redujo de 125 tanques a sólo 8 y su posición fue flanqueada al sur. Los tanques restantes se retiraron hacia el oeste a reagruparse, abandonando a sus camaradas para retirarse del Berezina hacia Minsk. Cuando se le permitió al Cuarto Ejército retirarse al oeste del Berezina, no quedó casi nada para salvar. Al final de la operación, habían perdido unos 130.000 de sus 165.000 hombres.

ofensiva sovietica

La ofensiva soviética fue indetenible.

En el colmo de la tozudez, la tarde del 2 de julio, Hitler no quería admitir que Minsk era una causa perdida, cuando el OKH permitió la evacuación del resto de las fuerzas del Eje, unos 1.800 soldados organizados de diferentes unidades, otros 15.000 desarmados rezagados desde el este, 8.000 heridos y 12.000 empleados de retaguardia. A la mañana siguiente, los tanques de Chernyakhovsky entraron en Minsk, cerrando otro gran bolsón oriental y atrapando a unos 15.000 soldados alemanes que quedaron aislados en grupos del tamaño de una división y una brigada. Como los alimentos y munición eran escasos para estas unidades abandonadas, se conformaron en pequeños grupos, que cayeron en manos de grupos partisanos y destacamentos especiales de infantería del Ejército Rojo. Unos 900 de los 15.000 soldados atrapados lograron llegar hasta las líneas alemanas, y para el 8 de julio la bolsa colapsó. El Cuarto Ejército del Model dejó de existir.

Hacia el norte, otras unidades del Tercer Ejército Panzer quedaron aisladas como resultado del veloz avance en Minsk y rápidamente fueron aplastados. Mientras tanto, la Stavka amplió los objetivos a sus exhaustos soldados, ordenándoles que prosiguieran al oeste hacia Grodno, Brest y otras ciudades a lo largo de las fronteras polaca y lituana a pesar de los reducidos suministros de combustibles y municiones.

Como la líneas intermedias de Model estaban derrumbándose, intentó formar una línea de defensa desde Vilnius a Ucrania, basada en parte en una serie de viejas trincheras que eran rezagos de la Primera Guerra Mundial. En el centro, colocó los restos del Noveno Ejército, reforzándolo lo mejor que pudo y reasignándolo como parte del Segundo Ejército. Con una brecha de 45 kilómetros entre los fragmentos del Tercer Ejército Panzer y el Grupo de Ejércitos Norte, Model quedó muy vulnerable, pero confiando en que tarde o temprano los tanques soviéticos quedarían escasos de combustible y municiones, y entonces podría darse un respiro en Prusia Oriental y Polonia mientras reagrupaba sus fuerzas.

Sin embargo el Ejército Rojo no estaba agotado. El 8 de julio, partes de la línea de defensa de Model se agrietaron y Vilnius quedó rodeado. A pesar de las órdenes iniciales de Hitler de sostener la capital lituana "a cualquier precio," la noche del 12 al 13 de julio unos 3.000 de los 15.000 hombres atrapados se escaparon, dejando al resto enfrentándose a la muerte o al cautiverio cuando la ciudad cayó el 13 de julio. Pinsk y Grodno cayeron el 16 de julio, y la línea del Tercer Ejército Panzer colapsó a finales del mes, empujando el flanco norte de Model hacia Prusia. Bagratión llegaba a su fin, el Ejército Rojo sostuvo cabezas de puente sobre el río Niemen, la frontera tradicional de Rusia y Polonia y alcanzó el Golfo de Riga en el Báltico, aislando al Grupo de Ejércitos Norte. A mediados de agosto Model no podía hacer nada más; fue condecorado y trasladado al frente occidental por un período breve como Comandante Supremo en ese teatro que también se desmoronaba.

Prisioneros alemanes

Esta escena se repetía a lo largo de todo el frente, con las tropas alemanas rindiéndose despues que sus líneas fueron cercadas y quedaron abandonados a su suerte.

A todo esto, la Operación Bagratión le costó a Hitler 350.000 hombres (incluyendo 31 generales), además de cientos de tanques y más de 1.300 cañones. De las bajas, 160.000 fueron tomados prisioneros, de los cuales la mitad fueron asesinados en el camino a los campos de prisioneros o murieron en los gulags soviéticos. Como retrocediendo en el tiempo, 57.000 prisioneros alemanes de los bolsones al este del Berezina fueron enviados a Moscú y desfilaron ante los moscovitas el 17 de julio, en parte para refutar las afirmaciones alemanas de que se trató de "una retirada planificada" de Bielorrusia y en parte para refutar las sugerencias de los periódicos occidentales que la operación se facilitó por las grandes cantidades de tropas alemanas que fueron transferidas al oeste en Francia.

Durante la ofensiva que recorrió 644 kilómetros de distancia desde Vitebsk hasta las afueras de Varsovia, los soviéticos tuvieron unas 765.000 bajas, de los cuales 178.000 fueron muertos o desaparecidos, además de 2.857 tanques y cañones de asalto y 2.447 piezas de artillería destruidas. A pesar de esas pérdidas, seguidamente el Ejército Rojo lanzó una campaña de persecución en el norte de Ucrania, la Ofensiva Lwow-Sandomierz, empleando más de 1 millón de hombres, 1.600 tanques y cañones de asalto, 14.000 piezas de artillería y morteros y 2.800 aviones de combate. La ofensiva lanzada el 13 de julio, destrozó al Grupo de Ejército Norte en Ucrania, que había cedido unidades para ayudar a detener el colapso del Grupo de Ejércitos Centro.

A principios de agosto, el Cuarto Ejército alemán y casi todo el Noveno Ejército y el Tercer Ejército Panzer habían desaparecido. Treinta divisiones alemanas se evaporaron, y casi 30 más quedaron mutiladas. El Ejército Rojo estaba a distancia de tiro del Vístula y ya se encontraba en las afueras de Varsovia. A mediados de agosto, los soldados del Ejército Rojo estaban atrincherados en suelo prusiano, a sólo 350 km de Berlín, y Rumania, con sus yacimientos de petróleo vitales, estaba lista para abandonar la causa del Eje. Hasta enero, sin embargo, el agotado Ejército Rojo se mantendría relativamente tranquilo, recomponiéndose con nuevo equipamiento para la ofensiva final desde el Vístula a Berlín.

prisioneros alemanes

Decenas de miles de prisioneros alemanes desfilaron en Moscú rumbo al cautiverio y la gran mayoría de ellos nunca llegarían a los campos de prisioneros en Siberia o de llegar, jamás regresarían a casa.

Muchos alemanes y soviéticos concuerdan con que la Operación Bagratión fue el peor revés militar de Hitler durante la guerra. Porque la ofensiva no tuvo el punto focal único y dramático, como en el caso de Stalingrado y además los nombres de los comandantes y los nombres geográficos siempre sonaron extraños a los oídos de los occidentales. Por esas razones, la operación no fue reconocida nunca en occidente con la misma importancia como ocurrió con un gran número de operaciones de hecho de menor envergadura — como Overlord, las Ardenas, la Operación Torch en África o la Operación Husky en Sicilia. Dadas las oleadas masivas de soldados y tanques que los soviéticos utilizaron en los ataques y las marcadas mejoras en las tácticas de combate — sin mencionar las exitosas tácticas de engaño que empleó la Stavka, más el uso eficaz de los partisanos, las mejoras en los movimientos de infantería apoyados por blindados y el uso de armamento superior como el avión de ataque a tierra Shturmovik y el tanque mediano T-34 — es una omisión lamentable. Sin embargo, Bagratión, combinado con la ofensiva de Lwow-Sandomierz en Ucrania, volcó dramáticamente la marea de la guerra contra el Tercer Reich.

Las pérdidas alemanas fueron enormes e irremplazables en Bielorrusia, en comparación con las causadas en el desembarco de Normandía. Todo ello, además del atentado contra Hitler, el 20 de julio, causó la desmoralización en los niveles superiores de la estructura de mando de la Wehrmacht y eso contribuyó a que el Ejército Rojo continuara su avance hacia el oeste. La Operación Bagratión también aseguró que las ex repúblicas soviéticas, desde el Mar Báltico a Crimea, volvieran al control de Moscú. Al hacerlo, marcaron el inicio de la dominación soviética de gran parte de Europa oriental durante los siguientes 40 años.

Operación Bagratión (3)


LIBROS

Operation Bagration: The Destruction of Army Group Centre June-July 1944, A Photographic History Hardcover - February 8, 2008 por Ian Baxter (Author)


Ver detalles en Amazon US/International

Why Normandy Was Won: Operation Bagration and the War in the East 1941-1945 Kenneth G. Walter - Ver detalles en Amazon International


Ver detalles en Amazon US/International

Bagration to Berlin: The Final Air Battles in the East 1944-1945 - Christer Bergsrom -


Ver detalles en Amazon US/International

A Writer at War: Vasily Grossman with the Red Army 1941-1945 - Anthony Beevor & Luba Vinogradova -


Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 21 junio/2014