Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Operación Bagratión (22-6-1944) [1]

El Día-D ha sido siempre presentado al mundo occidental como la más importante ofensiva Aliada de la Segunda Guerra Mundial, considerándola el inicio del fin del Tercer Reich, sin embargo, a la luz de los resultados de la Operación Bagratión contra las fuerzas alemanas en el Frente del Este, esta operación resultó determinante en el balance general de la guerra y de hecho opacó el éxito de la invasión anglo-canadiense-estadounidense en Normandía, como lo demuestran los números de la operación realizada por el Ejército Rojo.

Batalla de Berlín
Click en el mapa para ampliar

La Stavka eligió el nombre en código para la Operación Bagratión, en memoria del General Piotr Ivánovitch Bagratión, príncipe ruso que murió luchando valientemente contra Napoleón en la Batalla de Borodino en 1812.

Por su magnitud, la Operación Bagratión empequeñeció el desembarco en Normandía, además que en apenas cuatro semanas infligió pérdidas mayores al ejército alemán que las que sufrió el Sexto Ejército de Paulus en cinco meses de combates en Stalingrado. Bagratión, con más de 2,3 millones de efectivos, seis veces el número de piezas de artillería y dos veces el número de tanques que los aliados occidentales lanzaron a la batalla en las Ardenas, fue sin duda la más grande ofensiva realizada por los Aliados, exclusivamente planificada y ejecutada por los soviéticos, contra las fuerzas del Eje durante la Segunda Guerra Mundial.

Durante los fieros combates, fueron destruidos tres ejércitos del Eje y el Ejército Rojo abrió el camino para la ofensiva contra el territorio alemán. La Operación Bagratión fue concebida para liberar el territorio ruso ocupado y romper las líneas alemanas en el Frente del Este, abriendo el camino a Berlín a través de los países de Europa Oriental.

En el sur, Alemania y sus aliados, en su mayoría húngaros y rumanos — mantuvieron la línea defensiva cerca de las fronteras occidentales de Ucrania, al sur de los infranqueables Pantanos Pripet, con dos grupos de ejércitos. Por su parte los soviéticos, al norte, en los países bálticos, tres frentes (grupos) del Ejército Rojo se enfrentaron al Grupo de Ejércitos Norte alemán.

En Bielorrusia, donde el Ejército Rojo iniciaría la ofensiva, Alemania tenía estacionadas 38 divisiones de infantería, dos divisiones de la Luftwaffe, siete divisiones de seguridad, dos divisiones Panzergrenadier y una división Panzer. Todas las fuerzas alemanas estaban agrupadas en cuatro ejércitos dirigidos por el Mariscal de Campo Ernst Bernhard Wilhelm Busch.

Ernst B. Wilhelm Busch

General Mariscal Ernst B. Wilhelm Busch
Hasta el 28 de junio de 1944

Otto M. Walther Model

General Mariscal Otto M. Walther Model
Desde el 28 de junio de 1944

Bielorrusia era el centro de gravedad de las fuerzas alemanas en el Frente del Este, pero no estaba completamente bajo el control alemán debido a la intensa actividad guerrillera. Como las actividades de los partisanos fueron muy intensas, las represalias alemanas en 1941 fueron a su vez muy significativas y continuaron a los largo de los años. Las operaciones punitivas de los alemanes en enero, febrero y abril de 1944 dejaron pueblos enteros arrasados. En respuesta a estas retaliaciones, el número de partisanos a mediados de 1944 aumentó considerablemente. Esas fuerzas irregulares se volvieron más organizadas y estuvieron mejor coordinadas con las fuerzas regulares soviéticas.

Los primeros avances del Ejército Rojo en la región del Báltico y Ucrania dejaron la "bolsa bielorrusa" en el centro, por lo que el Mariscal Busch pidió permiso para hacer una retirada ordenada con el fin de acortar su línea y evitar el peligro de un movimiento de pinzas contra la saliente. Preocupado Hitler por las vacilaciones de sus aliados finlandeses, húngaros y rumanos, decidió que las defensas se mantuvieran firmes en el extremo del bolsón y en consecuencia el Oberkommando des Heeres (OKH), denegó la solicitud de Busch.

La política de no-retroceder de Hitler en el Frente del Este lo dejó a Busch en una posición extremadamente vulnerable. Su sector era un objetivo tentador para el Ejército Rojo pues el extremo oriental de la bolsa incluido el corredor de 80 kilómetros de ancho entre los ríos Dniepr y Dvina protegen a Rusia desde el Báltico hasta el Mar Negro. El control de ese corredor permitiría a cualquier ejército pasar directo hasta Moscú... o hasta Berlín.

Otro problema para Busch fue que su ejército, aunque numeroso en número, incluida una gran cantidad de unidades de campo, tropas de seguridad, divisiones húngaras, eslovacas y las poco confiables Volksdeutsche Luftwaffe — alemanes étnicos de los territorios ocupados que servían como auxiliares. Por otro lado, en 1944 el ejército alemán aún dependía en buena medida de carros tirados por caballos para el abastecimiento y transporte, una fuerza anticuada y lenta en comparación con las fuerzas soviéticas a quienes Estados Unidos les había suministrado un enorme número de camiones de 4 y 8 ruedas, los que según algunos autores estadounidenses sumaban 220.000 vehículos imprescindibles para mecanizar a la infantería rusa, que al comenzar la guerra tenía un limitado número de camiones, usando en buena parte caballos y carretas. Peor aún fue para los alemanes por la falta de suficiente apoyo aéreo, pues sus aviones eran superados en número y por las limitaciones del combustible en todo el Frente Centro.

El ataque indetenible fue la característica de la ofensiva soviética, un empuje masivo a lo largo de un eje de 450 kilómetros de largo. Cuatro frentes de ejércitos lanzaron poderosas andanadas de artillería y todos atacaron al mismo tiempo. En el norte, el 1º Frente Báltico al mando del General Ivan Bagramyan, con 359.500 hombres, irrumpió en Letonia para proteger el flanco derecho del asalto principal dándole apoyo a las fuerzas que se encontraban más al sur. Debajo de él, el 3º Frente Bielorruso al mando del General Ivan Chernyakhovsky, con 579.300 hombres, tenía la misión de capturar Vitebsk y el norte de Orsha, para luego proseguir por el sudoeste hacia Minsk, la capital bielorrusa y Vilnius, la capital lituana, destruyendo o cercando a las fuerzas alemanas del Tercer Ejército Panzer en Vitebsk y el Cuarto Ejército, ubicado alrededor de Orsha. Al sur de Orsha, el 2º Frente Bielorruso del General Georgy Zakharov, con 319.500 hombres, ayudaría a completar el cerco de Minsk e irrumpir al oeste hacia Grodno en el río Niemen como parte de una operación de limpieza en la estela dejada por el avance de los otros frentes.

Más al sur, el 1º Frente Bielorruso con 1.071.100 hombres al mando del General Konstantin Rokossovsky — enfrentó al Noveno Ejército de Busch, bordeando los Pantanos Pripet y empujando al oeste hacia Bobruisk en el río Berezina para proseguir en dirección a Minsk. Los más poderosos 1º y 3º frentes bielorrusos, tenían que atacar a lo largo de líneas convergentes para cercar a los ejércitos alemanes al este de Minsk, evitando que se replegaran hacia Polonia. Ayudando en la ofensiva, las unidades partisanas coordinadas por la Stavka, tenían como misión lanzar ataques de demolición contra los ferrocarriles bielorrusos para evitar la llegada de refuerzos.

Debido a la magnitud y complejidad de la operación, los cuatro frentes soviéticos estuvieron bajo el mando de dos generales que tenían la plena confianza de la Stavka: el Mariscal Aleksandr Vasilevsky, artífice de la victoria en Stalingrado, a cargo de los dos frentes del norte y el General Mariscal Georgi Zhukov, quien dirigió la defensa de Leningrado y Moscú y que con Vasilevsky dirigió la defensa de Stalingrado, al mando de los frentes del sur.

Aleksandr Vasilevsky

General Mariscal Aleksandr Vasilevsky

Georgi Zhukov

General Mariscal Georgi Zhukov

Para una ofensiva de esa magnitud, el Ejército Rojo asignó 118 divisiones de infantería, ocho cuerpos de tanques y mecanizados, 13 divisiones de artillería y seis divisiones de caballería, todo eso hacía un total de aproximadamente 2,3 millones de efectivos. El ataque iba precedido por las divisiones de infantería y de tanques, que en conjunto contaban con 2.715 tanques y 1.355 cañones de asalto. Los suministros de guerra y boca para la ofensiva sumaban 1,2 millones de toneladas.

El apoyo artillero constaba de 10.563 piezas de alto calibre y cohetes Katyusha en 2.306 lanzacohetes múltiples, llamados "Órganos de Stalin" debido a su aspecto parecido a los tubos y el sonido del instrumento musical. El apoyo aéreo contaba con 2.318 cazas de diversos tipos, 1.744 Ilyushin Il-2 Shturmovik de ataque a tierra, 655 bombarderos medianos y 431 bombarderos nocturnos; otros 1.007 bombarderos medianos fueron puestos a disposición por la reserva estratégica.

Para la URSS el éxito de la Operación Bagratión era sumamente importante. Minsk y otras ciudades de Bielorrusia podrían ser recuperadas y la ofensiva podía aislar al Grupo de Ejércitos Norte de sus líneas de abastecimientos dejándolo a merced del Ejército Rojo que podría reducirlo a la inanición en sólo cuestión de tiempo. Para capitalizar el éxito que se daba como descontado, al alcanzar Bagratión sus objetivos los alemanes tendrían que reforzar sus fuerzas en Bielorrusia con las tropas que ocupaban el norte de Ucrania para poder detener la embestida, entonces una fuerza soviética secundaria atacaría en dirección a Lwow en el norte de Ucrania forzando a los alemanes a mover sus líneas fuera de territorio soviético; Rumania, Hungría, Varsovia y Prusia Oriental se convertirían en el nuevo frente de guerra.

En los días anteriores a Bagratión, la Stavka ejecutó un plan de engaño masivo diseñado para convencer a los alemanes que el ataque principal comenzaría más hacia el sur. Las fuerzas en Ucrania prepararon concentraciones engañosas similares a las del ficticio 3º Ejército del General George S. Patton frente de Paso de Calais para desviar la atención de los alemanes de Normandía. La Fuerza Aérea soviética atacó las misiones de reconocimiento de Luftwaffe a lo largo del frente, permitiendo sólo vuelos ocasionales para que detectaran las concentraciones falsas de tropas, al mismo tiempo, las comunicaciones verdaderas se hacían con líneas telefónicas, mientras que las engañosas se hacían por radio.

Por su parte, el Alto Mando alemán llegó a la conclusión que la presencia las zonas ricas en petróleo de Rumania y el terreno más maniobrable en las estepas ucranianas era el objetivo más factible, especialmente debido a que el Ejército Rojo recién había concluido una ofensiva en esa región durante el último invierno.

El Alto Mando alemán estaba convencidos de que el siguiente ataque sería lanzado en el norte de Ucrania y por tanto decidieron reforzar al Grupo de Ejércitos Norte Ucrania con unidades del Grupo de Ejércitos Centro, incluyendo el poderoso LVI Cuerpo Panzer, dejándole a Busch sólo el 11 por ciento de los tanques y cañones de asalto asignados al frente oriental. Sin protestar, Busch aceptó las órdenes firmadas por Hitler considerándolas apropiadas a pesar de que sus oficiales de inteligencia predijeron una gran ofensiva en Bielorrusia a mediados o finales de junio. Sus comandantes le sugirieron replegar las líneas para acortar distancias y compactar sus defensas, pero Busch se aferró a las órdenes del Fuehrer de no retroceder.

La Operación Bagratión fue precedida por ataques coordinados de los partisanos contra las líneas de abastecimientos alemanas. Entre los días 19 y 23 de junio las guerrillas sabotearon las redes ferroviarias y puentes — detonaron unas 10.500 cargas de explosivos solamente durante la noche del 19 al 20 de junio, impidiendo el abastecimiento de municiones, alimentos y refuerzos al frente.

Operación Bagration (2)


LIBROS

Operation Bagration: The Destruction of Army Group Centre June-July 1944, A Photographic History Hardcover - February 8, 2008 por Ian Baxter (Author)


Ver detalles en Amazon US/International

Why Normandy Was Won: Operation Bagration and the War in the East 1941-1945 Kenneth G. Walter - Ver detalles en Amazon International


Ver detalles en Amazon US/International

Bagration to Berlin: The Final Air Battles in the East 1944-1945 - Christer Bergsrom -


Ver detalles en Amazon US/International

A Writer at War: Vasily Grossman with the Red Army 1941-1945 - Anthony Beevor & Luba Vinogradova -


Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 21 junio/2014