Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Ocupación de Bulgaria y Rumania (31-7-1944)

En agosto de 1944, la balanza en Europa estaba totalmente inclinada en contra de los alemanes.  Los primeros días del mes, ocurrió la sublevación de Varsovia, Turquía rompió relaciones con el Reich Alemán, en Italia los alemanes se retiraban de Florencia, los Aliados desembarcan en la costa mediterránea francesa y París se levanta en armas, mientras Petain anuncia que no puede seguir gobernando.

22 de agosto de 1944

El día 22 de agosto, el gobierno de Bulgaria comienza sus conversaciones con los rusos buscando un armisticio honroso, mientras los rumanos están listos para firmarla puesto que el Rey Carol abdicó el trono en nombre de su hijo Miguel formando un nuevo gobierno con el General Senatescu como Primer Ministro.  Stalin sopesa muy bien la situación y sabe que le conviene terminar rápidamente con el estado de guerra, para estar en posición de poner gobiernos comunistas en esos países, antes que sus aliados, quienes se acercan por la frontera italiana, puedan ejercer sus influencias para lograr elecciones libres que elijan nuevos gobiernos.

La URSS pone condiciones

Cuatro meses atrás, el 12 de abril de 1944, el Gobierno soviético había presentado al Gobierno rumano, presidido en esa fecha todavía por el mariscal Antonescu, los seis puntos condicionales para firmar un armisticio:

1° Ruptura de relaciones con Alemania y plegamiento a las fuerzas aliadas, incluyendo el Ejército Rojo, para continuar la lucha contra los alemanes, con objeto de restablecer la independencia y la soberanía de Rumania.

2° Restablecimiento de la frontera soviético-rumana trazada en virtud del acuerdo de 1940.

3° Indemnización por los daños causados a la Unión Soviética por las operaciones militares y por la ocupación rumana de territorio soviético.

4° Liberación de todos los prisioneros de guerra e internados soviéticos y aliados.

5° Libertad de movimiento a través del territorio rumano y en todas direcciones a las tropas soviéticas y demás fuerzas Aliadas, siempre que estos movimientos sean necesarios por la situación militar.

6° La Unión Soviética aprueba la anulación del arbitraje de Viena y prestará su ayuda para la liberación de Transilvania.

Estas condiciones fueron rechazadas por el gobierno de Antonescu, pero cuando abdicó el Rey Carol, las aceptó su hijo, el Rey Miguel con el nuevo gobierno presidido por el General Senatescu.

Sanatescu toma medidas

El Gobierno rumano de Senatescu domina firmemente la situación en Bucarest dictando medidas inmediatas para mantener el control.  La misión militar alemana comandada por el General Hansen es detenida e internada en una prisión militar, mientras que el Mariscal Antonescu es puesto bajo vigilancia en el Palacio Real.

Manifestaciones en Rumania

Después de la publicación de la Proclama Real, anunciando el cambio de gobierno, se celebró una manifestación popular en la capital como expresión de adhesión a las nuevas autoridades.  La declaración del posible armisticio, anunciada por el Gobierno soviético durante la noche del 24 de agosto, fue aceptada en Rumania por una población que ya se encontraba hastiada de la guerra.

Rumania declara la guerra a Alemania

El día 25 de agosto, Trofiany, Ministro Plenipotenciario de Rumania en Angora, siguiendo instrucciones de Bucarest, visitó al ministro de la Unión Soviética en Turquía, Vinogradov, para entregarle una nota oficial en la cual el nuevo Gobierno rumano informaba al soviético que el Rey Miguel había destituido al Mariscal Antonescu y nombrado al General Senatescu presidente del Consejo de Ministros.  Añadía la nota que el nuevo Gobierno constituía una expresión de la unidad nacional, representada por los jefes de los cuatro partidos políticos que formaban el bloque democrático nacional: Maniu, Bratianu, Lukrezi Patrociany y Petrescu.   Decía la nota que ese nuevo Gobierno había acordado firmar inmediatamente el armisticio y expulsar del territorio rumano a todos los alemanes.  Ese mismo día, Rumania declara la guerra a Alemania.

Reacción alemana

Limitados en sus fuerzas, los alemanes se ven obligados a bombardear Bucarest con cañones antiaéreos 88, ya que no disponen de otra clase de artillería, y atacan desde el aire los campamentos militares rumanos, mientras que en Transilvania, alemanes y húngaros efectúan rápidamente obras de fortificación, ante la inminencia de un ataque rumano.  Por su parte las tropas rumanas ocupan los pasos de los Cárpatos y combaten contra las fuerzas alemanas que se retiran del frente germano-soviético.   En Bucarest, se reciben noticias de que en Alemania se ha formado un Gobierno rumano en el exilio, presidido por Horia Sima, ex jefe de la Guardia de Hierro.

Bulgaria busca un armisticio

El 26 de agosto, el ministro búlgaro de Asuntos Exteriores, Draganov, declaró a Kirsanov encargado de Negocios de la Unión Soviética en Sofía, en nombre del Gobierno de Bulgaria, que habían tomado la decisión de mantenerse en completa neutralidad.  Draganov anunció que, en caso de que las tropas alemanas procedentes de Rumania entrasen en territorio búlgaro serían desarmadas y disueltas, de acuerdo con las prescripciones del convenio de La Haya.  Con respecto a las tropas alemanas que se encontraban en Bulgaria, Draganov dijo que el 25 de agosto el Gobierno búlgaro había planteado al de Berlín la cuestión de la retirada de todas las fuerzas alemanas en territorio búlgaro.

Ocupación de Rumania y Bulgaria

Cuatro días después fuerzas del Ejército Rojo ocupan la capital rumana y el día 5 de setiembre la Unión Soviética declara la guerra a Bulgaria, inmediatamente los búlgaros piden el armisticio a Moscú y declaran la guerra a Alemania, pero simultáneamente un levantamiento comunista toma el poder.  El 12 de setiembre Rumania firma el Armisticio con los Alaidos y el 15 de setiembre, después de la firma del Armisticio con Bulgaria, las tropas soviéticas ingresan a la ciudad de Sofía.  Por su parte Hungría declara la guerra a Rumania, cuando fuerzas rumanas ingresan a Transilvania para recuperar sus territorios.   La desintegración del Eje es un hecho irreversible, pues en noviembre Hungría caería bajo el poder de la Unión Soviética.


Publicado: 7 julio/2004