Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Operación 60.000 (12-4-1944)

Después de esperar durante cinco meses que la resistencia alemana en Ucrania fuera doblegada, los mandos soviéticos decidieron iniciar la ofensiva en la Península de Crimea.

Crimea

El 17º Ejército alemán contuvo la ofensiva soviética pero no pudo sostenerla por mucho tiempo.  El 11 de abril, Kerch fue ocupada por el Ejército Costero Independiente, dos días después cayó Simferopol a 60 km al noreste de Sebastopol.  Para el 16 de abril, lo que quedaba del 17º Ejército se encontraba en los alrededores de Sebastopol.

Los intentos tardíos de evacuar por el Mar Negro fueron mal ejecutados por no existir un plan bien coordinado entre las fuerzas alemanas y las rumanas.  Los rumanos iniciaron la "Operación 60.000", llamada así por el número de tropas que intentarían evacuar de la península, que sumaban entre 62.500 y 65.000 hombres.

Los mandos rumanos llevaron a cabo la operación en dos fases, la primera a ejecutar entre el 12 de abril y el 5 de mayo y la segunda entre el 6 de mayo y el 13 de mayo.

Por su parte los alemanes, al ver que era imposible sostener la líneas en el Istmo de Perekop y el Mar de Sivash, se decidieron por poner en práctica el Plan Adler.  El primer convoy salió de Constanza el 11 de abril, compuesto por el tanquero Prodromos y el mercante húngaro Kassa, escoltados por las cañoneras Ghiculesco, UJ 115 y Rb 163, los destructores Regina Maria y Marasesti más un R-boot.

La bahía de Constanza fue bombardeada esa noche, pero la fuerte defensa antiaérea impidió que los buques fueran blanco de las bombas.  El 12 de abril llegaron a Sebastopol el Regina Maria y el Masaresti.  Esa noche evacuaron a 4361 hombres entre alemanes y rumanos, además de 47 voluntarios rusos y 417 prisioneros.

Ese mismo día usando buques menores la Kriegsmarine evacuó 2038 hombres, de los cuales 1543 eran alemanes, 377 rumanos, 113 voluntarios rusos y 5 civiles.  El 15 de abril fueron evacuados otros 3973 hombres, la mayoría alemanes que llegaron a destino dos días después.  El día 16 otro convoy alemán pudo evacuar 5417 hombres entre los que se encontraban 3765 alemanes y 516 rumanos.  También pudieron hacerse a la mar los transportes Kassa, Lola y Tisza llevando 2561 hombres entre alemanes y voluntarios rusos.

Crimea 1944

La supremacía aérea soviética era evidente

El ataque aéreo se repitió la noche del 17 al 18 de abril pero una fuerte cortina de humo frustró el ataque de los soviéticos que erraron el blanco por un kilómetro.

Durante la noche del día 17 el Alba Iulia y el Danubio salieron de Sebastopol escoltados por el destructor NMS Marasti, el cañonero NMS Ghiculescu y varias torpederas.  A las 11:00 un torpedo fue avistado a popa del convoy.  Luego cuatro aviones soviéticos atacaron pero erraron, cayendo las bombas muy cerca del Alba Iulia.  A las 12:37 otro ataque aéreo lanzó sus bombas cerca al Alba Iulia abriéndole un boquete en el casco y otra bomba hizo blanco en la bodega de popa matando a 500 prisioneros rusos.  Los soldados comenzaron a saltar al agua y fueron rescatados por buques enviados de Constanza apoyados por hidroaviones.  A las 13:20 aparecieron nuevos aviones rusos que lanzaron sus bombas para liquidar el buque, pero cayeron en medio de los náufragos.  La artillería antiaérea logró derribar a dos de los atacantes.  A las tres de la tarde todos los supervivientes fueron rescatados del mar.  Con la ayuda de remolcadores el Alba Iulia pudo llegar a Constanza, por sus propios medios, después de hacerle reparaciones de emergencia en el mar.

Los días 19 y 20 de abril dos convoyes alemanes salieron de Sebastopol llevando 17.000 hombres.  Los ataques aéreos se sucedían uno tras otros pero eran repelidos por la artillería antiaérea.  También hubo ataques submarinos pero sin mayores consecuencias.

El 21 de abril el mercante Ardeal que sufrió un incendio días antes, salió de Sebastopol escoltado por 3 S-boots, un R-boot y el UJ 105.  En la ruta esperaba el NMS Marasesti que asumió el mando y guió al convoy hasta su destino al día siguiente.  Un ataque submarino no tuvo mayores repercusiones.  Otro convoy compuesto por el Budapest y el Danubio, salió de Sebastopol rumbo a Constanza escoltado por 4 KFK y el UJ 116.  Un ataque aéreo dañó al Danubio y en el Budapest murieron dos tripulantes y otro resultó herido.

El 23 de abril 4 convoyes salieron de Sebastopol.  En el trayecto sufrió ataques aéreos sin sufrir mayores daños.  Llegó a Constanza en la noche del día 24.  Al día siguiente el remolcador alemán Kreutzenstein salió de Sebastopol sufriendo ataques aéreos y fue hundido.  De los 1045 hombres a bordo sólo pudieron ser rescatados 750.

El 27 de abril fue el último día de la primera fase del plan de evacuación.  Los dos últimos convoyes compuestos por el Durostor, Helga y KT 18, escoltados por el NMS Ghiculescu, UJ 115, un R-boot y dos KFKs además de 17 MFPs, PTA 404 y PTA 406.  Torpederas soviéticas los interceptaron.  Varias escoltas fueron hundidas.  El otro convoy fue atacado también pero no sufrió mayores daños.

En total en la primera fase de la evacuación, entre el 14 y el 27 de abril 73.058 personas fueron evacuadas de Crimea con el siguiente saldo:

  • 20,779 rumanos, de los cuales 2,296 eran heridos.
  • 28,394 alemanes, de los cuales 4.995 eran heridos
  • 723 eslovacos
  • 15,055 voluntarios rusos
  • 2,559 prisioneros
  • 3,748 civiles.

De estos 1,5% resultaron muertos en la travesía.  El 8% del tonelaje total fue hundido (3000 tn) y varios transportes rumanos fueron dañados.  Un destructor rumano y dos transportes de tropas fueron dañados al igual que dos cazasubmarinos alemanes.  Por parte de los soviéticos, fueron derribados 12 aviones y fueron hundidos un submarino y una torpedera.  Otro submarino resultó dañado.

Como ocurrió en Stalingrado, nuevamente Hitler insistió que se mantuviera a Sebastopol como una fortaleza, tal como había hecho el Ejército Rojo en 1941-1942.  El 29 de abril de 1944, Jaenecke fue llamado a Berchtesgaden para una conferencia con Hitler.  Como era de esperarse, Jaenecke pidió permiso para evacuar todo el personal de Crimea antes que fuera imposible continuar defendiéndola.  Argumentó, que de hacerlo podría salvar la vida de 235.000 hombres.  Con absoluta terquedad, Hitler lo relevó del mando y ordenó que no se diera un paso atrás.

No obstante, los convoyes de evacuación continuaron.  Entre el 28 de abril el 7 de mayo hubo 14 nuevos traslados de tropas y civiles.  Sin embargo, las pérdidas continuaron con el hundimiento de naves menores de escolta y de transporte de personal.

Prisioneros alemanes en Crimea

Prisioneros alemanes en Sebastopol

Hacia el 9 de mayo la situación era crítica en Crimea porque la artillería soviética continuaba su avance poniendo a tiro el último campo aéreo alemán en la península y la propia bahía de Sebastopol.  Los pocos aviones alemanes operativos procedían de Moldavia.  En la mañana de ese día 9, los últimos Junker Ju 52 despegaron de Kherson llevando a los últimos heridos que pudieron evacuar.  Uno a uno los buques surtos en Sebastopol eran alcanzados por las granadas de la artillería soviética o por la Fuerza Aérea Roja que se adueñaba ya de los aires.  Sebastopol tuvo que se abandonado reuniéndose el resto de las fuerzas alrededor de Kherson al sur de Ucrania.

De Constanza partieron 4 convoyes de rescate.  Los primeros buques que llegaron a Kherson el día 10 de mayo fueron los transportes Teja y Totilla que fueron atacados por una escuadrilla de 20 aviones soviéticos a las 0522 horas, pero sin causar mayores daños.  Hacia las 8:30 fueron embarcados los soldados que llegaban a la playa en botes de asalto y zarparon con rumbo a Constanza.  A las 0930 horas un nuevo ataque aéreo soviético hizo blanco en el Totila que se hundió con 5000 hombres a bordo.  El Teja no pudo auxiliar a los náufragos por estar sobrecargado y porque quedaría a merced de los aviones soviéticos.

A las 14:45 una nueva escuadrilla de 11 aviones A-20 aparecieron por la popa y hundieron al Teja con los otros 5000 hombres a bordo.  Fueron rescatados del mar apenas 400 hombres por los buques de escolta.  Los barcos que salieron de Constanza para rescatar a los náufragos llegaron muy tarde.  La pérdida de esos 10.000 hombres eran el 90% de los evacuados.

Para completar la desolación una tormenta causó severos daños a varios de los buques.  Incluso volcó a numerosos barcos menores que transportaban a los soldados de las playas hacia los buques de transporte.  Para ese momento ya no se cumplían los planes y las órdenes de evacuación.  Prácticamente era un sálvese quien pueda.  Los ataques a baja altura de la aviación soviética no permitían realizar movimientos concertados a los buques que intentaban salir de Kherson.  Los que lograban poner rumbo a Constanza encontraban náufragos a lo largo del toda la ruta.

Los últimos dos convoyes que lograron salir de Sebastopol bajo intenso fuego enemigo lo hicieron el día 11 de mayo.  El primero compuesto por los transportes Grafenau y Theben más sus escoltas y el segundo con el Tisza con sus escoltas.  A las 16:00 el Tisza fue alcanzado por las bombas y tuvo que ser remolcado con 1600 soldados a bordo.

El último convoy que desde Constanza intentó rescatar a los últimos soldados fue el compuesto por el Stejarul y los barreminas NMS Dacia y NMS Amiral Murgescu que no pudieron hacer nada porque era demasiado tarde.  Llegaron a Kherson el 12 de mayo a las 21:00 horas bajo intenso bombardeo terrestre y aéreo.  Los aviones soviéticos lanzaron bengalas para iluminar la escena seguidos por una oleada de bombarderos.  Hacia las 02:00 horas habían logrado embarcar unos 1200 soldados.  Durante la travesía nocturna no hubo mayores ataques, pero al amanecer nuevamente aparecieron los bombarderos soviéticos y la artillería costera soviética atacó con los cañones de 105mm, pero sin mayores consecuencias.  Después de un accidentado viaje lograron llegar a Constanza a las 16:00 horas.

Ese día 12 de mayo, en la península de Crimea los últimos rezagos de la defensa alemana eran eliminados uno tras otros.

Destructores alemanes estuvieron acercándose a las playas para rescatar a los rezagados.  Lograron llevar a Constanza a unos 650 soldados hacia las 04:00 horas.  El último buque rumano que logró salir de Kherson fue el NMS Amiral Murgescu comandado por el Teniente Comandante Anton Foca que hasta las 02:00 horas logró rescatar 1000 soldados incluyendo al General Hartmann.  La nave llegó a Rumania a las 17:00 horas junto con los últimos buques escolta que lograron escapar.  Los cazasubmarinos y torpederas llevaron a bordo a los últimos defensores de Crimea.  Entre ellos se encontraban además de los últimos 57 soldados alemanes, el Contralmirante Otto Schultz último comandante naval en Crimea.

En esta segunda fase de la evacuación fueron transportados a Constanza 47.825 hombres.  En total, entre el 14 de abril y el 13 de mayo de 1944, fueron rescatados 120,853 hombres y se pudieron transportar 22,548 toneladas de carga, incluyendo armas y equipo.

  • 36.557 rumanos, de los cuales 4,262 eran heridos.
  • 58,486 alemanes, de los cuales 12,027 eran heridos
  • 723 eslovacos
  • 15,391 voluntarios soviéticos
  • 2.581 prisioneros
  • 7.115 civiles

De haberse evacuado Crimea con anticipación se habrían podido salvar a muchos más efectivos de los 230.000 hombres que componían el 17º Ejército alemán.

Finalmente Crimea y el sur de Ucrania cayó en manos del Ejército Rojo y Hitler ordenó detener a Jaenecke para hacerlo responsable del fracaso.  Fue detenido en Rumania y llevado a una Corte Marcial.  Fue encontrado culpable y condenado a muerte.  La eventual intervención de Heinz Guderian, que afortunadamente tenía a su cargo las investigaciones, le salvó la vida, pero fue expulsado del Heeres el 31 de enero de 1945.

El 15 de junio de 1945, Jaenecke fue capturado por los soviéticos que lo sometieron a juicio sumario y lo condenaron a muerte por "crímenes de guerra".  Eventualmente la condena fue cambiada a 25 años de trabajos forzados.  En 1956 por gestión de Konrad Adenauer fue liberado y regresó a Alemania.


Bibliografía

Koslinski N., Stanescu R. Marina Romana in al Doilea Razboi Mondial vol. II, Editura Fat-Frumos, 1997.
Romanian Navy in World War II (Marina Romana in Al Doilea Razboi Mondial)

Pandea A., Ardeleanu E. Romanii in Crimeea, Editura Militara, 1995
Romanii in Crimeea: 1941-1944 (Romanian Edition)

LIBROS

Reluctant Axis: The Romanian Army in Russia 1941-1944



Ver detalles en Amazon US/International

Where Iron Crosses Grow: Crimea 1941-1944 por Robert Forczyk.



Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 7 marzo/2014