Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Operación Hohes Venn (17-12-1944)

Hitler ordenó la Operación Hohes Venn (Operación Stösser), llevada a cabo por paracaidistas, que no produjo efecto alguno en el desarrollo general de la ofensiva.  Al planear el ataque, Hitler había decidido, que no se emplearan tropas paracaidistas, porque a esas alturas ya no creía que la Luftwaffe pudiera efectuar el lanzamiento con probabilidades de éxito, además que era poco probable que en esa época del año hubiera buen tiempo para operaciones aéreas.  Sin embargo, el General Model pidió utilizarlas, aunque no en el sector en que el mariscal quería, que era el sector de Krinkelt, para que contribuyeran al aplastamiento de las posiciones defensivas estadounidenses.  En vez de eso, fueron lanzadas al norte de Malmedy, encargándoles la creación de un frente de cara al norte.  Por tanto lo determinante que podría haber sido la operación resultó desperdiciado.

Para la ocupación de las montañas al norte de Malmedy fue dispuesta una fuerza de 1.300 paracaidistas (Fallschirmjaeger), al mando del Coronel von der Heydte, transportados en 112 aviones Junkers Ju 52.   El problema que enfrentó el Estado Mayor fue que hacía mucho tiempo que la Luftwaffe no realizaba operaciones aerotransportadas y por tanto no había personal entrenado ni tropas con capacidad operativa en ese momento.

La operación fue pautada para ejecutarse el día 16 de diciembre, pero fue cancelada porque debido al mal tiempo que impidió el abastecimiento de combustible en las cantidades requeridas, los camiones de transporte de las tropas paracaidistas sufrieron las consecuencias y no podían movilizarse la distancia requerida.   Fue recién al día siguiente que se pudo completar el combustible requerido y para las 3:00 de la tarde del día 17 estaban listos para el despegue.   La operación fue un completo fracaso por la improvisación, la falta de recursos y el mal tiempo imperante.

La fuerza paracaidista saltó con mal tiempo y resultó esparcida en los alrededores de Monschau con muchos de los efectivos tomando tierra detrás de las propias líneas alemanas.   Los esfuerzos de los oficiales y suboficiales para reunir a las tropas bajo intensa nevada fueron inútiles impidiéndoles alcanzar el objetivo principal en el cruce de Baraque Michel.   Sólo se reunieron 300 paracaidistas en el área del objetivo.   El Coronel von der Heydte decidió que sólo podía realizar acciones esporádicas contra las fuerzas estadounidenses abandonando la idea de ocupar el objetivo como había sido planeado.   En consecuencia el día 21 el Alto Mando decidió cancelar la operación ordenando el regreso de los paracaidistas y reemplazándolos por la 12ª División Panzer SS para impedir el avance de las fuerzas aliadas enviadas a la zona.

Debido a que las fuerzas paracaidistas estaban regadas por todas las Ardenas los mandos aliados supusieron que se trataba de toda una división y dispusieron el reforzamiento de la retaguardia aliada en vez de efectuar un ataque frontal contra las débiles fuerzas paracaidistas alemanas.


Publicado: 27 agosto/2004