Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

La Batalla de Berlín (1) (16-4-1945)

Cuando Eisenhower cambió la dirección general de la ofensiva Aliada, de Berlín a Dresden, por primera vez, el 28 de marzo de 1945, desde que tomó el mando de las Fuerzas Aliadas en Europa, envió un mensaje a Stalin informándoles de su cambio de estrategia y pidiéndoles al líder soviético que le comunicara cuáles eran sus planes.

Zhukov

Mariscal de Campo Georgi Zhukov

Zhukov

Mariscal de Campo Ivan Koniev

Los británicos pusieron el grito en el cielo.  Montgomery tenía la esperanza que las fuerzas británicas a su mando en el norte, llegaran a Berlín, antes que Bradley, Zhukov o Koniev, para borrar en la historia sus fracasos anteriores, en especial el desacierto de la Operación Market Garden.  Churchill se comunicó con el delicado Roosevelt, cuya salud se deterioraba aceleradamente, protestando por el cambio de estrategia del Comandante en Jefe.  Su argumento era válido, cuando le dijo a Roosevelt que para los alemanes la toma de Berlín sería el símbolo de la derrota definitiva y con la llegada de Montgomery a la capital germana se impedía que Stalin ocupara la mitad de territorio alemán incluyendo la capital.  De hacerlo así, los acuerdos de Yalta podrían cambiarse, a la vista de los hechos consumados, y Stalin tendría que aceptarlos.  Roosevelt no intervino respaldando más bien las decisiones de Eisenhower.  Es muy probable que Eisenhower prefería dejarle la parte más dura de la ofensiva Aliada, a Stalin, quien pagaría el alto costo en vidas que significaba asaltar Berlín.


Click en el mapa para ampliar

Mientras tanto, el líder soviético, al recibir la carta de Eisenhower, nuevamente tuvo uno de sus acostumbrados ataques de ira.  Estaba seguro, que lo que intentaba el Comandante en Jefe de las fuerzas Anglo-Estadounidenses era engañarlo una vez más, haciéndole creer a los rusos que cambiarían la dirección de la ofensiva para distraer a las fuerzas rusas y luego caer sobre Berlín.   Por supuesto que Stalin conocía muy bien los deseos y las intenciones de Churchill en relación con la capital alemana y que habían sido causa de agrias discusiones en Yalta.

Haciendo gala de sus grandes dotes de político sagaz y zorruno, Stalin le contestó a Eisenhower el 2 de abril, que respaldaba su cambio de planes y que dirigiría sus esfuerzos también, en dirección a Dresden para encerrar a las fuerzas alemanas entre las pinzas formadas por las puntas de lanza estadounidenses y soviéticas, añadiendo también, que a Berlín enviaría sólo fuerzas secundarias para mantener la presión y asegurándole por último, que concordaba plenamente con él, en el sentido de que la capital alemana, había perdido importancia estratégica.

Luego de enviar el mensaje, Stalin mandó llamar a los mariscales Georgi Zhukov e Ivan Koniev, quienes eran comandantes del Primer Frente Bielorruso y del Primer Frente Ucraniano, respectivamente.  A boca de jarro les pregunto "¿Quiénes tomarán primero Berlín, nosotros o los anglo-estadounidenses?  Ambos mariscales, que eran rivales en la disputa de glorias militares, contestaron al unísono: “Nosotros".   Stalin explicó a los mariscales sus temores que Eisenhower los estaban distrayendo para llegar primeros a Berlín.  Ambos mariscales aseguraron al líder que estaban prestos a hacer los arreglos necesarios para planificar la ofensiva y arrasar la capital alemana, ambos tratando de convencer a Stalin que estaban en mejor posición para hacerlo.  Hubo ligeros cambios de impresión sobre el número de días necesarios para preparar la ofensiva, cada quien bajando las cifras para ser el elegido, pero tratando de obtener el tiempo necesario para reorganizar las fuerzas que habían estado luchan durante semanas sin descanso.  Stalin los observaba con una sonrisa de satisfacción en el rostro y cuando agotaron el tema, dirigiéndose a ambos les dijo:  “Señores, ambos tienen 48 horas para presentarme el plan de operaciones para atacar y ocupar Berlín. Pueden retirarse." Sonaron los tacones y ambos rivales se retiraron.

El Primer Frente Bielorruso de Zhukov estaba en el Río Oder a 80 kilómetros al este de Berlín con una cabeza de puente al oeste del Küstrin. Basó su ofensiva en el bombardeo de 10 mil cañones seguido de la iluminación de la línea del frente alemán con 140 reflectores antiaéreos, para cegar a los defensores en el momento en que la infantería se lanzara al ataque con armas cortas y bayoneta calada.  El punto principal del ataque sería la cabeza de puente del Küstrin por donde irrumpirían 4 ejércitosde infantería y 2 ejércitos de tanques con otros dos ejércitos en los flancos sumando un total de 750 mil hombres y completa superioridad aérea.  Con eso esperaba arrasar a las defensas alemanas que no podrían impedir su legada a Berlín, en el término de la distancia.

Koniev, estaba un poco más lejos.  Su Primer Frente Ucraniano se encontraba a 121 kilómetros al sureste de Berlín, en Río Neisse.   Al estar más alejado, dependía de la movilidad, más que en el peso del ataque si quería tener éxito.  Después de un bombardeo con 7500 cañones, lanzaría a través de una cortina de humo, el ataque de cinco ejércitos a pie y dos de tanques que marcharían en su flanco derecho.  Con más de 500 mil hombres, trataría de marchar a máxima velocidad en dirección noroeste rumbo a Berlín.  Le habían prometido dos ejércitos de refuerzo, para estar más parejo con Zhukov en su carrera hacia Berlín, pero esas fuerzas no estarían a tiempo al momento de iniciarse el ataque.  Stalin estuvo de acuerdo con ambos planes, pero con disgusto para Koniev, le dio a Zhukov la prioridad por estar más cerca de Berlín.  Pero, para mantener la competencia vigente en todo momento, le dijo a Koniev, que si llegaba antes que Zhukov, o si se colocaba en mejor posición, estaría en libertad de actuar y tomar la iniciativa.

La fecha fijada por Stalin era el 16 de abril.  Los mariscales tenían apenas 13 días para preparar a sus fuerzas e iniciar el ataque.  Cinco días antes de que se iniciara la ofensiva, y un día antes de la muerte del Presidente Roosevelt, el teniente General William Simpson y su 9º Ejército llegaron al banco del Río Elba a 80 Km al oeste de Berlín.  El 15 de abril las fuerzas cruzaron el río y estaban a las puertas de la capital.  Al frente se encontraba el 12º Ejército del General Wenck quien se aprestó a contener a los estadounidenses, pero la orden de Eisenhower llegó primero: “Mantenerse en sus posiciones."  Eisenhower esperaba el primer encuentro entre tropas rusas y estadounidenses en Dresden, cuando los 17.500 cañones rusos anunciaron la gran ofensiva del Ejército Rojo sobre Berlín.


Bibliografía

Les Dossiers de la Seconde Guerre Mondiale.  Ed. Gerard & Co., Verviers, Bélgica. 1969.

LIBRO

Inside Hitler's Bunker: The Last Days of the Third Reich Paperback March 10, 2005 por Joachim Fest (Author), Margot Dembo (Translator)


Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 10 febrero/2005