Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Encuentro en el Elba

En abril de 1945 los Aliados ya estaban seguros que el fin de la guerra estaba muy cerca y que nada podría detener la ofensiva en todos los frentes.   Las fuerzas estadounidenses estaban detenidas a lo largo de los ríos Elba y Mulde haciendo algunas incursiones en la ribera oriental a la expectativa de encontrarse con las unidades avanzadas del Ejército Rojo.  La tensión en ambos ejércitos era comprensible porque no había oficiales de coordinación debido a la tensión política existente entre la URSS y sus aliados occidentales y las únicas coordinaciones se habían realizado a muy alto nivel durante las conferencias aliadas.

encuentro

Encuentro en el Elba, para la foto.

Las divisiones soviéticas de Koniev y Zhukov habían cercado a la capital alemana y progresaban en todas direcciones hacia el río Elba.  Por el norte los británicos acataban de mala gana la orden de no progresar mientras que en el sur los estadounidenses y franceses se dirigían al este hacia la supuesta fortaleza alemana donde esperaban encontrar, un número considerable de divisiones de las Waffen-SS fuertemente armadas y apertrechadas, como para resistir por tiempo indefinido al asedio de las potencias aliadas.  Pura quimera de los servicios de inteligencia de Estados Unidos, tal vez hasta alimentada por la inteligencia soviética con el propósito de mantener ocupados a sus aliados mientras ellos ocupaban Berlín y la mayor cantidad posible de territorio alemán, permitido por los acuerdos firmados en Yalta.

Pero, a pesar de la enorme eficiencia de los servicios de inteligencia soviéticos, lo que no pudieron saber era dónde se encontraba Adolf Hitler, su Estado Mayor General y todo el gobierno alemán.  Mientras las tropas soviéticas penetraban en los jardines del Tiergarten en el corazón de Berlín, donde se encontraban todos los edificios de gobierno, nunca sospecharon que el Führer de Alemania y su entorno estaban en los sótanos de la Cancillería y que en último momento, cuando Hitler, Goebbels y muchos de sus oficiales se habían suicidado, el resto de las personas que vivieron durante muchas semanas bajo tierra, habían escapado subrepticiamente tratando de alejarse del Ejército Rojo.

Generales

El General Emile Reinhardt acompaña a su par el
General Vladimir Rusakov para festejar el encuentro

Aliados sin oficiales de enlace

En el Elba y el Mulde, los comandantes Aliados ignoraban la dimensión de las fuerzas soviéticas y sobre todo sus intenciones.  Los rumores presagiaban toda clase de posibilidades, desde el enfrentamiento abierto hasta la detención sin nada que lamentar.  Ambos aliados sabían que durante la invasión de Polonia, al encontrarse las fuerzas alemanas con las soviéticas, habían ocurrido escaramuzas con bajas en ambas partes.

Orden de detener la ofensiva

A 12 kms al suroeste de Berlín las fuerzas del General Emile Reinhardt, comandante del 69ª División de Infantería de EE.UU., esperando que tarde o temprano se encontrarían con los rusos al ocupar posiciones a lo largo del río Mulde había ordenado que las unidades de avanzada no se adentraran más de 8 kms al este del río, para evitar enfrentamientos con las avanzadas soviéticas.  De hecho, todos los oficiales occidentales acataron a regañadientes la orden de Eisenhower de no proseguir hasta Berlín.  Con gran disgusto Churchill dijo que el enemigo no era ya Alemania sino la URSS.  Vale recordar que uno de los altos oficiales estadounidenses más molestos por la orden, y que no lo ocultó, fue Patton quien con su 3º Ejército fue enviado por Eisenhower al sur, en búsqueda del "reducto alemán" inexistente.  Cuando los periodistas le preguntaron a Patton sobre sus razones para discrepar con la orden dijo: "la historia lo responderá en su debido momento."

encuentro

Sin cascos, pero con muchas medallas.

Primer encuentro

Pero, lo que se trataba de evitar ocurrió.  Cuando las patrullas estadounidenses se encontraron con las fuerzas soviéticas, comenzaron los disparos.   El día 25 de abril de 1945 a las 13:30, la primera patrulla en avistar a los rusos, en Leckwitz, estaba bajo el mando del Teniente Albert Kotzebue, de la 69ª División de Infantería del 1º Ejército estadounidense, quien ignorando las órdenes se adentró 32 kms más allá de sus líneas en el río Mulde llegando hasta el río Elba.

Segundo encuentro

La segunda patrulla del 2º Teniente William D. Robertson, oficial de inteligencia del 1º Batallón, se dirigía a Torgau en búsqueda de prisioneros aliados liberados por las patrullas del 273º Regimiento de Infantería de la 69ª División que también estaban tratando de avistar a los rusos en el Elba.  Después de encontrar prisioneros rusos y británicos escuchó fuego en las cercanías, Robertson utilizó un mantel para burdamente pintar una bandera de EEUU.  Se subió a una de las columnas de un puente semidestruido sobre el Elba y enarboló la improvisada bandera.  Los soldados soviéticos que no tenían la menor idea de qué bandera era esa, siguieron disparando.  Afortunadamente no hubo bajas en ninguna de las partes y después de varios intentos por identificarse a gritos, un teniente soviético de los liberados que estaba con Robertson finalmente logró hacerse entender a la distancia y concertó un encuentro a mitad del río.  La cita a las 16:00 horas se transformó en un festejo.  Cada quien se manifestaba en su propio idioma, sin entenderse con palabras, pero con gestos que demostraban la alegría de saber que la guerra estaba llegando a su fin.  Este es oficialmente "el primer encuentro" entre las fuerzas de EE.UU. y la URSS.

soldada

Recibimiento de las rusas en la ribera oriental del Elba

Tercer encuentro

La tercera patrulla estaba al mando del Mayor Fred W. Craig del 2º Batallón de Infantería que encontró a los rusos en Clanzschwitz a las 16:45.  Hubo algunos disparos, pero pronto se restableció el orden.

Primer encuentro sangriento

En un posterior encuentro ocurrido el 30 de abril de 1945, cuando el 125º Escuadrón del 113º Grupo Mecanizado hizo contacto con unidades soviéticas, esta vez los estadounidenses no corrieron con la misma suerte.  Un jeep del escuadrón cruzo a campo traviesa para encontrarse con los rusos, sin saber que era un campo minado por los propios soviéticos.  Los rusos simplemente observaron hasta que el jeep voló por los aires matando a dos de sus ocupantes.

soldadas

Raciones K, "bocatto di cardinale".

Durante los tres primeros encuentros, luego de intercambiar alimentos, Raciones K por parte de los estadounidense, que a los rusos les parecieron exquisitas, y pan negro con cebolla por parte de los soviéticos, todos celebraron la ocasión con vodka y grandes cantidades de vino alemán.

Reunión de los altos mandos

En el término de las distancias, el General Reinhardt y el General Vladimir Rusakov seguidos de un séquito acorde con la situación se reunieron para festejar oficialmente el encuentro entre ambos aliados.   Consolidadas las posiciones a ambas riberas del río Elba, las tropas estadounidenses y soviéticas se reunieron formando fiestas donde se intercambiaron objetos, comida y bebidas.  Los cigarrillos y las Raciones K se trocaron por vodka y vino alemán.  Mientras los soviéticos paladeaban las Raciones K como si de verdadero manjar se tratara, los estadounidenses admiraban la calidad de las armas cortas soviéticas.  Por supuesto que la orden del Alto Mando Soviético fue retirar todo el armamento y equipo procedente de la ayuda aliada siendo reemplazado por piezas rusas.  Por orden de Stalin, desde 1941, a todos los miles de unidades mecanizadas recibidas de Estados Unidos, les borraban las marcas para que las tropas soviéticas pensaran que eran de fabricación rusa.

fiesta

Nuestro saludo a las valientes tropas del "First Amerikan Army", dice la pancarta .

Medallas en vez de cascos

Lo que más llamó la atención a los soldados estadounidenses fue que la mayoría de los rusos no usaban casco en combate, pero ostentaban todas sus medallas como si se tratara de una parada militar.  Contrastando con el equipo motorizado del aliado occidental los soviéticos mostraban la artillería y el transporte de suministros, tirados por caballos.   Pronto los uniformes de campaña soviéticos, que de elegantes no tenían nada, dieron paso a los uniformes de gala y para sorpresa de los estadounidenses, con la llegada de la música aparecieron mujeres del Ejército Rojo.  Muy de acuerdo con las costumbres soviéticas de mostrar lo mejor de la cartelera durante las celebraciones, fueron convocadas las mujeres más bonitas del ejército rojo a quienes vistieron, quizás por primera vez en su vida, con uniformes de gala, permitiéndoles algo de maquillaje y perfumes alemanes.

Los abrazos, los brindis, las arengas y vivas dieron paso al baile.  Por primera vez en meses los infantes de la 69ª División de Infantería tuvieron la oportunidad de abrazar a una mujer.  En las celebraciones en ambas riberas del Elba los oficiales de cada unidad recibían a sus contrapartes aliadas mostrando lo mejor que tenían para agasajar e impresionar a sus invitados.   Los intercambios de condecoraciones y objetos sólo rivalizaban con la comida y la bebida, jamón, quesos y pan ruso; huevos, chocolates, raciones K estadounidenses todo con abundante vodka, brandy y vinos alemanes.   Pero los estadounidenses no pudieron, o no quisieron, competir intercambiando parejas en el baile.  Sin embargo, las soldadas rusas, eran deliciosas para esos jóvenes que no habían visto una mujer durante meses.


Bibliografía

- The last rally: Battles fought by the German 12 Army in the heart of Germany, between East and West (13 April 1945-7 May 1945)
(agotado.   Disponibilidad limitada)

- Imperial War Museum's Victory in Europe Experience: From D-Day to the Destruction of the Third Reich (Hardcover), por Julian Thompson.  Carlton Book 2005 en asociación con el Imperial War Museum.

Adquirirlo en Amazon

- Victory in Europe (World War II) (Unknown Binding)
by Gerald Simons
Adquirirlo en Amazon


Publicado: 12 enero/2006