Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Batallas de Nomonhan entre la URSS y Japón (11-05-1939)

Cuando en 1931 Japón invadió Manchuria, las posibilidades de un conflicto con la URSS en la extensa frontera de 4800 kms eran más que una posibilidad y poco a poco lo que inicialmente fueron pequeños incidentes se convirtieron en un gran problema.   Por esa razón, en 1936 los soviéticos firmaron un Tratado de Asistencia Mutua con Mongolia y en 1937 el Alto Mando Soviético organizó el Cuerpo Especial de Infantería que en 1938 se trasladó a Mongolia.   Después de numerosas escaramuzas a lo largo de esos años, en 1939 estalló el conflicto en la convulsionada zona, particularmente alrededor de la población de Nomonhan.

Las escaramuzas degeneraron en una escalada de combates que pasaron un tanto desapercibidos en el mundo occidental, que para entonces estaba más preocupado por la situación en Europa Central que por lo que sucedía en las inhóspitas estepas rusas.   Sin embargo, en esos combates los soviéticos utilizaron por primera vez en la historia militar más de 1000 tanques bajo el mando del Teniente General Georgy K. Zhukov, para entonces un poco conocido general, que mostró una gran sofisticación y habilidad en la guerra mecanizada.   También fue la primera vez en la historia que en un conflicto se empleó un gran número de aviones de exploración, de caza y de bombardeo.

Nomonhan

Frontera según los japoneses a lo largo del río, arriba lmites con líneas rectas segn los soviéticos

La frontera muy mal delimitada, fue la causa y el escenario de la más grande batalla de tanques ocurrida desde el fin de la Primera Guerra Mundial y en el aire los combates aéreos fueron muy sangrientos aunque es difícil tener datos exactos de las pérdidas puesto que tanto la URSS como Japón fueron muy cautelosos al mostrar las estadísticas y cuando lo hicieron generalmente fue con cifras favorables notoriamente infladas y minimizadas las pérdidas.   La bibliografía sobre el tema no es muy abundante destacando el documento "Nomonhan, Japanese-Soviet Tactical Combat, 1939" por Edward J. Drea del Combat Studies Institute. U.S. Army Command and General Staff College, documento preparado gracias a la colaboración del gobierno japonés y también el libro de Alvin D. Coox, titulado "Nomonhan: Japan against Russia, 1939" (Stanford Univ Press, 1985).

Después de la ocupación de Corea y Manchuria, Japón sabía que el principal enemigo no era China sino la URSS.   En 1938, el enfrentamiento en Changkufeng/Lago Khasan dejó como saldo 2500 muertos y heridos en ambos bandos.   Los conflictos continuaron en la frontera entre Mongolia y la región de Manchuria, que por decisión del gobierno japonés fue convertido en el Estado Manchukúo.  Para los japoneses la frontera entre Manchukúo y Mongolia corría a lo largo del Río Khalkhyn que alimenta al lago Buir, mientras que los soviéticos alegaban que la frontera corría paralela y a 16 km del río, al este del pueblo de Nomonhan.

11 de mayo de 1939

En marzo de 1939, hablando Stalin ante el 18º Congreso del Partido Comunista advirtió que cualquier acto de agresión contra las inviolables fronteras soviéticas serían enfrentados con el doble del número de las fuerzas invasoras.   La escalada comenzó el 11 de mayo de 1939, cuando una unidad de caballería del ejército mongol compuesta por unos 85 hombres ingresaron a la zona en disputa para pastar a sus animales.   Unidades de Manchukúo se presentaron al lugar y desalojaron a los mongoles con gran número de bajas retirándose al oeste del río Khalkhyn o Khalkhyn Gol para los soviéticos.   El día 13 de mayo, los mongoles regresaron con refuerzos y esta vez los manchukúos no pudieron desalojarlos.

Michitaro Komatsubara

Teniente General Michitaro Komatsubara

En Manchukúo los japoneses tenían acantonado al Ejército Kwantung compuesto por las más experimentadas unidades existentes en 1939.   En Hailar, en la región occidental de Manchukúo, se encontraba estacionada la 23ª División de Infantería al mando del General Michitaro Komatsubara y varias unidades de frontera y del ejército Manchukúo.   Las fuerzas soviéticas comprendían el mencionado Cuerpo Especial de Infantería integrado por la 57ª División de Infantería, la 36ª División de Infantería Motorizada, la 6ª Brigada de Caballería, la 11ª Brigada de Tanques y las Brigadas Blindadas 7ª, 8ª y 9ª, responsables de la defensa de la frontera entre Mongolia y Manchukúo.   Este ejército incluía un reducido número de unidades mongolas.

El día 14 de mayo, el Teniente Coronel Yaozo Azuma al mando del Regimiento de Reconocimiento de la 23ª División, apoyado por el 64ª Regimiento de Infantería al mando del Coronel Takemitsu Yamagata se presentaron al lugar.   Al percatarse de la llegada de los japoneses los mongoles escaparon, pero regresaron reforzados por los soviéticos y nuevamente las tropas de Azuma trataron de desalojarlos.   En esta oportunidad, el mayor número y decisión de los soviéticos impidió las acciones de los japoneses que terminaron rodeados. Incapaces de contener a los soviéticos, el día 28 de mayo las fuerzas japonesas se replegaron tratando de mantener el orden en la retirada.   Azuma sufrió la pérdida de 8 oficiales y 97 hombres, más un oficial y 33 soldados heridos.   Las fuerzas soviéticas tomaron posiciones y se atrincheraron en el lugar.

Nomonhan

El 27 de junio los japoneses lanzaron un ataque aéreo contra las posiciones soviéticas, mientras la 2ª Brigada Aérea bombardeaba la base aérea de Tamsak-Bulak en Mongolia.   El ataque en Mongolia fue tan sorpresivo como exitoso, destruyendo en tierra gran número de aviones soviéticos.   Sin embargo, la orden para el ataque aéreo en territorio mongol no había sido aprobado por Tokio y en consecuencia el Ejército Kwantung recibió órdenes de que no se repitiera una acción de tal naturaleza, fuera de las fronteras de Manchukúo.

En junio, el mando de las unidades soviéticas fue encomendado al Teniente General Georgy Zhukov en momentos en que las escaramuzas a ambos lados del río se hacían más frecuentes con ataques por ambos bandos, en especial en las cercanías a Nomonhan.   A finales de ese mes, ante la recurrencia de los ataques soviéticos, el Teniente General Michitaro Komatsubara, jefe de la 23ª División de Infantería recibió autorización para iniciar una ofensiva para repeler y expulsar a los invasores.

Komatsubara preparó un plan de ataque con dos puntas de lanza. La primera columna constaba de tres regimientos, más parte de un cuarto, incluyendo el 71º y 72º regimientos, más un batallón del 64º Regimiento y el 26º Regimiento bajo las órdenes del Coronel Shinichiro Sumi perteneciente a la 71ª División de Infantería.   Esa columna avanzaría hacia el banco occidental del Río Khalkhyn para eliminar a las fuerzas comunistas en la colina Baintsagan, luego proseguirían hacia el sur para tomar el puente Kawatama.   La segunda columna estaría formada por el Destacamento Yasuoka conformado por los regimientos de tanques 3º y 4º, más parte del 64º Regimiento, un batallón del 28º Regimiento de Infantería , el 24º Regimiento de Ingenieros y un batallón de 13º Regimiento de Artillería de Campo, todos bajo el mando del Teniente General Yasuoka Masaomi.   Esta columna atacaría a las fuerzas soviéticas en el banco oriental del río Khalkhyn y la ribera norte del río Holsten.   Luego ambas columnas proseguirían a encontrarse, rodeando a las fuerzas enemigas.   Estaba por ocurrir una de las más grandes batallas de tanques de la historia, aunque el episodio sea poco conocido y que pudo haber cambiado el curso de la historia si el resultado hubiera sido otro.

El Ejército Kwantung decidió atacar el 01 de julio.   Al día siguiente, la columna norte con el 3º y 4º regimientos de tanques y el 2º Batallón del 28º Regimiento de la 7ª División de Infantería, cruzó exitosamente el Río Khalkhyn expulsando a los soviéticos de las alturas de Baintsagan y avanzando a través del banco occidental del río.   Zhukov reaccionó rápidamente ordenando un contraataque con 186 tanques y 266 carros blindados.   El ataque fue exitoso pese a no contar con infantería y casi rodearon a la primera columna japonesa.   La columna del Coronel Sumi se vio en serios aprietos y obligado a replegarse el 5 de julio, pues solo contaba con un puente de pontones por donde podían cruzar los suministros y lo peor, que poco antes el personal que protegía los pontones y la línea de suministros, fue transferida al sur para asistir a otras operaciones en China.

Nomonhan

El 72º Regimiento de Infantería, 23ª División de Infantería japonesa, en su aproximación a Nomonhan

Mientras tanto, el Destacamento Yasuoka atacó la noche del 2 de julio.   Arriesgándolo todo trató de rebasar a los soviéticos perdiendo la mitad de sus tanques y sin poder romper las líneas enemigas para alcanzar el objetivo: el puente Kawatama.   Zhukov ordenó contraatacar el 9 de julio batiendo a las fuerzas de Yasuoka que horas después se encontraba en franca retirada.   Lo que quedó del Destacamento Yasuoka fue disuelto y el Teniente General Yasuoka fue relevado del mando.

Durante dos semanas, soviéticos y japoneses estuvieron enfrascados en combates a lo largo de un frente de 4 kilómetros en el banco oriental del Río Khalkhyn hasta la confluencia con el Río Holsten.   Las fuerzas soviéticas se encontraban a 465 millas de las líneas de suministro y por ello Zhukov tuvo que establecer una línea de abastecimientos con 2600 camiones incluyendo 1000 camiones cisterna de combustible, que por cierto no eran suficientes, mientras que los japoneses sufrieron las consecuencias de no haber previsto el suministro de abastecimientos para un plazo mayor a las dos semanas, que fue lo que pensaron que podría durar la ofensiva, pero especialmente porque no tenían una flota de camiones para formar una línea de suministros tan larga.   Además, Zhukov recibió 1625 nuevos camiones a mediados de agosto que le permitió acarrear suficiente material para su ofensiva del 20 de ese mes.   Este número de camiones escapaba a la comprensión de los planificadores japoneses.

El 23 de julio, los japoneses lanzaron otra ofensiva con las divisiones 64ª y 72ª para tomar el puente Kawatama.   Durante dos días la artillería japonesa saturó la zona consumiendo 25.000 rondas, que era la mitad del parque disponible, pero los soviéticos respondieron con un volumen de fuego todavía mayor.   Luego la infantería japonesa comenzó el ataque tratando de perforar las líneas enemigas, pero los esfuerzos fueron inútiles.   Los soviéticos retuvieron el puente.   El día 25 de julio la ofensiva fue detenida debido al enorme número de bajas y por haber consumido todo el parque disponible para la artillería.   Desde el comienzo de la campaña, los japoneses habían tenido más de cinco mil bajas desde fines de mayo hasta el 25 de julio, pero todavía contaban con 75.000 hombres y varios cientos de aviones.

Después de los éxitos limitados de los japoneses, ambas partes se dedicaron a la guerra de desgaste a lo largo de los 30 km del frente.   Al norte del Río Holsten, una unidad de reconocimiento protegía el flanco norte desde la Colina 721.   A unos 12 km al sur, el 1º Batallón de 26º Regimiento de Infantería y los regimientos 64º y 72º mantenían la línea.   Los soviéticos les opusieron la 36ª División de Infantería Motorizada y la 5ª Brigada de Ametralladoras.   Al sur del Holsten el 8º Regimiento de Guardias de Frontera, el 2/28º Batallón de Infantería y el 71º Regimiento de Infantería japoneses mantuvo el frente de 15 km.   Se oponía la 82ª División de Infantería soviética.

Una tercera ofensiva japonesa estaba lista para ser iniciada, cuando Zhukov se les adelantó con un ataque masivo con las brigadas de tanques 4ª, 6ª y 11ª, apoyados por las brigadas blindadas 7ª y 8ª, más infantería.   Zhukov contaba con 498 tanques, dos divisiones de infantería, más 250 aviones caza y de bombardeo.   Los mongoles contribuyeron con dos divisiones de caballería.   Los japoneses sólo podían oponer en ese momento dos divisiones con blindados ligeros al mando del Teniente General Michitaro Komatsubara cuyo Cuartel General se encontraba a 160 km de distancia en Hailar, capital de Hsingan.   La inteligencia de la 23ª División de Infantería no pudo detectar a tiempo los movimientos de Zhukov y encontraron a los japoneses desprevenidos.

Nomonhan

Infantería japonesa con ametralladora pesada en el banco occidental del Halha.
Al fondo dos blindados soviéticos detenidos.

Mientras que los mandos militares en Moscú y en Tokio preparaban sus respectivas nuevas ofensivas, de acuerdo a los informes del espía de los soviéticos en Tokio, Richard Sorge, los japoneses estaban dispuestos a negociar el cese de hostilidades cuanto antes. Stalin instruyó a Molotov a ofrecerle al embajador japonés, Togo Shigenori, un alto al fuego.

Pero, Zhukov estaba decidido a terminar con el tira y afloja.   Disponiendo de 50.000 soldados soviéticos y mongoles del 57º Cuerpo Especial, el 20 de agosto cruzó el río Khalkhyn para atacar a las fuerzas japonesas con tres divisiones de infantería, artillería, una brigada de tanques y apoyo aéreo.   A las 0630 horas, 250 aviones soviéticos (144 de acuerdo a los rusos) incluyendo 150 bombarderos, atacaron las posiciones de la artillería del 2/28º de Infantería.   Hubo mal tiempo desde el 12 de agosto, lo que impidió el reconocimiento aéreo de los japoneses, pero el día 19 los pilotos reportaron una concentración de carros soviéticos en la ribera occidental del Halha, sin embargo, el día 20 todavía estaban evaluando los informes.   Además los reportes de las unidades de reconocimiento de infantería tampoco fueron evaluados oportunamente porque simplemente no había un oficial de inteligencia que los recabara, los evaluara y los diseminara entre los diferentes mandos.

Una vez inmovilizadas las fuerzas japonesas, las unidades blindadas soviéticas rebasaron los flancos y atacaron por detrás de las líneas japonesas, cortando las líneas de aprovisionamiento con un movimiento de tenazas.  Las dos puntas de lanza de Zhukov convergieron en el pueblo de Nomonhan el día 25 de agosto quedando atrapada la 23ª División japonesa.   Los ataques japoneses del día siguiente resultaron infructuosos para liberar a las unidades cercadas.   Nuevamente, el día 27ª la División intentó romper el cerco pero fracasó.   Zhukov conminó a los japoneses a rendirse, pero sus demandas fueron rechazadas por lo que decidió lanzar una barrera de artillería y ataques aéreos.   La batalla terminó el día 31 de agosto con la casi completa destrucción de las fuerzas japonesas.   Los remanentes de las unidades se replegaron hacia el este de Nomonhan.

Nomonhan

Camiones del 4º Regimiento de Transporte japonés

Entre el 28 y el 31 de agosto, los rusos reportaron cuatro encuentros con la aviación japonesa, derribando 4 bombarderos y 45 cazas.   La mayor batalla aérea fue el 31 de agosto cuando 126 cazas soviéticos enfrentaron a 27 bombarderos japoneses y 70 cazas, derribando 22 aviones.   Por su parte, los japoneses dijeron haber derribado 20 aviones rusos ese día, perdiendo sólo 3 aviones y 4 hombres.   En total los japoneses informaron haber derribado 108 aviones soviéticos con la pérdida de 29 aviones propios entre el 23 y el 31 de agosto.

En tierra, mientras Zhukov completaba el aniquilamiento de la 23ª División de Infantería japonesa, en Europa al día siguiente 01 de setiembre de 1939, Alemania invadía Polonia comenzando la Segunda Guerra Mundial.   De acuerdo al pacto firmado por Ribbentrop y Molotov, el Ejército Rojo tenía que prepararse para entrar en Polonia y en consecuencia, en el Asia Zhukov recibía la orden de detener la ofensiva.   El 15 de setiembre japoneses y soviéticos firmaron el alto al fuego y un acuerdo de cese de las hostilidades que se hizo efectivo el 16 de setiembre.   El Embajador Togo firmó el acuerdo de intercambio de prisioneros y el establecimiento de una comisión conjunta para resolver las disputas a lo largo de la frontera.   Sin tener que preocuparse por los japoneses, Stalin estaba listo para invadir Polonia el 17 de setiembre y le ordenó a Zhukov presentarse en Moscú.

Las pérdidas japonesas en cuatro meses de lucha fueron muy grandes: más de 17.000 bajas, incluyendo 8440 muertos y 8776 heridos.   Las bajas soviéticas fueron de 9284 muertos y heridos.   El Teniente General Komatsubara Michitaro, Comandante de la 23ª División de Infantería cayó en desgracia.   En setiembre el Comandante del Ejército Kwantung fue llamado a Tokio para ser reasignado a labores administrativas en Japón.   Cuando Japón firmó el Pacto Tripartito con Alemania e Italia en marzo de 1941 se apresuraron a firmar también un Pacto de no Agresión con la URSS.   Esto tuvo que ser conversado entre Alemania y los dos aliados, pues no cabían las disputas entre dos de ellos.   Probablemente Hitler no consideró que los japoneses honrarían el acuerdo con Rusia hasta el final.   Era evidente también que Japón no estaba preparado para combatir en un territorio tan inmenso como son las estepas rusas, pero tampoco aprendieron la lección, porque en Birmania volvieron a cometer los mismos errores con los suministros cuando intentaron invadir la India y no pudieron abastecer debidamente a sus fuerzas, en Imphal.

Zhukov, fue nombrado Comandante en Jefe del Distrito de Kiev listo para ser llamado cuando fuera necesario.   Al momento en que Alemania invadió Rusia en junio de 1941, Zhukov era el más experimentado comandante soviético, capaz de aplicar contra los alemanes la experiencia adquirida en Nomonhan.   En lo que se refiere al material, también fue probado en combate el tanque T-26, cuyas fallas fueron subsanadas con la creación del nuevo T-34.   Las deficiencias de la aviación soviética contra los poderosos aviones japoneses también fueron tomadas en cuenta y Stalin presionó a Mikoyan y Yakolev para que subsanaran los defectos.   De cualquier forma, las tácticas de combate aéreo de los pilotos soviéticos usando aviones nada comparables contra los más ágiles aviones japoneses fue el de "golpea y escapa", táctica que se utilizó contra los aviones alemanes y años después en Vietnam.

Durante la Segunda Guerra Mundial, las experiencias de Nomonhan fueron muy bien aprovechadas por los soviéticos, cosa que no ocurrió con los japoneses.   La URSS mejoró los equipos y perfeccionó las tácticas que empleó después contra los alemanes.   Japón no aprovecho las enseñanzas, ni desde el punto de vista táctico ni del material, como se evidencia por la total carencia de tanques, que se limitaron a unas pocas unidades ligeras para empleo en la selva.   Sin embargo cabe destacar, que las operaciones realizadas en Nomonhan en 1939, son en la actualidad casos de estudio, tanto en las escuelas militares de Rusia, como en las escuelas de las Fuerzas de Autodefensa de Japón y en los Estados Unidos.

Fotos del Diario Mainichi Shinbun


Bibliografía

Nomonhan, Japanese-Soviet Tactical Combat, 1939 por Edward J. Drea
Combat Studies Institute
U.S. Army Command and General Staff College
Fort Leavenworth, Kansas 66027
Enero 1981
http://cgsc.leavenworth.army.mil

LIBROS

Nomonhan: Japan Against Russia, 1939 por Alvin Coox.

Amazon
Ver detalles en Amazon US/International

Nomonhan: Japanese-soviet Tactical Combat, 1939 por Edward J. Drea.

Amazon
Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 28 agosto/2008