Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Operación Jericho (18-2-1944)

La Operación Jericho realizada el 18 de febrero de 1944, fue planificada por la RAF para bombardear la prisión de Amiens en Francia.

Prisión de Amiens después del ataque.

Esta operación fue vendida al periodismo y a la opinión pública como un intento para liberar a los miembros de la resistencia francesa que se encontraban prisioneros en esa cárcel.  Sin embargo su realización estuvo siempre rodeada de misterios y de incongruencias, las que recientemente han salido a la luz pública por el trabajo de investigadores.

Durante mucho tiempo se divulgó la especie que la Gestapo mantenía a un gran número de miembros de la resistencia en la prisión de Amiens, que en realidad no era otra cosa que una cárcel de presos comunes.  Hoy se sabe, que una de las razones de la incursión fue que los planificadores para el Día-D quisieron hacer creer que esos hombres eran vitales para el éxito de la operación de desembarco aliado en Normandía y que serían necesarios para llevar a cabo actos de sabotaje en las vías de transporte y comunicación para entorpecer el avance de los alemanes hacia las costas de Normandía.  Por lo tanto, esos prisioneros tenían que ser liberados.

Durante mucho tiempo han aparecido quienes no apoyan esa teoría como justificativo de la operación, que incluso fue realizada como una operación de precisión o quirúrgica como se le llama ahora, pero que indiscriminadamente mató a 100 de los prisioneros.

¿Por qué el ataque a la prisión?

Se aseguraba que dos oficiales de inteligencia aliada fueron capturados en el norte de Francia y fueron recluidos en la prisión de Amiens.  No se sabía qué inteligencia tenían pero había temor de que fuera importante y podría vincularse a la información que los alemanes podían asociar con un desembarco aliado.  Algunos han sostenido que el ataque tenía el propósito de eliminar a esos dos hombres y que si por efecto colateral algunos otros miembros de la resistencia lograban escapar, eso era sólo un bono.

Percy Charles Pickard

Capitán Percy Charles Pickard

El ataque estaba previsto para el 18 de febrero.  El tiempo ese día era muy malo, de hecho volar era muy peligroso – especialmente en vuelos de muy baja altura.  Los hombres que participaron en la misión debían volar a unos 50 metros sobre el nivel del mar mientras los Mosquito cruzaban el Canal de la Mancha.  El Capitán Percy Charles Pickard estuvo al mando del escuadrón, aunque el comandante en jefe de la Operación Jericho fue el vice mariscal del aire Basil Embrey a quien a última hora le prohibieron participar porque estaba involucrado en la planificación del Día-D.

Dieciocho aviones Mosquito despegaron de la base Hunsdon en Hertfordshire.  Fueron escoltados por cazas Typhoon.  Luego del despegue se encontraron con muy mal tiempo y cuatro mosquitos perdieron el contacto con los otros catorce y tuvieron que regresar.  Uno de los pilotos que participó en la operación fue Maxwell Sparks de la Fuerza Aérea de Nueva Zelanda.  Más tarde afirmó que el clima era tan malo que cuando recibió la orden de despegue pensó que obligarlos a volar en "esas cosas de madera" debía ser o una práctica o una broma.

Otro Mosquito tuvo que regresar a la base en Hunsdon debido a problemas en un motor.  Por lo tanto, Pickard tenía trece mosquitos para llevar a cabo el ataque de un plan que había sido diseñado para una fuerza de 18 aviones.  Nueve de los mosquitos se utilizaron en el ataque mientras que cuatro se guardaron en reserva.  A las tripulaciones les dijeron que el motivo de la operación era la liberación de prisioneros.

El plan de vuelo era cruzar la costa francesa, encontrar la carretera a Amiens y dirigirse directamente siguiendo su recorrido.  Después de cruzar la costa, los mosquitos sobrevolaban Tocqueville, Bourdon, Doullens, Albert y luego directamente a Amiens siguiendo el camino recto construido por los romanos.

Existe una película del ataque real tomada por el equipo de foto-reconocimiento llevado a bordo del avión PRU.

La primera oleada atacó la cárcel a las 12:01 bombardeando las paredes exteriores.  Dejaron caer bombas de 250 kilos con fusible de retardo.  Estas bombas atravesado el muro exterior y abriendo un boquete para que salieran los presos.  Un ataque de precisión a las barracas de los alemanes mató o hirió a muchos de los guardias.

Fotografía aérea tomada para planificar el ataque

Para disfrazar el blanco del ataque, dos mosquitos se separaron del resto y atacaron la estación del tren de Amiens – un blanco más factible desde la perspectiva de los defensores.  Esto pareció funcionar y ocupó a fuerzas alemanas en la ciudad durante dos horas mientras esperaban más ataques en puntos clave dentro de la ciudad – y la prisión no encajaba en la descripción desde ese punto de vista.

Cuando los soldados alemanes llegaron a la prisión unos 258 prisioneros habían escapado, se dice que incluyendo a unos 79 miembros de la resistencia.  Sin embargo, 155 de los fugitivos fueron recapturados y otros 102 prisioneros murieron en el bombardeo.

Charles Pickard y su copiloto, el teniente de vuelo Bill Broadley, fueron derribados por dos cazas Focke-Wulf 190.  Los informes afirman que el Mosquito de Pickard tenía su cola seccionada por el ataque del caza alemán y como consecuencia no podía tener ningún control sobre su avión que se estrelló a siete millas de Amiens.

¿Por qué el ataque siguen siendo polémico?

La historia inventada en su época, fue que la incursión fue solicitada por la resistencia francesa para permitir que muchos de sus miembros presos pudieran escapar porque era muy posible que recibieran pena de muerte.  En diciembre de 1943, doce miembros de la resistencia habían sido ejecutados en Amiens, sin embargo no hubo ejecuciones planeadas cuando ocurrió el ataque.  Ahora se acepta que la resistencia nunca solicitó la incursión y según el historiador francés, Jean Pierre Ducellier, la versión oficial de la RAF es "pura mentira".

¿Quién fue entonces?

Otra versión inventada en ese tiempo fue que los hombres que resultaron muertos habían declarado que preferirían morir en una incursión de bombardeo antes que enfrentan a un pelotón de fusilamiento alemán.  Esto, por supuesto, habría puesto le habría dado brillo a las 102 víctimas de las bombas británicas.  De hecho esa información sólo proviene de una sola persona, Dominique Penchard y no puede ser verificada.

Las claves para resolver por qué la prisión fue bombardeada podría también haber sido la detención por la Gestapo del Vice Prefecto de Abbeville, Raymond Vivant. ¿Sabía Vivant algo sobre los planes para el Día-D?  Vivant bien puede haber tenido algún conocimiento sobre la 'Operación Fortitude' – el plan aliado para convencer al Alto Mando alemán que sería el Paso de Calais el lugar del desembarco y no Normandía.  Era sabido que la Gestapo utilizó lo que pensaban que era necesario para conseguir la información, incluyendo la tortura a miembros de la familia.  Un documento secreto de la RAF encontrado después de la guerra dice:

"Monsieur Vivant fue un miembro clave de la resistencia en Abbeville y probablemente tuvo en posesión de secretos importantes de la organización de la resistencia".  La RAF también más adelante indica, "el ataque fue aplaudido (en Amiens)" cuando se supo que Vivant había escapado.

Pero incluso esta explicación, aunque aparentemente creíbles tomada a la ligera, es disputada por Jean-Pierre Ducellier.  Vivant fue arrestado el 14 de febrero – sin embargo la incursión había sido ordenada antes de su arresto.  El Dr. Ducellier, que ha pasado años estudiando la incursión, simplemente no cree que los británicos podrían haber adivinado previamente que sería arrestado.

Así que la inteligencia británica ordenó el ataque y si lo hizo ¿por qué? La inteligencia británica fue dividida en dos ramas en la Segunda Guerra Mundial.  El SOE tenía la misión de "poner a Europa en llamas" como había ordenado Churchill.  Por lo tanto el SOE estaba muy activo causando daños en la Europa ocupada – saboteando las líneas ferroviarias y volando puentes por ejemplo.  El Servicio Secreto de Inteligencia (SIS) funcionó de manera más discreta, recopilando información en silencio y secretamente y no 'informando' a los alemanes que estaban allí mediante explosiones y descarrilamientos, por ejemplo.

Después de la Segunda Guerra Mundial, a Maurice Buckmaster, jefe de la División Francesa del SOE, se le preguntó si él había ordenado la operación.  Buckmaster fue insiste al decir que el no tuvo nada que ver y dijo que la incursión fue "ordenada por no sé quién".

¿El SIS ordenó el ataque?

Se ha encontrado una carta firmada por 'C' (jefe del MI6) que agradeció a la RAF por la ejecución del ataque.   ¿Por qué haría eso si el MI6 no había tenido ninguna implicación en el ataque.  Buckmaster también cree que 'C' fue quien había ordenado el ataque.

Después de que Amiens fue liberada, la RAF envió a uno de sus oficiales a la ciudad para averiguar por qué se había ordenado el ataque.  El líder de escuadrón Edwin Houghton no descubrió nada – ni tampoco la lista de supuestas ejecuciones que habrían sido llevadas a cabo por la Gestapo y que fueron salvados por la RAF.

Lo que no se puede negar, sin embargo, eran las habilidades de los pilotos involucrados.  La película del avión PRU muestra los Mosquito volando a muy baja altitud sobre el canal para evitar el radar costero alemán – algunos equipos volaban tan bajo como 30 metros sobre el nivel del mar a 350 mph.  El silencio de radio se respetó.  El ataque a la prisión requería que las tripulaciones volaran a 15 metros de altura antes de subir a 30 metros para lanzar sus bombas – por lo tanto los fusibles retardados, también sirvieron para protegerlos las ondas de choque de los estallidos.

El mismo Pickard había recibido sólo 10 horas de entrenamiento en vuelo a bajo nivel pero voló en círculos a 500 pies para supervisar el ataque una vez que él lanzó sus bombas.  Después del ataque, los bombarderos fueron escoltados por los cazas Typhoon, que volaban más alto que los mosquitos, dijo que ellos estaban asombrados por las habilidades de vuelo de los pilotos de los Mosquito.  Los historiadores militares ven a la 'Operación Jericho' como la primera operación de bombardeo de precisión a baja altura.

Charles Pickard murió a los 28 años de edad.  Para el momento de su muerte, a Pickard le habían otorgado la Cruz de Vuelo Distinguido (DFC) y la Orden de Servicio Distinguido (con dos barras) por su sobresaliente liderazgo y sus cualidades en combate.  Sus restos están enterrados en un cementerio cerca de la escena del ataque.

La RAF sólo dio información sobre la ejecución de la misión y no sobre la planificación ni las razones estratégicas.

Mosquito

Bombardero ligero de Haviland Mk.VI Mosquito

El 18 de febrero de 1944, 19 aviones Mosquito Mk.VI (6 aviones del 487º Escuadrón (RNZAF), 6 aviones del 464º Escuadrón (RAAF), 6 aviones del 21º Escuadrón y un avión de la unidad de reconocimiento fotográfico (PRU) fueron asignados para destruir las paredes norte y oeste del edificio de la prisión de Amiens.

Tres Mosquitos de 487º Escuadrón atacaron la pared oriental a las 12:03 horas, lanzando 12 bombas contra la pared.  Los líderes vieron que la bombas acertaron al muro a metro y medio del suelo, mientras que otras explosiones fueron vistas contra la pared oeste y otras que sobrepasaron el objetivo hacia el norte.  Dos aviones del 487º Escuadrón atacaron la pared norte a las 12:03 horas lanzando 12 bombas.  Esto fue confirmado más tarde por aviones de reconocimiento.  También se informó que una bomba hizo blanco en el edificio grande y otra en el lado norte del edificio del este.

Dos Mosquitos del 464º Escuadrón bombardearon la pared oriental a las 12:06 horas desde 15 metros de altura con 8 bombas de 250 kilos.  La pared no fue derrumbada por el ataque.

Dos Mosquitos del 464º Escuadrón bombardearon el edificio principal a las 12:06 horas desde 30 metros de altura con 8 bombas de 250 kilos.  El muro norte quedó dañado.  Uno de estos aviones fue visto bombardear pero no regresó.

El Mosquito de reconocimiento aerofotográfico circundó el objetivo tres veces entre las 12:03 y las 12:10 horas desde 120 a 150 metros de altura usando una cámara de cine pero no lleva bombas.  Informó de una brecha grande en el centro oriental de la pared del norte y daños considerables al edificio en el oeste del edificio principal, así como daños al extremo occidental del edificio principal.  Un número de hombres fueron visto en el patio junto a la que parecían ser talleres y tres hombres huyendo hacia los campos por la gran brecha en la muralla norte del edificio.

Los cuatro aviones del 21º Escuadrón recibieron mensajes por radio en VHF de 'F' (capitán Pickard) del 464º Escuadrón y del avión de reconocimiento aerofotográfico cuando se encontraban entre 2 y 4 km del objetivo, instruyéndolos a no bombardear.  Ellos vieron el objetivo cubierto de humo y regresaron con sus bombas.

Dos aviones desaparecieron durante la operación; uno fue visto dando vueltas sobre el objetivo sin bombardear y se le escuchó enviando mensajes por VHF y el otro que fue visto después de atacar el objetivo, fue visto en Freneuville a las 12:10 horas a 15 metros de altura manteniendo la formación.  Atacó una posición antiaérea y poco después cayó a estribor y no fue visto de nuevo.  Un avión del 467º Escuadrón fue alcanzado por fuego antiaéreo ligero cerca de Albert, la cubierta del motor de estribor fue perforado y la rueda de estribor del tren de aterrizaje colapsó al aterrizar.  Un avión dañado del 21º Escuadrón aterrizó en Ford.  Un avión del 487º Escuadrón abortó la misión al sur Oisemont - el piloto estaba levemente herido y el avión dañado.  Dos aviones del 21º Escuadrón abortaron la misión antes de pasar la costa inglesa debido a falla mecánica.

En el libro The Amiens Raid: Secrets Revealed escrito por el Dr. Jean-Pierre Ducellier y Simon Parry, los autores llegan a la conclusión que en la prisión de Amiens sólo estaban internados presos comunes y que 100 franceses fueron sacrificados sólo para inducir a los alemanes a pensar que el desembarco del Día-D no se realizaría en Normandía sino en el Paso de Calais, reforzando así el objetivo de la Operación Fortitude.  Todo lo demás fue un invento para justificar la acción.

Blog: La RAF deliberadamente sacrificó la vida de más de 100 presos franceses para proteger los planes del Día-D


Bibliografía

AmazonAmazon
The Amiens Raid: Secrets Revealed – Adquiéralo en Amazon US


Publicado: 19 febrero/2014