Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Operación Aphrodite (20-6-1944)

Con el uso extensivo de bombas voladoras V-1 (Fieseler Fi 103) del proyecto FZG 76, los alemanes eran una amenaza para las ciudades británicas, aunque en modo alguno podían darle un vuelco a la guerra, principalmente porque el mecanismo de guía de esos misiles (Pulsostrahlahntrieb) era muy primitivo y sólo capaz de ponerlo en el rumbo aproximado con la duración de vuelo suficiente como para que los motores se detuvieran a la distancia prevista, para luego caer en picada sobre el área seleccionada como blanco.

Sin embargo era factible que los alemanes perfeccionaran el sistema de control y guía y sobre todo que aumentaran el arsenal y eso si podía ser una seria amenaza para los británicos.  En setiembre de 1944, apareció un arma más, letal el cohete V-2, que volaba a velocidades supersónicas impidiendo su destrucción en vuelo, cosa que era factible con las bombas V-1.  Por otro lado habían informes de inteligencia que daban pruebas de que se estaba construyendo un nuevo cohete V-3 cuyo radio de acción podía alcanzar los Estados Unidos.  A eso se sumaba la posibilidad de que los alemanes lograran construir una bomba nuclear.

B-17G

Bombardero Boeing B-17G

Los intentos hechos por la aviación aliada para destruir los lugares de lanzamiento en el noroeste de Francia no fueron efectivos porque las instalaciones contaban con búnkeres cuyas paredes tenían más de 30 cm de espesor con compuertas de acero.  Los lugares de lanzamiento de los misiles eran atacados por la RAF en vuelos nocturnos usando bombas Tall Boy y por los bombarderos de la 8ª Fuerza Aérea de EE.UU. durante el día.   Sin embargo los resultados no lograban disminuir los ataques alemanes.  Los mandos aliados llegaron a la conclusión que el principal problema era que las bombas lanzadas por los bombarderos no lograban destruir las compuertas de acero y en el caso que usaran aviones caza, que sí podrían hacer blanco en ellas volando a menor altura, no podían transportar bombas lo suficientemente poderosas para destruirlas.

Es posible que haya sido el General Carl Spatz a quien se le ocurrió la idea de usar aviones Boeing B-17G a punto de ser puestos fuera de servicio cargados de explosivos para que fueran lanzados contra los blancos a manera de misiles teledirigidos, idea que fue aprobada por el General Doolittle.   El 20 de junio de 1944 el General Spatz le informó al General Arnold el comienzo del plan al que se le dio el nombre de Operación Aphrodite (Operación Afrodita).  Los sistemas fueron probados exhaustivamente en Florida con el nombre secreto de "Weary Willie".  La tripulación del avión estaría conformada por un piloto y un radioperador entrenado en el piloto automático y radiocontrol.  El avión despegaría de una base en Inglaterra.  Una vez en vuelo y puesto en ruta hacia el objetivo, el mando del avión sería controlado por un "avión madre", volando a 20.000 pies de altura, que enviaría señales de radiocontrol para mantener el rumbo y guiar al avión hasta el blanco mientras volaba a 600 metros de altura.  Los dos tripulantes saltarían en paracaídas mientras estuvieran volando sobre Inglaterra para ponerse a salvo.  La operación requería tiempo totalmente despejado para que visualmente el "avión madre" pudiera guiar al "misil" al blanco.

PB4Y

Bombardero Consolidated Vultee PB4Y1

Las tripulaciones de Aphrodite eran voluntarias de la 3ª División de la 8ª Fuerza Aérea asignados al 562º Escuadrón de Bombardeo.  Los B-17, denominados "Baby" por razones de seguridad, eran desmantelados de todo el equipo innecesario, excepto el asiento del piloto y cargados con unas 10 toneladas de explosivos Torpex (RDX), el más poderoso explosivo conocido en ese entonces, que era una mezcla de dinamita, TNT y Napalm, que sería activado por medio de fusibles de impacto.  Un sistema de radiocontrol consistente en un receptor AN/ARW-1 era interconectado al piloto automático y dos cámaras de televisión completaban el equipo de control.  Los aviones renombrados BQ-7, eran dotados con motores nuevos y tren de aterrizaje reforzado para soportar el sobrepeso y para garantizar la seguridad del despegue y de la trayectoria.  Adicionalmente delante de la puerta de escape en el compartimiento del navegante, fueron instalados deflectores de aire para evitar la corriente que dificultaba el escape de la tripulación.  Como era muy estrecha la salida desde el habitáculo del navegante, optaron por modificar el cockpit, dejándolo decubierto para facilitar el salto.   Los aviones madre B-17G fueron renombrados CQ-4.

Double-AZON

El sistema de guía por radio fue denominado Double-AZON por "Double-Azimuth Only Navigation" y en Inglaterra estuvo a cargo del Mayor Henry Rand que transportó el equipo a Horsham St. Faith en Gran Bretaña.  Se utilizaría un control de vuelo guiado por televisión de manera que fueron instaladas dos cámaras de televisión, una apuntando a tierra en el frente y otra al panel de instrumentos y sus respectivos equipos de radio para transmitir la señal al "avión madre".  Las limitaciones debido a las pocas frecuencias de radio disponibles limitaban cada misión al uso de sólo dos aviones.  Los 10 primeros aviones B-17G serían probados en Bovingdon, junto con tres aviones Consolidated Vultee Liberator B-24 renombrados AZON-B-24, que llevarían los transmisores AN/ARW-18 de radio-control y los receptores de televisión.  El entrenamiento de las tripulaciones comenzó el 01 de julio de 1944 y constaba de 25 horas de vuelo y 25 horas de entrenamiento en aulas.  Los aviones y sus tripulaciones fueron enviados el 12 de julio de la base de la 8ª Fuerza Aérea en Woodbridge a Fersfield bajo el mando del Teniente Coronel Roy Forrest.

Operación Anvil

Simultáneamente, en Fersfield la US Navy realizó el entrenamiento de pilotos para un proyecto similar denominado Anvil que sería puesto en práctica en el Pacífico.  La Special Air Unit 1 (Unidad especial Aérea Nº 1) asignó pilotos voluntarios del grupo de caza antisubmarina al proyecto y seleccionó la versión naval del B-24, el avión Consolidated PB4-Y1 (renombrado BQ-8) para ser usado como misil, en vez del B-17G, y como "avión madre" el avión Lockheed Ventura PV-1.   Al avión le dieron el nombre "Batty".  Otros aviones usados como apoyo fueron el bombardero ligero británico De Havilland DH8 Mosquito y el caza Lockheed Lightning P-38.

BQ-7

BQ-7 (Nótese la cabina abierta modificada)
(Foto USAF)

Primera misión Aphrodite

El 4 de agosto de 1944, el tiempo era ideal para lanzar los dos primeros aviones "Baby" con objetivo la estación de lanzamiento de las V-1 en el Paso de Calais.  Unos 45 minutos antes, el "avión madre" estaba en el aire.  El primer "Baby" era pilotado por el Tte. Fain Pool y como especialista el sargento Philip Enterline.  Una vez en el aire fueron realizadas las comprobaciones del radio-control y todo funcionó perfectamente.  Cuando le tocó el turno al segundo avión pilotado por el Tte John Fisher, el avión comenzó a ascender y Fisher lo corrigió desactivando el control remoto y nivelándolo.  Al volver a conectar el control remoto nuevamente el avión comenzó a ascender.  Nuevamente Fisher hizo la corrección, pero la falla se repitió.  A la tercera vez, el avión pareció estar controlado pero comenzó a vibrar y levantar el morro perdiendo sustentación.  El segundo tripulante logró a saltar en paracaídas pero el piloto Tte John Fisher no pudo salir a tiempo haciéndolo sólo instantes antes que el avión impactara en tierra y explotara dejando un cráter que existe hasta hoy en Orford.  Su cuerpo no fue hallado nunca.  El primer avión llegó al blanco, pero fue derribado por los antiaéreos alemanes.  Otros dos aviones lanzados ese día, tampoco llegaron al blanco.

Castor

El General Doolittle ordenó la cancelación de la Operación Aphrodite el día 6 de junio, pero los especialistas apuntaron como culpable al sistema de radiocontrol.  Poco después fue cambiado el sistema Azon por uno nuevo que utilizaba receptores más sensibles y con un sistema de control mejorado de la nueva serie receptor AN/ARW-2 y transmisor AN/ARW-3.  Las pruebas duraron un mes y mientras tanto hubo cambios de nombres, unos autores dicen que los aviones fueron llamados "Castor" en vez de "Baby" y otros que la Operación fue cambiada de Aphrodite a Operación Castor.

La primera misión del Castor fue un fracaso.  El piloto no pudo abrir el paracaídas y murió al estrellarse en tierra.  El avión fue derribado por la artillería antiaérea antes de llegar al objetivo en Heligoland.  La segunda misión falló antes de alcanzar el objetivo en Heide/Hemmingstedt, debido a falla en la orientación tal vez debido a un defecto en la cámara de televisión o el mecanismo de control.   El segundo avión de la misión falló en pleno vuelo y cayó al mar.

Mosquito

Bombardero ligero De Haviland DH8 Mosquito

Joseph Kennedy, Jr.

La US Navy quiso intentarlo y acondicionó dos aviones Consolidated PB4-Y1 (versión naval del B-24), pero con dos pilotos para que uno volara mientras el otro armaba el mecanismo de activación de las bombas dándole tiempo así, para asegurarse que el avión estaba volando bajo pleno control del "avión madre".  El objetivo de la armada era la base de submarinos en Heligoland, Alemania.  El piloto del primer avión era el Tte Joseph Kennedy, Jr, hijo del embajador de EE.UU. en Gran Bretaña y hermano mayor del futuro presidente de ese país, que prestaba servicio en la armada como comandante del PT-109 que un año antes arriesgó la vida en las Salomón al ser embestido por un destructor japonés.   El copiloto y especialista en el sistema Castor era el Tte. Bud Willy.

El 12 de agosto a las 17:52 el avión despegó normalmente.  El vuelo de 240 kms con el PB4Y1 identificado con el número 32271 volando a 150 nudos a máxima carga aseguraba una duración de vuelo de menos de dos horas, volando a 600 metros de altura.  La misión incluía además del "avión madre", aviones P-51 de escolta y un avión con ayuda para la navegación.

Kennedy verificó el sistema y puso el avión en rumbo cuando recibió el aviso de conectar el radiocontrol.  Todo marchó bien, el avión corrigió suavemente el rumbo gobernado desde el "avión madre".   Luego le ordenaron armar los fusibles de la carga explosiva, mientras volaba sobre Blythburgh, Suffolk.  Eran las 17:20 cuando desde el "avión madre" le apresuraban a Kennedy para que saltara.  Una fracción de segundo después una terrible explosión y una llamarada anaranjada acabaron con el avión y la vida de los dos pilotos.  Los efectos del estallido se hicieron sentir en tierra en un radio de 10 kilómetros.

Bovington

Base aérea en Bovingdon(1955)

La siguiente misión Aphrodite no corrió con mejor suerte.  Al llegar a la costa francesa, el primer avión perdió el control y se precipitó al mar.  Los problemas de radio continuaron con el segundo avión que al llegar a la costa francesa perdió el control y comenzó a volar en círculos hasta caer en el mar.

Cambio de objetivos

El 27 de octubre el Alto Mando canceló las misiones a las bases V-1 y decidió probar con objetivos industriales en ciudades alemanas donde había más posibilidades de éxito por ser áreas más grandes.   De fallar el blanco por 250 a 1000 metros todavía había posibilidades de hacer daño.  El 5 de diciembre fue elegido como blanco el patio de trenes al oeste de Hannover.  El primer avión no encontró el objetivo principal y fue derribado al aproximarse el objetivo secundario.  El segundo avión se estrelló cerca al blanco pero la carga no estalló.  Los alemanes pudieron entonces analizar el sistema de radio para tomar las contramedidas electrónicas correspondientes.

Cambio de equipos

Nuevos equipos de radio AN/ARW-8 transmisor y receptor AN/ARW-26, fueron probados con bastante éxito, pero aún así persistía el problema de estallido prematuro o perdida de control de las naves, tal vez por interferencias de radio debido a las acciones de equipos de radar, alemanes o británicos, o por intermodulación, mezcla de dos señales de radio que bajo ciertas condiciones generan una tercera señal interferente o la reflexión de la señal de radio en el agua produciendo distorsión de las señales.

Cancelación definitiva

La última misión fue realizada el 20 de enero de 1945 contra la planta de energía eléctrica de Oldenberg.  Ambos aviones erraron el blanco por una diferencia de varios kilómetros. De las 19 misiones que fueron lanzadas en total, durante la vigencia de la Operación Aphrodite o su contraparte la Operación Anvil de la Marina, ninguna tuvo éxito pues por diversas causas los aviones explotaron antes de tiempo o no llegaron al objetivo estrellándose en el mar o derribados por la artillería antiaérea alemana.  Finalmente, las operaciones Aphrodite y Anvil fueron canceladas, por infactibilidad, pero ciertamente en 1945 ya no eran necesarias.


LIBRO

American Combat Planes of the 20th Century: A Comprehensive Reference por Ray Wagner, 2004.


Ver detalles en Amazon US/International

Otros títulos consultados

-Boeing Aircraft Since 1916 (Putnam Aeronautical Books), Peter M. Bowers, Naval Institute Press, 1989.
-Boeing B-17E and F Flying Fortress: (Profile aircraft), Charles D. Thompson, Profile Publications, 1966.
-Famous Bombers of the Second World War, Volume One, William Green, Doubleday, 1960.
-Flying Fortress, Edward Jablonski, Doubleday, 1965.
-American Combat Planes, Ray Wagner, Third Edition, Doubleday, 1982.
-The Story of the Bomber 1914-1945, Bryan Cooper, Octopus Books Ltd., 1974
-United States Military Aircraft Since 1909, Gordon Swanborough and Peter M. Bowers, Smithsonian, 1989.
-Aphrodite : Desperate Mission, Jack Olsen, 1968


Publicado: 27 agosto/2005